Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2009

En defensa de Alfonso Sastre
Basta de intolerable manipulacin meditica

Manuel M. Navarrete
Rebelin


Acabo de leer, en la pgina de RTVE, la siguiente noticia:

Ya en el subttulo de la noticia, se afirmaba con rotundidad:

En El Pas, por su parte, leemos el siguiente titular:

Rosa Dez, de UPyD, se expresa en trminos ms preocupantes en su blog, segn leemos en europapress:

No son seres humanos quienes realizan actos impropios de los seres humanos, ni quienes han perdido la piedad, ni quienes desprecian la vida, ni quienes deshumanizan a las vctimas para eludir todo tipo de sentimiento humano ante el crimen, ni quienes disfrutan con el dolor ajeno y ni quienes son capaces de escribir algo as", plantea. A su juicio, con su artculo, Sastre ha vuelto a demostrar que es "un ser inmundo". "Su ltimo vmito produce tal asco que casi sera mejor obviarlo", aprecia Dez, quien, sin embargo, apela a la necesidad de conocer "quines son los verdaderos enemigos" y leer lo que dicen para "estar preparados". "Y para que nunca se nos olvide que convivimos con gentes as que esperan, agazapados como garrapatas, el paso al paso de la sangre caliente para adherirse a nuestro cuerpo", sostiene la parlamentaria vasca .

En la pgina de la COPE, por ltimo, leemos:

Viendo tanta unanimidad, me apresur a visitar la pgina del diario Gara, convencido de que todos estos partidos no iban a hacer el ridculo gratuitamente; de que todos estos medios de comunicacin no iban a mentirnos intencionadamente, de que eso no poda ser posible. Seguramente el genial dramaturgo, el autor de Escuadra hacia la muerte habra proferido alguna clase de amenaza, cosa impropia de l, es cierto; poco creble, es cierto; pero quin sabe?

Cul fue mi sorpresa al ver sus palabras reales:

Volv a releer, atnito. No slo no exista la menor amenaza. No slo no existan expresiones comparables a las de Patxi Lpez, que nos amenaz con fumigarnos, o a las de Rosa Dez, que, con idntico tono fascista, opin que nuestro dramaturgo es una garrapata, no un ser humano.

Eso era lo de menos. Lo que realmente me asust es que los polticos y los medios han deformado monstruosamente las palabras de Sastre. Han cambiado groseramente el sujeto de la accin descrita, de forma que el que amenaza (en lugar de verse amenazado) pasa a ser Sastre.

Cualquier persona con un mnimo de cultura o educacin podr ver por s misma el burdo engao de PSOE, PP y UpyD; de RTVE, El Pas y la COPE. Y, por tanto, no tendr ya la menor excusa para seguir confiando en (ni apoyando a) ninguno de ellos.

Adems, dado que para llegar a ser juez hay que saber leer, la denuncia de Manos Limpias no debera tener la menor posibilidad de prosperar, ya que, como hemos visto en el propio artculo de Sastre, no es ste quien amenaza a nadie, sino quien se ve amenazado por la persecucin poltica.

Por consiguiente, a menos que los jueces decidan emplear una de las traducciones del artculo realizadas por El Pas, ABC o El mundo, en las que el sujeto es permutado vergonzosamente por el objeto indirecto, el magistrado no podr hacer otra cosa que sonrojarse y darle una palmadita en el hombro a la acusacin.

De suceder lo contrario, deberamos declararnos profundamente preocupados por lo que est sucediendo en este pas; y en el Valle de los Cados volveran a escucharse esas ttricas carcajadas...



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter