Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Masacre en Per. Junio 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2009

Per: En la selva s hay estrellas

Poe Alberto Adrianzn M.
La Repblica


En nuestro pas la poltica corre el peligro de convertirse en una mofa permanente, en una suerte de mueca burlona, en una gran mecedora. Porque eso es lo que estamos viviendo en estos das cuando se observa lo que sucede con la protesta amaznica.
Cuando las comunidades indgenas de la amazona le demandaron al Ejecutivo que derogara varios DL, entre los cuales destaca el 1090, as como la Ley Forestal y de Fauna, se les dijo que no se poda porque eso corresponda al Legislativo que era un poder autnomo. Luego, el Ejecutivo los invit, cosa que accedieron, a participar en una Mesa de Dilogo.

El jueves pasado una mayora de congresistas, integrada por el APRA, Unidad Nacional y el fujimorismo, decidieron suspender el debate en el Pleno sobre el DL 1090 argumentando que esperaban los resultados de la Mesa de Dilogo integrada por el Ejecutivo y las comunidades nativas. La burla no puede ser ms grotesca: cuando los amaznicos le piden al Ejecutivo que derogue dichas normas legales, este les dice que vayan al Congreso, y cuando van al Congreso, este les dice que vayan al Ejecutivo. Lo que queda claro de este juego es que ni el Ejecutivo ni la mayora en el Congreso, estn dispuestos a encontrar una solucin pactada a las demandas de los indgenas amaznicos.

Estos hechos, a los que se suman la declaratoria del Estado de Emergencia en varias provincias de nuestra amazona y las proclamas en algunos medios pidiendo una represin indiscriminada, demuestran que hay conflictos, como el amaznico, cuya solucin requiere de un cambio de la correlacin de fuerzas. Por lo tanto, no estamos frente a un conflicto normal sino ms bien frente a otro que tiene como caracterstica principal cambiar el status quo. Por eso, para el gobierno los indgenas amaznicos son enemigos (y no adversarios) y, por ello, deben ser derrotados polticamente.

Ello es as porque las demandas de los pueblos amaznicos afectan el corazn del modelo econmico neoliberal al intentar frenar el proceso de desnacionalizacin de nuestra economa, pero sobre todo la entrega de nuestros recursos naturales a los grandes grupos capitalistas. Es una demanda que si bien parte de la defensa de intereses locales, se convierte, por su contenido, en un conflicto de naturaleza nacional. Dicho de otra manera, hoy los indgenas amaznicos representan a todos aquellos que estn en contra de un modelo econmico privatizador que beneficia a pocos, pero tambin en contra de una democracia que ha sido privatizada por unos cuantos.

Ahora bien, si se acepta lo dicho hasta aqu, es decir, si reconocemos que estamos frente a un conflicto atpico, tambin debemos aceptar que lo ms probable es que su solucin, sea cual fuere el resultado, implique una gran convulsin social. Por eso no nos debe extraar que el presidente Alan Garca haya dicho recientemente que no ceder ms y que implantar el orden en esa zona del pas. En este contexto, lo ms factible es que el gobierno haya tomado la decisin, luego de pelotear, como se dice comnmente, a las comunidades amaznicas, de reprimir la protesta social sin importar el costo que ello pueda significar o representar.

Si eso sucede, habremos llegado a un nuevo punto de inflexin que definir, entre otros temas, el clima poltico de las prximas elecciones. El anuncio es claro: no se tolerar a todos aquellos que desafen el modelo econmico neoliberal. Es, en ltima instancia, el despliegue de una poltica autoritaria que reforzar la alianza con el fujimorismo y con la derecha ms reaccionaria de este pas. Ser el suicidio poltico del APRA, del gobierno y de la propia democracia.

Coda

Este artculo lo termin de redactar el jueves en la noche. El viernes, una llamada telefnica muy temprana, me informaba de la gravedad del conflicto y de un nmero de muertos que, conforme pasan las horas, va en aumento. Tambin ese mismo da, El Comercio titul en primera plana: Humalismo incentiva crisis en la selva. El crculo se ha cerrado. La masacre de Bagua, que es responsabilidad de este gobierno y del Congreso, tiene otros responsables para ese diario: el nacionalismo, el indigenismo y la izquierda. En realidad, lo que hoy se vive en la amazona es el mensaje ms claro de que los opositores al gobierno y al modelo neoliberal sern tratados con la misma dureza como sucede hoy con los pueblos amaznicos. La guerra civil poltica se ha iniciado en el pas y el lugar ha sido Bagua.

Finalmente, tiene razn el presidente Garca cuando dice que detrs del paro hay intereses extranjeros. Sin embargo, hay que precisarle que esos intereses no son los de gobiernos extranjeros como pretende hacernos creer, sino ms bien los de las grandes compaas transnacionales a las que l representa en este pas.

http://www.larepublica.pe/disidencias/06/06/2009/en-la-selva-si-hay-estrellas


 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter