Portada :: Ecologa social :: Veinte aos de Bhopal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2004

Veinte aos despus del peor desastre industrial, la historia de David contra Goliat todava se escenifica en las chabolas de Bhopal.
Un legado txico

Rajeshree Sisodia
Al-Ahram Weekly


Traducido para Rebelin por Felisa Sastre

 

El 2 de diciembre de 1984, alrededor de la medianoche, ms de 40 toneladas de un letal cctel de gases, entre los que se hallaban el metiloizocianato (MIC), cianuro de hidrgeno y monxido de carbono, escap de un depsito averiado de la compaa de pesticidas Union Carbide India Limited (UCIL) en su planta de Bhotal.

 

La nube txica que descarg en el corazn de la ciudad acab con miles de personas de forma inmediata y caus miles de muertes ms, tras largas agonas, en los aos siguientes.

 

Aunque la catstrofe de Bhopal produjo un escndalo internacional en el momento de ocasionarse, muy pocos adivinaron que el legado txico de la planta continuara envenenando a muchos centenares de miles de seres humanos hasta hoy. La negativa de sus propietarios estadounidenses a asumir responsabilidades por lo ocurrido en aquella fatdica noche se basa en que las condiciones actuales en la zona son un poco mejores que lo eran hace veinte aos.

 

Han pasado veinte aos, y 550.000 personas todava viven en las reas ms afectadas, cercanas a la factora abandonada, en el Viejo Bhopal- Estado de Madhya Pradesh (MP)-, desde donde los productos txicos continan envenenndoles. Las vctimas denuncian que la intoxicacin producida por el MIC la noche del desastre, unida a la actual exposicin al agua contaminada proveniente de la balsa de evaporacin solar- en donde la UCIL acumulaba los residuos txicos- produce unas condiciones higinicas malsanas que ocasionan dolores de cabeza constantes, nuseas, y enfermedades cutneas, estomacales y ginecolgicas.

 

El legado del gas letal est presente en la vida de Lilabee Devi, de 54 aos, madre de cuatro hijos, de Sunder Nagar, un suburbio en el Viejo Bhopal, a menos de 15 minutos caminando de la planta siniestrada. Su marido, Babu Shingh, trabajaba all de forma temporal. Tena 48 aos y muri en 1993 tras sufrir durante nueve aos graves problemas respiratorios, pulmonares y de rin.

 

La suegra de Lilabee, Nanibai muri de tuberculosis en 1997 contrada, segn cree Lilabee, por la exposicin al MIC.

 

Su hija de 17 aos, Preeti, tiene problemas ginecolgicos que cree se deben a haber bebido agua contaminada por los productos txicos que pasaron de la balsa de residuos al sistema de distribucin de agua.

 

La gente que vive en esos suburbios no puede elegir el agua que bebe. La mayora utiliza bombas que extraen agua incluso de zonas sealadas como peligrosas con carteles que avisan de que slo debe utilizarse para lavar. Los tanques de agua que facilita el Gobierno de Madhya Pradesh se rellenan slo cada tres das.

 

La familia Devi gasta entre 400-500 rupias (9-11 $) al mes para tratar los problemas de Preeti, lo que supone alrededor de la mitad de los ingresos familiares. La misma Preeti habla de la angustia que le produce pensar que su tratamiento puede durar dcadas, y que jams podr ser madre.

 

Siento clera contra la Union Carbide por haber vertido esas sustancias txicas aqu, dice. Deberan venir y contemplar los problemas que tenemos. Entonces conoceran qu clase de ayuda necesitamos y asumiran su responsabilidad.

 

Su madre recuerda vvidamente la noche de la catstrofe. El barrio estaba en plena celebracin de una boda, mi hijo ms pequeo not picor en los ojos, por lo que mi marido me dijo que le sacara afuera, recuerda Lilabee.

 

Vi que mucha gente sala fuera y no poda entender lo que pasaba. Huan por el escape de gas.

 

Lilabee abandon Bhopal aquella misma noche, llevando a su hijo en tren a una ciudad a 60 kilmetros del lugar de la catstrofe. Volvi a la maana siguiente para descubrir que su marido haba sido llevado al hospital con problemas respiratorios muy graves. Poco menos de un dcada ms tarde, tras sufrir una parlisis total de su lado izquierdo, muri.

 

Qu futuro le espera pregunta Lilabee, sealando a su hija, Me preocupa su futuro porque no tiene padre.

 

En 2000, Lilabee recibi 25.000 rupias indias (unos 560 $) como indemnizacin de la UCIL y de su compaa matriz, Union Carbide Corporation (UCC)- con sede en Estados Unidos-, como parte del paquete de 470 millones de dlares de indemnizaciones voluntarias negociado entre la empresa y el Gobierno de India.

 

Lilabee obtuvo otras 25.000 rupias cuando muri su suegra, y 25.000 ms por la muerte de su hijo Niral vctima de enfermedades respiratorias y del hgado. En noviembre de este ao, debera recibir-como las otras 550.000 vctimas reconocidas oficialmente-, el resto de las indemnizaciones que hasta ahora han estado en poder del Gobierno indio. Este pago final ser de entre 25.00 y 100.000 rupias (entre 560 y 2.240 $): segn los fondos existentes).

 

Estas indemnizaciones corresponden exclusivamente al desastre inicial. Como las otras familias del Viejo Bhopal, Lilabee no ha percibido indemnizacin alguna por la continuada exposicin al agua contaminada. Investigaciones independientes llevadas a cabo por un grupo de expertos, comisionados por Greenpeace, han revelado que las aguas subterrneas de las zonas que rodean a la factora en desuso no son aptas para el consumo humano. Los resultados, publicados en 1999, revelan que el agua contiene una alta concentracin de productos qumicos txicos, entre los que se hallan el mercurio y los insecticidas ms letales.

 

En las muestras de agua tomadas de pozos cercanos a la planta se ha detectado tambin la presencia de tetracloruro carbnico que la Agencia Estadounidense para las Sustancias Txicas considera que puede daar el hgado, el rin y el sistema nervioso, y que segn la Agencia de Proteccin Medioambiental de Estados Unidos es probablemente cancergeno para los seres humanos. Los niveles de tetracloruro carbnico encontrados son 1.700 veces ms altos que lo que la Organizacin Mundial de la Salud considera permisibles en el agua potable.

 

En un suburbio vecino, llamado de forma incongruente Blue Moon Colony (Colonia de la Luna Azul), Hasina Bee est sentada ante su chabola desgranando guisantes. La estructura de la fbrica con sus torres oxidadas surge por encima de ella en el calor de la tarde.

 

Nuestra nica opcin es beber esa agua sucia, afirma la mujer de 30 aos, Causa problemas de piel y dolor abdominal y no es posible lavar realmente o baarse con esa agua contaminada porque hace que tu piel quede con rasguos que sangran, se infectan y producen pus. La Union Carbide o el Gobierno deberan limpiar la zona.

 

Los polticos de la Corporacin Municipal de Bhopal, responsable del suministro de agua a las comunidades locales, dicen que abastecen de agua potable por tuberas a casi la mitad de lo 550.000 habitantes del Viejo Bhopal mientras que al resto se les facilita agua potable por medio de camiones.

 

A la pregunta de si algn da todos los habitantes de los suburbios recibirn agua potable a travs del sistema de distribucin , el administrador, Rashmi Arun Shami, es optimista: Intentamos conseguir los recursos, y esperamos ser capaces de suministrar agua a travs de la red de distribucin en poco tiempo, contesta.

 

Tenemos proyectos en marcha, aunque no puedo decirles en qu momento se llevarn a cabo, pero estamos suministrndoles agua potable mediante camiones cisterna, y nos aseguramos de que se rellenen a tiempo.

 

Hace 20 aos, apenas qued sin afectar a una sla casa en el Viejo Bhopal . Los ms veteranos entre las vctimas denuncian que alrededor de 8.000 personas murieron inmediatamente despus de la catstrofe y la verdad es que se vendieron ms de 7.000 sudarios en las 24 horas que siguieron a la tragedia.

 

Conductores de camiones hablan de haber vertido centenares de cadveres en fosas comunes cercanas. Otras 12.000 personas, hombres, mujeres y nios, han muerto desde entonces por enfermedades relacionadas con la exposicin al gas, afirman los veteranos. Segn un Informe del Consejo de Investigaciones Mdicas de la India, publicado en 2001, entre 120.000 y 150.000 personas en Bhopal todava sufren sntomas derivados de la exposicin al gas.

 

Una pancarta deshilachada con la leyenda siguiente. La seguridad es asunto de todos todava cuelga de la pared de una de las salas de supervisin de la factora abandonada.

 

La seguridad es asunto de todos, excepto de la Union Carbide, dice Tota Ram Chouhan de 49 aos y padre de cuatro hijos, que fue operario de planta en la fbrica durante los diez aos anteriores al desastre.

 

Afirma que se producan con alarmante frecuencia escapes de productos qumicos en los diez aos que trabaj en la factora pero fueron ocultados por los responsables de la administracin y por los empleados de la UCC.

 

Antes de 1984 estuvimos expuestos al MIC muchas veces, explica. All se produjeron muchas fugas. A veces tuve contacto fsico con el MIC y sufr irritacin de ojos y vmitos. Nos quejamos a travs de los sindicatos y de nuestros administradores, e hicimos pequeos paros.

 

Aade: Estbamos preocupados por la planta de MIC antes de la fuga de1984 porque en las clases de formacin, se nos deca que el MIC era muy peligroso. Se nos deca que esta planta de gas tendra una gran sofisticacin y estara completamente equipada, pero cuando trabajamos de verdad en las plantas vimos que la gente manejaba el MIC como si fuera agua.

 

En 1998, UCIL, traspas el control de la fbrica al gobierno del Estado de Madhya Pradesh . Con las ventanas destrozadas y restos de botellas de productos qumicos por la planta, sta se ha convertido con sus 87 acres de superficie en un improvisado campo de juego donde los nios vuelan sus cometas y juegan al ftbol.

 

La factora se construy en los aos 70, originalmente para la fabricacin de pesticidas e insecticidas. Aunque empleaba alrededor de 1.200 operarios, la mayora de los puestos exigan una alta cualificacin que no se poda encontrar entre las gentes de los alrededores. El 2 de diciembre de 1984, un fallo de las vlvulas ocasion que el agua entrase en un depsito que contena unas 40 toneladas de MIC. El mortal cctel dio lugar a una incontrolable reaccin en cadena que culmin en la fuga del terrible gas. La causa de la desgracia de Bhopal- el tanque asesino, como dice Chouhan- todava puede verse en su sitio. Permanece como una vieja locomotora oxidada, rodeada de plantas trepadoras, a unas pocas yardas de su ubicacin original a donde fue transportado por obreros de la fbrica y dejado para que se pudriera all.

 

La planta ha quedado devastada tras 20 aos de abandono: la maquinaria oxidada, las tuberas y escombros han transformado su pregonada imagen de smbolo de la mayor inversin extranjera de una poca en un casco vaco que constituye una reliquia ominosa y todava intoxicante.

 

Pequeas gotas de mercurio cubren el suelo, son como astillas plateadas que ponen en peligro a los nios que juegan all olvidados por todos. La medidas de seguridad, salvo la cerca de entrada vigilada por un solitario guarda, brillan por su ausencia. Los residuos txico y qumicos estn esparcidos descuidadamente por el suelo y todo el lugar apesta a un olor acre que inflama las ventanas de la nariz.

 

Akash Vasuvez, de 12 aos, del suburbio vecino de Abu Nagar, salta la pequea valla que separa su casa de la factora para volar su cometa en el interior. Sus movimientos apenas son dificultados por los tubos de plstico que los mdicos le han implantado para tratar de aliviar sus problemas respiratorios.

 

A juicio de Chouhan, la falta de cualquier tipo de descontaminacin del lugar refleja la absoluta irresponsabilidad de la UCC y de UCIL antes y despus de 1984. Ambas compaas fallaron en no facilitar suficiente formacin a los obreros. Tampoco equiparon la fbrica con los medios necesarios y nunca advirtieron a la comunidad de los posibles peligros en caso de un escape de gas.

 

Estn en marcha procesos criminales contra UCIL, UCC y UCC Oriental de Hong Kong. El juicio en Bhopal de los directores y gestores de UCIL, que se enfrentan a acusaciones de negligencia temeraria, se inici en 1996 y continuar al menos durante otros tres aos.

 

Warren Anderson, ex presidente de UCC y el de UCC Oriental han sido considerados prfugos por los tribunales indios por no haberse hecho cargo de los gastos derivados del delito de homicidio sin premeditacin. Las vctimas han pedido el archivo de la demanda ante los tribunales de Bhopal para implicar a Dow, que se ha unido a UCC en 2001, en asumir las responsabilidades por los mismas acusaciones.

 

Mientras tanto, en el otro lado del mundo, en los tribunales de Estados Unidos se libran actualmente batallas legales para sealar quin debera asumir la responsabilidad de limpiar el lugar, con la UCC y DOW intentando escurrir el bulto de su culpabilidad.

 

El Tribunal de Distrito de Nueva York est decidiendo ahora si se debera obligar a la UCC a llevar cabo la descontaminacin de la fbrica, tras la demanda presentada ante el tribunal el pasado 28 de junio del presente ao, por los gobiernos de India y del estado de Madhya Pradesh exigiendo que los jueces ordenen a pagar a la UCC la descontaminacin.

 

El Gobierno indio y las vctimas veteranas aseguran que corresponde a la UCC la descontaminacin de la fbrica y de las reas que la rodean porque India y Estados Unidos reconocen el principio de quien contamina, paga, una directiva internacional sobre medioambiente que establece que quienes contaminan deben asumir la factura de los trabajos de descontaminacin y no los contribuyentes indios a travs del Gobierno de Madhya Pradesh.

 

La UCC, no obstante, mantiene que la responsabilidad de la descontaminacin de la fbrica corresponde al Gobierno de Madhya Pradesh puesto que asumi el control de la planta en 1998.

 

La Union Carbide siente el mayor respeto y compasin por las gentes de Bhopal, pero no mantiene intereses o relacin alguna con la ciudad de Bhopal, afirma el portavoz de UCC, Tomm F. Sprick, alegando el hecho de que UCIL gast ms de 2 millones de dlares en la limpieza en 1994. Sprick afirma tambin que segn un estudio de las fuentes de agua de los alrededores de la factora realizado en 1998, el Gobierno de Madhya Pradesh declar que no se haban encontrado en ellas sustancias qumicas que pudieran tener relacin con los productos qumicos usados en la fbrica. DOW, mientras tanto, ha seguido manteniendo la postura de que no tiene nada que ver con la catstrofe.

 

As, mientras las partes implicadas siguen pasndose el muerto unos a otros, la gente de Bhopal contina viviendo los das que les quedan en un entorno medioambiental de los ms txicos del mundo.

 

 

Una justicia enturbiada

 

Mientras Productos Qumicos Dow todava se niega a asumir la responsabilidad en la descontaminacin de la planta de la UCI en Bhopal, aumenta la controversia sobre la sentencia del Tribunal Supremo de la India de 1989 al eximir de responsabilidad civil y penal en el desastre a cambio de aceptar la muy restringida relacin de vctimas y del dao sufrido que establece el Tribunal, afirma Frederic Bowie.

 

Un Informe de Amnista Internacional con el ttulo de Nubarrones de Injusticia, publicado la semana pasada con motivo del vigsimo aniversario de la catstrofe, as como la detallada historia de las negligencias y evasivas de UCC/UCI, acusa tambin al Gobierno de India de no haber cumplido con su obligacin de proteger los intereses de la comunidad de Bhopal contra la depredacin de las multinacionales estadounidenses.

 

No slo el importe establecido fue inadecuado para responder a todas las reclamaciones de indemnizacin presentadas por los habitantes de Bhopal, sino que el Gobierno indio, tras haber asegurado que estaba dispuesto a actuar rpidamente para ayudar a las vctimas ha bloqueado la mayora del dinero recibido durante los 15 aos siguientes. De las reclamaciones presentadas, el 30 por ciento han sido rechazadas por el Gobierno y 16.000 estn todava pendientes de atender. La mayora de los que han reclamado con xito han recibido cantidades tan pequeas que apenas cubren los gastos mdicos que tiene que abordar. En septiembre de 2004, 330 millones de dlares de los 470 previstos en el acuerdo inicial todava continan en los depsitos del Banco de Reserva de la India.

 

Pero ms an, en 1994 las investigaciones del Gobierno indio sobre las consecuencias sanitarias del desastre de Bhopal se detuvieron sin explicacin alguna, y los resultados obtenidos con anterioridad nunca se han publicado en su totalidad. Esto tiene una importancia crucial habida cuenta de que UCC siempre se ha negado a facilitar informacin sobre los gases implicados en la fuga, lo que ha hecho muy difcil, cuando no imposible, para los mdicos encontrar antdotos en su momento.

 

El Gobierno indio inicialmente pidi 3.000 millones de dlares de indemnizacin. La cantidad convenida de 470 millones era equivalente a lo que la UCI poda obtener de su pliza de seguros ms los intereses.

 

El Tribunal Supremo anul ms tarde su primera sentencia, y declar ilegales las condiciones del acuerdo original, abriendo de esta manera el camino a nuevos procesos legales contra UCI y las corporaciones que la han sucedido.

 

Sin embargo el cambio ms significativo que refleja el Informe de Amnista es el siguiente, y que sigue tan vigente hoy como lo era en los aos 70: a pesar de las repetidas alarmas de los aos precedentes al siniestro, y de las quejas de los sindicatos de trabajadores, los investigadores de Amnista fueron incapaces de encontrar evidencias de que los gobiernos central o estatal tomaran las medidas necesarias para asegurar contra el riesgo a las comunidades locales o al medioambiente o para presionar a la Union Carbide para que revisara las medidas de seguridad.

 

Los clculos de diferentes organizaciones sociales sobre el nmero de habitantes afectados mdicamente por la catstrofe de Bhopal estiman entre 100.000 y 200.000 vctimas y los daos medioambientales al lugar, entre los que se incluye la contaminacin de las aguas subterrneas, se remontan a la fecha de apertura de la factora inaugurada en 1979.

 

El texto completo de Nubarrones de Injusticia: Bhopal 20 aos que han salido gratis, se puede consultar en www.amnesty.org .

 

http://weekly.ahram.org.eg/2004/719/feature.htm




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter