Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2009

Los trabajadores del limn en conflicto
Pobres en temporada, indigentes en verano

Rebelin


Los trabajadores de la industria citrcola tucumana protestaron, una vez ms, contra el aumento salarial que la burocracia de la UATRE acord con la entidad patronal, la Asociacin Tucumana del Citrus (ATC), contra los despidos y contra las suspensiones.

A esta altura resulta innegable que la crisis mundial hace sentir con fuerza sus efectos en todo el pas. Crisis que para los trabajadores, llega de la mano de las patronales que utilizan todas las medidas que estn a su alcance para mantener sus altos niveles de ganancias.

Para esto, la burocracia sindical les estrecha la mano a los empresarios. Les facilitan tomar las medidas que necesitan para descargar los efectos de la crisis sobre los trabajadores, hacindose los distrados y fingiendo representar nuestros intereses, nos dicen que no se puede hacer nada con los despidos o con los reclamos salariales. Nos quieren convencer de que la mano viene dura para la produccin y hay que aceptar las condiciones que nos imponen para no empeorar la situacin.

Crisis, por siempre crisis

Los empresarios citrcolas tucumanos lloran como nios a los que se les perdi una monedita, porque la actual crisis afecta sus ganancias. Pero ser trabajador de la industria citricola en Tucumn significa vivir en crisis. Es vivir con la incertidumbre de si nos llamaran a trabajar al comenzar una nueva temporada, o de si nos tendremos que rebuscar con algn tipo de changa para llevarla un poco mejor.

Al comenzar esta temporada, las citricolas funcionan con un 30% de su capacidad operativa, y mas de 30.000 de nuestros compaeros no fueron llamados a trabajar. Y los que tenemos la fortuna de hacerlo, lo hacemos sometidos a intensos ritmos de trabajo tanto en la cosecha como en los empaques, porque los empresarios pretenden cubrir con menos personal la produccin. Buscan mantener sus ganancias a costa nuestra.

Muchos trabajadores han sido obligados a renunciar a sus trabajos, para volver a ser llamados con diversas formas de contratacin, perdiendo as el reconocimiento por antigedad en la empresa. Tambin somos conscientes de cmo maniobran para no reconocernos si tenemos algn accidente en la empresa o cuando volvemos a casa en las peligrosas rutas.

Al terminar la zafra, el baile sigue, porque -en una de esas- seremos unos de los pocos que obtendremos un interzafra de $225 como para tener alguito hasta que empiece la temporaday de vuelta a lo mismo. Es que, como le deca un trabajador de la Citrusvil a Pellasio (dirigente de la UATRE), con sus acuerdos somos pobres en temporada y en el verano indigentes.

Lloran de llenos

pero los empresarios citrcolas no son ningn nene al que se le pierde una monedita, ni las citrcolas una pequea empresita o cooperativa que apenas subsiste. No es cierto como reclaman, que esta crisis pueda desarmar la agroindustria citrcola tucumana. Hay que dejarlo bien en claro: las empresas estn llenas de plata. Argentina es el 1 productor y procesador mundial de limn y el 2 exportador de limn en fresco (despus de Espaa). El 90% de la produccin nacional tiene origen en Tucumn. Slo en 2008, fueron exportados productos provenientes del sector citrcola por ms de 350 millones de dlares y las ganancias de este ao rondaran las cifras del ao pasado. Segn estimaciones de las mismas empresas, se prev una muy buena cosecha del limn, la que alcanzara valores similares a los del 2008, es decir unos 1,40 millones de toneladas.

En nuestra provincia son explotadas con plantaciones de limones ms de 35.000 hectreas, con alto rendimiento y con la ms alta innovacin tecnolgica, es decir que requieren poca mano de obra por hectrea. El sector est altamente concentrado, ya que ms de la mitad de las reas de explotacin pertenecen slo a 4 grandes empresas industriales: San Miguel, Citrusvil, Trapani y Citromax. Lo mismo que sus modernas plantas de procesamiento y empaque.

Los ctricos argentinos se encuentran comparativamente en mejores condiciones que sus competidores estadounidenses, de Brasil y de Asia, ya que las plantaciones locales se encuentran libres del Huanglonbing, enfermedad que ataca secando las plantas de limn (a diferencia de aquellos mercados en donde esta haciendo estragos).

Todo esto significa que si bien la crisis puede afectar en alguna medida a sus exportaciones, y por lo tanto a sus ventas, las citrcolas tucumanas son verdaderos monstruos, lideres mundiales en el sector, y a pesar de la crisis, continan facturando cientos de millones de dlares.

Estn en condiciones de otorgarnos reales aumentos salariales y de incorporarnos a todos los suspendidos a trabajar, repartiendo las horas de trabajo sin disminuir los salarios, pero no lo hacen porque buscan maximizar sus ganancias a costa nuestra.

Inicios del conflicto

Pero para los trabajadores, por ahora, no hay un mejor panorama, sino todo lo contrario. En Febrero de este ao, Jess Pellasio, secretario General de la UATRE, anunciaba que se iba a pedir un aumento del 36% para el sector. Esto significaba un aumento de $500 en el bsico que se elevara de $1375 a $1875. Si bien no llegaba a cubrir las expectativas, y nos mantena en un nivel de pobreza, si resultaba un aporte que nos venia bien a nuestros ya flacos bolsillos.

Es ms, con el transcurso de las negociaciones, Pellasio se envalentonaba y deca en la prensa que Si no nos otorgan las mejoras iremos al paro de actividades y a los cortes de rutas en las fincas donde se cosecha y en los empaques (Primera Fuente-07-05-09). Se mostraba inflexible ante la contraoferta patronal de otorgar un aumento de $225. Al poco tiempo, la burocracia mostrara su verdadera cara, la de siempre, y cambiaron el eje de la negociacin mediante un pedido de aumento escalonado de Marzo a Mayo por $300. Mostraban claramente que intereses representan, cuando en un ataque de sinceridad, Pellasio deca Hacemos este planteo con vistas a preservar la paz social en el sector y en la provinciala idea es que una vez que nos otorguen este pedido podamos seguir negociando ya sin presiones (La Gaceta-09-05-09).

Es decir, que el dirigente que supuestamente representa los intereses de los trabajadores del sector se pone decididamente del lado de la patronal y plantea descaradamente acallar las protestas de los trabajadores con unos mseros $300 otorgados por nica vez para que el pueda negociar sin presiones, de los trabajadores a los empresarios. Ser que seguramente la burocracia ya habr negociado y obtenido algo mas que unos $300 para si misma y sin ningn tipo de presin? Para completar la jugada, el pasado domingo 10 de mayo cerr sin el consentimiento y a espaldas de los trabajadores un acuerdo que quedo lejos de satisfacer los reclamos.

La protesta de los trabajadores

Los trabajadores, en conciencia de que la dirigencia del gremio no representa realmente sus intereses, comenzaron a organizarse y actuar por cuenta propia. El sbado 9 de mayo, los trabajadores de los tres turnos de la Citricola San Miguel fueron al paro y bloquearon el acceso a la planta.

Pellasio hizo como que no pasaba nada y les neg cualquier tipo de apoyo del gremio, y recin apareci por la empresa el mircoles, cuando ya varios haban sido despedidos a raz del paro. As, jugando a interpretar el rol de hroe de los trabajadores, y con la verdadera intencin de desviar el eje del reclamo (que era obtener un real aumento salarial y la incorporacin de los que no fueron llamados a trabajar al iniciar la temporada), el gremio llam a levantar el paro para que reincorporaran a los trabajadores despedidos en este paro, y acord con la patronal que el reclamo salarial y por los 20 das trabajados seria postergado para evaluarse en una fecha indeterminada.

Simultneamente, trabajadores del empaque de la empresa Citrusvil, venan movilizndose desde ese mismo lunes a la sede local de la UATRE, manifestando su disconformidad con lo acordado y con el accionar de la dirigencia gremial.

Un claro ejemplo de como acta la burocracia

La burocracia de la UATRE -cuyas caras visibles son Jess Pellasio (Secretario General), lder de la jurista CGT disidente, y Pedro Lobo (Delegado Regional UATRE)- actuaron en todo el conflicto en contra de los intereses de los trabajadores. Apuntaron constantemente a dividir la protesta.

A la hora de dialogar con los trabajadores de Citrusvil, les decan que eran los nicos que estaban disconformes con el acuerdo, cuando en realidad los trabajadores de la Citricola San Miguel estaban simultneamente de paro. Frente a los de la San Miguel, tenan el mismo discurso desmovilizador. Para esto, los medios masivos de comunicacin de la provincia tambin jugaron un rol esencial en funcin de los intereses de las patronales, ya que jams le dieron difusin al conflicto.

Pero la mxima expresin de lo que representa la burocracia se dio el da viernes 15 de mayo, cuando trabajadores de la citrcola Citrusvil movilizaban a la sede de la obra social OSPRERA para continuar con sus reclamos al gremio.

En esa ocasin, (como tantas otras en nuestra historia), la patota de la burocracia actu para desmovilizar a los trabajadores. Decenas de personas (algunas alcoholizadas), salieron de la sede de la obra social, arrojando piedras, palos, hierros y tomando a golpe de puo a los trabajadores que protestaban.

En medio de esta escena, Pellasio y dems burcratas, como si no tuviesen nada que ver, dialogaban con delegados de los trabajadores, mientras sus matones actuaban sobre el resto de los manifestantes.

Balance provisorio

Hasta el momento los reclamos salariales y de reincorporacin de despedidos y suspendidos no han tenido respuesta y las movilizaciones continan. Mientras tanto, los trabajadores vamos tomando conciencia de que el gremio no representa nuestros intereses.

Ellos deciden por su cuenta sin consultar lo que pensamos la inmensa mayora de los trabajadores. Tanto gremio, como patronales y el gobierno, estn unidos y buscan entre ellos darse las herramientas para que la crisis caiga sobre nuestras espaldas.

Esto siempre ha sido as, ao tras ao la misma historia. Y esto es posible porque generan y aprovechan nuestra fragmentacin. Buscan dividirnos entre cosecheros y empacadores, entre trabajadores de planta y tercerizados, entre jornalizados y a destajo.

Utilizan esta divisin y nos meten miedo de que si protestamos nos van a despedir, ya que hay miles que estn dispuestos a ocupar nuestros puestos de trabajo. Nuestra situacin es realmente difcil. Pero no debemos bajar los brazos. Sabemos que ser un proceso largo, y que no existen recetas de cmo hacerlo, pero debemos organizarnos, buscando unir los reclamos de todos los sectores en conflicto, discutiendo nuestra situacin en nuestros lugares de trabajo, de manera democrtica, sin repetir los esquemas de la burocracia.

Para que no haya ms despidos ni suspensiones, por la reincorporacin de todos los trabajadores y por reales aumentos salariales.

Lo acordado por la burocracia:

Aumento no remunerativos de $ 275 para los mensualizados y de $ 11 para los jornalizados.

Los montos regirn desde marzo hasta noviembre de este ao. Se pagarn en mayo $ 3 diarios a los jornalizados, retroactivos a marzo; otros $ 3, a abril, y los ltimos $ 5, a mayo, para completar los $ 11. A partir de junio se pagarn ya ntegramente los $ 11. La misma modalidad se emplear para los mensualizados: $ 75 retroactivos a marzo; otros $ 75, a abril, y los ltimos $ 125, a mayo, para completar los $ 275 pactados. A partir de junio se pagar cada mes $ 275.

En diciembre estos montos no remunerativos pasarn a ser remunerativos: $ 5,50 para el jornal bsico variable y $ 5,50 para el jornal bsico fijo. De esta manera, se hace un jornal total para la tabla salarial a partir de diciembre de $ 66. Para los mensualizados, el bsico, una vez que los $ 275 pasen a ser remunerativos, en diciembre, el sueldo bsico ser de $ 1.650.

Lo que no dice la burocracia es que:

Aparte de ser un aumento que deja a los trabajadores en la pobreza, para poder acceder a lo acordado, los trabajadores de los empaques deben cumplir con la meta de 25 das de trabajo por mes. Meta difcil de cumplir, porque tanto la cosecha como el empaque dependen de condiciones ajenas al trabajador, como ser las condiciones climticas (si llueve no se cosecha y disminuye el empaque) o la cantidad de das semanales que son llamados a trabajar (3 veces a la semana promedio en la actualidad). Los trabajadores reclaman que tal meta no exista o al menos sea de 20 das.

---------------

Aportaherramientas, Boletn tucumano de trabajadores


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter