Portada :: Europa :: Elecciones europeas 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-06-2009

El futuro de Europa en las lneas de la mano derecha

Pablo Jato
World Image Press / Rebelin


Si tuviramos que leer el futuro de Europa en las lneas de una mano tendramos que leer la derecha?
No hizo falta ser brujo o adivino para prever lo que iba a ocurrir. Ha sido un fracaso absoluto para la democracia, para el marketing y la propaganda, para los estrategas de campaa, para los lderes, pero sobre todo para Europa; para ese gran proyecto abstracto que an no tiene siquiera una constitucin en la que basarse.

Solo fue a votar el 30% de las personas que estaban censadas. Una abstencin record y que dibuja un grfico descendente que no da signos de ereccin, ms bien de impotencia. Eso significa que al 60% de los europeos les importa un rbano el parlamento. Significa que los partidos polticos solo convencen realmente a 3 de cada diez ciudadanos. Deberan tomarse esto como un mensaje? S, pero no. Simplemente, como buenos polticos, se aprovechan de lo sucedido y basados en ese 30% son capaces de repartirse el poder como un pastel de cumpleaos. Rebanadas dulces de poder que saborean como animales hambrientos.

Aunque solo votaran 2 europeos, es decir, ellos mismos y sus ms fieles allegados, seguiran utilizando la retrica de la democracia para sentarse en sus lujosos escaos, sentirse victoriosos y hacer fiestas en los cuarteles de campaa. Todos los polticos se sienten y se sientan con derecho a gobernar, aunque sea con un voto. Aunque sepan que la gente no les quiere, que no convencen, que no son capaces de generar ilusin, que la gente les aborrece aunque el sabor de la derrota inunde sus paladares, sus lenguas siguen cantando victoria. No son capaces de afrontar la realidad.

Ser que a ese enorme 60% de los votantes, que es casi el 75% de la poblacin, no les importa quin gobierne ni cmo, con tal de que les sigan dando televisin, un plato de comida y el futbol. No les importa ni quin ni cmo hagan lo que se supone que deben hacer, con tal de que se haga pero qu se debe hacer?
Segn la derecha expulsar a los inmigrantes, llevarnos a todos a misa los domingos y armarnos hasta los dientes, eso sin contar las leyes que enriquezcan ms a los ms ricos y esclavicen ms a los ms pobres. Segn la izquierda - que en realidad es ms una derecha moderada, un centro confuso - tener una Europa laica, abierta a nuevas ideas, con filtros selectivos para inmigrantes, comprometida con causas justas, armada hasta los dientes, que enriquezca ms a los ms ricos y esclavice ms a los ms pobres, pero eso s, con algn que otro convenio sindical de por medio.

La derecha no dialoga, acta y dicta su capricho. La izquierda dialoga, pero al final acta y dicta su capricho de igual modo. Es el mismo perro con distinto collar. Al final, son lobos decidiendo el destino de los borregos.
Las miguitas del pastel son para los pequeos grupos, verdes, rojos, morados el toque de color, la chispa, la ancdota. Aliados fortuitos e intercambiables segn el caso. Harn falta dos manos para construir el futuro? La mano izquierda se cierra y es un puo elevado sobre las calles. La gitana o adivino podra leer fcilmente un futuro de protestas infructuosas y gases lacrimgenos. Mala prensa y pocos logros.

No existe realmente una capacidad real de cambiar las cosas para el ciudadano de a pie. Nadie ofrece verdaderos cambios. Por eso, partidos como los de la extrema derecha han sido capaces de llamar la atencin, sobre todo de los nuevos votantes que no se acuerdan, ni saben, ni les importa el pasado. La extrema derecha trae ideas drsticas que por lo menos parecen traer ms empuje y ms fuerza que las blandas, gastadas y falsas ideas del bipartidismo clsico, a las cuales se las ha pillado demasiadas veces mintiendo, robando, engaando y abusando, en definitiva corrompidas.

La crisis, como guinda del pastel, genera miedo y crea sensacin de necesidad urgente de cambios. Y la gente es capaz incluso de renunciar a libertades y a derechos civiles con tal de asegurarse el plato de comida.

El hambre ha ganado siempre todas las revoluciones, no los ideales. El miedo siempre ha acompaado a todas las dictaduras. El hambre, es lo que ha levantado realmente a los pueblos y les ha lanzado a las calles. El miedo, ha sido quien ha metido a los pueblos en sus casas, quien ha disipado a las masas ponindolas en fila y caminando con la cabeza baja. Las ideas, los discursos, los gestos no son ms que propaganda. Pero esa propaganda ensalza lderes que han abierto a lo largo de los siglos el camino al miedo, al hambre, las guerras y las leyes, las crceles, la polica, las torturas y los silencios. Los ideales quedan convertidos en eso: papeles, retricas y claro est: corrupcin. La corrupcin de esos mismos ideales que casi nunca germinan.

Volvern los dictadores de la extrema derecha a la vieja Europa? Aprovechndose del fracaso democrtico de la derecha zurda y la izquierda diestra de la poltica actual. Aprovechndose de la crisis, como hizo Hitler (por ejemplo) que supo utilizar a su favor el desgaste, el miedo, el hambre y la confusin de su tiempo. Ratas que conocen bien el alcantarillado del poder y no se pierden en la oscuridad.

Estamos caminando sobre un hielo muy delgado por culpa de la desidia y el olvido. Por culpa del miedo y la desinformacin. En las lneas de la mano encontraramos un futuro muy negro.

La revolucin francesa, que dio a luz las bases ms interesantes para una civilizacin libre y sin autocracias abusivas parece hoy un chiste. El abuso que cometan los reyes y nobles del siglo XVIII, se ha sustituido por el abuso que cometen hoy presidentes y parlamentarios. Al final, el cuento es el mismo. El exceso, la distancia con el pueblo, los aires de superioridad, el nepotismo, el desfalco... son iguales. Quiz ahora haya ms hipocresa, ya que nos tratan de convencer de que ellos son los protectores de las libertades y de la justicia.
Pero la justicia vive hoy, como ayer, de los polticos y para los polticos, al igual que los militares. De hecho, al final hasta la religin sigue siendo un factor determinante. El Papa de Roma. Porque la verdadera diferencia entre la derecha y la izquierda actual, es que la primera respeta y se arrodilla ante la iglesia, los segundos no. En el fondo son los dos grandes lobys de toda la vida.

El caso es que todo se derrumba, la economa grita en cmara lenta, el capitalismo agoniza con respiracin artificial, porque son capaces de mantenerlo vivo aunque sea como un vegetal. Los derechos de los trabajadores apenas ven como los sindicatos se pelean por escribir su epitafio, las libertades civiles tales como la libertad de prensa se van haciendo invisibles, ya que en toda la constitucin europea propuesta, no menciona el tema en ningn prrafo. Los medios de comunicacin son solo un basurero enrome, una mquina de hipnotizar y distraer. Un camuflaje, una droga. Control de masas.

Keneth Clarck, uno de los crticos de arte ms respetados de Inglaterra y creador de una de las series de televisin ms interesantes, tena la teora de que el imperio romano muri de aburrimiento. Le puede pasar lo mismo a Europa? Lo malo es que sera una defuncin prenatal.

Si el mundo logra mantenerse ms o menos como hasta ahora tres o cuatro generaciones ms, terminar por conseguir una sola Europa, conseguirn la meta, pero el precio es, al menos para nosotros, los habitantes del mundo actual, muy caro.

Las generaciones futuras, si logran superar la adiccin y el hipnotismo de la tele, el vampirismo intelectual de los polticos y los estragos ecolgicos, tendrn una mala opinin de nosotros, por no usar otros calificativos peores.

Qu sera mejor para la prxima votacin? Qu se quedara en casa el 30% que ha ido a votar, o que levantara el culo el otro 60%? Habra alguna diferencia?

Que la mano izquierda no sepa lo que ha votado la derecha!

Qu mano habr que poner para que la gitana nos leyera un porvenir un poquito ms iluminado?


http://www.worldimagepress.org/G-002-El-futuro-de-europa-en-las-lineas-de-la-mano.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter