Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Masacre en Per. Junio 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2009

Etnocidio en la selva, una masacre deliberada

Carlos Angulo Rivas
Aporrea


La diferencia no es muy grande, slo los seres humanos masacrados han cambiado. La sed de sangre de Alan Garca Prez es inagotable. Repite su historia del pasado, la de ordenar matanzas humanas como las de El Frontn, Lurigancho, Los Molinos y las de las comunidades andinas. No le importa si mueren pobladores o policas. No se diga que no hubo paciencia en el pueblo. Sesenta das de huelga masiva de los pueblos nativos de la Amazona, de protesta nacional y de apoyo global a esa justa lucha, a lo largo y ancho del pas, adems de la solicitud internacional, son exhortaciones ms que suficientes para hacer reflexionar cualquier gobernante, excepto, para un genocida calificado que no escucha ni escuchar jams a nadie.

La maniobra aprista en el Congreso el da de ayer, para no tratar el problema de la derogatoria de los inconstitucionales decretos legislativos depredadores de la Amazona, los cuales no respetan el medio ambiente, ni los ros, ni los rboles ni los animales y menos los derechos ancestrales de lo pueblos originarios, fue el preparativo indispensable para ordenar el asesinato de quienes slo defienden su derecho a existir.

Hace apenas dos das el Foro Permanente para las Cuestiones Indgenas de las Naciones Unidas, organismo asesor del Consejo Econmico y Social, hizo un llamado preventivo al gobierno peruano respecto a lo que poda ocurrir en caso de seguir embromando a los nativos a travs de conversaciones dilatorias y farsantes. El organismo de la ONU expres su preocupacin sobre los informes recibidos durante su octavo perodo de sesiones en relacin a los abusos que viene cometiendo Alan Garca en contra de los derechos de los pueblos indgenas y las comunidades nativas. La Presidenta de ese organismo, Victoria Tauli Corpuz, en declaracin oficial, record al Gobierno peruano la obligacin que tiene de consultar y respetar los derechos de los pueblos indgenas, tal y como lo establecen los compromisos asumidos en el Convenio 169 de la OIT. En su exposicin manifest que siendo el Per firmante de la Declaracin de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indgenas, el gobierno est en la obligacin de garantizar el pleno respeto de los derechos de las comunidades sobre las tierras tradicionales, territorios y recursos, as como el consentimiento libre, previo e informado de las mismas. Tambin el organismo expres su profunda preocupacin por el estado de sitio decretado por el gobierno de Garca Prez desde el 8 de mayo de 2009 en contra de las comunidades y organizaciones indgenas. Al respecto, la funcionaria internacional agreg: El estado de sitio est dando lugar a la suspensin de las libertades personales y polticas de los pueblos indgenas en la regin amaznica, la criminalizacin de los lderes indgenas y de los defensores de los derechos humanos y la creciente militarizacin de los territorios indgenas; en consecuencia, el Foro Permanente para las Cuestiones Indgenas pidi al Gobierno peruano suspender de inmediato el estado de sitio.

Sin embargo, a pesar de las exhortaciones y de los reclamos, a pesar de la ilegalidad de los decretos legislativos, el gobierno de Alan Garca y del ttere Yehude Simon ha optado por el etnocidio, pues ms de 20 indgenas y 12 policas han muerto en el primer enfrentamiento de una conflagracin anunciada, mientras otras 100 personas resultaron heridas, en su mayora de bala, producto de la accin policial, desde helicpteros, ordenada por el gobierno en la Amazona. Este crimen premeditado por el gobierno no tiene absolucin alguna, ya que en un desafo a las razones legales en todos los idiomas, Alan Garca pretende justificar la masacre llamando SEUDO DIRIGENTES a los genuinos representantes de los nativos, agregando adems que cualquier estallido de violencia en la Amazona sera responsabilidad de ellos. Y con el cinismo que lo caracteriza, conocidos los hechos de sangre de su responsabilidad en la selva, Garca Prez afirm que los nativos estaban instigados a la violencia y utilizados como carne de can por la dirigencia de la Aidesep, encabezada por Alberto Pizango, en un intento de jugar a la revolucin. Cualquier hecho lamentable es absolutamente responsabilidad de los seudo dirigentes y seudos nativos que han estado instigando a personas ms humildes a que tomen acciones ilegales y violentas. Como se observa en las palabras, la pretensin de justificar el etnocidio por parte de Alan Garca no slo es inconcebible sino inslita e inadmisible en una autoridad censurada por el noventa por ciento de los ciudadanos peruanos, ms an cuando piensa y vocifera que los dirigentes y los pobladores se han disfrazado de nativos, porque no de otra forma se entiende aquello de seudos nativos cuando, en realidad estamos, sin darles muchas vueltas, frente a un seudo gobierno.

La crisis del paro regional de la Amazona que lleva sesenta das se fue agravando por las maniobras dilatorias inconsistentes del gobierno y una mesa de dilogo a cargo de un primer ministro mequetrefe, como Yehude Simon, tratando de engaar a los dirigentes nativos, lo cual lleg a desbordar los lmites de la paciente espera de soluciones aceptables. Y se sali de control cuando el da de ayer el pleno del Congreso volvi a aplazar el debate sobre el decreto 1090, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, que es parte de un paquete de diez leyes atentatorias al hbitat indgena y a los recursos naturales del pas. Cmo se explica que la Comisin la Encargada del Estudio de los Decretos Legislativos Referidos al Sector Agrario declare inconstitucional a esta legislacin, para luego en una clara maniobra sin debate alguno, la mayora congresal acuerde ponerlos de regreso a la mesa de dialogo? S seores, los decretos legislativos 997, ley de organizacin y funciones del Ministerio de Agricultura; 1081, que crea el Sistema Nacional de Recursos Hdricos; 1083, que promueve el aprovechamiento eficiente y la conservacin de los recursos hdricos, y 1035, Ley de adecuacin al acuerdo sobre las medidas en materia de inversiones relacionadas con el comercio de la OMC; y adems, los decretos legislativos 1059, Ley General de Sanidad Agraria; 1060, que regula el Sistema Nacional de Innovacin Agraria; 1080,que modifica la Ley N 27262 , Ley General de Semillas; 995, que modifica la norma de Relanzamiento del Agrobanco; 1055, que modifica la Ley N 28611, Ley General del Ambiente; 1078, que modifica la Ley N 27446, Ley del Sistema Nacional de Evaluacin de Impacto Ambiental, etc. fueron declarados ilegales por pasarse por alto el ordenamiento constitucional.

Aqu los dirigentes y los miles de nativos que se mantienen en pie de lucha contra esos decretos abusivos e ilcitos por atropellar sus derechos territoriales y sociales, por arrebatar sus tierras y los recursos naturales de ellos y del pas, no son figurados ni falsos o seudos nativos como seala Alan Garca sino hombres de carne y hueso y familias enteras abusadas por el centralismo y la usurpacin que se pretende, quienes al no ser escuchados han recurrido a la huelga y la rebelda. Por ello tambin, los pueblos aborgenes han denunciado la campaa de desprestigio y persecucin en su contra, diseada desde el gobierno central. Estamos, pues, frente a una sangrienta masacre de pobladores humildes y tnicos catalogada en la legislacin internacional como genocidio, siendo la nica salida a la crisis creada en la Amazona la renuncia obligada del criminal perpetrador, Alan garca Prez, a fin sea juzgado por este nuevo crimen de lesa humanidad. El llamado a la insurgencia popular con una paralizacin nacional hasta la renuncia del genocida Alan Garca Prez, quien debe pasar a disposicin de las autoridades judiciales por las matanzas habidas y los robos de su gobierno detectados, es el nico remedio a la crisis de gobernabilidad. No cabe otra solucin. Los pueblos del Per y sus organizaciones sociales, polticas y gremiales tienen la palabra.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter