Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2009

Manuel Sacristn sobre Gramsci

Francisco Fernndez Buey
gramscimania.blogspot


Nadie ha hecho tanto por el conocimiento de Gramsci en Espaa como el filsofo Manuel Sacristn (Madrid, 1925-Barcelona, 1985). Se ha dicho de ste que fue sin duda la figura ms relevante del marxismo en Espaa desde los aos sesenta hasta su muerte en 1985. Y con el paso del tiempo esta afirmacin resulta an ms verdadera. Sacristn edit, tradujo y present las obras ms importantes de Marx, de Engels, de Lukcs y de Korsch, adems de introducir tambin en nuestro pas a algunos de los ms conocidos filsofos analticos anglosajones. Pero de todos los clsicos marxistas de la tercera generacin (si se nos permite hablar as) la ocupacin de Sacristn con Gramsci fue la ms constante y tambin la ms problemtica.

La ms constante por la sencilla razn de que l siempre consider que la reflexin poltico-cultural de Antonio Gramsci, particularmente en los Quaderni del carcere, era (de todas las reconsideraciones comunistas que se produjeron despus de la muerte de V.I. Lenin) la ms prxima a las preocupaciones, necesidades y aspiraciones de las clases trabajadoras de la Europa occidental en la poca de la guerra fra. Y la ms problemtica tambin, porque, insertndose en la misma tradicin emancipatoria que Gramsci y compartiendo como comparta la dimensin poltico-moral del pensamiento de ste, la formacin intelectual y las aficiones filosfico-cientficas de Sacristn eran sensiblemente distintas de las del pensador sardo. En efecto, formacin y aficiones intelectuales (por la lgica, por la metodologa y la teora de la ciencia) inclinaban al filsofo espaol hacia un tipo de marxismo en el que la preocupacin moral fue siempre unida al inters por la epistemologa, con la particularidad, adems, de que Sacristn prefera la filosofa de la ciencia de orientacin analtica a las vaguedades especulativas o a las exageraciones cientificistas de los marxismos contemporneos ms divulgados durante aquellos aos (althusserianismo y dellavolpismo, sobre todo) [1].

Este aspecto de su formacin distanciaba mucho a Sacristn del ambiente intelectual en el que tom cuerpo el pensamiento de Antonio Gramsci, particularmente del idealismo croceano, tan proclive a ignorar o despreciar ciertos desarrollos importantes de las ciencias del siglo XX. Pero, simultneamente, Sacristn consideraba el marxismo como una tradicin emancipatoria moderna, como una tradicin del movimiento obrero, no como un sistema terico; motivo ste que (junto con la decisin de tomarse rigurosamente en serio la declaracin de Marx contra el papanatismo y el dogmatismo de aquellos que ya en su tiempo se denominaban marxistas) le impuls a situar en el centro de su discurso no el marxismo mismo (como cuerpo doctrinal) sino el comunismo marxista entendido a la vez como tradicin, o conjunto de creencias, como movimiento y como ideal de liberacin. Una distincin en la que no es difcil ver, si se quiere, la traduccin libre (con ligersima modificacin de los trminos) de ciertos pasos del Gramsci de los Quaderni.

Esta tensin permanente entre el motivo epistemolgico de procedencia analtica (orientado a librar a la tradicin comunista tanto de los "megalitos hegelianos" como de los excesos estructuralistas) y la dimensin poltico-moral de su discurso hizo del marxismo de Sacristn un caso ms bien inslito en el panorama europeo de los aos sesenta y setenta, lo que le da una dimensin que probablemente acabar siendo reconocida cuando haya terminado de editarse toda su obra, durante algn tiempo un tanto dispersa en publicaciones de difcil localizacin [2]. En cualquier caso, fue la identificacin de fondo con la orientacin poltico-moral del pensar y del hacer de Gramsci lo que explica el carcter recurrente con el que Sacristn se ocup de su obra.

La tensin entre motivos ticos y epistemolgicos est tambin presente en todo lo que Sacristn escribi y ense sobre Gramsci desde finales de la dcada de los sesenta. Ya en 1967, en un artculo titulado "La interpretacin de Marx por Gramsci", dedicado en lo sustancial a la formacin de este ltimo, son visibles desde el principio los dos aspectos de la tensin aludida [3]. Y lo son igualmente en la exposicin de las razones que all se daban para la reconsideracin de la obra de Gramsci. Tales razones eran, para Sacristn, en aquel momento, dos. En primer lugar, describir un caso realmente difcil de recuperacin y reelaboracin de la inspiracin marxiana en un marco de ideas y creencias sumamente desfavorable a ellas. En segundo lugar, sealar un importante problema pendiente en el pensamiento socialista contemporneo, el del papel de la ideologa, que Sacristn consideraba planteado en la obra de Gramsci pero no resuelto en ella.

Aunque la alusin a un marco de ideas y creencias sumamente desfavorables al marxismo hace pensar, por analoga, en la situacin espaola de entonces, debe advertirse que Sacristn no se estaba refiriendo en este caso a las dificultades creadas por el fascismo mussoliniano (puesto que, como se ha dicho, el centro del ensayo es la formacin del marxismo de Gramsci antes de la Marcha sobre Roma), sino al ambiente cultural italiano de los aos inmediatamente anteriores y posteriores a la primera guerra mundial, aos dominados, como se sabe, por el positivismo y por la reaccin idealista. En la influencia de esta ltima en el joven Gramsci, y ms precisamente en su carcter slo reactivo contra un positivismo trivial, como era el de Achille Loria, vi Sacristn la principal debilidad del primer marxismo de Gramsci; una debilidad que, aun con muchas matizaciones, persistira en losQuaderni, y que nuestro autor atribuye a un factor ambiental inmediatamente puesto de manifiesto por el hecho de que entonces se hubiera impuesto en Italia la mediocridad positivista de Loria a la agudeza (tambin positivista, por cierto) de Vailati y de Peano, por ejemplo. Un tema, ste, del que se han ocupado tambin en Italia, desde perspectivas distintas, el joven Giacomo Marramao y el historiador de la ciencia Paolo Rossi.

La de Sacristn es una reconstruccin histrico-crtica de la obra de Gramsci que no tiene nada de encomistica ni de hagiogrfica. Arranca de la idea de que hay que leer la obra de Gramsci como la de un clsico de la filosofa moral y poltica, evitando la intencionalidad instrumental, la interpretacin estrechamente politicista en uno u otro sentido. De ah que cuando bastantes aos despus, en 1977, se hizo moneda corriente en Espaa referirse a Gramsci como antecedente directo (o padre) del "eurocomunismo", el filsofo espaol, adems de mostrarse sorprendido porque Gramsci se estuviera convirtiendo entonces en una moda, protestara enrgicamente contra las manipulaciones sectarias de su obra:Gramsci es un clsico, o sea, un autor que tiene derecho a no estar de moda nunca y a ser leido siempre. Y por todos, escribi en aquella oportunidad [4]. Por cierto, que tanto en aquel ensayo de 1967 como en esta declaracin de 1977 hay un elogio de Sacristn a la cultura poltica comunista italiana que (de Togliatti a Gerratana) hizo posible el que, comparativamente, Gramsci haya llegado a ser un clsico marxista de los mejor ledos, de los menos embalsamados.

As pues, a travs del hilo de una lectura histrico-crtica orientada a subrayar la debilidad idealista desde el punto de vista epistemolgico y metodolgico, pero al mismo tiempo a poner de manifiesto una evolucin poltica e intelectual en la que se solapan corrientes ideales contrapuestas, se llega finalmente al importante problema pendiente en el pensamiento socialista que, en opinin de Sacristn, Gramsci identific aunque no resolvi. Se trata de si el pensamiento revolucionario ha de ser o no ideolgico. La hiptesis interpretativa de Sacristn es que, en su tratamiento del tema de la ideologa (incluyendo en este caso los desarrollos ms maduros de los Quaderni), Gramsci se equivoc: en parte - mantiene Sacristn - porque ley mal a Marx en este punto y en parte por la influencia del ambiente idealista y culturalista en que se form. Consecuencia de este dficit habra sido la imposibilidad de salir de la anttesis positivismo/ideologa al aceptar que esta ltima, la ideologa, es la nica instancia mediadora entre la fuerza social y la accin [5].

Segn esto, Gramsci habra identificado el problema, habra estado incluso cerca de su resolucin al acentuar el principio de la prctica, pero habra recalado finalmente en el ideologismo sin llegar a legarnos una praxeologa racional, concreta y crtica. Lo que, de acuerdo con la interpretacin de Sacristn, nos leg Gramsci es el planteamiento veraz y hondo de un problema, el de la posible eliminacin de la especulacin ideolgica en el pensamiento socialista, con ineludibles implicaciones para la configuracin del programa poltico y cultural. Lo que Sacristn propona en ese contexto era precisamente arrancar del problema de Gramsci, reanudar la crtica marxiana de lo ideolgico tambin en el pensamiento socialista, sin ignorar por ello los peligros de la ideologa que empezaba a hacerse dominante en nuestras sociedades (la ideologa del fatalismo tecnolgico y del final de las ideologas), a sabiendas, por tanto, de que la tarea tiene la suficiente importancia terico-prctica como para arrostrar el riesgo de una apresurada identificacin con esta ltima por parte de las corrientes ms o menos hegelianizantes del marxismo [6].

La verdad es que esta orientacin anti-ideolgica, lo que Sacristn llamaba entonces (a mediados de los aos sesenta) "el programa de la hora" tuvo escaso eco en el marxismo hispnico [7]. Y ello seguramente por motivos parecidos (aunque modificados, y no para mejor) a los que el propio Sacristn identificara como obstculos principales en la formacin de Gramsci. Pues tambin la cultura socialista (entendiendo la palabra en un sentido amplio) de la poca oscil en Espaa entre las nuevas versiones del positivismo o del cientificismo y el idealismo reactivo, teido de voluntarismo. Pero, en cualquier caso, aquella interpetacin de Gramsci por Sacristn nos situaba ante una lectura problematizadora que ha dado tambin sus frutos [8].

Sacristn ampli a la totalidad de la obra de Gramsci esta lectura mientras preparaba la seleccin de textos gramscianos que componen su antologa publicada en Mxico en 1970 por la editorial Siglo XXI. Con este volumen de algo ms de quinientas pginas, en el que se incluyen artculos del perodo ordinovista, cartas anteriores al encarcelamiento y material procedente de los Quaderni que no haba sido editado antes en Espaa, la censura franquista no tuvo concesiones. Tuvieron que pasar ms de cuatro aos para que el rgimen autorizara su publicacin en Madrid en un momento en que eran ya de dominio pblico los primeros sntomas de la enfermedad que acabara con la vida del Dictador.

La Antologa tena que haber aparecido con una introduccin del traductor y antlogo, pero no pudo ser. Este se limit a proporcionar al lector numerosas y valiossimas notas aclaratorias y contextualizadoras de los textos de Gramsci, que revelan dedicacin, paciencia y documentacin destacadsima, as como a insertar una breve nota previa en la que declaraba que "por el momento conviene hacer de la necesidad virtud y descubrir que los textos de Gramsci estn probablemtente mejor sin compaa". El mismo prrafo introductorio aluda a causas sustanciales que aconsejaban al antlogo aplazar la investigacin iniciada [9].

Muchos lectores (pues esta vez los lectores fueron en verdad muchos) de las varias reimpresiones y ediciones de la Antologa de Antonio Gramsci en castellano se han preguntado por las causas sustanciales a las que Sacristn aluda tan lacnicamente en aquella breve nota de advertencia. Lo he contado ya en otro lugar, en ocasin de la muerte de Manuel Sacristn, y pienso que no es indiscreto volver a contarlo aqu porque la explicacin tiene importancia para entender el sentido de la interpretacin de Gramsci por Sacristn [10].

Lo que oblig a Sacristn a aplazar la investigacin en curso fue el sufrimiento que le produjo el estudio detallado de la vida y de la obra de Gramsci en unas fechas muy difciles para el movimiento comunista (eran los meses que siguieron al doble aldabozano del 68: Pars y Praga), y an ms en un pas como el nuestro en el que, al estar el movimiento comunista prohibido por la dictadura franquista, ni siquiera era posible la discusin abierta, entre amigos naturales, de lo que estaba ocurriendo. La comprensin emptica de la tragedia del comunista Gramsci en las crceles del fascismo mussoliniano, el desacuerdo con la actitud del partido comunista francs durante los hechos de mayo, la repulsin provocada por la intervencin de los tanques soviticos en Praga y la contradictoria situacin de un comunismo espaol crtico de la invasin de Checoslovaquia pero casi obligado al silencio por la clandestinidad son, sin duda, factores que justifican suficientemente un proceso depresivo en personas sensibles con convicciones morales. La sensibilidad moral de Sacristn, su identificacin profunda con la tragedia personal de aquel hombre, al que tambin el mundo se le fue haciendo grande y terrible, pudo ms que la capacidad de concentracin intelectual [11].

El manuscrito inacabado que Sacristn redact a finales de 1968 tiene dos partes. La primera est dedicada al Gramsci joven (1891-1917) y la segunda al dirigente revolucionario de los aos 1917 a 1926. Estas dos partes van precedidas por una breve consideracin metodolgica dedicada a situar a Gramsci en la historia del comunismo marxista y a explorar la mejor manera de aproximarse a su pensamiento. Sacristn empieza con una diatriba frente a la instrumentalizacin de Gramsci en los aos sesenta y dirige sus dardos polmicos contra la orientacin eclesistica del pensamiento comunista de la poca de Stalin y contra la mentalidad formalmente teolgica de los herederos intelectuales de la casta stalinista para subrayar, por contraste, el carcter crtico y autocrtico del pensamiento y de la accin de Gramsci. Mantiene que la mejor manera de evitar las parcialidades y las polmicas instrumentales al aproximarse a la obra de Gramsci no es fijarse en las afirmaciones casuales o en determinados aforismos sueltos (como entonces se haca habitualmente en las organizaciones polticas) sino tratar de captar el ritmo de su pensamiento en desarrollo.

Al fijarse en la importancia que para el hombre Gramsci han tenido las nociones de orden y tiempo Sacristn llama la atencin acerca de la contradictoriedad existente entre la afirmacin del joven revolucionario de veintitantos aos, que llega a decir que el pensamiento revolucionario niega el tiempo como factor de progreso, y el revolucionario experimentado que escribe, ya en la crcel, que el tiempo es un simple pseudnimo de la vida misma. El carcter pattico de esta contradiccin impulsa a Sacristn a preguntarse si la biografa es el mtodo ms adecuado para la comprensin de la obra de Gramsci. Su respuesta a esta pregunta ilustra sobre lo que l mismo se propona hacer en la introduccin inacabada: La clave de la comprensin de los escritos y el hacer de Gramsci, en su variedad y en sus contradicciones, no es la biografa individual, pero s la totalizacin cuasi biogrfica de numerosos momentos objetivos y subjetivos en el fragmento de la historia de Italia, historia de Europa e historia del movimiento obrero cuyo anudamiento bajo una consciencia esforzada fundara el centro que fue Antonio Gramsci [12].

De hecho lo que Sacristn lleg a redactar en 1968 es una reflexin sobre la formacin de Gramsci y sobre la evolucin de su marxismo desde los aos en la universidad de Turn hasta su detencin durante el invierno de 1926. Esta reflexin combina muy bien aproximacin biogrfica (basada en la obra de Fiori y en las referencias autobiogrficas que hay en el epistolario), dilogo con los principales intrpretes de la obra de Gramsci y de la historia del partido comunista italiano (que por entonces eran Togliatti, Tasca, Spriano y Paggi) y lectura crtica de algunos de los ms notables escritos de Gramsci que el mismo Sacristn haba seleccionado para la Antologa. Esta lectura atiende primordialmente a cuatro cosas: el conocimiento real que Gramsci lleg a tener de la obra de Marx antes de los Quaderni, la influencia del ambiente cultural italiano de la poca, el momento de la praxis revolucionaria y la forma en que el propio Gramsci capt, a partir de 1917, el significado de la revolucin rusa y la aportacin de Lenin en ella.

Los pasos ms sugestivos de esta lectura siguen siendo, en mi opinin, su equilibrada valoracin del provincianismo y del europesmo del joven Gramsci en el marco de la cultura idealista y antipositivista de los aos de la primera guerra mundial; el anlisis del conflicto o contradictoriedad entre la formacin idealista o espiritualista y la tarea poltica e ideal que se propone Gramsci a partir de 1917; la explicacin de las causas que condujeron a la pasividad o inercia de Gramsci en el momento de la fundacin del partido comunista de Italia, en Livorno, en enero de 1921; y la descripcin, (en relacin con el concepto de tiempo histrico) de lo que eran el derechismo y el izquierdismo en el pensamiento socialista de los aos veinte [13].

El destino quiso que una parte de aquella investigacin, reelaborada, quede hoy (en la forma de una "presentacin" del undcimo cuaderno de Gramsci en la crcel) como el ltimo escrito de los publicados por el propio Sacristn [14].

Este escrito de 1985 recupera, efectivamente, las lneas bsicas de lo que haba sido la investigacin anterior y ampla la crtica al ideologismo gramsciano refirindola ahora al undcimo cuaderno de la crcel. Pero al mismo tiempo la matiza al afirmar que una lectura no sesgada de los Quaderni ha de prestar atencin al buen sentido de Gramsci incluso en las cuestiones ms ideolgicas. La matizacin de la crtica anti-ideolgica acaba recordando un punto pocas veces tenido en cuenta y que, sin embargo, es doblemente interesante viniendo como viene de un excelente conocedor de la filosofa de la ciencia contempornea. Hlo aqu:

La misma orientacin histrica y sociolgica de la mirada, que a veces hace caer a Gramsci en ilogicismos historicistas y sociologistas, le permite tambin formular criterios que luego han aparecido en la filosofa de la ciencia acadmica de la cultura capiutalista (sobre todo desde el libro de T.S. Kuhn sobre La estructura de las revoluciones cientficas.

Junto a esta equilibrada visin del lado dbil de la filosofa gramsciana es mrito de este ltimo escrito de Sacristn, en mi opinin, el haber esbozado la particular importancia que en aquel singular centro de anudamiento de relaciones que fue el hombre Gramsci tuvieron los conceptos de "orden" y "tiempo", la aspiracin a un orden intelectual y moral colectivo, a un orden nuevo, y la percepcin del tiempo desde la tajante negacin voluntarista contenida en Il grido del popolo (el pensamiento revolucionario niega el tiempo como factor de progreso) a la trgica afirmacin final del mismo como simple pseudnimo de la vida (una referencia, sta ltima, que tambin para Sacristn, quien cuando escriba esto saba que tena los das contados, cobraba un significado muy preciso).

Quien haya ledo en serio a Gramsci, atendiendo no slo a los Quaderni sino tambin a lasLettere, donde tantas claves hay para la comprensin de los primeros, sabe que es dificil llegar hasta el final de su reflexin sin que le invada a uno un sentimiento de melancola; un sentimiento acentuado acaso por la misma fuerza con que aquel hombre insista en ser considerado sencillamente como un combatiente que ha sido derrotado pero al que no hay que compadecer porque ha cumplido con lo que consider su deber y lo ha hecho, adems, consciente y voluntariamente (pues la pasin compartida, la simpata, el compadecerse, en suma, tampoco pueden ser ajenos a la constatacin de que el humor de Gramsci se fue haciendo con el tiempo sombro, melanclico tambin l). Razn de ms, de las del corazn sta, para apreciar como se merece la serenidad y el equilibrio de un filsofo comunista espaol que haba pasado antes por ese mismo sentimiento y que en el ensayo todava indito e inacabado que nos dej sobre Gramsci insisti en la importancia metodolgica de la aproximacin "cuasihistrica" (no slo biogrfica en el sentido tradicional) a su pensar, a su quehacer, en la necesidad, esto es, de pasar por encima de las clasificaciones acadmicas cuando, como en este caso, se aspira a entender un pensamiento revolucionario, a reconstruir la individualidad del hombre que identific poltica con pasin y con economa.

Notas

[1] Vase "Entrevista a Manuel Sacristn", en mientras tanto n 16-17, Barcelona, agosto-noviembre de 1983, pgs. 195-211 (reproducida de Dialctica, revista de filosofa de la Universidad de Puebla, Mxico, febrero de 1983).

[2] Una enumeracin casi exhaustiva de los libros, ensayos, artculos varios e intervenciones polticas (publicadas e inditas) de Manuel Sacristn hay en J.R. Capella, "Aproximacin a la bibliografa de Manuel Sacristn", en mientras tanto n 30-31, pgs. 193-223. Y vase tambin S. Lpez Arnal y P. de la Fuente (eds.), Acerca de Manuel Sacristn, Destino, Barcelona, 1996, libro que proporciona una panormica muy completa de su obra.

[3] Publicado en la revista Realidad n 14, Roma, 1967. El ensayo fue incuido luego en F. Fernndez Buey (Ed), Actualidad del pensamiento poltico de Gramsci. Grijalbo, Barcelona,1977. Ahora puede verse en Manuel Sacristn, Panfletos y materiales, I. Sobre Marx y marxismo. Icaria, Barcelona, 1983.

[4] Entrevista concedida a Diario de Barcelona, 10/V/1977.

[5] Manuel Sacristn, Panfletos y materiales, vol. I, edicin citada, pgs. 75-80.

[6] Ibid., pg. 84.

[7] El propio Sacristn haba previsto la dificultad: "Es un programa de difcil realizacin, porque se encuentra amenazado por dos riesgos complementarios: ignorar el peligro de la moderna ideologa neocapitalista del tecnicismo y del final de las ideologas [...] y ser confundido con esa ideologa por parte de filsofos socialistas nostlgicos de los emocionantes megalitos hegelianos."

[8] Buena parte de los trabajos sobre Gramsci publicados en Espaa desde la dcada de los setenta arranca de la interpretacin de Sacristn para dialogar con ella. Cf. F. Fernndez Buey, Ensayos sobre Gramsci. Materiales, Barcelona, 1978; V. Bozal, El intelectual colectivo y el pueblo. Comunicacin, Madrid, 1977; J.M. Bermudo,"Antonio Gramsci y el marxismo europeo", en De Gramsci a Althusser. Horsori, Barcelona,1979; C. Mitja Servis, En los orgenes del pensamiento poltico de Gramsci (tesis de licenciatura presentada en la Facultad de Derecho de la Universidad Autnoma de Barcelona, Bellaterra, 1979).

[9] En Antonio Gramsci, Antologa, edicin citada, pg. XIV.

[10] "Ultimo adis al amigo inolvidable", en mientras tanto n 24, septiembre de 1985.

[11] El resultado incompleto de aquella investigacin incabada, que llevaba por ttulo "El orden y el tiempo. Introduccin a la obra de Antonio Gramsci (1891-1937)", tiene 97 folios y se interrumpe en el anlisis del ensayo de Gramsci sobre la cuestin meridional. Ha sido publicado en 1998 por la Editorial Trotta, en Madrid, con un estudio introductorio de Albert Domingo Curto.

[12] Manuel Sacristn, El orden y el tiempo. Edicin de A. Domingo, Trotta, Madrid, 1998, pgs. 85-88.

[13] El orden y el tiempo, cit., pgs. 106-107; 112, 116; 151-152; 154-155.

[14] Manuel Sacristn, "Presentacin" de A. Gramsci, Introduccin al estudio de la filosofa (El undcimo cuaderno de Gramsci en la crcel), traduccin castellana de Miguel Candel: Crtica, Barcelona,1985.

http://gramscimania.blogspot.com/2009/06/manuel-sacristan-sobre-gramsci



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter