Portada :: Colombia :: Destacado
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2004

Entrevista a Ricardo Gonzlez, miembro de la Comisin Internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC):
Es el apoyo norteamericano el que instiga la guerra y es responsable de la muerte de miles de colombianos

Pascual Serrano
Rebelin


Han pasado ya varios aos del inicio del Plan Colombia, la llegada masiva de dinero procedente fundamentalmente de Estados Unidos para luchar contra el narcotrfico, segn argumentaban cul es su balance?

El Plan Colombia ha tenido diferentes variantes. En algn momento lo tomaron como Iniciativa Regional Andina para implicar a todos los pases de la regin y en especial a Ecuador y a la revolucin en Venezuela. Tras el 11-S se produce una importante variante, lo que se present bajo un plan de lucha contra el narcotrfico pierde su careta y se dice que tiene como objeto la lucha contra el terrorismo. Es decir, el Plan Colombia empieza a galopar como lo que originalmente fue, la lucha antisubversiva en el continente.

Despus, con la llegada de Uribe, pasan a delinear el Plan Patriota para propinar golpes estratgicos a las FARC. Ya se han gastado 3.000 millones de dlares que deberan haber permitido tener el control del cincuenta por ciento del pas y no lo han logrado. En el sur de Colombia se encuentran en una encrucijada sin salida porque no contaban con la capacidad de una guerrilla militar e ideolgica que est utilizando las unidades tcticas de combate y la guerra diluida. El ejrcito colombiano est teniendo 1.200 bajas al mes, entre muertos y heridos. El nmero de lisiados por las minas es cada vez mayor, los soldados cados en emboscadas y por francotiradores son numerosos, tambin los que son vctimas de la malaria y las lesmaniosis, unos quinientos al mes. Se estn produciendo amotinamientos de las tropas y se ha querido mantener en secreto el secuestro hace un mes de un helicptero por parte de unos soldados que exigan que los sacaran de la selva.

El Plan Colombia es un fracaso y todava ms el Plan Patriota. Las FARC, como organizacin poltico-militar, no puede ser vencida por las armas del estado colombiano por mucho dinero de inteligencia norteamericana que tenga. Es ese apoyo el que instiga la guerra y es responsable de la muerte de miles de colombianos. Sin esa ayuda el rgimen fascista colombiano sera incapaz de mantenerse.

Cul es entonces la situacin militar tras la inyeccin econmica del Plan Colombia?

En este momento la situacin militar para el estado es ms desfavorable que cuando empezaron los dilogos con Pastrana. Ya se han gastado todos los recursos, los de Estados Unidos y los de la burguesa colombiana. Todos los das hay al menos tres combates en el sur del pas. Ellos han llegado al lmite mximo de operatividad militar y nosotros an tenemos ms capacidad porque no tenemos prisa.

En qu momento se encuentran las negociaciones para un intercambio de prisioneros con el gobierno colombiano? cuntos militares y policas hay actualmente en poder las FARC?

Tenemos entre prisioneros polticos y de guerra a 57 personas, algunas de ellas llevan con nosotros hasta seis aos. Entre ellos hay tres oficiales de la inteligencia norteamericana, de la CIA. Estamos dispuestos para el canje humanitario. Nosotros hemos nombrado una comisin negociadora para realizar ese intercambio, tenemos nuestros voceros y hemos reclamado garantas para nuestra comisin y la del gobierno, lo que supone el despeje de la fuerza militar de la regin de San Vicente de Cagun y Cartagena del Chair, en el Caquet.

Por su parte, el gobierno dice que no habr despeje ni ha nombrado comisin negociadora, ha propuesto que la negociacin sea por internet, como si eso existiese en la selva colombiana. Est utilizando populista y demaggicamente el intercambio humanitario tomndolo como bandera reeleccionista. Eso es una irresponsabilidad porque por otro lado busca rescatarlos a sangre y fuego poniendo en inminente peligro a sus retenidos.

Los medios no cesan de difundir acusaciones a las FARC por cometer crmenes de guerra e incluso por reclutar a menores, qu tienen que aadir a ello?

Hay una campaa de desinformacin y desprestigio de nuestra organizacin. Quienes posean un mnimo conocimiento de lo que son las FARC saben que es una organizacin poltico-militar alzada en armas contra el estado colombiano y su rgimen que busca cambios profundos. Tenemos cuarenta aos de existencia y pasamos de ser una organizacin guerrillera a conformar un ejrcito popular. No cometemos crmenes de guerra y en nuestros estatutos recogemos principios que van ms all del derecho internacional humanitario. Hemos respetado la vida de quienes se rinden en combate, damos trato digno a los prisioneros de guerra y tratamos de aliviar la prdida de su libertad.

Es absolutamente falso que reclutemos menores de edad, lo prohben las normas de reclutamiento, ningn menor de quince aos puede estar en nuestras filas. Otra cosa es que al pasar por lugares donde ha habido masacres de paras o del ejrcito tengamos que recoger a hurfanos que llevamos a nuestros campamentos, donde les enseamos a leer y a escribir mientras logramos entregarlos al cuidado de civiles o de organizaciones serias.

Recientemente durante su estancia aqu en Colombia el Premio Nobel Jos Saramago ha afirmado que detrs de las FARC no hay un proyecto poltico sino slo violencia

Lo primero es que uno se queda perplejo porque en las FARC hemos tenido a Saramago como un hombre inteligente y brillante. Lamentamos esa ignorancia profunda sobre lo que es nuestra organizacin guerrillera. No somos slo una organizacin guerrillera y militar basada en el marxismo-leninismo a la que hemos aadido un pensamiento bolivariano, sino que somos un partido comunista y cada escuadra de las FARC es un clula de ese partido.

Lamentamos que el maestro Saramago haya sido vctima de la desinformacin de nuestro detractores. Con mucho gusto lo invitamos a visitar nuestros campamentos y a conocer in situ lo que estos comunistas colombianos estamos aportando al marxismo leninismo y a la revolucin continental.

La presencia de presidentes como Hugo Chvez, Kichner, Lula y ahora Tabar parecen indicar una nueva correlacin de fuerzas en Latinoamrica, cmo interpretan ustedes esta nueva situacin?

Es evidente que cambios positivos soplan por todo el mundo latinoamericano. Colombia es la excepcin, Uribe es el Sharon para Amrica Latina. Pero las cosas tambin empiezan a cambiar en Colombia. En los ltimos meses hemos presenciado marchas masivas de indgenas, huelgas sectoriales y el paro general del 12 de octubre.

Frente a la reeleccin del presidente Uribe aprobada por el Congreso comienza a aflorar un gran abanico de candidatos. Seguramente desde los centros democrticos y civiles exista la posibilidad de llegar a un candidato nico que se enfrente a la opcin fascista de Uribe Vlez y que entre a parar la guerra y estudiar las posibilidades de un gobierno de transicin que permita una salida poltica dialogada al conflicto que vivimos.

Nos podemos reinsertar a la ola de cambios en Amrica Latina. Venimos proponiendo un nuevo gobierno de reconstruccin nacional, nosotros estamos dispuestos a tratarlo con todas las fuerzas del pas. Creemos que se puede con un programa mnimo llegar a un acuerdo porque el dilema es entre democracia y fascismo.

Y en qu consistira ese programa mnimo?

Nosotros ya expusimos un programa de diez puntos y una agenda durante los dilogos de San Vicente de Cagun (1). Entendemos que quizs no se puedan aprobar esos diez puntos ntegros pero s una propuesta mnima que lleve a la paz. La propuesta por tanto es un gobierno de transicin pero con una democracia real, no lo que hay ahora con la represin de la izquierda. En el plan estratgico nuestro objetivo es la toma del poder, pero depende de a donde las posiciones del rgimen nos lleven.

Cul es su opinin sobre las negociaciones del gobierno colombiano con los paramilitares en Santa Fe de Railito?

Eso es una reunin de yo con yo. No se van a desmovilizar, se van a legalizar, aparecern los perdones, los indultos y seguir la impunidad.

En el pas vecino de Venezuela son frecuentes las acusaciones contra Hugo Chvez de complicidad y colaboracin con las guerrillas colombianas, qu responden ustedes?

Hay una profunda tergiversacin en cuanto a las relaciones entre Chvez y las FARC. Antes yo le refera que las FARC habamos agregado al marximo-leninismo el ideario bolivariano. Eso se hizo en 1987 porque oponamos el ideario de Bolvar a la poltica monroista en el continente.

En otro marco, Chvez y el Movimiento Bolivariano 200 trabajaban entonces por ese mismo ideario en Venezuela. Hay una afinidad ideolgica entre unos guerrilleros aqu en la montaa y unos militares all en Venezuela. Esa afinidad no se ha revertido en una ayuda material de Chvez al movimiento insurgente colombiano. No hay ningn elemento probatorio por parte de la oposicin ni de la seguridad colombiana ni de sus patrones, la DEA, la CIA o el FBI, que pueda demostrar algo ms all de la afinidad ideolgica.

Nosotros respetamos al pueblo de Venezuela, nos alegra y admiramos su revolucin bolivariana. A Chvez lo tenemos por un antiimperialista, un patriota y un revolucionario. Es un hombre pulcro que busca el bienestar de su pueblo.

El cambio de gobierno en Espaa tambin ha afectado a la poltica de este pas con Colombia, sirva como ejemplo la suspensin de la venta de tanques al gobierno de Uribe, han percibido ustedes ms cambios?

Saludamos la llegada del presidente Rodrguez Zapatero como integrante del PSOE al gobierno espaol. Lo hicimos en una carta. Son evidentes los cambios que se han producido en Europa con la llegada de Zapatero: el retiro de las tropas de Iraq, el no sometimiento a la poltica de Bush, la posicin frente a Cuba y Venezuela... Todo ello nos indica que Zapatero est por el respeto a la soberana del pueblo espaol.

Frente a Colombia, el presidente espaol ha manifestado su respaldo al gobierno de Uribe en cuanto a inversin social en el pas. Seguramente priman razones de Estado. Espaa estuvo altamente vinculada como pas facilitador en los dilogos entre la insurgencia colombiana y el estado colombiano. Fue una lstima que se autoexcluyesen de ese importante proceso al agregar a las FARC como organizacin terrorista, negndonos el legtimo derecho de la consideracin de organizacin alzada en armas contra el estado colombiano y fuerza beligerante, es decir, un movimiento de liberacin nacional.

Diciembre de 2004

(1) El programa, de diez puntos al que se hace referencia es el siguiente:

1. Solucin poltica al grave conflicto que vive el pas.

2. La doctrina militar y de Defensa Nacional del Estado, ser BOLIVARIANA. Las FF.AA. sern garantes de nuestra soberana nacional, respetuosas de los Derechos Humanos y tendrn un tamao y un presupuesto acorde a un pas que no esta en guerra con sus vecinos. La Polica Nacional volver a ser dependiente del Ministerio de Gobierno, reestructurada para que cumpla su funcin preventiva; moralizada y educada en el respeto de los Derechos Humanos.

3. Participacin democrtica nacional, regional y municipal en las decisiones que comprometen el futuro de la sociedad. Fortalecimiento de los instrumentos de fiscalizacin popular.
El Parlamento ser unicameral. La oposicin y las minoras tendrn plenos derechos polticos y sociales garantizndoles el Estado su acceso a los grandes medios de comunicacin. Habr libertad de prensa.
La Corte Suprema de Justicia, la Corte Constitucional y el Consejo Nacional de la Judicatura sern elegidos por voto directo de todos los jueces y Magistrados del pas. Moralizacin de la Administracin Pblica y de las instituciones civiles y militares del Estado.

4. Desarrollo y modernizacin econmica con justicia social. El Estado debe ser el principal propietario y administrador en los sectores estratgicos. El nfasis de la poltica econmica ser la ampliacin del Mercado Interno, la autosuficiencia alimenticia y el estmulo permanente a la produccin, a la pequea, mediana y gran industria privada, a la autogestin, la microempresa y a la economa solidaria. El Estado invertir en reas estratgicas de la industria nacional y desarrollar una poltica proteccionista sobre las mismas.

5. El 50% del Presupuesto Nacional ser invertido en el bienestar social, teniendo en cuenta al colombiano, su empleo, su salario, salud, vivienda, educacin y recreacin como centro de las polticas del Estado. El 10% del Presupuesto Nacional, ser invertido en la investigacin cientfica.

6. Quienes mayores riquezas posean, ms altos impuestos aportarn para hacer efectiva la redistribucin del ingreso. El impuesto del IVA, solo afectar bienes y servicios suntuarios.

7. Poltica Agraria que democratice el crdito, la asistencia tcnica y el mercadeo. Estmulo total a la industria y a la produccin agropecuaria. Proteccionismo estatal frente a la desigual competencia internacional. Cada regin tendrn su propio plan de desarrollo elaborado en conjunto con las organizaciones de la comunidad, liquidando el latifundio all donde subsista, redistribuyendo la tierra, definiendo una frontera agrcola que racionalice la colonizacin y proteja del arrasamiento de nuestras reservas.

8. Explotacin de los Recursos Naturales como el petrleo, el gas, el carbn, el oro, el nquel, las esmeraldas, etc., en beneficio del pas y de sus regiones. Renegociacin de los contratos con Compaas Multinacionales que sean lesivos para Colombia.

9. Relaciones internacionales con todos los pases del mundo bajo el principio del respeto a la libre autodeterminacin de los pueblos y del mutuo beneficio. Respeto a los compromisos polticos del Estado con otros Estados. Revisin total de los Pactos Militares y de la injerencia de las potencias en nuestros asuntos internos. Renegociacin de la Deuda Externa

10. Solucin del fenmeno de produccin, comercializacin y consumo de narcticos y alucingenos.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter