Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Masacre en Per. Junio 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2009

Per: nuevos paradigmas y nuevos actores polticos para los nuevos tiempos
Se fue al monte la utopa

Norma Aguilar Alvarado
Alai Amlatina


El presidente del Consejo de Ministros del Per, Yehude Simon Munaro, anunci el lunes 15 de junio la derogatoria de dos de los decretos legislativos del TLC con Estados Unidos, el 1064 y el 1090, luego de sostener una reunin con organizaciones de los pueblos indgenas amaznicos de la selva central. Una decisin poltica que de no haber demorado ms de un ao hubiera evitado decenas de muertos. Es como buscar una manguera cuando ya est ardiendo toda la pradera.

Porque el jueves 11 de junio la Jornada Nacional de Protesta convocada por las organizaciones peruanas signific un conjunto de masivas movilizaciones, paros y otras medidas de protesta en todas las regiones del Per en repudio a la masacre de Bagua del viernes 5 de junio (en cruel irona, Da Mundial del Medio Ambiente) y exigencia de soluciones reales al conflicto en la Amazona.

Un conflicto que no era nuevo ni sorpresivo. En agosto del ao pasado la movilizacin amaznica ya haba logrado la derogatoria de dos decretos legislativos, el 1015 y el 1073. Entonces se habl de una comisin para examinar las normas restantes. Pero nada. Es ms: la derogatoria en cuestin haba sido solicitada al gobierno por la Asociacin Intertnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) en mayo del 2008. Y el 9 de abril de 2009, cansados de esperar, los pueblos amaznicos retomaron su lucha.

La respuesta fue la misma intolerancia, soberbia y terquedad que el presidente Alan Garca anunci abiertamente con sus artculos sobre el Sndrome del perro del hortelano, en los que identific a las comunidades andinas y amaznicas con el atraso e incluso pretendi desconocer su existencia. El Congreso dilat una y otra vez el debate de la derogatoria, recomendada por su Comisin Multipartidaria encargada de revisar los decretos e instituciones como la Defensora del Pueblo.

El jueves 4 de junio el Congreso volvi a postergar el debate y pocas horas despus se desat la masacre de Bagua. Muertos, heridos, detenidos y desaparecidos; testimonios de ocultamiento y desaparicin de cadveres, rastrillajes en las comunidades, estado de emergencia y toque de queda en la Amazona, persecucin y rdenes de captura a la dirigencia de AIDESEP, cierre de emisoras, suspensin de siete congresistas de oposicin, acusaciones de complot internacional a la IV Cumbre de los Pueblos y Nacionalidades Indgenas del Abya Yala, reunida a fines de mayo en Puno en resumen, una escalada fascista que nada tena que envidiar a los peores momentos de la dictadura de Alberto Fujimori en los aos noventa.

Escalada que motiv la respuesta inmediata de las organizaciones sociales, que se articularon en el Frente Nacional por la Vida y la Soberana y convocaron primero a la Jornada Nacional de Protesta del 5 de junio y de inmediato al Paro Nacional Andino, Amaznico y Popular para los das 7, 8 y 9 de julio.

Las mltiples chispas prendidas en todas las regiones del pas encendieron la pradera. Pero el gobierno no solo sufri el incendio en casa. Desde todo el mundo, minuto a minuto, la Coordinadora Andina de Organizaciones Indgenas reciba y sigue recibiendo a travs de sus correos electrnicos y la lnea telefnica, decenas de pronunciamientos de solidaridad de todas partes del mundo: Europa, toda Amrica Latina, frica, Asia. Las cartas a Alan Garca y a organismos de la ONU, as como marchas y plantones ante las sedes diplomticas peruanas, se multiplicaban y siguen multiplicndose.

La sola derogatoria de dos decretos legislativos no resuelve el problema de siglos. Se necesitan medidas ms permanentes. La CAOI ha propuesto cuatro:

1- Derogatoria de todos los decretos legislativos emitidos para implementar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

2- Derogatoria de los once decretos legislativos de la criminalizacin de la protesta social, emitidos en julio del 2007.

3- Carcter de Ley Nacional a la Declaracin sobre Derechos de los Pueblos Indgenas de las Naciones Unidas.

4- Amnista para los ms de mil dirigentes procesados por defender sus derechos.

Nuevos actores

La lucha, entonces, no ha terminado. La convocatoria al Paro Nacional se ha ratificado y el mundo contina alerta a los sucesos en el Per. La pregunta es: cmo pudo un movimiento regional convocar la solidaridad y el compromiso nacional e internacional de una magnitud pocas veces antes vista? La agenda de los pueblos indgenas, su plataforma y sus propuestas, ms all de la reivindicacin puntual de la derogatoria de normas inconstitucionales, se posicion en la diversidad de movimientos sociales del Per y el mundo. Sindicatos, ONGs, partidos polticos de izquierda, depusieron afanes protagnicos para hacer un frente comn por los derechos de los pueblos indgenas.

Lo que sucede es que el movimiento indgena no solo se ha visibilizado: est siendo, por primera vez, comprendido y su liderazgo aceptado. El mundo est entendiendo que no se trata de grupos incivilizados, violentos, pasadistas, manipulados estigmatizacin racista y excluyente- sino de pueblos organizados que conservan su modo de vida, sus autoridades, su cultura, sus principios y prcticas ancestrales de equidad, reciprocidad, complementariedad. En suma, el Buen Vivir. Una opcin que no pretende volver al pasado sino rescatar la armona entre los hombres, los pueblos y la naturaleza, frente a la amenaza de la hecatombe climtica y la crisis de la civilizacin occidental.

Lo que ocurre es que el mundo est comprendiendo que no estamos ante una crisis econmica o financiera ms. Todos los paradigmas del capitalismo: libre mercado, estado uninacional, etctera, se estn derrumbando. Incluso los sectores ms reacios de la izquierda, que no admitan ms paradigmas que los de la lucha de clases y la vanguardia del movimiento obrero, empiezan a aceptar que los nuevos tiempos exigen nuevos liderazgos polticos. Y ya hablan tambin de Buen Vivir y Estado Plurinacional.

No se trata de excluir o negar a los dems movimientos sociales. Los pueblos indgenas, secularmente excluidos, no pueden hacer algo as. Se trata de consolidar alianzas para construir un mundo realmente nuevo, para todos y todas. Para la paz y la hermandad.

- Norma Aguilar Alvarado, periodista peruana, es responsable de Prensa CAOI (Coordinadora Andina de Organizaciones Indgenas)

http://alainet.org/active/31020




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter