Portada :: Economa :: Especial "El capitalismo cruje"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2009

La quiebra forzada de General Motors: lo que nadie explica

Greg Palast
Alternet



Stevie la Rata tiene un plan siniestro para GM: usar los fondos de pensiones de la empresa para pagar los 6 mil millones de dlares que sta debe a instituciones crediticias como JP Morgan y Citibank.

Atornillar a los trabajadores del automvil

Puede que hoy [4 de junio] haya llantina general por la quiebra de GM. Pero enterrar en masa 40.000 de los ltimos 60.000 puestos de trabajo con afiliacin sindical no le estropear el da a Jamie Dimon. Dimon es el presidente del consejo de administracin del banco JP Morgan. Mientras que los trabajadores de GM pierden sus beneficios de asistencia sanitaria en la jubilacin, sus puestos de trabajo, los ahorros de toda una vida; mientras que los accionistas se quedan sin nada de nada, y muchos acreedores, con un palmo de narices; un puado de privilegiados acreedores de GM encabezados por Morgan y Citibank, en cambio, esperan recuperar el 100% de sus prstamos a GM, por un estupefaciente monto de 6 mil millones de dlares.

La va por la que estos bancos conseguirn su premio de 6 mil millones de dlares es de todo punto ilegal. Huele a rata.

A Stevie la Rata, para ser precisos. A Steven Rattner, el Zar-Zar de Barak Obama, el hombre que esta maana ha asumido esencialmente la responsabilidad de ordenar la quiebra de GM.

Cuando una compaa va a la quiebra, todos resultan perjudicados: justa o injustamente, los trabajadores pierden contratos salariales, los accionistas son borrados del mapa y los acreedores se hacen, a lo sumo, con algunos fragmentos. Es la ley. Lo que los trabajadores no pierden nunca son las pensiones (incluidos los fondos para asistencia sanitaria en la vejez), que ya han sido descontadas de sus salarios y retenidas a su nombre.

Pero esta vez no. Stevie el Rata tiene un plan diferente para GM: servirse de los fondos de pensiones para pagar a Morgan y a Citi.

He aqu el esquema: lo que Rattner pide al tribunal de quiebras es, sencillamente, que incaute el dinero que GM debe a los trabajadores en concepto de seguro de asistencia sanitaria en la jubilacin. El dinero en efectivo del fondo de seguros sera reemplazado por acciones de GM. El porcentaje estara entre el 17% y el 25% de las acciones. Sea lo que fuere lo que valgan el 17% o el 25% de las acciones, bueno a ver quin es el guapo que paga su dilisis con 50 participaciones en el accionariado de una compaa automovilstica en bancarrota.

Sin embargo, Citibank y Morgan, dice Rattner, deberan cobrar todo el pastn 6 mil millones de dlares ya, y en efectivo de una compaa que no puede pagar ni los componentes automovilsticos ni las facturas oftalmolgicas de sus trabajadores.

Detencin preventiva para las pensiones

Y bien, qu hay de malo en servirse del dinero de los fondos de pensiones en una quiebra? La respuesta, seor Obama, seor profesor de Derecho, es que es ilegal.

En 1974, tras una serie de escandalosas evaporaciones de fondos de pensiones y de retiro acontecidas en la era Nixon, el Congreso aprob la Ley de Jubilacin y de Seguridad Social del Empleado (ERISA, por sus siglas en ingls). ERISA dice que no se pueden tocar los fondos de pensiones de los trabajadores (ni los pagos mensuales, ni el seguro de asistencia sanitaria), del mismo modo que no se puede tampoco tocar el dinero de las cuentas bancarias particulares de los trabajadores.

La ley es jodidamente explcita al respecto: de ningn modo se puede tocar el dinero de las pensiones. Los ejecutivos de la compaa deben guardar esos fondos de jubilacin en calidad de fiduciarios. Eso es lo que dice la ley, profesor Obama, segn queda expuesta en el propio sitio web del Gobierno bajo el epgrafe Planes y beneficios sanitarios.

Cualquier empresa norteamericana que vaya corta de dinero en efectivo podra estar tentada de meter la mano en los fondos de jubilacin, pero no es su dinero; es lo mismo que el banquero cuando va corto de dinero: no puede tocar tu cuenta bancaria. Los activos de un plan de pensiones son solo para los miembros del plan, no para el seor Dimon, ni para el seor Rubin.

Ello es que ahora, en efecto, la administracin Obama est pidiendo que el dinero destinado al bazo envejecido de un trabajador del automvil sea bombeado para alimento de las criaturas del Programa de Alivio para los Activos en Dificultades (TARP, por sus siglas en ingls). Los trabajadores se quedarn sin trasplantes pulmonares para que Dimon y Rubin puedan seguir zascandileando. Este es otro momento Guantnamo para la administracin Obama: sintonizar a Nixon para aceptar la detencin preventiva de los seguros de salud de los jubilados.

Trocar los dineros en efectivo del fondo por acciones de GM no convierte en legal la accin de ratear los activos destinados a pensiones de GM. Porque el Congreso, preveyendo trucos de este tipo, dej sentado que las compaas, en tanto que fiduciarias, deben actuar prudentemente y estn obligadas a diversificar las inversiones del plan, a fin de minimizar el riesgo de grandes prdidas.

Por diversificar en aras a la seguridad no entiende la ley colocar el 100% de los fondos de los trabajadores exclusivamente en las acciones de una compaa quebrada.

Mal y peligroso negocio: el plan de Rattner abre las compuertas para que cualquier compaa bien conectada polticamente o en trance de desgracia entre a saco en los fondos de asistencia sanitaria para los jubilados.

La Casa de Rubin

Resulta que se entra a saco en las pensiones, y los bancos, de rositas? Por qu no se pidi a los bancos, como se hizo con los trabajadores y con otros acreedores, que aceptaran acciones de GM?

Como dijo Butch a Sundance, Y quines son estos tos? Recuerden, Morgan y Citi. Son las reinas corporativas del bienestar que se han tragado ya cerca de un tercio de un billn de dlares en ayudas del Tesoro norteamericano y de la Reserva Federal. No por azar, Citi, el gran ganador, ha pagado ms de 100 millones de dlares a Robert Rubin, el antiguo secretario del Tesoro. Rubin fue el hombre que le hizo el puente a Obama con los bancos, para atraerse la aceptacin y las donaciones de los mismos a su campaa electoral (es, con diferencia, la mayor fuente de las ayudas empresariales que recibi).

Con los ltimos cntimos de GM a punto de caer en un bolsillo y con el Tesoro de Obama en el otro bolsillo, lleva razn Jamie Dimon, el hombre de Morgan, al decir que los ltimos doce meses probarn que los bancos estn mejor que nunca.

Lo que nos lleva a una cuestin: no ser que la quiebra forzada de GM y la consiguiente eliminacin de decenas de miles de puestos de trabajo no son sino una accin de recolecta para financieros favorecidos?

Y ha sido un gran ao para Rattner. Mientras que la administracin Obama lograba un buen acuerdo merced a toda una juventud de Rattner dedicada a los Sindicatos de Trabajadores del Acero, trataban de ocultar bajo el chasis que Rattner era uno de los privilegiados del selecto grupo de inversores en Cerberus Capital, los propietarios de Chrysler. Propietario es aqu un trmino vagaroso, porque Cerberus era propietario de Chrysler en el mismo sentido en que puede decirse que un canbal es tu anfitrin en el almuerzo. Cerberus no pag nada por Chrysler; al contrario, recibi miles de millones que la empresa alemana Daimler pag para desprenderse de Chrysler. Cerberus se hizo con el efectivo, para luego cargar al contribuyente norteamericano el muerto de la quiebra de Chrysler. (Cerberus, dicho sea entre parntesis, es un nombre elegido en honor del perro tricfalo que, en la mitologa romana, guarda las puertas del infierno, el Can Cerbero. Sutiles no son estos tos.)

Aunque Stevie la Rata, al tomar posesin de su cargo como Zar del automvil, vendi los intereses que tena en el Can Cerbero, guardin del infierno, nunca renunci a puesto en el negocio de buitres llamado Quadrangle Hedge Fund. La fortuna personal neta de Rattner se estima en unos 50 mil millones de dlares. Tal es el hroe obrero de Obama.

Si diriges un negocio y juegas a toda leche perdiendo los fondos de tus trabajadores, puedes terminar en la crcel. El plan de Stevie la Rata no es otro que el del Gran Robo de las Pensiones de los Trabajadores del Automvil. Y no es menos delictivo por el hecho de que sea el mismsmo Presidente quien est al volante del automvil en fuga.

Greg Palast es economista y periodista. Fue negociador sindical, y es autor de varios superventas, entre los que destacan La mejor democracia que se puede comprar con dinero y Manicomio armado. Es accionista de GM y miembro del sindicato de los trabajadores norteamericanos del automvil.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Casiopea Altisench

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2623


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter