Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-06-2009

El despliegue chino en frica cambia la geopoltica del continente

Joan Canela i Barrull
Berria


Una empresa China construir el tercer puente de Bamako, Se inaugura el Fondo China-frica de Desarrollo con 5.000 millones de dlares o Dos heridos por la polica durante la huelga en una empresa china. Titulares como estos se pueden leer a diario en los peridicos africanos. Y es que el continente se encuentra sumido en una verdadera fiebre amarilla, en la que todas las esperanzas y todos los miedos parecen provenir del lejano oriente.

Pero no es para menos. En 2007 el gigante asitico invirti 4.500 millones de dlares en infraestructura en frica, ms que todos los pases del G8 juntos, y el comercio bilateral entre ambas regiones aumenta a un ritmo vertiginoso ao tras ao -entre un 30 y un 50%- hasta superar los 80.000 millones de euros el 2008. Y para poner solo otro ejemplo: el nmero de empresas chinas presentes en el continente se ha doblado solo en los dos ltimos aos y ya suman dos millares.

Adems, no solo se trata de un crecimiento cuantitativo, sino tambin cualitativo, como destaca Ryaan Meyer, director del Proyecto China y frica del Instituto Sudafricano de Relaciones Internacionales, los bancos chinos se han centrado hasta ahora en financiar proyectos energticos, infraestructuras y recursos primarios, pero estoy seguro que se movern hacia otras reas como la agricultura o la banca comercial.

Y con la crisis financiera internacional -de la que China parece quedar un poco resguardada- este proceso an puede acelerarse ms, opina Jing Gu, investigadora de la Universidad de Sussex, pues las inversiones europeas y norteamericanas se estn retrayendo hacia sus pases de origen. A este paso China superar en pocos aos a los pases occidentales como primer socio econmico en la mayora de pases africanos.

Conflicto de intereses

Pero la influencia China en el sur del Sahara no es solo comercial. Tambin crecen los proyectos de cooperacin, los intercambios culturales, la presencia militar y la influencia poltica. Sobre todo est ltima -recientemente ejemplarizada con la negativa de Sudfrica de permitir la entrada del Dalai Lama en su territorio- empieza a crear tensiones entre China y los pases occidentales, con EEUU a la cabeza.

Solo a la luz de esta competencia entre potencias -una suerte de nueva guerra fra en palabras del periodista estadounidense William Engdahl- pueden entenderse conflictos locales como el sudans, el zimbabwense o la prolongada y sangrienta guerra del este del Congo, que ha costado ms de cinco millones de vctimas mortales.

China ofrece una alternativa poltica, econmica y en seguridad a Occidente para muchos pases africanos -explica el analista David Shinn- sobretodo para regmenes condenados al ostracismo como el de Sudn o Zimbabwe.

As, a diferencia de EEUU y la Unin Europea que condenan embargan ciertos pases no democrticos -aunque no todos- China simplemente establece un poder suave -en la expresin del investigador Stephen Marks- en el que no excluye a nadie. Con una excepcin: los pases que reconocen Taiwn.

Beneficio o riesgo?

Pero la influencia China en frica puede ayudar al desarrollo del continente olvidado? En este punto los analistas divergen totalmente. As, la investigadora del Grupo de Estudios Africanos Iraxis Bello destaca que el crecimiento africano del 7% de los ltimos aos hubiera sido imposible sin la ayuda china y que ahora los africanos cuentan con nuevas infraestructuras imprescindibles como carreteras, aeropuertos o hospitales. Mientras Stephen Muyakwa, economista y presidente de la Red Comercial de la Sociedad Civil de Zambia, advierte del peligro del crdito barato y sin condiciones chino que, a su parecer, puede generar una nueva burbuja de deuda externa y ms corrupcin.

An as, el hecho que los pases africanos tengan una alternativa al comercio nico con los pases occidentales, sea China, India o Brasil, es visto como una oportunidad por los economistas. Si al final este comercio resulta positivo o no depender de como lo aprovechen los africanos, sentencia William Engdahl.

El FMI bloquea el acuerdo minero ms caro de la historia de frica

Puede frica utilizar su potencial minero para asegurar su desarrollo? Vista la historia del primer medio siglo de independencia la respuesta sera no. Pero las cosas podran cambiar. O al menos esto se deduce del que es hasta la fecha el acuerdo de desarrollo minero ms caro de la historia del continente, mediante el cual dos empresas chinas se comprometen a invertir 6.600 millones de euros en Congo a cambio de los derechos de explotacin de ricos yacimientos de cobre y cobalto.

La inversin no solo ser en infraestructura industrial, sino que incluye la construccin de carreteras, escuelas y hospitales directamente y sin pasar por la gestin del gobierno congols.

Es este trato aceptable? Es una cuestin difcil. El abogado y activista por los derechos humanos congols Laurent Okitonembo no duda en calificar el contrato de leonino y destaca la incongruencia que se denuncie la rapia de empresas occidentales mientras se les permite a las chinas hacer lo mismo.

De la misma opinin es el FMI, que ha congelado una condonacin de deuda de miles de millones hasta que no se revise el injusto contrato minero. Est decisin ha causado estupor y malestar en el gobierno de Kinshasa, donde recuerdan que esta deuda fue contrada por el dictador Mobutu Sese Seko sin que el FMI le pidiera ninguna cuenta sobre su uso. Es fcil entender los chinos cuando le dicen a los occidentales 'ustedes han estado ah durante 50 aos y que han hecho? Ni tan siquiera hay una carretera entre Kinshasa y Goma declaraba recientemente un alto cargo congoleo al Financial Times.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter