Portada :: Europa :: Revuelta en Grecia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2009

Los jvenes de la revuelta de diciembre en Grecia siguen presos

Jristos Servas
Elefcerotipa

Traducido para Rebelin por Mara Enguix


Cinco meses despus del estallido social de diciembre, se mantiene con extrema dureza la penalizacin de las luchas sociales de la juventud. Seis de los 30 griegos (o residentes en Grecia desde hace aos) en prisin preventiva por los sucesos del pasado mes de diciembre permanecen en la crcel. En cuanto al destino de los otros 32 extranjeros, que fueron encarcelados, acusados de actos delictivos, se estima que si en su mayora no han sido deportados, junto con el resto de inmigrantes detenidos, permanecen encerrados.

En Lrisa, los 17 acusados, casi todos escolares, a los que se aplic la ley antiterrorista, han sido puestos en libertad. Sin embargo, todava no les han retirado las graves acusaciones delictivas.

Al mismo tiempo, en la ciudad de Xanci se ha abierto con carcter retroactivo un nuevo captulo de actuaciones judiciales sobre los sucesos de diciembre. Las autoridades fiscales locales pretenden inculpar ahora, mediante acusaciones delictivas exageradas y forzadas (intento de asesinato, lesiones corporales graves, etc.), a estudiantes y dems jvenes que participaron en las movilizaciones.

De los seis griegos que permanecen an en prisin, cuatro fueron detenidos el 10 de diciembre de 2008 en las inmediaciones de la Universidad Politcnica. Los policas declararon que todos haban participado en los episodios y que lanzaban piedras y ccteles molotov contra ellos.

Las autoridades fiscales no tomaron en consideracin otros testimonios, ni tampoco, como afirma la mayora, que no participaron en los episodios y que sus detenciones se hicieron en masa. Por el contrario, el fiscal, en su propuesta al Consejo de la Magistratura, suscribe al pie de la letra las declaraciones de los policas, y dice que son rotundas y no dan lugar a dudas sobre la actuacin de los acusados.

En pocas palabras, para el fiscal es un hecho, en clara vulneracin de la presuncin de inocencia, que los acusados no slo son culpables, sino que es muy probable, por su singular comportamiento delictivo, que cometan otros crmenes semejantes en el futuro.
El fiscal, tras valorar el comportamiento de los detenidos, que considera incuestionable y obvio, los define colectivamente como un nuevo enemigo interno peligroso de la legalidad constitucional. Les imputa una obsesin por la destruccin y el desastre que se fundamenta en el odio ciego contra el orden pblico. Curiosamente, hace un mes en Finlandia, el Presidente de la Repblica, C. Papulias, calific de alentador que la juventud se rebele y exprese su ira por todo lo que la hacen sufrir.

En su propuesta, el ayudante del fiscal de primera instancia, S. Caramanis, seala de forma significativa que la facilidad con que pusieron en peligro vidas humanas y destrozaron bienes, estatales y privados, es excepcionalmente antisocial y no tiene mviles ideolgicos que eventualmente pudieran atraerles simpatas en un estado de derecho, como nuestro pas, que por supuesto no es ideal pero que sin duda permite, gracias a sus instituciones consolidadas y a la proteccin constitucional, el derecho de reunin y protesta, y muestra adems gran tolerancia con este tipo de manifestaciones que, con una continuidad casi diaria, vienen celebrndose principalmente en el centro de Atenas.

Las autoridades fiscales no slo desestiman las declaraciones de un periodista que vio a los antidisturbios atacar y proceder a detenciones aisladas de personas que no haban lanzado ccteles molotov, sino que aluden como circunstancia agravante (antes de que se votase la ley Dendia contra los encapuchados y cualquiera que se oculte el rostro) el hecho de que los arrestados llevaban puestos cascos o mscaras quirrgicas; algo que llevaban, como parece evidente, para protegerse de los gases qumicos de las fuerzas policiales.

El prolongado arresto actual de los detenidos a raz de los sucesos de la sublevacin de diciembre pone de manifiesto la parcialidad de la Justicia, en absoluto independiente, que funciona ms bien como un puro mecanismo de represin contra las luchas sociopolticas, resalta la abogada Andona Legaki, encargada de estos casos. Y prosigue: Las reclamaciones respecto a la neutralizacin de los acusados hasta la aplicacin de la pena, incluidas en la fundamentacin de las disposiciones de la instruccin, vulneran el conjunto de las disposiciones constitucionales que consolidan la presuncin de inocencia, la libre expresin de la conviccin poltica y su no penalizacin, la resolucin de los Tribunales sobre el fondo del posible acto ilegal. Y concluye: En la medida en que la Justicia asume la neutralizacin del enemigo interno con el fin de favorecer cada eleccin del poder ejecutivo, recordamos que el conjunto de los derechos civiles y sociales contemplados en la Constitucin se ha conquistado mediante manifestaciones, ocupaciones, etc., que en tiempos se consideraron ilegales....

Fuente: http://www.enet.gr/?i=news.el.ellada&id=50677 (3 de junio de 2009)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter