Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-06-2009

Geithner y sus cinco amigos

Alejandro Nadal
La Jornada


El gobierno del presidente Obama anuncia hoy el programa regulatorio para el sistema financiero. La retrica es que se quiere convertir al sistema bancario y burstil en un sistema financiero "aburrido". Con eso se quiere anunciar que ese terreno dejara de ser el campo de aventuras de fondos predadores e inversionistas tiburones. Pero no hay que estar tan seguros.

El plan de rescate bancario de la administracin de Obama, diseado por su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, es un indicio de lo que viene. Es opaco, sesgado y costar al fisco ms de un billn (castellano) de dlares. En definitiva, beneficia a los que provocaron la crisis.

El Plan Geithner tiene dos componentes. El primero est orientado a la compra de cartera vencida e incobrable que forma parte de los activos de los bancos. En principio, este programa est abierto a todo tipo de participantes en el mercado. Pero aunque este problema de cartera chatarra es un obstculo para el buen funcionamiento de los bancos, la dificultad ms seria est en otra parte.

El segundo componente del plan es para quitarle a los estados financieros de los bancos toda la pesada carga de derivados txicos que estn detrs de esta crisis. Esos derivados (ttulos respaldados por hipotecas, swaps de deuda incobrable, etctera) son los activos txicos de los que tanto se habla. Su valor es ms incierto que el de la cartera vencida. Se ramifican por todo el sistema bancario y financiero de Estados Unidos (y del mundo) y establecen conexiones entre bancos y el sistema financiero no bancario. Eso hace que el segundo componente sea tan vulnerable a la colusin (quizs para eso fue diseado).

Las principales caractersticas del Plan Geithner lo hacen el lado ms oscuro de la estrategia de la Casa Blanca para enfrentar la crisis. En primer lugar, esta parte no est abierta a cualquiera: slo podrn participar cinco administradores de fondos privados. Y aunque se ha insinuado que sern seleccionados en una especie de concurso, la realidad es distinta. Los requisitos para ser uno de esos cinco administradores afortunados son muy restrictivos: para ser seleccionado debe tener bajo su responsabilidad o control ms de 10 mil millones de dlares de activos txicos y debe demostrar la capacidad de obtener otros 500 millones de dlares.

Pocos fondos administradores pueden jactarse de llenar esos requisitos. Lo que se comenta en los blogs financieros es que Timothy Geithner, con el visto bueno de Obama, debe haber hablado ya con los cinco fondos que van a entrarle a esta parte del plan. Entre esos administradores se mencionan Blackrock, Franklin Templeton, Pacific Investmnent, Western Asset y Pimco.

En segundo lugar, el apalancamiento permitido es todava ms fuerte. Un ejemplo permite aclarar esto. Para adquirir derivados txicos, el fondo administrador aporta, digamos, 500 millones de dlares. El Tesoro contribuye con otro tanto y se crea una entidad especial con capital de mil millones de dlares (mmdd). Esa entidad recibe ahora un prstamo del Tesoro equivalente a 100 por ciento de lo que ya es su capital: tiene entonces 2 mmdd. Digamos que ahora desea adquirir derivados txicos por 50 mmdd, y para ello solicita y recibe un prstamo de la Reserva Federal por 48 mmdd. El apalancamiento es colosal.

Algo de aritmtica permite desentraar los rendimientos y la distribucin de riesgos que entraa esta operacin. Si al final los derivados txicos tienen un valor superior al de esta inversin, los prstamos se restituyen y los dividendos se dividen entre el administrador privado y el Tesoro en funcin de sus aportaciones. Los rendimientos sern ms o menos jugosos. Pero si hay prdidas, y lo ms probable es que as ocurra, el Tesoro y la Reserva Federal (respaldada en ltima instancia por el mismo Tesoro) son los que reciben el golpe duro, mientras que los bancos habrn recibido dinero fresco en cantidades astronmicas. La carga de estos derivados txicos ser trasladada a los causantes sin autorizacin expresa del Congreso estadunidense (lo que confirma la similitud con el Fobaproa mexicano).

Finalmente, el Plan Geithner para derivados txicos abre la puerta a la colusin. Los actores participantes tienen todos los incentivos para estar coludidos y pasarle una carga extra al fisco. Cada uno de estos administradores ha otorgado prstamos a los bancos con problemas (por ejemplo, a Citigroup) y desde esa perspectiva tiene un incentivo perverso en tratar de que esos bancos vendan sus activos al mayor precio posible, porque eso permite sanearlos ms rpido. Por otra parte, el nmero reducido de actores (los cinco administradores privados) hace posible el contubernio.

Se dice que del nuevo marco regulatorio depende la recuperacin econmica y la forma de sistema financiero que tendr la economa estadunidense en el futuro. Pero no hay que esperar tanto tiempo para ver que Timothy Geithner tiene cinco amigos y Obama no es uno de ellos.

http://www.nadal.com.mx


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter