Portada :: Mundo :: Elecciones en Irn 2009
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2009

Irn y la prensa venenosa

Guillermo Almeyra
La Jornada


Da vergenza tener que repetir en 2009 la discusin de hace 30 aos, cuando la cada del sha, el cual fue arrastrado por la ola de la revolucin campesina que asumi la forma y el ropaje de una revolucin islmica debido a que los nicos intelectuales orgnicos de los campesinos eran los muls y ayatolas.

Entonces, como ahora, estudiantes y clases medias urbanas, ligados a los comerciantes importadores y exportadores del bazar, eran liberales y proccidentales (proimperialistas, modernizadores), mientras que el sha era proimperialista pero modernizador a la Bismarck, desde arriba, con el aparato estatal, y afirmaba su modernizacin tecnolgica en la polica y el ejrcito y en el apoyo de los propietarios terratenientes y del capital extranjero.

La izquierda internacional dogmtica, para la cual la religin es siempre y en cualquier circunstancia y pas slo una fuerza reaccionaria que quiere hacer volver al Medievo, se aline con el imperialismo para combatir la revolucin de los ayatolas (en realidad, de los campesinos que se apoyaban en stos para imponer un intento de reforma agraria). Una parte de esa izquierda (el partido comunista Tudeh ilegalizado en Irn) combati incluso contra Irn del lado de Saddam Hussein en la guerra de ocho aos fomentada por Estados Unidos y por Arabia Saudita y las monarquas rabes, para destruir un rgimen islmico el de Tehern que predicaba la pobreza y la igualdad (banderas de los chitas) y pretenda expulsar al imperialismo y a su marioneta, Israel, del Cercano Oriente, y derribar a los regmenes (sunitas) corruptos del mundo rabe.

El igualitarismo y hasta el comunismo religioso primitivos asustaban, al mismo tiempo, a los ricos de Irn, que habitan las ciudades, y a sus aliados rabes y europeo-estadunidenses que tenan grandes intereses y grandes ambiciones en ese rico pas lleno de petrleo y de gas. Toda la gran prensa mundial, de modo coherente con los intereses de los grandes grupos capitalistas que la alimentan y con los de Israel, que tiene en Irn su principal enemigo potencial, atac violentamente al rgimen de Tehern, poniendo en primer plano las expresiones de atraso y barbarie del fundamentalismo islmico pero escondiendo el fondo progresista de la revolucin iran, al mismo tiempo que callaba el atraso y la barbarie del fundamentalismo judo o cristiano que marc con sangre y fuego estas tres dcadas de guerras internacionales y de ocupacin colonialista y racista de Palestina.

Ahora, ante las elecciones presidenciales en Irn, nuevamente tergiversa, engaa, quiere crear las condiciones para una cruzada cuando en Irn se repiti, con una cobertura religiosa, lo que se ve en Venezuela: los barrios ricos y las clases urbanas ricas, minoritarias, no aceptan los resultados de las urnas y chocan contra la Venezuela popular, beneficiaria del proceso de desarrollo capitalista nacional dirigido desde arriba, verticalmente, por un aparato que, para enfrentar al capital extranjero y al gran capital nacional, se apoya en los trabajadores y en los ms pobres.

Por su parte, Israel, que desde hace rato expone pblicamente sus planes de bombardear Tehern, alimenta la jaura de los intervencionistas, entre otras cosas porque Obama, a diferencia de Bush, no alienta la colonizacin de Palestina ni una aventura militar antiran y Tel Aviv quiere vencer esa resistencia produciendo hechos consumados.

Mirhosein Musavi no es un liberal laico. Aunque por l se manifiestan laicos, de izquierda, musulmanes liberales y otros opositores a Ahmadinejad, forma parte del rgimen. Es musulmn, partidario del desarrollo nuclear iran, es amigo de Rafsanjani (musulmn moderado) y fue primer ministro. Todos los candidatos presidenciales, por otra parte, deben ser aprobados previamente por el Consejo de Guardianes, compuesto por 12 personas, seis juristas religiosos y seis clrigos elegidos por Ali Jamenei, el lder supremo, que es jefe tambin de las fuerzas armadas y al cual se subordina Mahmud Ahmadinejad, el presidente y ganador de las elecciones por 11 millones de votos de diferencia. En un pas donde todo tiene un aspecto religioso, la lucha de clases se da entre los comerciantes y capitalistas del bazar y los sectores explotados y oprimidos y se da dentro mismo del grupo de los muls y ayatolas y en el Consejo de Guardianes, y cada grupo tiene su intrprete, fundamentalista o liberal, de los textos sagrados. Por eso es frvolo, pattico y vergonzoso el ttulo, por ejemplo, de Liberazione, rgano de lo que queda de Rifondazione Comunista, que, regocijndose con las manifestaciones opositoras en la capital, grita en su primera pgina No pasdaran (guardianes)!, queriendo insinuar que los islmicos fundamentalistas estn todos del lado de Ahmadinejad y que los opositores quieren hacer de Irn un pas como Egipto, moderno y ligado a Estados Unidos. Sin embargo, en Irn no existe slo el fundamentalismo, que es repudiable aunque social e histricamente comprensible (y que, por otra parte, es doctrina oficial desde hace 100 aos y fue doctrina del poder ya con el sha y el padre de ste). Por ejemplo, aunque los adeptos de las otras religiones del libro (cristianos, judos, zoroastrianos) no pasan de 2 por ciento de la poblacin, segn la Constitucin actual tienen garantizados cinco diputados (o sea, una representacin que casi triplica su importancia numrica) y, as como hay curas y monjas catlicos partidarios de la teologa de la liberacin, no faltan muls y ayatolas para los cuales la revolucin islmica debe ser social.

El centro y el centro derecha de los clrigos, bajo la presin popular y ante el temor al estallido de graves conmociones polticas, han respaldado ahora al presidente Ahmadinejad. La pelota blica est, pues, en el campo de Tel Aviv que, sin embargo, para una solucin de fuerza, necesita que la administracin de Obama dividida al respecto le d luz verde, lo cual sin duda provocar grandes discusiones en el gobierno de Estados Unidos.

http://www.jornada.unam.mx/2009/06/21/index.php?section=opinion&article=018a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter