Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2004

Linton Kwesi Johnson
El eco de Brixton

Isidro Lpez
Ladinamo



mi naw preach
mi naw teach
mi jusa show yu

(Yo no predico,
Yo no enseo,
Yo slo te lo muestro)


Di anfinish revalueshan, 1990

Cuando miles de jamaicanos se exiliaron a Inglaterra en los aos sesenta y setenta, llevaron consigo el misticismo rastafari que predica que fuera de frica no hay ms que esclavitud (Babilonia). Ser un esclavo en Inglaterra es lo mismo que serlo en Jamaica, slo queda esperar la orden divina de regresar al continente de origen, donde los oprimidos volvern a ser reyes y reinas negros. Hasta que llegue el xodo, se puede esperar fumando marihuana y escuchando reggae.
La evidencia de que los inmigrantes de las antiguas colonias imperiales se haban convertido en una nueva clase obrera a la que era fcil estigmatizar para obstaculizar la unidad de accin con el resto de los trabajadores no tard en cuajar entre un puado de inmigrantes de segunda generacin, empeados en fundir las formas de expresin jamaicanas con elementos de la crtica al poder capitalista. Durante 1981 en el barrio londinense de Brixton, estallan los primeros disturbios raciales registrados en territorio britnico. El racismo estructural que se haba cebado con los inmigrantes jamaicanos durante las dos dcadas anteriores se volvi insostenible gracias a la poltica ultraliberal de Margaret Thatcher y su ataque frontal a cualquier forma de cohesin social.
De los restos de los disturbios surge con fuerza la figura de Linton Kwesi Johnson, un joven poeta de origen jamaicano que unos aos antes haba publicado un lbum llamado Dread beat and blood (1975) en el que mezclaba una poesa cargada con las cadencias rtmicas de los toasters jamaicanos y los acentos criollos del ingls caribeo con una base reggae ms cercana al jazz de lo que suele ser habitual en Jamaica, un estilo al que l mismo bautiz como Dub Poetry. Pero lo que verdaderamente diferenciaba a LKJ de sus predecesores musicales jamaicanos era su posicin poltica. En sus letras abundan la denuncia y las llamadas urgentes a la organizacin y a la necesidad de reaccionar frente a los abusos policiales y los ataques fascistas. Un radicalismo lcido que desconcert a quienes esperaban de todos los artistas jamaicanos la misma respuesta a base de misticismo conformista. Como dice el propio LKJ, para comprender qu papel juegan los descendientes de los esclavos africanos en las sociedades capitalistas hay que ir ms all del panafricanismo de supervivencia: Y una vez que sabemos que los negros fuimos parte de una civilizacin africana antigua que ha aportado grandes cosas, qu?, a partir de aqu, a dnde vamos?.
Quiz la respuesta a esta pregunta haya que buscarla, ms que en las letras de LKJ, en su activismo multiforme que le ha llevado a combatir en todos los frentes: desde las instituciones, en su puesto del ayuntamiento de Londres, hasta la militancia revolucionaria en las Panteras Negras, pasando por el periodismo musical y poltico Race today, BBC y la formacin de colectivos de nuevos artistas negros. En lo musical, su apuesta por la Dub Poetry se ha consolidado como un gnero propio dentro de la tradicin jamaicana gracias a discos tan slidos como Forces of Victory (1979), Bass Culture (1980), Making History (1984) o Tings and Times (1990). Desde 1990 se ha dedicado principalmente a la poesa y al activismo, mientras algunos de sus discpulos como Mutabaruka o Benjamin Zepaniah han continuado con su labor musical de reivindicacin del reggae como instrumento de denuncia de la explotacin y la dominacin. En el campo de la poesa LKJ ha obtenido un reconocimiento unnime y su ltima recopilacin, Revalueshanary Fren: Selected Poems (2002), ha sido la primera obra de un poeta negro y la segunda de un poeta vivo publicada en la coleccin de autores contemporneos de la editorial Penguin.






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter