Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2009

Los fondos para la investigacin acadmica bajo el control de las empresas
El secuestro del conocimiento

George Monbiot
ZSpace

Traduccin de Paloma Valverde


Por qu el Consejo de Investigacin Mdica est dirigido por un industrial del armamento? Por qu el Consejo de Investigacin Medioambiental est gestionado por el director de una empresa de la construccin? Por qu el presidente de una firma inmobiliaria es quien gestiona los fondos para la educacin superior en el Reino Unido?

Simplemente porque el gobierno ha convertido nuestras universidades en departamentos empresariales de investigacin. La bsqueda del conocimiento ha dejado de ser un fin en s mismo: ahora la mxima aspiracin es encontrar mejores formas de hacer dinero.

A finales del mes pasado, sin que la prensa haya dado cuenta de ello, se produjo una silenciosa revolucin intelectual. Los consejos de investigacin, que aportan el 90 por ciento de los fondos para la investigacin acadmica en el Reino Unido [1], introdujeron un nuevo requisito para las personas que solicitan una beca: ahora deben justificar el impacto econmico del trabajo que quieren llevar a cabo. Los consejos definen impacto econmico como la contribucin demostrable que la investigacin tendr en la sociedad y en la economa [2]. Pero, cmo se demuestra el impacto econmico de una investigacin nueva antes de que se lleve a cabo?

La idea, afirma el gobierno, es transferir el conocimiento desde las universidades a la industria, impulsando la economa del Reino Unido y ayudndonos a salir de la recesin. No hay nada malo, en principio, en la comercializacin de los descubrimientos cientficos. Pero imponer esta condicin a la bsqueda de cualquier conocimiento no nos enriquece: nos empobrece al reducir las maravillas del universo a cifras en un libro de contabilidad.

Imagnense a Charles Darwin intentando rellenar esta solicitud de beca antes de embarcarse en el Beagle [3]: Explique cmo su investigacin podra revertir en el bienestar del pas, en su riqueza o en su cultura. Por ejemplo, impulsando la economa global y, especficamente, la competitividad econmica en el Reino Unido. En cunto tiempo se pueden obtener estos beneficios? [4]. Si Darwin hubiera dependido de una beca del Consejo de Investigacin del Reino Unido, nunca hubiera zarpado.

El gobierno insiste en que, en lo fundamental, no ha cambiado nada; que el Principio Haldane, el cual establece que el gobierno no debe interferir en las decisiones de investigacin, sigue en vigor. Slo los consejos de investigacin, afirman los ministros, deben decidir quien ser el beneficiario de los fondos.

Esto es una falsedad similar a las que utilizan los propietarios de la prensa. Algunos insisten en que nunca interfieren en las decisiones que se toman en sus peridicos, pero los directores que han nombrado, que comparten sus mismos puntos de vista, saben perfectamente qu se espera de ellos. Los presidentes de los cinco consejos que financian la investigacin cientfica [5] y los de los tres consejos que financian la educacin superior [6] (que aportan el grueso de los fondos a las universidades) son o han sido altos ejecutivos empresariales. Esos hombres dependen de Lord Drayson, ministro de Ciencia e Innovacin, quien antes de ser ministro fue director general de PowderJect, una compaa farmacutica. Paul Drayson estuvo implicado en una polmica que para muchos simboliza la inexistencia de barreras reales entre gobierno y empresas.

El 30 de noviembre de 2001, el gobierno britnico decidi comprar grandes cantidades de una variante de la vacuna antivarilica, denominada cepa Lister. La nica empresa que tena la suficiente cantidad de vacunas era una empresa llamada Bavarian Nordic. El 6 de diciembre de 2001, Paul Drayson formaba parte del reducido grupo de hombres de negocios que desayunaron con Tony Blair, el entonces primer ministro britnico. En aquella poca, Drayson hizo una donacin de 50.000 libras esterlinas [entonces aproximadamente unos 75.000 euros] al Partido Laborista. Muy poco despus, responsables gubernamentales solicitaron la compra de la vacuna a Bavarian Nordic. Les dijeron que ya no podan suministrrsela porque PowderJect acababa de comprar la distribucin exclusiva de los derechos para el Reino Unido [7], por lo que el gobierno tuvo que comprar las vacunas a la empresa de Drayson. A PowderJect se le pagaron unos 48 millones de euros, 30 millones de euros ms de lo que PowderJect pag a Bavarian Nordic [8]. Tanto la oficina del primer ministro como Paul Drayson se negaron a responder a las preguntas sobre si la compra [de la vacuna] de la cepa Lister se discuti en el desayuno de Downing Street. No ha quedado claro si Lord Drayson conoca en aquel momento la decisin del gobierno de elegir esa cepa de la vacuna.

Sin duda Drayson se lleva muy bien con Sir John Chisholm, presidente del Consejo de Investigacin Mdica. Chisholm cre una empresa de software militar antes de convertirse en el director de la Agencia gubernamental de Investigacin de Defensa. Fue l quien convirti esta agencia en una empresa comercial llamada QinetiQ, mediante un proceso de privatizacin que culmin siendo Lord Drayson secretario de adquisiciones del Ministerio de Defensa. Durante este proceso [de privatizacin], Sir John pag alrededor de 194.000 euros por una participacin en la empresa. Cuando QinetiQ cotiz en bolsa, su valor alcanz los 39 millones de dlares [9]. El ex director de la Agencia de Investigacin de Defensa describi estos hechos como la mayor de las codicias [10]. Lord Gilvert, ex secretario de adquisiciones de Defensa seal: [] Francamente, el dinero obtenido por los altos cargos pblicos es obsceno [] No contribuyeron en absoluto al cambio de la compaa, fue el trabajo del equipo de investigacin quien lo logr [11]. Sir John Chishoms contina siendo el presidente de QinetiQ. Hay alguien fuera del gobierno que crea que esas personas pueden intervenir en la investigacin cientfica en este pas?

En marzo, Lord Drayson afirm ante la Royal Society que [] El presupuesto de la ciencia est a salvo [] no habr recortes para la ciencia pura [12]. La promesa se rompi un mes despus, cuando se transfiri el presupuesto alrededor de 160 millones de euros a los consejos de investigacin para apoyar las reas con potencial econmico [13], lo cual significa intercambio de personal e investigaciones con la industria [14].

Sainsbury Review rige ahora la poltica cientfica en el Reino Unido, poltica que el gobierno afirma ejecutar en su totalidad. La revista est dirigida por Lord Sainsbury, el donante del Partido Laborista, ex ministro de Ciencia y ex director ejecutivo de adquisiciones. Segn la revista, los consejos de investigacin deben valorar los objetivos reales de transferencia de conocimiento para demostrar que la ciencia revierte en la empresa [15]. El presupuesto debera ser, segn les informaron, de 180 millones de euros para investigacin en colaboracin con la industria. Este presupuesto se podra incrementar hasta un mximo de 270 millones de euros para las agencias de desarrollo regional [16, 17]. El gobierno gasta adems 225 millones de euros al ao en cambiar la cultura en las universidades: incrementando el trabajo que hacen con un amplio abanico de negocios y aumentando la actividad comercial [18]. Todo esto no es ms que otro rescate encubierto, que ayuda a las empresas con necesidad de financiacin para sus propias investigaciones.

El impacto econmico resume lo que tienen que escribir los candidatos para asegurarse de que todos los investigadores son conscientes de que el negocio de las universidades es negocio. Como indican los documentos gubernamentales, las universidades ya aportan incentivos, por ejemplo, el asesoramiento para la promocin para convencer a los investigadores de que se impliquen en sus negocios [19]. Si la investigacin no aporta dinero a alguien, es probable que no llegue muy lejos.

Incluso si esta poltica se analiza en funcin de sus propios objetivos, no tiene sentido. La salud de la economa a largo plazo depende de nuevas investigaciones que slo se deben a s mismas: cuando los cientficos son libres para ir en pos de sus impulsos es ms posible que logren esos descubrimientos fortuitos, cuyos impactos en la sociedad y en la economa son mayores e imposibles de predecir. Al obligarlos a colaborar con la industria es ms probable que sigan una lnea de investigacin sobre algo conocido en vez de intentar dirigirse a nuevos campos. Sin embargo, el conocimiento no es simplemente una cuestin de impacto econmico, sino de hacerse preguntas, de perspicacia y belleza. A veces el conocimiento puede que no tenga aplicacin alguna, pero enriquece al mundo de una forma que a personas como Lord Drayoson les costara percibir.

Notas:

1. Lord Drayson, conferencia pronunciada para la British Venture capital Association el 17 de noviembre de 2008. Disponible en ingls en: http://www.dius.gov.uk/news_and_speeches/speeches/lord_drayson/venture

2. http://www.epsrc.ac.uk/ResearchFunding/HowToApply/EIFAQs.htm

3. El HMS Beagle, nombre del barco en el que Charles Darwin realiz su expedicin cientfica a la Patagonia y Tierra del Fuego en 1.831 [N. de la T].

4. Vase el documento completo en ingls en: http://www.epsrc.ac.uk/CMSWeb/Downloads/Other/EIGuidanceForApplicants.pdf

5. Los cinco presidentes de los consejos para la financiacin de la investigacin cientfica son: Dr. Peter Ringrose, ex director de la oficina cientfica de Myers Squib en Bristol; John Armitt, es director ejecutivo de la red de ferrocarril; Sir John Chisholm, actual presidente de QinetiQ; Ed Wallis, actual presidente de W S Atkins; Peter Warry, actual presidente de Victrex PLC y de BSS Group PLC.

6. Los tres presidentes de los consejos para la finaciacin de la educacin superior son: Tim Melville-Ross, ex director ejecutivo de la Nationwide Building Society; Roger Thomas, ex consejero de la firma de abogados Eversheds; John McClelland, actual presidente de Technology Ventures y de NQ Consulting Ltd.

7. David Leigh y Rob Evans, Papers detail Labour donors vaccine deal, The Guardian, 29 de junio de 2004. Artculo completo disponible en ingls en: http://www.guardian.co.uk/uk/2004/jun/29/politics.freedomofinformation

8. Tania Branigan, Vacines to net Labour donors firm 20m, The Guardian, 17 de abril de 2002. Artculo disponible en ingls en: http://www.guardian.co.uk/politics/2002/apr/17/uk.labour

9. Dominic OConnell , 20m boss of Qinetiq set to retire, Timesonline, 8 de febrero de2009. Artculo disponible en ingls en: http://business.timesonline.co.uk/tol/business/industry_sectors/technology/article5683362.ece

10. What Dunfermline meant for Gordon Brown's ambitions, Letters to the Daily Telegraph, Daily Telegraph, 10 de febrero de 2206. Disponible en ingls en: http://www.telegraph.co.uk/comment/letters/3622997/Letters-to-the-Daily-Telegraph.html

11. David Hencke, Auditors condemn rushed MoD sale that turned civil servants into multimillionaires", The Guardian, 21 de noviembre de 2007. Artculo disponible en ingls en: http://www.guardian.co.uk/uk/2007/nov/21/military.immigrationpolicy

12. Lord Drayson, conferencia anual en la Academy of Medical Sciences, Royal Society, 3 de marzo de 2009. Texto completo disponible en ingls en:
http://www.dius.gov.uk/generate_pdf?id={4D3CEA50-034E-4174-AEF1-9C2EE8341A48}

13. Budget 2009. Building Britains future: Economic and Fiscal Strategy Report and Financial Statement and Budget Report, pg. 136. Documento completo en ingls disponible en: http://www.hm-treasury.gov.uk/d/Budget2009/bud09_completereport_2520.pdf

14. John Denham, Letter to stakeholders on Budget, abril de 2009. Artculo disponible en ingls en: http://www.dius.gov.uk/budget2009

15. The race to the Top, A Review of Governments Sicence and Innovation Policies, pg. 11, Texto completo disponible en ingls en: http://www.hm-treasury.gov.uk/d/sainsbury_review051007.pdf

16. Ibid , pg. 66.

17. Ibid, pg.152.

18. Ibid, Lord Drayson, referido a los Fondos para la Innovacin en Educacin Superior, 17 de noviembre de 2008.

Fuente: http://www.zcommunications.org/zspace/commentaries/3862

George Monbiot es columnista del diario britnico The Guardian. Ha trabajado como periodista de investigacin en Brasil, Indonesia y frica Oriental. Ha impartido docencia en Oxford, Essex y Bristol, entre otras universidades. Es autor asimismo de varios libros, entre los que destacan: Heat: how to stop the planet burning; The Age of Consent: a manifesto for a new world order and Captive State: the corporate takeover of Britain.

Paloma Valverde es miembro de Rebelin y de la Campaa Estatal contra la Ocupacin y por la Soberana de Iraq (CEOSI, www.iraqsolidaridad.org).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter