Portada :: Mundo :: Elecciones en Irn 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2009

Al Jamenei advierte sobre riesgos de "revoluciones de terciopelo"
Irn, dividido como nunca antes entre reformistas y conservadores

Robert Fisk
La Jornada / The Independent


Tehern, 21 de junio. Ahora que el lder supremo iran, el ayatola Al Jamenei, se ha colocado hombro con hombro con su nuevo presidente oficialmente electo, Mahmud Ahmadinejad, la existencia misma de un rgimen islmico podra verse abiertamente cuestionada en una nacin que est dividida como nunca antes entre reformistas y quienes insisten en mantener la integridad de la revolucin de 1979.

Si Jamenei hubiera elegido mantenerse en un justo medio y hacer pequeas concesiones a los incontables millones que se opusieron a Ahmadinejad en la eleccin y quienes sienten que no fueron tomados en cuenta, el ayatola an sera una figura paterna neutral.

Mirhosein Musavi y sus seguidores se habran negado religiosamente en el sentido ms literal de la palabra a criticar tanto al lder supremo como a la repblica islmica durante las manifestaciones de la semana pasada.

Pero al reaccionar como todos los revolucionarios lo hacen an dcadas despus de llegar al poder, porque el espectro de una contrarrevolucin los persigue hasta la muerte, Jamenei eligi retratar a los opositores polticos de Ahmadinejad como mercenarios potenciales, espas y agentes de los poderes extranjeros. La traicin a la repblica islmica, desde luego, es castigada con la muerte. Pero la alianza poltica de Jamenei con este extrao y alucinado presidente pudo haber surgido del miedo y la ira, en partes iguales.

Durante el rezo de los viernes en la Universidad de Tehern, el lder supremo mencion los peligros de una revolucin de terciopelo. Est claro que el rgimen tiene profunda preocupacin ante el derrocamiento de gobiernos en el este europeo y el occidente asitico desde la cada de la Unin Sovitica. El poder del pueblo, mismo que le dio el triunfo a la revolucin de 1979, es un arma devastadora. Podra decirse que la nica, en el arsenal de una oposicin poltica seria y sin armamento.

En lo que sigui al triunfo de Ahmadinejad en las urnas, sus simpatizantes conservadores se han dado a la tarea de repartir panfletos en los cuales se condenan las revoluciones laicas de Europa del Este y su contenido habla mucho de los temores del liderazgo clerical iran.

Uno de esos pasquines se titula El sistema al intentar derrocar una repblica islmica con una revolucin de terciopelo. En ste se describe la manera en que Polonia, Checoslovaquia, Ucrania y otras naciones ganaron su libertad.

Las revoluciones de terciopelo o coloridas son mtodos de intercambio de poder en tiempos de descontento social. Las revoluciones coloridas siempre han comenzado durante una eleccin y los mtodos que sigue son:

1. Existe una completa desesperacin en la gente cuando tiene la certeza de que perder la votacin.

2. Se elige un color particular, con el nico fin de que los medios occidentales identifiquen (para su pblico o lectores) a los opositores. Musavi us el verde como color de campaa y sus partidarios an utilizan este color en sus brazaletes, mascadas y paoletas.

3. Se anuncia que con anticipacin se arregl la eleccin y este mensaje se repite sin cesar, lo cual permite que los medios occidentales, sobre todo los estadunidenses, exageren los hechos.

4. Se escriben cartas a funcionarios del gobierno para denunciar un fraude electoral. Es interesante notar que en estos proyectos coloridos, por ejemplo en Georgia, Ucrania y Kirguistn, los movimientos apoyados por occidente han advertido del fraude antes de las elecciones en cartas escritas a los gobiernos involucrados. En el Irn islmico estas cartas fueron dirigidas al lder supremo.

Otro volante cita un estudio evidentemente hecho por asesores de Jamenei, y muy poco riguroso que vaticin que el fraude electoral se denunciara el mismo da de la eleccin, que la oposicin anunciara su victoria horas antes de que concluyera el recuento y se difundiera su derrota.

Por ello los resultados electorales tendrn ya desde el principio un contexto de fraude, segn el documento.

En las etapas finales del proceso, los opositores se renen frente a las oficinas gubernamentales; llevan banderas coloridas en protesta por el fraude en el conteo. Esta fase de la manifestacin contina el panfleto est a cargo de los medios extranjeros, que se alan con el movimiento opositor con el fin de sacar buenas fotografas y engaar a la opinin pblica internacional.

Todo esto demuestra que existe una singular y obsesiva preocupacin entre los discpulos del lder supremo ante la popularidad que ha cobrado la campaa poselectoral de Musavi. La suspensin de todas las comunicaciones mviles y satelitales lo que en una sociedad tan desarrollada como Irn debe haber costado millones de dlares no impidi que se convocara a marchas que siempre se celebraron a la misma hora y en el mismo lugar.

Lo que ahora vemos es un rgimen que est mucho ms preocupado de lo que sugiri el lder supremo cuando el viernes amenaz tan descaradamente a la oposicin. Tras haber rechazado cualquier dilogo poltico con Musavi y sus correligionarios unos cuantos recuentos de votos en algunos distritos no tendrn efecto en los resultados, lo que tenemos es un rgimen iran encabezado por un lder supremo que est asustado y un presidente que habla como un nio. Esta autoridad est ahora a cargo de controlar las batallas en las calles de Irn.

Se trata de un conflicto que necesitar un milagro para resolverse. Uno de esos milagros con los que Jamenei y Ahmadinejad creen que se podr evitar la violencia.

The Independent

Traduccin: Gabriela Fonseca

http://www.jornada.unam.mx/2009/06/21/index.php?section=mundo&article=021n1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter