Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2009

Colombia: pese a sus innumerables vnculos criminales el actual presidente mantiene su popularidad
Uribe hacia su tercera presidencia

Alix Lesmes
Diagonal


En Colombia durante el ao 2002 vimos cmo el desconocido senador, entonces perteneciente al Partido Liberal Colombiano, lvaro Uribe Vlez barra en los comicios y se quedaba con la presidencia del pas bajo la promesa de acabar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Uribe, quien siendo gobernador de Antioqua haba creado las Convivir semillero de posteriores grupos paramilitares, creaba en su primer periodo la Ley de Justicia y Paz, con la cual se buscaba reinsertar en la vida civil a estos combatientes.

No transcurri mucho tiempo para que los colombianos empezramos a advertir con horror las denuncias sobre los mltiples asesinatos, los casos de personas obligadas por las armas a votar en las elecciones, los ms de 1.500 muertos hallados en fosas comunes, las decenas de muertos que participaron en estas urnas, o las confesiones de paramilitares que hablaron de canibalismo o de hornos crematorios para esconder a las vctimas, lo que suma un nmero sin determinar de desaparecidos.

Pese a estas aterradoras denuncias acalladas por los medios masivos de comunicacin, las victorias militares logradas en este periodo contra las FARC y que se celebraban con bombos y platillos, alentaron el crecimiento de su popularidad de manera exorbitante. Fue entonces cuando sus ms famosos escuderos empezaron a hablar de reeleccin aun cuando la Constitucin de Colombia emitida en el ao 1991 no consideraba tal figura. Para ello muchos senadores de la Repblica adeptos a su mandato encaminaron sus esfuerzos hacia una reforma legislativa que permitiera cambiar la Carta Magna y fue as como el Doctor Nio, como lo llamaba Pablo Escobar, se convirti en el primer presidente reelegido en nuestro pas.

Como consecuencia de esta modificacin constitucional, el equilibrio de poderes se vino abajo, dado que ste se basaba en periodos presidenciales de cuatro aos, y hoy por hoy el presidente nombra al procurador general, al fiscal general de la Nacin, a la Junta Directiva del Banco de la Repblica, al Defensor del Pueblo, a los magistrados de la Corte Constitucional, entre otros. As las cosas, los entes de regulacin del poder ejecutivo estn en el bolsillo del doctor Uribe.

Vnculos con los paras

Tiempo despus advertimos que muchos de estos congresistas que alentaron la reeleccin, ms de 70, hoy se encuentran encarcelados o procesados por su relacin con los paramilitares. El escndalo se desat cuando la senadora Yidis Medina declar que le haban ofrecido dinero y puestos de poder por su voto positivo a esta reeleccin, lo que salpic al entonces ministro de Interior Sabas Pretel de la Vega, hoy embajador de Colombia en Italia.

Sin embargo, estas declaraciones y realidades veladas en torno a los vnculos del paramilitarismo con el Gobierno de Uribe no han causado mella en su popularidad y en su capacidad de perpetuarse en el poder. Es as como el pueblo colombiano vive cuatro aos ms bajo su segundo mandato y el Senado de la Repblica acaba de aprobar un referendo que permitir a los electores votar por un tercer periodo 2010-2014, an cuando los escndalos por la anterior eleccin no se han acallado.

Ms an, se desatan nuevas polmicas en torno a la forma en qu fueron conseguidas las firmas que permitieron el estudio de esta iniciativa ciudadana de referendo por el tercer periodo, situacin que viene siendo objeto de investigaciones por parte de la Fiscala General de la Nacin y el Consejo Nacional Electoral, entre otros organismos. En esta ocasin las denuncias giran en torno a la violacin de los topes de fondos invertidos, la presencia de dinero sucio, fraude procesal, y coaccin gubernamental a los congresistas para estudiar el proyecto en sesiones extraordinarias.

Independencia judicial

Una de las ltimas y ms aberrantes denuncias es la interceptacin de los telfonos de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia, lo que constituye un grave atropello contra la independencia del poder judicial. Eso sin contar con las amenazas a los hijos de los magistrados o el espionaje a los miembros de la oposicin o funcionarios del Gobierno. Por esta situacin, el 19 de mayo Augusto Ibaez presidente de la Corte, solicit la presencia de un relator de la ONU que garantice la independencia judicial en el pas.

Como si la situacin no justificara la dimisin de cualquier presidente, los bullicios que rodean a su Gobierno van desde denuncias a sus hijos por trfico de influencias; cargos por asesinato en contra de Jorge Noguera, su director en temas relacionados con inteligencia; ejecuciones extrajudiciales; encarcelamiento de sus familiares por vnculos con paramilitares; incumplimientos en torno a compromisos pactados con la poblacin en situacin de desplazamiento de tierras que el ministro de Agricultura quiso entregar a empresarios agrcolas, entre un largo etctera.

No obstante, este panorama de terror sigue siendo desconocido por el mundo entero y a cambio de ello nuestro presidente recibe elogios como la entrega del premio Cortes de Cdiz a la Libertad y la visita del prncipe de Asturias y su esposa a nuestro pas. Esto es algo que nos indigna y que nos hace preguntarnos hasta cundo tanta impunidad? Esperamos la solidaridad del pueblo espaol.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter