Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2009

La prueba para Obama
El Pentgono est detrs del Golpe de Estado en Honduras, con o sin la aprobacin de la Casa Blanca?

Eva Golinger
Rebelin

Revisado por Caty R.


Cuando el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, fue brutalmente secuestrado en su residencia presidencial en Tegucigalpa en la madrugada del domingo 28 de junio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, disfrutaba de la paz y tranquilidad del campo en Camp David, la residencia vacacional del jefe del Estado estadounidense. Mientras el Presidente Zelaya era golpeado por soldados hondureos e introducido a la fuerza en un avin sin conocer su destino, el presidente Obama desayunaba con el relajante sonido de los pajaritos del bosque en el Estado de Maryland. Y durante el desarrollo del golpe de estado en Honduras ayer, que produjo mltiples violaciones de los derechos humanos, el secuestro y la violencia contra la canciller de Honduras, Patricia Rodas, la brutalidad y secuestro de los embajadores de Cuba y Venezuela en Honduras y la toma ilegal del poder por un gobierno de facto, ilegtimo, el Presidente Obama estaba tomando una decisin muy, muy difcil sobre la iglesia a la que l y su familia asistirn durante los prximos aos.

El titular de hoy, Obama escoge en Camp David la misma iglesia a la que asista George Bush, est ms destacado en los medios estadounidenses que este titular que, adems, minimiza y manipula la verdad, Chvez y sus aliados respaldan al derrocado presidente de Honduras. Por lo tanto, es obvio que la seleccin de la iglesia donde la familia Obama pasar sus domingos durante los prximos cuatro aos es mucho ms importante que un golpe de Estado en un pas centroamericano. Ahora tambin se entiende por qu las declaraciones de ayer de la Casa Blanca sobre el golpe en Honduras, efectuadas slo por voceros y no directamente por el presidente, fueron tan ambiguas y mesuradas. Obama no slo estaba de retiro en el campo con su familia, sino que adems estaba tomando decisiones de alta prioridad sobre sus futuras estadas dominicales. No tena tiempo para preocuparse de asuntos ajenas a su dominio personal. Golpe?, qu golpe? Obama estaba decidiendo sobre su propia vida y muerte, porque segn resea un artculo en la Revista Time, a pesar de que Obama quera asistir a una congregacin en Washington, luego de probar varias iglesias, decidi que era incmodo estar en un lugar pblico donde la gente se acercaba para verlo. Entonces, por eso tuvo que trasladarse urgentemente a Camp David para aislarse de su pueblo.

La cuestin es que Obama, a pesar de que es el actual comandante en jefe del ejrcito estadounidense y el presidente del imperio, todava no controla directamente toda la maquinaria imperial. Fuentes cercanas a Washington han confirmado que el Pentgono, a travs de la misin militar (grupo militar) de Estados Unidos en Honduras, ha estado trabajando con los militares golpistas involucrados en el golpe de Estado contra el Presidente Zelaya. El Comando Sur realiza anualmente cerca de 55 maniobras con las fuerzas armadas de Honduras. La misin militar de la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa financia a las fuerzas armadas de Honduras aproximadamente con dos millones de dlares cada ao, y eso no incluye los millones de dlares que Washington suministra a travs de otros programas de cooperacin con Honduras y la gran inversin en la base militar de Estados Unidos en Soto Cano, Honduras.

Ayer, miembros del congreso golpista de Honduras anunciaron que durante la semana anterior haban celebrado reuniones con el embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa, Hugo Llorens. Incluso, un congresista hondureo declar que el embajador quera que dejaran que se realizara la encuesta programada para el domingo pasado sobre un futuro referndum para la convocatoria de una asamblea constituyente, porque ms adelante podemos resolver el problema de la reforma constitucional, no se preocupen. Pero, segn el congresista, no queran esperar hasta noviembre y permitir que Zelaya, junto al pueblo, tomara decisiones sobre el futuro del pas.

Es cierto que el gobierno de Estados Unidos se ha unido a la declaracin contundente de la Organizacin de Estados Americanos que condena el golpe de Estado y exige el regreso inmediato del Presidente Zelaya al poder. Pero hasta hoy, los voceros de Washington que han dado la cara sobre la situacin en Honduras, han dicho que an no estn considerando la suspensin del apoyo econmico y militar a Honduras en caso de que los golpistas se nieguen a cumplir con la Carta Interamericana y los principios democrticos. Ser que plantean un golpe al estilo de Hait en 2004, cuando secuestraron al Ppresidente Aristide y lo llevaron al exilio en frica antes de que el mundo se enterara de la brutal violacin de la democracia que estaba ocurriendo en el pas caribeo? Fue un avin estadounidense el que llev a Aristide, escoltado por militares estadounidenses. Y luego, el gobierno de Estados Unidos junto a la OEA, conden la ruptura del orden constitucional. Pero en lugar de trabajar para el regreso de Aristide a su puesto legtimo como presidente de Hait, apoyaron a un perodo de transicin para restablecer el Estado de derecho y permitir un proceso electoral pacfico durante el ao siguiente. Adems, enviaron tropas de la ONU a Hait, que principalmente eran estadounidenses, para garantizar la paz y orden en el pas. Hasta hoy siguen all.

La Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID) financia a grupos de la llamada sociedad civil en Honduras con ms de 50 millones de dlares al ao. A travs de la National Endowment for Democracy (NED) y el Departamento de Estado, tambin canalizan millones de dlares y ayuda estratgica a los principales partidos y organizaciones polticas en Honduras a travs del Instituto Republicano Internacional, el Instituto Demcrata Nacional y otras agencias de Washington. Grupos como Paz y Democracia, que salieron a la luz pblica ayer respaldando el golpe de Estado en Honduras, reciben parte de ese dinero procedente de los autodenominados promotores de la democracia. Tanto como en el caso de Venezuela, durante el golpe de Estado de abril 2002, el gobierno de Estados Unidos financi a los grupos involucrados en el golpe de Estado, y continuaba financindolos a pesar de conocer sus planes golpistas. Tal vez no sea el smoking gun (o la evidencia directa) que comprueba la mano de Washington en el golpe, pero es suficiente para demostrar su complicidad.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, declar una vez que el Presidente Obama se vera sometido a una prueba internacional durante su primer ao en el gobierno. La condena de Washington del golpe de Estado en Honduras tendr que ser mucho ms fuerte que su simple firma al final de la declaracin de la OEA. Si no declaran que suspendern el apoyo financiero al gobierno golpista en Honduras si ste contina en el poder, el cambio que tanto aval el presidente Obama con referencia a la relacin entre su administracin y Amrica Latina quedar como un chantaje.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter