Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2009

Despus de la muerte de Ral Reyes
Siguen las tensiones entre Colombia y Ecuador

Hernando Calvo Ospina
Le Monde Diplomatique

El 1 de marzo de 2008, un escuadrn del Ejrcito colombiano ingres de forma ilegal a territorio ecuatoriano y atac un campamento de las FARC, donde asesin a 25 personas, entre ellas, adems de varios civiles de Mxico y Ecuador, al comandante Ral Reyes. Tres jvenes sobrevivientes declararon que las fuerzas colombianas remataron a varias personas por la espalda y que todos estaban desarmados en el momento del ataque. Desde ese da, las relaciones diplomticas entre Bogot y Quito se encuentran suspendidas y siguen las tensiones. Hace poco, el ministro de la defensa colombiano, Juan Manuel Santos, declar que Colombia tena el derecho de legitima defensa de incursionar en otros pases si necesita atacar a fuerzas guerrilleras



Qu difcil es creerle algo a alguien que ha mentido tanto y tantas veces (...) Djese de tantas falacias, de tratar de justificar actos injustificables, reconozca abiertamente que no tena ningn derecho para agredir al Ecuador. Fueron parte de las palabras que el presidente ecuatoriano Rafael Correa le dirigi, en marzo de 2008, a su homlogo colombiano, lvaro Uribe, durante la XX Cumbre del Grupo de Rio, en Repblica Dominicana. No trate de intimidarme con argumentos comunistas, respondi el acusado...

Tan solo a un demente se le hubiera podido imaginar la posibilidad de un conflicto entre Ecuador y Colombia. Y ste se produjo tres das antes de iniciarse la Cumbre. Tom por sorpresa a todos. En la madrugada del da 1 de marzo fue bombardeado y asaltado, por tropas colombianas, un campamento provisional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), instalado a unos dos kilmetros adentro del territorio ecuatoriano. Murieron cerca de veinte personas, incluido el comandante Ral Reyes, encargado de las relaciones internacionales de esa guerrilla.

El presidente Correa cont que muy temprano en la maana, el presidente colombiano lo llam. Me dice que ha habido un encuentro, un enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas colombianas y las FARC (...) Que en ese enfrentamiento, las FARC han huido a nuestro territorio, y que en la persecucin haba 10 o 17 guerrilleros muertos, once prisioneros, un soldado colombiano muerto.

El problema comenz con las primeras investigaciones, y Rafael Correa empez a desmentir los hechos: No nos haban dicho que era un bombardeo en nuestro territorio, planificado, deliberado, ordenado por el propio presidente Uribe. Todo fue mentira lo que dijo Uribe, lo nico que era cierto es que haba muerto Ral Reyes. Y prosigui: Los aviones ingresaron al menos 10 kilmetros en nuestro territorio para realizar el ataque desde el sur. Luego llegaron tropas colombianas en helicpteros que culminaron la matanza.

Ante las evidencias, el presidente ecuatoriano no solo dispuso la expulsin del embajador de Colombia, y retir al suyo en Bogot, sino que orden el envo de tropas a la frontera.

Paralelamente a esta ya delicada situacin se agreg algo que dio inmediatamente vuelta al mundo. El ejecutivo ecuatoriano asegur que las manos guerreristas y autoritarias frustraron las negociaciones para liberar a doce rehenes de las FARC por Ecuador, y quizs a Ingrid Betancourt. No podemos descartar que sta fue una de las motivaciones de la incursin y ataque por parte de los enemigos de la paz". Aseveracin apoyada por el presidente francs, Nicols Sarkozy, quien manifest que la operacin y la muerte del jefe guerrillero se produca en un momento crucial en el que todo deba hacerse para respaldar la dinmica positiva que se haba activado con la liberacin unilateral de varios rehenes".

Tan slo el presidente estadounidense George W. Bush respald la accin de violacin al territorio ecuatoriano. Con este apoyo, y en acto de soberbia, el Gobierno colombiano asegur que "actu en legtima defensa de la nacin". Ante esta declaracin, el presidente ecuatoriano expres: "No aceptaremos que, a pretexto del combate a lo que ellos llaman terrorismo, se implanten doctrinas y prcticas inaceptables de falta de respeto a la soberana de los Estados.

Poco a poco las investigaciones fueron demostrando que otro pas actu en la operacin, porque Colombia no posea ni el tipo de nave ni las bombas inteligentes que se lanzaron sobre el campamento. Esas, en zona cercana, slo se encontraban en la base militar de Manta, enclave estadounidense en Ecuador. i Un ao despus se supo que Washington estaba tan al tanto del operativo, que su embajada en Quito fue la primera en informar al jefe de la Unidad de Investigaciones Especiales ecuatoriana, UIES, sobre el bombardeo. Aparentemente, ste inform al jefe de la Unidad de Inteligencia de la Presidencia, quien no lo comunic al Presidente Correa. ii

La repercusin de la accin se volvi ms delicada cuando el presidente de Venezuela, Hugo Chvez, anunci su apoyo irrestricto a Ecuador. Durante una intervencin televisada advirti a Uribe de no intentar hacer lo mismo en Venezuela, o la respuesta no se hara esperar. Seguidamente orden el cierre de su embajada en Bogot, as como el despliegue de diez batallones a la frontera.

Ante la reaccin inesperada de Ecuador y Venezuela, Uribe opt por revelar la existencia de vnculos entre Quito, Caracas y las FARC. Dijo que las pruebas estaban en un ordenador hallado en el campamento bombardeado, y presuntamente propiedad de Reyes. Algunas copias de esas pruebas fueron entregadas a varios medios de prensa, en especial al diario El Pas de Espaa, que foment todo un escndalo internacional iii . De tal modo se justificaba el ataque; y la violacin de la soberana ecuatoriana se fue relegando y hasta aprobando. El ordenador se volvi un denunciante a la carta, utilizado para desacreditar ante la opinin pblica a los presidentes Chvez y Correa y a muchas personalidades internacionales.

Curiosamente, los grandes medios apenas mencionaron la siguiente informacin: el 1 de diciembre de 2008, un capitn e investigador antiterrorista de la polica cientfica colombiana, Ronald Ayden Coy Ortiz, declar bajo juramento ante la Fiscala que no encontr los correos electrnicos de los cuales tanto se hablaba y que el diario El Pas tanto haba citado: "Slo haba documentos de Word". Este tipo documento puede ser elaborado por cualquiera en cualquier ordenador, y por tanto no sirve como prueba. Con los correos electrnicos la cosa cambia, al tener un carcter ms personalizado. La declaracin podra dejar sin curso investigaciones y denuncias, aunque ya el computador haba jugado un temible papel en la guerra sicolgica y de desestabilizacin contra dos naciones hermanas.

Si desde ese primero de marzo del 2008 las provocaciones y presiones sobre el gobierno ecuatoriano se multiplicaron, estas ya venan en camino. El presidente Correa, sin proponrselo, se ha afirmado como otra piedra en el zapato para los planes del Pentagono, quien, para la regin, ha contado como su caballo de Troya con el gobierno de Uribe.

Apenas posesionado, enero 2007, Correa repiti lo que haba dicho durante la campaa electoral: no se inmiscuira en la guerra civil colombiana; no considerara a las guerrillas de ese pas como grupos terroristas, a pesar de rechazar algunas de sus prcticas; y no apoyara el Plan Colombia. Por esa actitud, el presidente ecuatoriano ha recibido buena parte de los ataques y provocaciones.

No es todo. El presidente Correa ha ofrecido a su pueblo llevar a la prctica acciones que nunca han sido del gusto de Washington. Estamos por una revolucin ciudadana, de cambio radical, profundo y rpido de las estructuras polticas, sociales y econmicas. iv Y ha precisado: Yo espero que ninguna nacin, por poderosa que sea, intente dictar las polticas que debemos seguir.

Pero las provocaciones de Bogot y Washington no se han detenido. A un ao de aquel ataque al territorio ecuatoriano, el ministro de la Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, insisti sobre el derecho de legitima defensa que tena Colombia de incursionar en otros pases si necesita atacar a fuerzas guerrilleras. El presidente Correa advirti inmediatamente contra cualquier accin militar en su territorio, y lament que el funcionario no haya entendido que en Suramrica no hay lugar para aspirantes a emperadorcitos. Esta vez nos encontrar preparados. En el mismo sentido reaccion el titular de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce, al manifestar que su pas slo restablecer relaciones con Colombia cuando esa nacin haya abandonado la doctrina de arrogarse el derecho de violar la soberana de otro pas.

Ante los constantes sealamientos sobre la relacin de su gobierno con las guerrillas colombianas, el presidente Correa dijo: En el Ecuador no es ilegal tener amistad con las FARC, pero como Gobierno es una barbaridad decir que tenemos algn contacto con ellas (...) pero pregntele a cualquier jefe militar cundo hemos dicho no repeler con todo a cualquier fuerza regular o irregular que entre al pas. v

Si algo ms ha molestado a Washington ha sido la depuracin y reestructuracin de las Fuerzas Armadas, de polica y de seguridad del Ecuador. Segn conclusiones de comisiones de investigacin, el Pentgono, el Departamento de Estado y la CIA eran quienes prcticamente mandaba en ellas. El presidente ya anunci que se juzgar a los mandos ecuatorianos que resultasen involucrados como traidores a la patria, porque se han puesto al servicio de una potencia extranjera. Una de las urgencias es desmontar todos los convenios militares, pblicos o secretos, que someten a nuestras fuerzas armadas al comando de la CIA y el Comando Sur del Pentgono.

Demostrando que est decidido a parar la ingerencia de Washington, el 7 de febrero 2009 el presidente orden la expulsin del agregado de la embajada estadounidense, Armando Astorga. El motivo haba sido una carta que el diplomtico enviara un mes antes al comandante de la Polica. En ella le anunciaba el final de los acuerdos para apoyo logstico y operativo brindado a la Direccin de Inteligencia de esa institucin. De igual manera le peda que se devolvieran de manera inmediata los 340 mil dlares de ayuda anuales, as como todos vehculos, muebles de escritorio, cmaras fotogrficas y motocicletas entregadas. Astorga precisaba que tal decisin se tomaba debido al rechazo del gobierno ecuatoriano a que fuese la embajada de los Estados Unidos la que calificase a los mandos de esa unidad policial, incluido su Comandante, como vena siendo costumbre. Correa calific la carta como insolente e indic: Seor Astorga, qudese con su sucio dinero, no lo necesitamos (...) Aqu no vamos a aceptar que nadie nos trate como colonia".

En el Informe Semanal de Labores, el ejecutivo ecuatoriano anunci que enviara una carta oficial a las autoridades estadounidenses donde propondra una donacin a Estados Unidos de 160.000 dlares anuales para proyectos que tengan como fin evitar la tortura en los Estados Unidos. Particularmente las que se cometen en Guantnamo.

No todo ha terminado ah. El 18 de febrero, el Gobierno hizo pblica la expulsin de Max Sullivan, primer secretario de la embajada de Estados Unidos. Y la causante era su intromisin inaceptable en los asuntos internos", concretamente sobre la UIES. El funcionario, que segn dijo el presidente Correa era el jefe de la CIA en Ecuador, orden el retiro de los computadores donados. Lo grave es que los mandos ecuatorianos no solo lo aceptaron, sino que los entregaron con toda la informacin almacenada durante aos.

Quizs una de las decisiones del presidente Correa que ms ha molestado a Washington, fue la de no renovar el contrato que permita al Comando Sur tener una base militar en la ciudad de Manta desde 1999. Esto obliga a desalojarla definitivamente en noviembre prximo. La alternativa encontrada fue trasladar naves, armas y dispositivos para espionaje de alta tecnologa hasta bases colombianas, segn los acuerdos firmados a comienzos de marzo 2009, por el Ministro de Defensa colombiano con el jefe del Pentgono y la CIA. Esto multiplica la presencia militar, convirtiendo a Colombia en un portaviones estadounidense.

Coincidencial y peligrosamente, las bases que recibirn la mayor cantidad de ese equipo estn situadas muy cerca de las fronteras de... Ecuador y Venezuela.

Hernando Calvo Ospina es periodista y escritor colombiano, radicado en Francia, colaborador de Le Monde Diplomatique. En abril 2009, supo, por accin directa, que el gobierno estadounidense no le permita ni tocar su espacio areo por motivos de seguridad nacional. Ver: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=84210

i La base de Manta est situada en el Ocano Pacifico, a 400 kilmetros de Colombia. Fue cedida a Estados Unidos en 1999. El presidente Correa anunci que no renovara el contrato que se termina en noviembre 2009, y por tanto volver a control ecuatoriano.

ii Cable de Notimex. 07 de marzo de 2009.

iii El 11 de marzo la corresponsal de El Pas en Bogot, Maite Rico, en un reportaje titulado Colombia acorrala a la guerrilla se permite de manera irresponsable dar por ciertos los datos que supuestamente se encontraron en la computadora de Ral Reyes al afirmar la existencia de un apoyo logstico y poltico prestado a la guerrilla por Ecuador y Venezuela (que ha enviado armas y dinero). El artculo completo se puede leer en el siguiente enlace: http://www.elpais.com/articulo/internacional/Colombia/acorrala/guerrilla/elpepiint/20080311elpepiint_12/Tes

iv Entrevista realizada al presidente Rafael Correa por el autor. Quito, octubre de 2007. www.rebelion.org/noticia.php?id=58106

v El Comercio . Quito, 8 de marzo 2009..





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter