Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-06-2009

Prensa Latina, el verbo y la accin

Carlos Fazio
Prensa Latina


El proceso revolucionario era muy joven. La dictadura de Fulgencio Batista haba quedado atrs y se viva una gran efervescencia en la isla. Para los barbudos de la Sierra Maestra vendran nuevas batallas.

El lder de la Revolucin Cubana, Fidel Castro, y sus compaeros lo saban. Por eso se prepararon con absoluta sangre fra para enfrentar los nuevos desafos.

No era slo la amenaza militar del imperialismo yanqui.

Por esos das, las agencias de noticias estadounidenses Associated Press (AP) y United Press International (UPI) encabezaban la campaa de desinformacin y manipulacin contra la isla.

Las nuevas batallas se libraran tambin en el campo de la propaganda.

Antes de que la revolucin proclamase el socialismo, y de que promulgase incluso la reforma agraria y nacionalizara las minas y las empresas, alentada por Estados Unidos, la prensa burguesa y derechista del hemisferio y del mundo lanz un diluvio de calumnias y distorsiones contra ella.

En ese contexton Fidel Castro decidi convocar a la Operacin Verdad en La Habana.

El 22 de enero de 1959, 380 periodistas de Estados Unidos, Amrica Latina y el Caribe acudieron a su llamado.

All naci la idea de crear una agencia informativa que tuviera como divisa la verdad, nicamente la verdad.

El 16 de junio siguiente naca oficialmente la agencia Prensa Latina bajo la direccin del periodista argentino Jorge Ricardo Masetti.

En 1958, Masetti haba sido enviado a la isla por Radio El Mundo de Buenos Aires, para entrevistar a los rebeldes cubanos. All conoci a Fidel Castro y a Ernesto "Che" Guevara.

Pero Masetti baj de la Sierra convertido en un oficial del Ejrcito Rebelde, amigo del alma del Che y discpulo revolucionario.
Y cuando poco despus Fidel y el Che le encargaron la creacin de Prensa Latina, su lema fue: "Somos objetivos pero no imparciales, porque no se puede permanecer imparcial entre el bien y el mal".

Para Masetti, la Revolucin no era un hecho a observar. "La Revolucin somos nosotros mismos… es nuestra conciencia, la que nos juzga y nos critica y nos exige", dijo en carta a su esposa.

En la agencia trabajaron o colaboraron destacados periodistas e intelectuales como Gabriel Garca Mrquez, Jean-Paul Sartre, Rogelio Garca Lupo, Paco Urondo, Aroldo Wall, Gregorio Selser, Carlos Mara Gutirrez y Baldomero lvarez. Tambin Rodolfo Walsh.

Walsh lleg a La Habana invitado por Masetti y se integrara adems como miliciano en las tareas de defensa de la revolucin, amenazada por Estados Unidos.

All conoci al Che. Los tres argentinos compartiran largas veladas de mate y discusiones polticas en las oficinas de Prensa Latina, cuando pasada la media noche Guevara dejaba sus tareas ministeriales.

El paso de Walsh por la isla en 1960-1961 estuvo signado por su pasin militante y tambin por la criptologa, que lo ayud a descifrar un plan de Estados Unidos para invadir la isla. Nada menos que la invasin a Playa Girn!.

A raz de un cable comercial de la empresa Tropical Cable de Guatemala, que lleg al teletipo de su precaria oficina en Prensa Latina, y que le result sospechoso por estar en clave y por su extensin, Walsh se dedic a descifrar el texto con la ayuda de un manual bsico de criptografa que compr en una librera de viejos de La Habana.

El cable brindaba detalles del plan que la administracin de John F. Kennedy hered de Dwight Einsenhower para la invasin a Cuba a travs de Baha de Cochinos, invasin que ocurri el 17 de abril de 1961.

Con meses de anticipacin, Walsh descubri que el cable estaba dirigido a Washington desde la embajada estadounidense en Guatemala, por el jefe de la estacin de la CIA.

El contenido del cable era un informe minucioso de los preparativos de una invasin a Cuba, y revelaba incluso el lugar donde oficiales de la Agencia Central de Inteligencia estaban adiestrando y equipando a un ejrcito de "gusanos" anticastristas: la hacienda Ratalhuleu, un antiguo cafetal ubicado al norte de Guatemala.

Cuando lleg el da del desembarco mercenario, apoyado por aviones de la Marina de guerra de EEUU sin bandera de identificacin, el Ejrcito cubano estaba esperando a los contrarrevolucionarios y abort en un par de das la agresin imperialista.

La vida de Walsh en Cuba, como todo lo ocurrido all en esos aos de conspiraciones, tuvo la marca del secreto.
Pero s se sabe que Walsh fue feliz en la isla.

Su paso por Prensa Latina y el contacto con la realidad cubana dejaron una marca en la formacin de su conciencia latinoamericana, en sus futuros alineamientos polticos con la guerrilla argentina y en su conviccin de que "en una revolucin verdadera", como dijo el Che, "se triunfa o se muere".

Dieciocho aos despus, el 25 de marzo de 1977, Rodolfo Walsh, entonces militante de la organizacin Montoneros, fue emboscado en un barrio de Buenos Aires por un Grupo de Tarea de la Escuela de Mecnica de la Armada.

Para no ser secuestrado, para obligarlos a dispararle, se resisti a balazos con una miserable pistolita Walter PPK 22. Una rfaga de ametralladora lo parti al medio a la altura del pecho.

Igual que el Che en ancahuaz, y que Jorge Ricardo Masetti, el "Comandante Segundo", quien desapareci al frente de la primera guerrilla guevarista en la selva de Orn, Salta, en 1964, Walsh muri en combate. Los tres lograron romper con el falso dilema entre "el verbo y la accin".

(*) El autor es un reconocido articulista mexicano de origen uruguayo, colaborador de Prensa Latina.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter