Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2009

Obama en El Cairo
Un Bush con piel de cordero

Ali Abunimah
The Guardian

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


El discurso de Obama demuestra poco cambio real. En la mayora de los aspectos su anlisis mantiene las errneas polticas estadounidenses

Una vez que se dejan de lado los mujamalat (las muestras de cortesas intercambiadas entre anfitrin y husped), lo esencial del discurso del presidente Obama en El Cairo [1] indica que es probable que haya pocos cambios reales en la poltica estadounidense. No es necesario adivinar las intenciones de Obama (puede que sea absolutamente sincero y creo que lo es). Son sus anlisis y sus frmulas los que en la mayora de los aspectos mantienen intactas las errneas polticas estadounidenses.

Aunque prometi decir la verdad lo mejor que puedo, hubo muchas cosas que el presidente se dej fuera. Habl de tensin entre Estados Unidos y el Islam, el primero un lugar especfico concreto, el segundo una vaga elaboracin que subsume pueblos, prcticas, historias y pases ms variados que similares.

Aun cuando se profese acercamiento y respeto, etiquetar al otro de Estados Unidos como un Islam nebuloso y que lo engloba todo es una manera de evitar reconocer lo que de hecho une y moviliza a los pueblos por muchos pases de mayora musulmana: una abrumadora oposicin popular a las cada vez ms intrusivas y violentas intervenciones militares, polticas y econmicas de Estados Unidos en muchos de estos pases. Para quienes apoyan estas intervenciones esta oposicin (y la resistencia que genera) se ha convertido ahora en sinnimo de Islam.

Fue decepcionante que Obama reciclara la nocin de su predecesor de que el extremismo violento existe en un vaco, sin relacin con el uso de la fuerza exponencialmente mayor por parte de Estados Unidos (y sus representantes) antes y despus de l 11 de septiembre de 2001. Hizo hincapi en el enorme trauma que en Estados Unidos provoc la muerte de casi 3.000 personas en un da, pero no dijo ni una sola palabra de los cientos de miles de hurfanos y viudas dejados en Iraq, aquellos a los que el zapato arrojado por Muntazer al-Zaidi [2] oblig a los estadounidenses a recordar por unos segundos el ao pasado. Ignor a las decenas de civiles que mueren cada semana en la necesaria guerra en Afganistn o a los millones de civiles que huyen de la escalada provocada por Estados Unidos en Pakistn.

Como a menudo hizo el presidente George Bush, Obama afirm que es slo una violenta minora la que mancilla el nombre de una vasta y pacfica mayora musulmana. Pero una vez ms pereca considerar a todos los musulmanes como sospechosos cuando advirti que cuanto antes se aisle a las comunidades musulmanas extremistas y no deseadas, antes estaremos todos ms seguros.

Donde ms evidentes fueron estos estos puntos dbiles fue en sus declaraciones acerca de Palestina/Israel. Ofreci a su audiencia una minuciosa leccin del Holocausto y lo utiliz explcitamente como justificacin de la creacin de Israel. Tambin es innegable, afirm el presidente, que el pueblo palestino (musulmanes y cristianos) han sufrido en la bsqueda de una patria. Durante ms de seis dcadas han padecido el dolor del desplazamiento.

Han sufrido en la bsqueda de una patria? Ellos ya tenan una patria. Sufrieron el haber sido limpiados tnicamente, desposedos de ella y porque el grupo tnico-nacional no adecuado les impidi retornar a los lugares de donde ellos procedan. Por qu sigue siendo tan difcil decir esto?

Sermone a los palestinos dicindoles que la resistencia por medio de la violencia es errnea y no tiene xito. Les advirti que no es una seal ni de valor ni de poder lanzar cohetes a nios que estn durmiendo o hacer estallar a ancianas en un autobs. No es as como se reivindica la autoridad moral; as es como se renuncia a ella.

Es bastante justo, pero, realmente se figuraba Obama que estas palabras iban a impresionar al pblico rabe que haba observado horrorizado cmo Israel masacraba con armas suministradas por Estados Unidos a 1.400 personas en Gaza el pasado invierno, incluyendo a cientos de nios que dorman, huan o estaba aterrorizados? Pensaba realmente que su auditorio no recordara que el nmero de palestinos y libaneses atacados y matados por Israel siempre ha excedido de manera descomunal el nmero de israeles matados por rabes, precisamente a causa de las armas estadounidenses que l ha prometido seguir entregando a Israel irresponsablemente? Amnista Internacional confirm recientemente lo que los palestinos ya saban hace mucho: Israel rompi el alto el fuego negociado cuando atac Gaza el pasado 4 de noviembre, lo que provoc el lanzamiento de cohetes en represalia que no mataron a ningn israel hasta despus de que Israel emprendiera su mucho mayor ataque a Gaza. Que siga permaneciendo en silencio acerca de lo que ocurri en Gaza y se niegue a hacer a Israel responsable slo demuestra su total falta de compromiso con la verdad.

Algunas personas estn dispuestas a permitirle esto a Obama porque por fin est hablando con dureza de los asentamientos israeles en la Cisjordania ocupada. En el Cairo afirm: Estados Unidos no acepta la legitimidad de los continuos asentamientos israeles. Esta construccin viola acuerdos previos y mina los esfuerzos para lograr la paz. Es el momento de que se detengan estos asentamientos.

Esta palabras cuidadosamente elegidas se centran solamente en la continua construccin de asentamientos, no en la existencia de los propios asentamientos; estos son absolutamente compatibles con el consenso de la aplicacin del proceso de paz segn el cual los asentamientos existentes permanecern para siempre donde estn. Esto suscita la pregunta de a dnde cree Obama que est yendo. Resumi las legtimas aspiraciones de los palestino en el establecimiento de un Estado. Esto se ha convertido en una consigna conveniente que se supone que para los palestinos sustituye su bsqueda de derechos y de justicia que el propuesto Estado les niega. Obama ya ha declarado pblicamente que se opone al derecho de los refugiados palestinos a retornar a su hogar y nunca ha apoyado el derecho de los ciudadanos palestinos de Israel a vivir libres de la instigacin racista y religiosa, de la persecucin y de las practicas avivadas por las ms altas instancias oficiales y recogidas en sus leyes.

Puede que tenga una mayor determinacin que su predecesor, pero sigue estando comprometido con una impracticable visin de dos Estados cuyo objetivo no es restaurar los derechos de los palestinos, sino preservar Israel como un enclave de privilegios israeles judos. Esto es un callejn sin salida.

Hubo una frase en su discurso que yo aplaud y que l debera tener en consideracin: Dada nuestra independencia, todo orden mundial que eleve a una nacin o grupo de personas sobre otro fracasar inevitablemente.

[1] http://www.guardian.co.uk/world/2009/jun/04/barack-obama-keynote-speech-egypt

[2]http://www.guardian.co.uk/world/2009/mar/12/profile-muntazer-al-zaidi

Ali Abunimah es co-funder de [la pgina web] The Electronic Intifada [www.electronicintifada.net] y autor de One Country, A Bold Proposal to end the Israeli-Palestinian Impasse.

Nota del editor, 5 de junio de 2009: Este artculo inclua una frase que afirmaba que el ltimo ataque suicida contra civiles por parte de palestinos se produjo en 2004. Era incorrecto y Ali Abunimah incluy una aclaracin.

Enlace con el original: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2009/jun/04/barack-obama-middleeast



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter