Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Masacre en Per. Junio 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2009

Pronunciamiento de los obispos de la Amazona ante el paro de los pueblos amaznicos de Per
Instamos al Gobierno y al Congreso a dialogar y buscar soluciones justas y pacificas a la problemtica de los pueblos amaznicos

Rebelin



Como Pastores de las comunidades catlicas en la Amazona queremos dirigirnos a la opinin pblica para expresar nuestra posicin ante el paro de los pueblos amaznicos.

1. La regin amaznica es rica en culturas milenarias y en biodiversidad. Ella es fuente de vida y esperanza para la humanidad. Por eso la consideramos uno de los mejores regalos de Dios porque el Per es uno de los ocho pases mega-diversos del planeta. La Amazona tiene 31 de las 114 zonas de vida o ecosistemas mundiales, 95 % de los bosques del Pas y un importante potencial de recurso hdrico e hidroenergtico. Este hecho nos exige a todos los peruanos y peruanas la responsabilidad de cultivar la tierra y cuidarla (Gn. 2) para bien nuestro y de las generaciones futuras.

2. Por eso como anunciadores de la vida, queremos insistir que, en las intervenciones sobre los recursos naturales, no predominen los intereses de grupos que arrasan irracionalmente las fuentes de la vida, en perjuicio de naciones enteras y de la propia humanidad (Documento Aparecida 471).

3. Desde esta perspectiva constatamos cmo, en nombre de un sesgado concepto de desarrollo, el Estado permite la deforestacin de grandes extensiones de bosques primarios a favor de empresas nacionales y transnacionales para la inversin en plantaciones aceiteras, caa de azcar y otros.

4. Para nadie es desconocida la contaminacin de los ros con el plomo y otros metales pesados y sustancias txicas como efecto de una actividad minera (formal e informal) y la extraccin de petrleo, de manera irresponsable. Somos testigos, adems, de la tala indiscriminada de la madera sin ningn tipo de control.

5. Podemos afirmar que no se atiende el clamor de las poblaciones indgenas y ribereas que desean un desarrollo integral, desconociendo el Estado el uso y ocupacin de esas tierras por generaciones. En la prctica no se ha tomado en cuenta el derecho de los pueblos amaznicos a ser escuchados, como lo indica la Constitucin Poltica del Estado y los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos entre los que se encuentran el Convenio 169 de la OIT y la Declaracin de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indgenas. En el Informe de la Comisin de Expertos de Aplicacin de Convenios de la OIT, publicado en febrero del 2009 se insta al Gobierno Peruano a avanzar de inmediato en el diseo de mecanismos apropiados de participacin de los pueblos indgenas y lo exhorta a consultarles antes de la adopcin de medidas que los afecten directa o indirectamente.

6. Debemos expresar que la Iglesia valora especialmente a los indgenas por su respeto a la naturaleza y el amor a la madre tierra como fuente de alimento, casa comn y altar del compartir humano (Documento Aparecida 472).

7. Acontecimientos como el que estamos viviendo actualmente en la Amazona nos expresan la pretensin de disponer, de manera inhumana y cruel, de las posesiones de las poblaciones ribereas y amaznicas por no tener, en su propio Pas, el amparo legal necesario para defender sus justos reclamos. De esta manera se les condena al desarraigo de sus tierras y a ser asalariados en la siembra de la caa de azcar, la palma aceitera y en las explotaciones mineras y de hidrocarburos.

8. Las normas legales que el Estado ha promulgado en el 2008 (especialmente dos Leyes y siete Decretos Legislativos) no aportan al desarrollo integral de la poblacin amaznica. Por el contrario surgen serias amenazas de mayor pobreza en la regin.

9. No queremos violencia, por eso instamos al Gobierno y al Congreso muestren intenciones de dialogar y buscar soluciones justas y pacificas a la problemtica que vienen enfrentando los pueblos amaznicos para no llevarlos a la desesperacin que pueda incrementar los conflictos sociales.

10. Invocamos a los medios de comunicacin social a que cumplan con su rol de brindar informacin veraz a la opinin pblica, contribuyendo al derecho que tienen los ciudadanos de estar informados de los sucesos en la Amazona Peruana.

11. Ante este delicado panorama invocamos al Seor Presidente Constitucional y al Congreso de la Repblica la derogatoria de dichos dispositivos legales y contribuya a la formulacin de nuevas normas con la participacin de las poblaciones indgenas. As mismo invocamos a estas poblaciones amaznicas y a sus lderes a unirse para buscar juntos el Bien Comn. Consideramos necesaria una Mesa de autntico Dilogo conformada por todos los actores sociales para la solucin pacfica y armoniosa del conflicto creado.

A manera de conclusin, reafirmamos con los Obispos de Amrica Latina, la necesidad de buscar un modelo de desarrollo alternativo, integral y solidario, basado en una tica que incluya la responsabilidad por una autntica ecologa humana y natural, que se fundamente en el Evangelio de la justicia, la solidaridad y en el destino universal de los bienes (Documento de Aparecida 474c).

5 de mayo del 2009
Mons. Jos Luis Astigarraga, C.P.
Obispo del Vicariato de Yurimaguas
Mons. Alberto Campos, O.F.M.
Obispo del Vicariato de San Jos de Amazonas
Mons. Rafael Escudero Lpez-Brea.
Obispo Prelado de Moyobamba
Mons. Gaetano Galbusera, S.D.B.
Obispo del Vicariato de Pucallpa
Mons. Santiago Garca de la Rasilla, S..J.
Obispo del Vicariato de Jan
Mons. Julin Garca, O.S.A.
Obispo del Vicariato de Iquitos
Mons. Francisco Gonzlez, O.P.
Obispo del Vicariato de Puerto Maldonado
Mons. Juan Toms Oliver, O.F.M.
Obispo del Vicariato de Requena
Mons. Gerardo Zerdin, O.F.M.
Obispo del Vicariato de San Ramn


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter