Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2009

Entrevista a Jean-Marc Rouillan, escritor y ex-militante de "Action Directe", gravemente enfermo en la prisin de Marsella
"Podra haber muerto all..."

Le Mague

Traducido para Rebelin por Roco Anguiano


Tras una estancia en el hospital-prisin, Jean-Marc Rouillan se encuentra de nuevo en la crcel de Les Baumettes de Marsella. Padece una grave enfermedad, que le ha llevado a pedir una suspensin de condena que le permita seguir el tratamiento mdico. El ex militante de "Action Directe" responde a nuestras preguntas.

Con su artculo Libertad inmediata para Jean-Marc Rouillan, el peridico digital Le Mague, ha mostrado recientemente su preocupacin por el estado de salud del escritor encarcelado. Est claro que no se encuentra bien. Y no va a mejorar si sigue recluido en una celda. La buena noticia es que por fin han descubierto cul es la enfermedad que corroe los huesos de Rouillan. La mala es que no se puede curar en la crcel. El tratamiento contra el sndrome de Chester-Erdheim es muy experimental. Es irnico, pero Rouillan sufre los efectos de una ley que se aprob para que los detenidos no se convirtieran en cobayas
Miembros del NPA* (acaso Rouillan no es de los vuestros?), comunistas, anarquistas, revolucionarios, grupos de derechos humanos vais a dejar que Rouillan se pudra en la crcel? Padece una puetera enfermedad desconocida. Cunto tiempo puede resistir un enfermo sin tratamiento? Unos aos? Unos meses? No se sabe. As que hay que movilizarse ahora.
Esta maana he recibido un sobre de Marsella. Dentro, tres hojillas numeradas en las que resaltaba una escritura fina. Era de Rouillan. Esta es la entrevista que nos habla sobre el da a da de un hombre que se pregunta si permanecer todava mucho tiempo a la sombra. En ella, adems, descubrimos que el autor de una obra ya consolidada no puede disponer de la nica herramienta que le permite evadirse: su ordenador. Hay pequeas torturas realmente mezquinas en esta tierra

Le Mague: Se puede decir que vuelves de lejos. Sin tu estancia en la Unidad Hospitalaria de Seguridad Interregional (UHSI), seguramente no estaras entre nosotros

Jean-Marc Rouillan: Si, vuelvo de lejos. Lo que demuestra que las ciudadelas de lo inmvil son territorios agitados! El pasado mes de enero ca enfermo. Algunos mdicos creyeron que se trataba de una simple gripe. La direccin, por su parte, pens (o quiso pensar) que era una depresin y me mand al psiquiatra. El tema se fue alargando y mi salud se fue degradando hasta que el 6 de marzo tuvieron que llevarme los bomberos a urgencias. Los mdicos me confirmaron que poda haber muerto all, en cuestin de horas o de das Sin embargo, no se trataba de un complot antiterrorista, ni era el resultado de la incompetencia del servicio de salud de Les Baumettes, sino el ftil testimonio del estado de las fbricas de la reclusin ordinaria. Sin embargo es preciso decir que a pesar de que se me aplic de forma muy arbitraria (porque ya no soy un DPS**) una medida de vigilancia especial, nadie se dio cuenta de mi verdadera situacin.

Le Mague: No eres un preso normal. Y, curiosamente, vas y coges una enfermedad nada normal


Jean-Marc Rouillan: Padezco una de esas mixomatosis que reducen las largas condenas. El cncer y las enfermedades degenerativas hacen estragos. Un carcelero me explicaba que haba contado unas treinta defunciones en la UHSI, en unos pocos aos y sin contar las suspensiones de condena de ltima hora En cualquier caso, no poda caer en la vulgaridad y, como fiel partidario de la accin minoritaria, he cogido una enfermedad ms rara que las mismas enfermedades hurfanas. Me he convertido en el caso 186 del sndrome del seor Chester y el doctor Erdheim.

Le Mague: Cmo van tus esfuerzos por lograr que te dejen salir?


Jean-Marc Rouillan: Con el apoyo del equipo mdico y acogindome a la ley Kouchner, he pedido una suspensin de condena. Reconozco que me revuelve un poco las tripas pedir a los jueces ese subterfugio humanitario que encubre la cruel realidad de los eliminatoriums de la Repblica. Pero no tengo otra opcin y esa ley forma parte del arsenal de las reducciones de condena. La ltima decisin colectiva de los presos de AD fue recurrir sin remordimientos a ese arsenal. Jolle sali con una suspensin de condena. A Nathalie se la negaron, pero se benefici de una semilibertad y ms tarde de la condicional.

Le Mague: En dnde est la investigacin mdica en la lucha contra el sndrome de Chester-Erdheim y hasta donde pueden respetar los jueces la opinin de los mdicos?

Jean-Marc Rouillan: El sndrome de Chester-Erdheim es tan raro que es fcil imaginar que los laboratorios no han invertido ni un cntimo en la bsqueda de un tratamiento. No hay solucin, es la dura ley del mercado. Los mdicos experimentan con posologas a base de corticoides y quimioterapia. No hay tratamientos homologados; solo son experimentos. As que el tribunal tiene un dilema. Si los jueces me niegan el beneficio de la ley, condenan a los mdicos a no respetarla. Porque todo experimento mdico que se haga con una persona encarcelada est estrictamente prohibido por la ley. Una ley que se vot para acabar con los abusos que sufran los presos en dcadas anteriores. Est claro que la decisin del Juez de Vigilancia Penitenciaria repercutir directamente en el tratamiento que voy a seguir o que no voy a seguir. Si no me sueltan, seguir un tratamiento mnimo ya que los mdicos sern muy prudentes en la posologa con el fin de evitar un accidente y, dada la magnitud de los efectos secundarios, espero que el tribunal no se tome demasiado tiempo, porque ya llevo un mes sin tratamiento.

Le Mague: Qu hay del escritor Jann-Marc? Tienes los medios para seguir con tu trabajo literario?


Jean-Marc Rouillan: Desde que me encarcelaron, a principios de octubre del ao pasado, en contra de las leyes y de los reglamentos, se me prohibi tener un ordenador. Pronto har nueve meses! Y nada indican que vayan a cambiar las cosas. An as, voy avanzando en mi trabajo. Tengo varios manuscritos preparados y algunos proyectos en marcha.

Le Mague: Tu enfermedad te permitira recuperar tu puesto en el equipo de Ediciones Agone?

Si salgo no s si podra trabajar en Agone Por lo menos, no durante las fases de tratamiento.



Texto original en francs:
http://www.lemague.net/dyn/spip.php?article6269

NdT :

* NPA: Nouveau Parti Anticapitaliste (Nuevo Partido Anticapitalista) liderado por Olivier Besancenot.
** DPS: Dtenu Particulirement Surveill (Preso con vigilancia especial)


Tras tres meses de hospitalizacin Jean-Marc Rouillan ha vuelto a la crcel de Les Baumettes, donde espera una respuesta a su solicitud de suspensin de condena por motivos mdicos. Solo la salida de la crcel le permitira seguir los cuidados que necesita. Aquellos y aquellas que quieran apoyarle, pueden escribir a esta direccin, adjuntando los sellos en la carta para que pueda contestarles.
Jean-Marc Rouillan:
Nmero 147 575
Centre Pnitenciaire de Les Baumettes
239 Chemin de Morgiou
13009 Marsella (Francia)




La crcel mata

http://blog.agone.org/post/2009/06/18/En-janvier-dernier-je-suis-tombe-malade



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter