Portada :: Europa :: Elecciones europeas 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-06-2009

Izquierda Anticapitalista tras las elecciones
Despus del 7J seguimos adelante

Esther Vivas
Rebelin


Pasadas las elecciones del 7 de junio (7J), conviene hacer balance no slo del resultado conseguido sino tambin de estos meses de trabajo y pensar cmo seguimos avanzando a partir de ahora. Queramos que el 7J fuera un espaldarazo para que el 8J estuvisemos en mejores condiciones para seguir luchando contra este sistema y creo que podemos estar bastante satisfechas.

Cuando iniciamos nuestra andadura hacia las elecciones europeas en diciembre pasado, con la presentacin de la candidatura y la bsqueda de las 15.000 firmas, sealamos que nuestro objetivo era empezar a dar algunos pasos, modestos pero reales, en la construccin de una alternativa anticapitalista todava por hacer. Y hoy podemos sealar que hemos avanzado en esta direccin.

Durante todo este perodo, hemos insistido en que para combatir el sistema actual y transformar la sociedad era necesario, aparte de impulsar las luchas sociales, construir un referente poltico alternativo. La resistencia en el terreno social, an siendo fundamental, por s sola no basta y no podemos quedarnos tan slo ah. Hay que luchar en todos los campos y no podemos dejar el terreno poltico y electoral en manos de los partidos mayoritarios que lo monopolizan y cuyas polticas estn al servicio de los intereses del capital.

No pensamos que instituciones como el Parlamento Europeo y otras sean reformables o que se puedan cambiar desde dentro, pero s pensamos que sera muy til la presencia de activistas anticapitalistas en su seno, para ser altavoces de las luchas, denunciar las polticas que se aplican en contra de los intereses de la mayora de la poblacin y obtener informacin para los movimientos sociales.

Pero para nosotras, plantear una candidatura anticapitalista no era algo separado de nuestro trabajo de base, sino algo complementario. Nuestro compromiso est en la intervencin cotidiana en los movimientos sociales y no concebimos una accin poltica de izquierdas desconectada de los mismos.

La candidatura del 7J ha sido slo un comienzo, un primer paso para seguir avanzando en la construccin de un nuevo proyecto poltico. Los resultados electorales, tanto de Izquierda Anticapitalista como de otras listas alternativas como Iniciativa Internacionalista y dems, confirman lo que ya sabemos todos: el terreno electoral es difcil para la izquierda anticapitalista porque desde hace tiempo est monopolizado por los partidos de la izquierda institucionalizada.

Las dificultades materiales, organizativas, de presencia meditica, etc. hacen muy complicado poder construir una alternativa con audiencia de masas. Abrir brechas es complicado, pero poco a poco lo vamos consiguiendo. Muchas personas de izquierdas, a falta de una alternativa creble, han preferido seguir apoyando sin conviccin a los partidos tradicionales y amplios sectores han optado por quedarse en casa. Pero, al menos, hemos empezado a romper con el dilema de votar instrumentalmente por el mal menor o quedarse en la abstencin escptica o resignada. Se trata de profundizar en este camino.

En nuestra primera campaa, hemos obtenido el apoyo de 25.243 personas. A todas ellas queremos agradecerles su confianza. Es un resultado modesto pero que confirma que hay varios miles de personas que han pensado que es necesario apoyar una alternativa anticapitalista como la nuestra y que estn dispuestas a dar su apoyo a nuevas opciones al margen de los partidos tradicionales. No est mal para empezar.

Ahora tenemos el reto de utilizar los resultados del 7J y toda la labor realizada para divulgar y difundir planteamientos anticapitalistas, para seguir avanzando en la construccin de una alternativa. El gran desafo que tenemos por delante es articular un referente poltico atractivo para sindicalistas combativos y activistas sociales, desengaados o desconfiados en cuanto a la organizacin poltica. Una izquierda poltica que sea leal con las luchas y movimientos sociales, que pueda ser apoyada pero tambin controlada por ellos

Esto requerir la confluencia de colectivos y gentes diversas y la suma de muchas voluntades, cuyas vas habr que explorar e inventar. No hay frmulas mgicas para ello, ni modelos exportables, ni manual de instrucciones para llegar a buen puerto. Pero sabemos que hoy estamos en mejores condiciones para avanzar en la buena direccin y que todo el trabajo y el esfuerzo de estos meses ha merecido la pena.

Porque, como hemos sealado durante toda esta campaa, para que otro mundo sea posible, otra izquierda hoy es imprescindible.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter