Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2009

Diario de Palestina

Emir Sader
Sin Permiso/Carta Maior


1.- La resistencia cultural

Una ocupacin colonial no es slo una ocupacin militar. Ella debe intentar impedir la sobrevivencia de la cultura, de la memoria del pueblo ocupado. Ms an si se trata de la ocupacin de un pueblo con una de las ms antiguas historias y ms ricas culturas.

Como era imposible que la Capital de la Cultura rabe pudiese ser Bagdad, por la ocupacin de las tropas norteamericanas, fue decidido que Jerusaln (que ellos llaman Al-Quds) fuera la Capital de la Cultura rabe de 2009. Las conmemoraciones haban sido vctimas de las ms violentas y odiosas represiones de las tropas israeles de ocupacin. Organizar lindas actividades en torno de la cultura rabe pas a ser un inmenso desafo para el Comit Palestino de Organizacin, por dificultades de recursos, invitaciones de poetas, msicos, cantantes, artistas del mundo rabe y de otras regiones del planeta para venir a una regin cercada y ocupada; actividades que tendran que realizarse en las calles y las plazas de Jerusaln.

El acto de presentacin del logotipo del encuentro, programado para realizarse en el Teatro Nacional de Jerusaln, en abril del ao pasado, fue prohibido por Israel, declarado ilegal y reprimido brutalmente por las fuerzas militares para impedir su realizacin. Fueron detenidos tres de los miembros del grupo organizador.

Pese a todas las dificultades, el da 21 de marzo de este ao se iniciaron las conmemoraciones, con actividades populares en las calles de Jerusaln, que terminaron con una noche de discursos en Beln. Israel mand tropas contra los nios que llevaban globos con los colores de la bandera palestina, rojos, blancos, verdes y negros. Las tropas de ocupacin atacaron a los jvenes que iban a realizar danzas tradicionales palestinas, con sus ropas tpicas, provocando escenas de pnico y desesperacin.

Como reaccin, todas las escuelas, universidades, centros culturales, municipios del centro y de las afueras de Palestina, decidieron asumir la celebracin organizando actividades sobre la bandera y el logotipo de Jerusaln Capital de la Cultura rabe 2009. Centenares de encuentros se organizaron en muchos pases como muestra de solidaridad y de protesta contra la represin israel. Queda claro, cada vez ms, que no se trata de la ocupacin y de la accin militar contra "fuerzas terroristas", como alegan los ocupantes, sino contra la resistencia de la cultura palestina.

Los palestinos adoptaron el lema: "Jerusaln nos une y no debe dividirnos", reforzando la necesidad de unin de todos los palestinos para derrotar la ocupacin y por la conquista del derecho de un Estado palestino, reconocido por las Naciones Unidas, pero impedido por los Estados Unidos y por Israel.

"Una vez liberada, Jerusaln no ser solamente la incuestionable capital de la cultura rabe sino que ser la ciudad de la diversidad cultural y religiosa, de la tolerancia y del respeto por los otros. Una ciudad abierta para la paz cuyos tesoros histricos y religiosos sern disfrutados por todos, del este y del oeste. El nico muro que la cercar ser el muro histrico de su Ciudad Vieja y sus 12 puertas, incluyendo la Puerta de Oro, que una vez abierta llevar a todos los pueblos de bien para el cielo".

Las palabras son de Ragiq Husseini, presidente del Consejo Administrativo del Comit Nacional por la celebracin de Jerusaln como Capital de la Cultura rabe en 2009. Estar aqu, llegar a Ramallah, muestra con toda fuerza, cmo ste es un territorio ocupado, cruzado por muros que dividen a los propios palestinos, poblado de tropas y carros militares, sometiendo a este heroico pueblo a la ocupacin, opresin, humillacin, en la ms grave situacin de violacin de los derechos humanos polticos, sociales, econmicos y culturales en el mundo de hoy.

2.- Ocupacin, colonialismo y apartheid

Una cosa es or, leer, hablar de ocupacin. Otra es ver lo que significa. Ramallah, una ciudad pacfica, sin violencia, sin problemas de seguridad, donde se puede andar por cualquier barrio a cualquier hora del da y de la noche, una ciudad sin personas viviendo en la calle, sin nios abandonados.

La ocupacin israel significa la brutalidad de cortar la ciudad con muros, que separan palestinos de palestinos. Hay una gran avenida que el muro corta de un lado al otro. Los muros separan, segregan, colocan entre palestinos y palestinos los controles comandados por soldados israeles armados hasta los dientes, que ejercen sistemticamente su poder armado, con arbitrariedad y discriminacin. No hay una lgica en los muros, es un ejercicio conscientemente arbitrario, para demostrar como hace el torturador ante su vctima que el ocupante puede hacer lo que quiere, sin ninguna lgica, slo como ejercicio del poder armado que dispone.

Muros para lacerar la carne y el orgullo, la autoestima, para intentar desmoralizar a los palestinos, llevarlos al dilema de la pasividad, de la resignacin, o de la desesperacin de las acciones armadas. Esa sera la actitud espontnea de cualquier ser humano, ante las humillaciones a las que son sometidos los palestinos, frente a la demostracin brutal de la fuerza. Parece que los ocupantes quieren provocar reacciones violentas, que justificaran nuevas ofensivas violentas. Los palestinos gastan varias horas por da en las filas de los controles. Para ir de Ramallah a Jerusaln se requieren diez minutos o tres horas, depende de la arbitrariedad de las tropas de ocupacin. Los palestinos tienen que elaborar guas de sobrevivencia para subsistir con los 630 puntos de control que existen actualmente en Palestina.

Se trata de una ocupacin ilegal, injusta, de discriminacin racial del tipo del apartheid sudafricano. Los israeles quieren impedir a los palestinos tener un Estado como fue reconocido a Israel al final de la Segunda Guerra Mundial. Considerarse un "pueblo elegido", tambin esto tienen ellos en comn con los norteamericanos. Como dice Edward Said, los palestinos son "las vctimas de las vctimas". Los israeles se consideran vctimas, pero pasaron a ser verdugos, colonialistas, imperialistas y racistas.

Ver los muros, su violencia, su brutalidad, la frialdad de su inhumanidad, frente a las casas humildes, los olivos de los palestinos tantas casas y olivos destruidos para construir los muros , permite sentir en lo ms profundo de cada uno los dos mundos que se contraponen aqu. La neutralidad, la pasividad, se tornan imposibles, cmplices, frente a tanta injusticia y violencia.

Un estado terrorista, un Ejrcito del terror, tropas de ocupacin coloniales, acciones imperiales, esa es la ocupacin israel de lo que tendra que ser territorio palestino. De lo que tendr que ser el territorio de una Palestina libre, democrtica y soberana.

3.- Por qu Israel no acepta un Estado palestino?

Israel y Estados Unidos van en direcciones opuestas? En tanto Obama intenta rescatar una imagen internacional muy desgastada, que propone retomar las negociaciones sobre Palestina, Netanyahu va en la direccin opuesta. Mientras su partido no reconoce, ni formalmente, el derecho al Estado palestino, presionado por Obama, Netanyahu present una propuesta imposible, pero una artimaa de algo que apuntase a volver a las negociaciones con los palestinos.

Para quien constata, aqu en la Palestina, la ocupacin militar, los muros, los asentamientos protegidos militarmente, es ridcula la propuesta del primer ministro de Israel de un Estado Palestino desmilitarizado. Porque acordar la paz con Palestina es, antes de todo, la retirada inmediata e incondicional de las tropas israeles de ocupacin de los territorios palestinos. Eso es desmilitarizar.

Por otro lado, no solamente no retirarse, sino seguir instalando asentamientos judos en el corazn de Palestina no slo en el campo, sino en el centro mismo de ciudades como Ramallah es sabotear concretamente cualquier solucin pacfica a la cuestin palestina. Decir que desea negociaciones con Palestina, pero al mismo tiempo afirmar y seguir instalando asentamientos, es decir que, por la va de los hechos, Israel quiere perpetuar la ocupacin genocida de los territorios palestinos.

Israel niega a Palestina el mismo derecho que l tiene: de tener un Estado soberano, a pesar de las reiteradas decisiones de la ONU, que garantizan la existencia de dos Estados, uno israel y otro palestino, con los mismos derechos. Con territorios continuos, con soberana con derecho de retorno de los inmigrantes. Por qu Israel no acepta la existencia de un Estado Palestino? Por qu pas de vctima a verdugo?

El argumento usual era que los palestinos constituan una amenaza para la sobrevivencia de Israel. Pero desde que la Autoridad Palestina, mediante Arafat, reconoci el derecho a la existencia del Estado de Israel, ese argumento desapareci. Alega Israel que los palestinos son "terroristas", aunque todas las reacciones a la ocupacin militar, las agresiones cotidianas y las humillaciones cotidianas contra los palestinos en sus propios territorios, configuran, claramente, un rgimen de terror contra el pueblo palestino.

En estos das, aqu en Palestina, pudimos constatar la quema de plantaciones de trigo de los palestinos, realizadas por colonos judos de los asentamientos. La aprobacin de ms de 250 millones de dlares por parte del gobierno israel para seguir con los asentamientos. Casas palestinas siguen siendo destruidas para la construccin de nuevos asentamientos. La expulsin arbitraria de palestinos de Jerusaln, la destruccin de casas y de olivares, el asedio constante, para incitar al abandono de la ciudad santa.

Pero, adems de eso, al inviabilizar el desarrollo econmico por el cerco militar, por la ocupacin, por las incursiones genocidas, como la realizada recientemente contra Gaza -, Israel establece una situacin de sper explotacin de los palestinos. Incita a los palestinos a emigrar para otros pases o a someterse a ser sper explotados por los israeles. Los absurdos muros tienen menos una lgica de defensa militar y mucho ms de hacer inviable la economa de Palestina.

Adicionalmente, la ocupacin militar sirve tambin para la apropiacin de los recursos naturales de Palestina. Por ejemplo, Israel utiliza seis veces ms agua que los palestinos, mientras explota los manantiales ubicados en Palestina.

Aunque el objeto mayor de la ocupacin es la tentativa de asesinar la identidad del pueblo palestino, de liquidar su memoria histrica, de liquidar la autoestima de los palestinos, de desmoralizarlos, de dispersarlos por todo el mundo, fomentando la dispora y bloqueando el retorno de los palestinos a sus territorios.

Si Obama quisiera, de hecho, presionar a Israel para que reabriera las negociaciones reales, lo primero que debera hacer sera simplemente no ejercer ms el derecho de veto en las Naciones Unidas de todas las resoluciones que condenan a Israel. Adems de amenazar y verdaderamente suspender el inmenso apoyo militar que su pas da a Israel, para que ocupe los territorios palestinos. Cuando Israel tiene un gobierno que niega el derecho de los palestinos a tener un Estado aprobado por las Naciones Unidas, tiene un ministro de relaciones exteriores que desea la expulsin de los palestinos de Israel, incluso hasta el ataque nuclear para destruir a los palestinos, queda claro que la solucin poltica de la cuestin palestina tiene que apuntar hacia Tel-Aviv y no hacia los palestinos.
----------------------------------
Traduccin para www.sinpermiso.info : Carlota Mendoza

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2676






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter