Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Masacre en Per. Junio 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2009

Per: El gobierno de Alan Garca reprime un corte de carreteras que reivindicaba los derechos indgenas sobre la tierra
Revuelta en la Amazona

Pablo Elorduy
Diagonal

El 5 de junio, la represin policial de la protesta de miles de indgenas que bloqueaban la carretera Belaunde, en la poblacin amaznica de Bagua, termin en batalla campal. La cantidad de fallecidos, entre policas y manifestantes, difiere segn las fuentes...



JPG - 197.4 KB
Cientos de policas atacaron a los indgenas que cortaban una ruta. / Thomas Quirynen / www.catapa.be

24 agentes y 9 civiles muertos segn el Gobierno peruano, mientras que testigos presenciales y las organizaciones indgenas cifran entre 30 y 50 los civiles asesinados.

Segn testigos, miembros de la Direccin de Operaciones Especiales (DINOES) dispararon ocho tiros sobre el histrico lder awajn Santiago Manuin, presidente de la indgena Lucha Condorcanqui. Este asesinato dio comienzo a una batalla entre los indgenas (armados principalmente con palos y lanzas) y los cuerpos de la DINOES, quienes, segn testigos, dispararon desde helicpteros a los miles de manifestantes.

Hasta el 5 de junio, la poblacin de esta zona al noroeste del pas llevaba 50 das en estado de sitio, una circunstancia que en palabras de Victoria Tauli, presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indgenas de Naciones Unidas, estaba dando lugar a la suspensin de las libertades personales y polticas de los pueblos indgenas en la regin amaznica, la criminalizacin de los lderes indgenas y de los defensores de los derechos humanos y la creciente militarizacin de los territorios indgenas. A travs de Elisa Canqui, vicepresidenta de ese mismo Foro, la ONU declar su consternacin ante esta nueva accin del Gobierno de Alan Garca.

Por su parte, el presidente peruano carg la responsabilidad sobre la Asociacin Intertnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) a quien acus de jugar a la revolucin, y vincul a este grupo con Sendero Luminoso. Sin embargo, las demandas indgenas de defensa del territorio que se hallan en el origen de la protesta, estn avaladas por organismos como la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) que en su convenio 169 reconoce los derechos indgenas a ser consultados y respetados, y por la Declaracin de los Derechos de los Pueblos Indgenas de la ONU, firmada por el Gobierno peruano, que obliga a garantizar el pleno respeto de los derechos indgenas sobre las tierras tradicionales, territorios y recursos.

Tambin, dan aval a sus exigencias los dictmenes de la Comisin de la Constitucin y de la Defensora del Pueblo que solicitaban la derogacin de algunos de los decretos legislativos del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE UU.

La protesta lleg horas despus de que el Congreso volviera a postergar la derogacin de las modificaciones en la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, la Ley de Recursos Hdricos y otros decretos gracias a los que el Gobierno pretende apropiarse de zonas mineras y petroleras en territorio indgena en virtud del inters nacional.

Segn datos del Partido Socialista Revolucionario de Per, la venta a trasnacionales de lotes de tierra para la explotacin petrolera, gasfera y a los monocultivos de biocombustibles y transgnicos, asciende ya a 44 millones de hectreas, lo que representa el 68% del territorio amaznico. El propio Alan Garca, en un artculo titulado El perro del hortelano publicado en 2007, defenda la expropiacin de tierras indgenas: Para que haya inversin se necesita propiedad segura, pero hemos cado en el engao de entregar pequeos lotes de terreno a familias pobres que no tienen un centavo para invertir. Bartolom Clavero, miembro del Foro Permanente Para las Cuestiones Indgenas de la ONU, explica que para el supremacismo criollo ya se sabe que es puro desperdicio el manejo indgena de los propios territorios y recursos, algo que convierte a la de Bagua en una masacre anunciada y no se sabe si buscada.

Testigos presenciales denunciaron que las DINOES estaban prohibiendo la asistencia a heridos y la recogida de los cadveres por parte de sus familiares. Segn otros relatos, los militares habran secuestrado a heridos en los hospitales e introducido cadveres de manifestantes en sacos negros para arrojarlos al ro Maran. Adems, se desconoce el paradero del presidente de Aidesep, Alberto Pizango, quien, el mismo da 5 de junio, denunci maniobras policiales en su contra. Segn el Gobierno de Garca, Pizango habra huido a Bolivia para solicitar asilo, aunque AIDESEP ha comunicado que se encuentra clandestino en Lima.

Despus de la desaparicin de Pizango, los representantes indgenas llamaron a la calma a sus partidarios. Por su parte, el Gobierno declar el Estado de emergencia y el toque de queda entre las tres de la tarde y las seis de la maana en Bagua y Utcubamba. En Lima, miles de personas se manifestaron contra el Gobierno, al que responsabilizan de la masacre, y para exigir la derogacin de los decretos legislativos del TLC. La polica limea emple gases lacrimgenos para sofocar esta marcha pacfica.

Pincha en la primera imagen para ver la fotogalera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter