Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2009

Entrevista a Robert Pollin, economista y asesor de Barack Obama
"Leyendo a Marx se aprende ms que del 95% de los economistas"

La Opinin A Corua

Asesora a gobiernos, entre ellos el de Obama, es colaborador del comit econmico del Congreso de Estados Unidos y analista del sector financiero. El economista Robert Pollin, marxista y abanderado de la llamada 'economa verde', estuvo ayer en la ciudad para dar una conferencia, organizada por la Universidade da Corua, el Centro de Excelencia Jean Monet y la organizacin Universidade Invisbel


Robert Pollin considera que la situacin es tan mala que el menor sntoma positivo se interpreta como una recuperacin de la economa, pero no hay "brotes verdes" ni mejora y, "si la hay, es muy tenue", dijo ayer en rueda de prensa el economista norteamericano, para quien las inyecciones de dinero pblico a los bancos son un remedo slo a corto plazo, ya que ocasionan un dficit pbico "insostenible". "La economa real est muy lejos de la recuperacin, no hay signos de que remonte, y el paro contina creciendo", dijo. Lo que se necesita, a su juicio, son mecanismos de regulacin del mercado financiero, que "funciona como un casino": "Ya podemos inyectar el dinero que sea que sin organismos de control ser intil".

Las medidas tomadas por Obama en Estados Unidos son, a su juicio, "muy dbiles y decepcionantes" pero comprensibles si se tiene en cuenta la presin a la que est sometido, ya que muchos de sus colaboradores econmicos provienen de Wall Street e incluso de los equipos de Clinton y Bush. A su juicio, aunque Obama es ms abierto, sus decisiones no dejan de ser una continuacin de las tomadas por Bush. En los aos treinta, record, el presidente Roosveelt "fue directo contra las clases dominantes e implant unos severos controles que duraron cuarenta aos". Obama, seal, "no ha dado pasos as".

Pollin subray la paradoja que supone tratar de sustraerse a la influencia del dlar y, a la vez, cifrar la esperanza de que Estados Unidos "salve" de la crisis a los dems pases. Puso en duda que "en diez o quince aos nadie se enterase" de la estafa de Madoff: "No importaba a nadie mientras funcionaba y estall cuando sali mal". El problema, aadi, no es tanto de Madoff como de la ausencia de controles: "Los ejecutivos de Wall Street estn para ganar dinero, es el sector pblico quien tiene que poner los lmites y, si no los pone, volver a pasar". Pollin trajo a colacin el derrumbe del smbolo de la economa americana, la General Motors, ahora intervenida por el Gobierno, que puso a miles de trabajadores en la calle: "La cantidad de dinero pblico inyectado fue mnima comparada con la inyectada a Wall Street, y no ech a nadie", dijo. "El control de la economa actual no est en el sector productivo sino en el financiero. Antes se deca que 'lo que es bueno para General Motors es bueno para Amrica': ahora tenemos que decir que 'lo que es bueno para Wall Street es bueno para Amrica", manifest Pollin, que, tras la rueda de prensa, accedi a responder algunas preguntas de este peridico mediante un traductor que resumi sus respuestas: "S algo de espaol, viv cinco meses en Per pero llevo aos sin practicarlo y lo hablo muy mal".

-Esta es la crisis que pronostic Carlos Marx?


-No se puede negar que Marx era un gran observador del capitalismo, del comportamiento del mercado financiero y de las crisis. Quiz esta parte del pensamiento de Marx no se aprecia suficientemente pero, cual quiera que sea la ideologa, de izquierdas o de derechas, no se puede negar que sus observaciones eran muy acertadas. Marx no pronostic que el sistema iba a colapsarse y que de ese colapso iba a surgir el socialismo, no fue tan taxativo. En su poca no fue entendido porque, pese a que no dispona de todas las herramientas estadsticas de ahora, lleg a conclusiones muy acertadas, y leyendo hoy a Marx se puede aprender mucho ms que leyendo al 95% de los economistas actuales.

-Ante una crisis tan profunda, cules son los retos a los que debe enfrentarse la izquierda?

-La cuestin es qu precisa la izquierda para revivir. Espaa tiene un gobierno que se llama a s mismo socialista y en realidad no hace polticas socialistas, como ocurre con casi todos los gobiernos socialistas. Yo creo que en la agenda de la izquierda debe estar la regulacin de los mercados financieros como uno de los asuntos bsicos. En un artculo publicado en la New Left Review en 1995 yo ya denunciaba que la izquierda no tena ningn anlisis sobre este asunto; ni bueno ni malo, ninguno. Es fundamental que la izquierda se plantee la necesidad de poner los mercados financieros al servicio de la actividad productiva, del empleo y de las polticas de bienestar. En los aos cuarenta, la socialdemocracia tena dos objetivos fundamentales, el pleno empleo y el estado del bienestar. A mi juicio, estos objetivos hay que revitalizarlos y los mercados financieros deben ponerse tambin al servicio de esta idea. La izquierda debe pensar tambin en la integracin global -como deca Marx, 'proletarios de todos los pases, unos'- y prestar especial atencin a asuntos como la inmigracin o la situacin de los obreros en los pases pobres. Integrar a los trabajadores de todo el mundo debe ser clave para la izquierda. La cuestin no est en nacionalizar o no. Aunque en algunos casos puede ser importante, no es el asunto principal y no resuelve todos los problemas. Aunque determinados sectores lleguen a ser pblicos, va a seguir existiendo un sector privado que debe de ser regulado.

-Usted lleg a decir que si de esta crisis no sala una nueva versin de la socialdemocracia no saldra nunca.

-Efectivamente, estamos viviendo un momento histrico. En 1993, tanto yo como otros colegas, advertamos de los problemas que se avecinaban y nadie prest atencin y ahora que el sistema est colapsado en la izquierda est calando la idea de la importancia de una regulacin del sistema financiero. Esta es la oportunidad para que estas cuestiones ocupen el centro del debate. Hay gente que piensa que como Obama gan las elecciones, la izquierda gan y ya est. Yo tengo cierta simpata por Obama y lo apoy pero yo no veo que Obama represente a la izquierda. Obama puede ser presionado para que vire hacia la izquierda pero, en ese caso, lo que se necesitan son movimientos sociales fuertes que le obliguen a ese giro a la izquierda porque si no Wall Street lo har ir a la derecha. Obama, a fin de cuentas, es un poltico, y un poltico ambicioso, e ir hacia donde le empujen.

-Usted sostena que, cuanto ms dinero recibiese Obama en la campaa electoral de agentes de Wall Street, ms presionado se sentira a la hora de gobernar.

-Wall Street dio mucho dinero a Obama durante su campaa. En su currculo figura cierto activismo en su comunidad, pero no hay que olvidar que tambin se encarg de cultivar determinadas relaciones en el mundo empresarial y financiero y nunca fue considerado un candidato serio hasta que tuvo el apoyo de esos sectores. Por otro lado, esto significaba que estos sectores no lo consideraban un candidato peligroso. Evidentemente, si comparamos a Obama con Bush, que a parte de ser de derechas no es muy inteligente, Obama es un presidente responsable y sabe que tiene que responder a la presin de sindicatos, movimientos sociales y a todos los sectores que lo apoyaron. Alguna gente ahora se siente un poco decepcionada y dice que se est vendiendo. Obama es un poltico y los polticos se venden, a veces cambian de opinin y, como poltico, responde a las presiones. Es un poltico ms honesto y ms inteligente que la media y no cabe duda de que siente ciertas simpatas por la izquierda, la prueba es que yo mismo estoy en el Comit para el estmulo econmico y escrib parte de su programa de economa verde.

-Contra la dependencia energtica, Espaa se plantea de nuevo la energa nuclear.

-Es curioso que en Espaa haya esa discusin, cuando en los foros que se debate la economa verde Espaa aparece como un pas puntero en el mundo en tecnologa elica con el que Estados Unidos pretende competir y se considera lejos del nivel espaol. Antes de invertir en nuevas centrales nucleares hay campos donde se puede actuar de inmediato para ahorrar energa y con escaso coste econmico como en la eficiencia energtica de edificios, apostando por el transporte pblico, como ya hace Espaa, o mejorando la red elctrica. Son actuaciones poco costosas que solucionaran el problema como una central nuclear nueva. Pero las centrales nucleares no resuelven las necesidades energticas, tienen una vida limitada y no son seguras. Si se va a gastar tanto dinero, sera mejor apostar por soluciones permanentes e invertir en energas renovables.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter