Portada :: Mundo :: Elecciones en Irn 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2009

Ahmadineyad: este hombre de Dios

Azad Kayani
Rebelin


De aspecto frgil, este ex militar de fuertes convicciones religiosos, no es la primera vez que se enfrenta a la acusacin de un fraude electoral. Ya en junio del 2005 y a pesar del boicot de gran parte de los cuidadnos, Ahmadineyad se converta en el presidente de la que fue llamada una farsa electoral. As, a pesar de que las encuestas daban una victoria a Hashem Rafsenyani, clrigo corrupto y aspirante al aperturismo, de las urnas sali Ahmadinezhad el ultimo en cuanto posibilidades reales, apoyado por Al Jamenei, el lder de la teocracia, y el rival de Rafsenyani. Los guardianes islmicos haban llegado incluso a detener a los inspectores del ministerio de interior en los colegios electorales.

Ahamdineyad, que haba sido jefe de los Guardianes islmicos en la regin de kurdistn y haba aplicado una dursima represin contra los kurdos pubelo que al igual del resto de las minoras tnicas del pas (cerca del 60% de la poblacin) carecen del derecho de gestionar sus asuntos-, en 2003 se convirti en el alcalde de Tehern, donde el futuro jefe del Ejecutivo puso a prueba su plan de reislamizacin del pas: paraliz la construccin de centros culturales y deportivos para levantar ms mezquitas; separ los ascensores del Ayuntamiento para hombres y mujeres, y oblig a ellos llevar la barba y a ellas enfundarse en el chador. Una vez presidente, cumpli su promesa de enterrar en los campus universitario el cuerpo de los cados en la guerra contra Irak, a pesar de las protestas de estudiantes y tambin parte del clrigo, contrarios a confundir los centros acadmicos con cementerios.

Fiel seguidor del grupo apocalptico de Hoyate - ilegalizado por Ayatol Jomeini como secta peligrosa, que espera la aparicin del Mahdi (el duodcimo Imn chiita, oculto desde 872) en el momento que el mundo se llene de caos-, Ahmadineyad lleg a afirmar haberle avistado en la sala de la ONU cuando pronunciaba su discurso.

Su forma de vida modesta y sus referencias a Edalat justicia confundieron, en un principio, a quienes no descifraban su lenguaje. No tena la intencin de invertir los beneficios del petrleo en puestos de trabajo, o dar la tierra a quien la trabajan, su justicia perteneca solo a los ms devotos. Hoy, quedando con los votos que no le pertenecen, hace justicia porque afirma que se lo merece. A dems, podr recurrir a Taghiyya (disimulo) que permite ocultar la verdad a un chiita, para salir de una situacin difcil.

Incapaz de paliar los problemas econmicos, polticos y sociales, Ahmadineyad propuso a los cuidadnos comer pan y queso para no caer en una vida consumista, fuente de la corrupcin y el desvo, a la vez que conceda la licencia de las grandes obras como la construccin del gaseoducto de Paz (entre Irn-Pakistn-India) a sus allegados, asignndose ingentes comisiones. Luego y en el marco de la economa neo liberal-islmica lanz un nuevo ajuste estructural, privatizando cerca del 80 por ciento de las empresas estatalizadas (como los bancos, los astilleros, las lneas areas), generando una inflacin de 34% y un desempleo que afecta a unos 12 millones de jvenes, sin que reciban ninguna prestacin. Segn le ministro de Bienestar, cerca del 25% de la poblacin vive por debajo de la lnea de la pobreza, en uno de los pases ms ricos del planeta.

Hoy, acusado por el candidato Musavi de corrupcin y de la desaparicin de unos 160 mil millones de dlares, Ahmadineyad ha dejado de ser lo que era en imagen, y para vengarse ha lanzado a las calles a su principal base social, las milicias armadas gente desclasada, arrancada del campo que sin conseguir trabajo en la industria, recibi armas, dinero y poder, para defender con sus balas la oligarqua teocrtica islamista.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter