Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Masacre en Per. Junio 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2009

Alan Garca, de la matanza al genocidio

Vicky Pelez
Diario NY / Argenpress


Lo cnico y lo diablico nunca se separan y en realidad son lo mismo
Robert Louis Stevenson

Dice el dicho, ave que come huevo ni aunque le quemen el pico. Alan Garca vuelve a teir de sangre y empuja al terror al Per. Como se libr del castigo por las matanzas de los penales, y esper que sus crmenes prescribieran para retornar al Per, ahora est seguro que puede, inclusive borrar del mapa a toda la poblacin, flora y fauna amaznica, y salir airoso, repleto de dinero para gozar hasta su quinta generacin.

Con los ltimos sucesos, el presidente peruano se ha graduado no slo, como especialista en cinismo y en matanzas, sino como maestro del genocidio. No queda ni la sombra del que defenda el antiimperialismo, hablaba de la urgencia de invertir en la pirmide social nacional, proclamaba el no al pago al FMI y deca que nadie se enriquecer con el hambre o la enfermedad del pueblo. Ahora es el inhumano que orden la matanza de nativos de la Amazona que se oponen a los nefastas e inconstitucionales decretos 1020, 1060, 1089 y 1090 que entregan los 68 millones de hectreas de selva a las transnacionales energticas, bioenergticas y madereras, en especial norteamericanas y chilenas.

Para este Alan Garca el pueblo son corporaciones globalizadas con capataces nacionales representados por clanes de millonarios. Acaba de manifestar que los shawis, chayawitas, candoshi, cocama-cocamilla, shibilos y awajun-wampis, que bloquearon la carretera Tarapoto Yurimaguas, son indgenas y por lo tanto, igual como las otras 55 etnias de Amazona no tienen corona. No son ciudadanos de primera clase, y no pueden a decirle al resto tu no tienes derecho a venir aqu.

Para Garca, los ricos extranjeros y sus servidores millonarios locales s son ciudadanos de primera clase, con derecho de exclusividad y privacidad. El resto no puede ni reclamar su poder milenario de proteger a la selva, porque les espera la bala.

Los habitantes de Bagua lo estn confirmando con su sangre. De acuerdo al programa televisivo Pro & Contra de Loreto, cerca de 150 nativos fueron masacrados por los 600 policas de Operaciones Especiales que dispararon desde helicpteros con armas sofisticadas, a quienes trataron de protegerse con palos y flechas. Aunque los medios controlados por Garca, y tambin las agencias extranjeras interesadas slo informan la versin oficial, ya se sabe que ms de 150 personas resultaron heridas y hay un sin nmero de desaparecidos en el cuartel militar El Milagro. Hay denuncias de quema de cadveres.

Este mismo modus operandi us Garca en 1986 cuando dio orden de suprimir, a sangre y fuego, el motn de presos polticos que clamaban sus derechos humanos en la crcel de Lurigancho y El Frontn. Con bombas y misiles disparados desde helicpteros fueron masacrados los presos armados de dos rifles, tres lanzas y 40 cuchillos. La prensa adepta, aprob la masacre desinformando descaradamente, as como ahora.

Cuan diferente sera, si Evo Morales o Cristina Fernndez hubieran disuelto los bloqueos de carretaras a sangre y fuego. Seguramente hasta la ONU, OEA, intelectuales, polticos curas y medios, estaran rasgndose las vestiduras y los calificaran de dictadores y genocidas.

Garca debe ser juzgado.

http://www.argenpress.info/2009/06/alan-garcia-de-la-matanza-al-genocidio.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter