Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2009

Despus del siglo XX: Un mundo en transicin

Eric Hobsbawn
Letras Libres


Un muy destacado cientfico ha expresado la opinin de que la raza humana slo tiene un cincuenta por ciento de posibilidades de sobrevivir al siglo XXI. sta es en cierto sentido una afirmacin extrema; pero muy pocos disentiramos de la idea de que nuestra especie y nuestro globo enfrentan ahora peligros sin precedentes para la presente centuria, aunque slo sea por el extraordinario impacto que la tecnologa y la economa humanas ejercen sobre el medio ambiente. A este ensayo mo no le conciernen tales escenarios apocalpticos: supondr que si la humanidad sobrevivi al siglo XX, igualmente lo har en el siglo XXI.

El mundo de principios del siglo XXI se caracteriza por tres sucesos principales:

Las enormes fuerzas que aceleran la velocidad de nuestra capacidad de produccin y que, al hacerlo, cambian la faz del mundo. Esto es as y as continuar.

Un proceso de globalizacin acelerado por la revolucin en el transporte y las comunicaciones, nos indica que: a) sus efectos mayores corresponden directa o indirectamente a la globalizacin econmica; aunque b) se presenta en todos los campos excepto en los del poder poltico y la cultura, en la medida en que dependen del idioma.

El reciente pero rpido cambio en la distribucin de la riqueza, el poder y la cultura, de un patrn establecido que dur de 1750 a 1970 a uno todava indeterminado.

I. El incremento en nuestra capacidad para producir y para consumir difcilmente requiere de comprobacin alguna. Sin embargo, deseo hacer tres observaciones. La primera concierne a la explotacin de recursos cuyo abastecimiento es naturalmente limitado. Esto incluye no slo las fuentes de energa fsil de las cuales la industria ha dependido desde el siglo XIX carbn, petrleo, gas sino de los ms antiguos fundadores de nuestra civilizacin, a saber: agricultura, pesca y bosques. Estas limitaciones naturales o son absolutas dada la magnitud de las reservas geolgicas y de tierras cultivables, o relativas cuando la demanda excede la capacidad de estos recursos para su propia renovacin, como la excesiva explotacin pesquera y de bosques. Cerca del final del siglo XX el mundo no se haba aproximado an al lmite absoluto de las fuentes de energa, ni a un incremento sustancial en la productividad agrcola y las extensiones cultivables, aunque el ritmo de incorporacin de nuevas tierras afloj durante la segunda mitad del siglo. Los rendimientos por hectrea de trigo, arroz y maz subieron a ms del doble entre 1960 y 1990. Sin embargo, los bosques fueron seriamente amenazados. La deforestacin en pequea escala ha sido un antiguo problema y ha dejado marca permanente en algunas regiones, notablemente el Mediterrneo. La sobreexplotacin pesquera empez a alcanzar su punto crtico en el Atlntico norte alrededor de los ltimos treinta aos del siglo XX y se extendi a todo el globo debido a la preferencia por algunas especies. Esto, hasta cierto punto, se ha compensado con la acuicultura, que en la actualidad produce alrededor del 36% del pescado y marisco que consumimos cerca de la mitad de las importaciones de pescado de los Estados Unidos. Aunque la acuicultura todava se encuentra en etapa inicial, el esfuerzo podra terminar en la mayor innovacin en la produccin de alimentos desde que se invent la agricultura. Esta vastedad de alimentos alcanzada, que permite alimentar a ms de seis mil millones de personas mucho mejor que a los dos mil millones de principios del siglo XX, se logr a travs de los mtodos tradicionales, adems de las tecnologas mecnica y qumica; de modo que no tiene sentido argumentar que la humanidad no puede ser alimentada sin manipulacin gentica.

El agotamiento de los recursos no renovables o limitados ciertamente plantear serios problemas al siglo XXI, particularmente si la crisis medioambiental no se encara seriamente.

Mi segunda observacin se ocupa del impacto que la revolucin tecnolgica ha tenido sobre la produccin y la mano de obra. En la segunda mitad del siglo XX, por primera vez en la historia la produccin dej de ser de mano de obra intensiva para volverse de capital intensivo y, progresivamente, de informacin intensiva. Las consecuencias han sido dramticas. La agricultura sigue siendo el principal deponente de mano de obra. En Japn la poblacin agrcola se redujo del 52,4% despus de la Segunda Guerra Mundial al 5% en el presente. Lo mismo en Corea del Sur y Taiwn. Aun en China la poblacin agrcola ha disminuido del 85% en 1950, al 50% hoy en da. No hay necesidad de comprobar la sangra de campesinos en Amrica Latina desde 1960, pues es evidente. Para decirlo pronto, salvo la India y algunas zonas del frica subsahariana, no quedan pases campesinos en el mundo. La dramtica cada de la poblacin rural se ha compensado con un alto crecimiento de las zonas urbanas que, en el mundo en desarrollo, han dado origen a ciudades gigantes.

En el pasado, este caudal de mano de obra redundante y no calificada era absorbido por la industria en la minera, la construccin, el transporte, las manufacturas, etc. Esta situacin an prevalece en China, pero en el resto del mundo, incluyendo a los pases en desarrollo, la industria ha venido deshacindose aceleradamente de la mano de obra. Este descenso en la industria no es slo debido a la transferencia de la produccin de regiones de altos costos a otras de bajos, sino que tambin va implcita la substitucin de tecnologas cuyos costos declinan por mano de obra calificada cuyos costos son inelsticos y al alza con el propio desarrollo econmico. Desde 1980, los sindicatos de la industria automotriz en los Estados Unidos han perdido la mitad de sus miembros. Igualmente Brasil empleaba un tercio menos de trabajadores aun cuando produce casi el doble de vehculos automotores en 1995 que en 1980. El incremento en el sector de los servicios junto al crecimiento econmico no ofrecen una alternativa viable para dar salida a la mano de obra redundante tanto industrial como agrcola, generalmente de baja escolaridad y con poca capacidad de adaptacin. Sin embargo, hasta ahora, el empleo a las mujeres ha resultado relativamente beneficiado, al menos en los pases desarrollados.

La mayor parte de la mano de obra redundante la absorbe la economa informal que, segn estimaciones de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), comprende el 47 por ciento del empleo no agrcola en el Medio Oriente y Norte de frica; 51 por ciento en Amrica Latina; 71 por ciento en Asia y 72 por ciento en el frica Subsahariana. El problema se observa muy agudo en los pases ms pobres y en aquellos otros devastados por la transicin econmica, como la ex URSS y los Balcanes. Mientras se ha argumentado a favor de la flexibilidad y efectividad de la economa informal sobre todo en el caso latinoamericano, la verdad es que sta es siempre bastante menos significativa en los pases desarrollados (alrededor de diez por ciento en Estados Unidos). En cambio, el contraste entre un rpido crecimiento econmico y la incapacidad para generar suficientes empleos es particularmente impactante en la India , cuyo crecimiento se cimienta en capital e informacin intensivos pero con un 83 por ciento de la fuerza laboral en el sector informal. El gobierno de Manmohan Singh se ha visto en la necesidad de garantizar un mnimo de das de trabajo a la poblacin rural ms pobre.

Mi tercera observacin es obvia, y es que el enorme incremento en la capacidad humana para producir depende mayormente de los conocimientos y la informacin. Esto es, en un gran nmero de gente con altos estudios y no necesariamente slo en el campo profesional de la investigacin y el desarrollo. Aqu, la riqueza acumulada y el capital intelectual de la era de la industrializacin occidental contina dndoles a los pases del norte enormes ventajas sobre los pases en desarrollo. Aunque el nmero de asiticos laureados con Premios Nobel de Ciencia va en aumento desde 1980, sigue siendo pequeo. Los recursos intelectuales en el resto del mundo en desarrollo siguen a la espera de un mejor aprovechamiento. Adems, los jvenes investigadores del mundo en desarrollo pueden trabajar en los centros de investigacin del Norte, reforzando as su predominancia.

Sin embargo, el siglo XXI est siendo testigo de la rpida transferencia de actividades innovadoras, base del progreso moderno, antes monopolizadas por las regiones del Atlntico norte. Esto es muy reciente. El primer laboratorio extranjero para investigacin y desarrollo se estableci en China en 1993 (por Motorola); pero en pocos aos setecientas empresas transnacionales han hecho lo mismo, mayormente en el sur y el este de Asia, una regin especializada en diseo de semiconductores. Y aqu, una vez ms, las disparidades regionales parecen aumentar, ya que el progreso depende tambin de que los gobiernos sean efectivos, se cuente con infraestructura adecuada y, sobre todo, con poblacin educada por encima de los niveles bsicos. No hay duda de que en pases como la India y, en menor grado, Brasil, la baja escolaridad de la mayora de la poblacin es un obstculo; sin embargo, esto se ha compensado por el relativo buen aprovechamiento del escaso nmero de los altamente educados. Los avances en este aspecto, en el mundo en desarrollo, todava enfrentan un largo camino. El crecimiento de algunas regiones y el rezago de otras es muy evidente, as como el aumento en las disparidades. Segn la revista R&D , en la lista de pases ms atractivos para invertir, estn en ese orden China, Estados Unidos, India, Japn, el Reino Unido y Rusia. De Amrica Latina, Brasil ocup el lugar diecinueve (debajo de Austria), y Mxico el ventitrs.

II. Y paso a la globalizacin, esto es, el desarrollo mundial como una sola unidad, cuyas transacciones y comunicacin estn libres de trabas locales y de otra ndole.

Esto, en principio, no es nada nuevo. Tericos como Wallerstein registran un Sistema Mundial desde la circunnavegacin del globo durante el siglo XVI. Desde entonces se han ido registrando otros varios e importantes avances, principalmente en los campos econmico y de las comunicaciones. Dejar fuera de las comparaciones la fase del proceso previa a 1914. Esa economa nunca abord seriamente asuntos de produccin y distribucin de bienes materiales aun cuando s cre un libre flujo global en las transacciones financieras aunque en menor escala que las actuales. Fueron tiempos de migraciones de mano de obra casi totalmente irrestrictas por los gobiernos, y en este sentido, una globalizacin ms avanzada que la presente. Y mientras que las comunicaciones sufrieron cambios benficos y sustanciales en los sistemas postales, telegrficos y organismos de coordinacin internacional a mediados del siglo XIX, el nmero de personas involucradas en transacciones internacionales fue escaso. De hecho, la globalizacin de la produccin ha sido posible gracias al revolucionario avance en las comunicaciones, que virtualmente han abolido las limitaciones en cuanto a lugar, distancia y tiempo se refiere y al no menos dramtico adelanto en la transportacin de mercancas desde los aos sesenta carga area y contenedores, aun cuando la innovacin tecnolgica fue menor que en las comunicaciones humanas.

Aqu, tres puntos son relevantes.

El primero es la peculiar naturaleza de este proceso a partir de los aos setenta, concretamente el triunfo sin precedente de un capitalismo que descansa en la libre movilidad global de todos los factores de la produccin y la de los gobiernos atentos a no interferir en la distribucin de los recursos dispuesta por el mercado. sta no es la nica versin del concepto de globalizacin. En las dcadas anteriores a 1914, su progreso corri paralelo rivalizando con las polticas proteccionistas, moderadas en la mayora de los pases industrializados y extremas en los Estados Unidos. Durante las dcadas doradas posteriores a 1945 esta prctica de sustitucin de importaciones corri paralela a las polticas, no tan infructuosas, del mundo no comunista. No queda claro que los programas neoliberales extremos aseguren un mximo de crecimiento econmico, asumiendo que fuese deseable. El ms rpido crecimiento del Producto Interno Bruto per cpita observado en el mundo capitalista avanzado no se dio en el orden liberal de 1870 a 1913, ni tampoco en el orden neoliberal de 1973 a 1998, sino solamente en los aos dorados de 1950-1973. El crecimiento econmico de los inicios del siglo XXI ha descansado primordialmente en un dinamismo que Maddison llama las quince economas asiticas resurgentes, cuyo crecimiento ha sido asombroso. Pero no fue el neoliberalismo el que presidi la extraordinaria revolucin industrial de Corea del Sur, Taiwn, China y, aun, la India a principios de los aos noventa. A la inversa, la situacin de 168 economas, fuera de estos dnamos, mostr un rpido deterioro en el ltimo cuarto del siglo XX y fue una catstrofe para la ex URSS, los Balcanes y algunas regiones africanas.

Algunos aspectos de esta globalizacin neoliberal tienen relevancia directa sobre la situacin mundial general a principios de este siglo XXI. Primero, es patente el incremento en la desigualdad econmica y social tanto entre pases como al interior de ellos. Esta desigualdad eventualmente podra disminuir, pues las economas asiticas ms dinmicas podran alcanzar a los viejos pases capitalistas desarrollados; pero en el caso de la India y China, con sus miles de millones de habitantes, hace que la brecha sea tan grande y que el paso al que pudieran alcanzar el mismo PIB per cpita de los Estados Unidos sea tan lento como un caracol. Lo que es ms, la rapidez con que crece la brecha entre pases ricos y pobres reduce el significado prctico de estos avances.

Sera inapropiado usar a los 52 multimillonarios de Rusia como ndice comparativo del estndar de vida en ese pas. stos representan otra ms de las consecuencias de la globalizacin neoliberal, cuya novedad es que pequeos grupos de ricos globales son tan adinerados que sus recursos podran ser de la magnitud del ingreso nacional de pases como Eslovaquia, Eslovenia, Kenya o, en el caso de los muy ricos, del orden del PIB de Nigeria, Ucrania y Vietnam. Este tipo de crecimiento ha generado en la India un mercado de clase media tipo occidental contado por decenas algunos aseguran que cientos de millones; slo hay que subrayar que, hacia 2005, en este pas el 43 por ciento de la poblacin viva con menos de un dlar al da. Fuertes y crecientes desigualdades en la riqueza, el poder y las oportunidades para tener una vida mejor no son la receta para la estabilidad poltica.

La segunda caracterstica de la globalizacin, respaldada por las polticas socialmente ciegas del Fondo Monetario Internacional, ha sido el agudo crecimiento en la inestabilidad econmica y en las fluctuaciones econmicas. Los viejos pases industriales han estado resguardados, comparativamente, de las depresiones cclicas, excepto por los bruscos virajes a corto plazo del mercado burstil; sin embargo, el impacto ha sido dramtico en grandes partes del mundo y, notablemente, en Amrica Latina, el sudeste asitico y la ex Unin Sovitica. Slo tenemos que recordar las crisis de principios de 1980 en Brasil y, a fines de los noventa, las de Indonesia, Malasia, Tailandia y Corea del Sur y, sin olvidar, la de Argentina a principios del ao 2000. Slo recordemos los cambios polticos que siguieron a estas crisis en varios pases. Las economas voltiles no son receta para la estabilidad poltica.

La tercera caracterstica de la globalizacin neoliberal es que, al sustituir un conjunto de economas nacionales por una economa global, se reduce severamente la capacidad de los gobiernos para influir en las actividades econmicas de su territorio y se daa su capacidad recaudatoria. Esta situacin se agudiz mayormente al aceptar todos la lgica del neoliberalismo. Desde la terminacin de las economas de planeacin centralizada, todos los pases, incluyendo a los ms grandes, estn en mayor o menor grado a merced del mercado. Esto no implica que hayan perdido todo peso especfico en la economa. Todos los gobiernos centrales y locales, por la naturaleza de sus actividades, son los principales empleadores de la fuerza laboral. Es ms, as han retenido su mayor valor histrico: el monopolio de la ley y el poder poltico. Y esto significa que ya no funcionan como actores econmicos en el teatro mundial, ni siquiera como dramaturgos aunque s como escengrafos. Pues los actores de hoy, las grandes corporaciones transnacionales, se ven en la necesidad de acudir a ellos pues tambin son los propietarios de los teatros nacionales que requieren para sus operaciones. La globalizacin neoliberal ha debilitado seriamente a los Estados nacionales como los conductores del poder y artfices de la poltica.

Polticamente, el aspecto ms serio de este debilitamiento es el de que priva a los gobiernos, sobre todo a los de las economas desarrolladas del Norte y Occidente, de sus ambiciosos y generosos planes sobre seguridad social, mismos que ya desde los tiempos de Bismarck haban sido reconocidos por los gobernantes como la mejor herramienta para la estabilidad social y poltica, esto es, el Estado benefactor. En vez de esto, el mercado global fundamentalista ofrece un proyecto de prosperidad para todos o casi todos a travs de los beneficios de un crecimiento econmico interminable. Aun en los pases como el Reino Unido donde el programa neoliberal ha provedo a la gente de una genuina y bien distribuida riqueza, no han disminuido las demandas de los ciudadanos por ms empleos, garantas para sus ingresos bsicos, seguro social, salud y pensiones. Slo la capacidad o voluntad de los gobiernos para proveer lo anterior ha posibilitado el cumplimiento de esas ambiciones.

Esto me trae a la segunda y ms amplia de las propuestas sobre globalizacin y es que sta, en mayor o menor grado, es universal pero se queda corta ante un problema humano mucho mayor: la poltica. Histricamente han existido y existen mecanismos econmicos en el mundo, pero ninguno dirigido a la creacin de un gobierno mundial. Las Naciones Unidas y otros organismos prevalecen por la conveniencia y el permiso que los propios pases les otorgan. Los Estados nacionales son las nicas autoridades en el mundo y sobre el mundo para ejercer el poder de la ley y el monopolio de la violencia. De hecho, en el transcurso del siglo XX se dio fin a la era de los viejos y nuevos imperios y, durante la Guerra Fra , se estabilizaron las fronteras de los Estados nacionales, revertindose la vieja tendencia hacia la concentracin del poder poltico debido a la expansin imperial y por el surgimiento de Estados nacionales ampliados. Por implicacin, esto result antiglobalizador. Hoy en da, hay cuatro veces ms naciones tcnicamente soberanas que hace cien aos.

Desde luego, en cierto sentido esta multiplicacin de Estados nacionales ha favorecido la globalizacin econmica pues muchas de las pequeas y enanas unidades polticas dependen totalmente de la economa global porque poseen recursos indispensables petrleo, destinos tursticos, territorios base para la evasin fiscal, empresas transnacionales. As pues, algunos pases se han beneficiado desproporcionadamente con la globalizacin. De los quince Estados nacionales con el PIB ms alto per cpita en el 2004, doce tienen una poblacin que va de los cien mil a los diez millones de habitantes. La mayora sin un poder o peso significativos. No obstante, aun los Estados pequeos y aquellas etnias aspirantes a formar el suyo propio, son rocas que rompen el oleaje de la globalizacin. Ha habido intentos ocasionales de contrarrestar la fragmentacin poltica del mundo, principalmente a travs de reas regionales de libre comercio como el Mercosur, pero slo la Unin Europea ha logrado ir ms all de lo meramente econmico, pero aun sin que se vean indicios claros de avance hacia una federacin, ni siquiera a Estados confederados, como estaba en la mente de sus fundadores. La UE , pues, permanece como un hecho irrepetible y producto de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fra.

Y abundando: los Estados nacionales son lugares polticos y la poltica tiene una considerable fuerza internacional en una poca en que todos los pases, democrticos o no, y an las teocracias, tienen que tomar en cuenta el sentir de sus ciudadanos. Esa ha sido una fuerza suficiente para ponerle un freno a la globalizacin neoliberal. El ideal de una sociedad global de libre mercado supone la irrestricta distribucin de recursos y resultados en base a criterios de mercado. Por razones polticas, los gobiernos no pueden correr el riesgo de dejar en manos del mercado la distribucin del producto nacional. Otra, la globalizacin requiere de un solo lenguaje una versin globalizada del ingls pero, como lo demuestra la historia reciente en Europa y el sur de Asia, los pases pagan las consecuencias si fallan al tomar en cuenta los idiomas dentro de sus territorios. Un mundo neoliberal requiere moverse libremente en la transaccin de todos los factores de la produccin. Slo que no existe el libre movimiento internacional de la mano de obra, a pesar del hecho de encontrarse una enorme brecha entre los niveles de salarios de los pases pobres y los ricos; millones de pobres en el mundo quieren migrar a las economas desarrolladas. Y por qu no hay libertad migratoria? Porque no existe gobierno alguno en las economas desarrolladas que se atreva a pasar por alto la resistencia masiva de sus ciudadanos hacia la irrestricta inmigracin, tanto en el plano econmico como en el cultural. No defiendo esta situacin, slo sealo su enorme fuerza.

La poltica, a travs de la accin del Estado, proporciona as el necesario contrapeso a la globalizacin econmica. Sin embargo, difcilmente hoy encontramos gobiernos que rechacen las desventajas de la globalizacin o que pudieran suspenderla en sus territorios, si quisieran. Claramente no todos los pases son iguales. Ciertamente, la proliferacin de pases pequeos y virtualmente dbiles da gran prominencia y peso global a un puado de pases o uniones fuertes que dominan hoy en da el mundo: China e India, los Estados Unidos, la Unin Europea , Rusia, Japn y Brasil, quienes tienen alrededor de la mitad de la poblacin mundial y casi las tres cuartas partes del PIB. La globalizacin econmica opera a travs de empresas transnacionales sin poder militar ni poltico, pero que funcionan en un marco determinado por sus propios pases de origen, sus polticas, alianzas y rivalidades.

No obstante, los progresos y la voluntad de globalizacin continuarn aun si lo que no es imposible el ritmo para lograr el libre intercambio mundial aflojase en las prximas dcadas. Esto me trae a mi tercera proposicin: la creacin de una economa mundial como una sola y total unidad interconectada y sin obstculos an est en la infancia. As, si tomamos los bienes de exportacin como si fuesen el PIB de los 56 pases econmicamente significativos del mundo, este alcanz su primer punto mximo alrededor de 1913 con cerca del nueve por ciento de los PIBs conjuntos, pero entre este ao y 1990, slo hubo un crecimiento del 13,5 por ciento; ni siquiera se duplic. El Instituto Federal Suizo de Tecnologa, en Zurich, ha establecido un ndice de globalizacin. En este ndice los diez pases ms econmicamente globalizados del mundo slo incluyen una economa avanzada, la del Reino Unido (como el nmero 10). De las economas mayormente desarrolladas, Francia clasifica en el puesto 16; los Estados Unidos en el 39 un poco adelante de Alemania y Noruega; Japn ocupa el puesto 67; Turqua clasifica en 52; China en 55; Brasil, 60; Rusia, 76 y la India ocupa el lugar 105. La clasificacin en globalizacin social se distribuye ms uniformemente entre las economas occidentales. Con excepcin de la mayor parte de Amrica Latina, la globalizacin social (si se prefiere cultural) refleja un mayor avance que la econmica.

Esto indica que el mundo contina abierto a los choques y tensiones de la globalizacin. Consideremos que, mientras los pasados treinta aos nos han trado las ms grandes migraciones masivas, slo el 3 por ciento de la poblacin mundial vive fuera de su pas de origen. Qu tan lejos nos llevarn los todava modestos avances de la globalizacin? Jzguenlo ustedes.

III. Si hemos de juzgar los cambios en la riqueza, el poder y la cultura en el equilibrio global, debemos, por tanto, definir lo que se entiende por equilibrio mundial, o mejor, por desequilibrio como prevaleci el planeta en el perodo de 1750 a 1970. Con una sola excepcin la poblacin hubo un gran predominio de la regin del Atlntico norte, al principio confinada a las partes ms relevantes de Europa pero que en el transcurso del siglo XX se inclin hacia las antiguas colonizaciones de emigrantes europeos a Norteamrica, especficamente los Estados Unidos. Europa y las regiones colonizadas por emigrantes europeos nunca fueron ms que una minora de la poblacin global, digamos el veinte por ciento en 1750, y tal vez el treinta o 35 por ciento hacia 1913.

Desde entonces, ha cado hasta llegar alrededor del quince por ciento.

En cualquier otro sentido, el predominio del Atlntico norte fue absoluto. Cualesquiera que hubiesen sido las circunstancias, la economa mundial se transform gracias a las tecnologas y al sistema capitalista occidentales. Pero aqu debe hacerse una distincin entre el original predominio europeo y la ms reciente fase norteamericana. En el siglo XIX la dinmica global vena del capitalismo europeo pues los Estados Unidos eran mayormente una economa independiente: hasta el siglo XX su impacto sobre Amrica Latina, por ejemplo, era menor comparado con el de Gran Bretaa. Los territorios del mundo estaban ocupados y divididos entre los poderes europeos occidentales del Atlntico Norte y el Imperio ruso. En trminos militares la situacin no era del todo desequilibrada, pero ninguna potencia que no contase con los recursos tcnicos y de organizacin occidentales podra haberse enfrentado a otra que s los tuviese. En lo que se refiere al campo intelectual, excepto el religioso, las ideas que cambiaron la poltica y la cultura en el mundo llegaron de Europa. Modernizacin significaba occidentalizacin. La ciencia y la tecnologa, aunque internacionales, se originaban en Europa y sus filiales y estaban virtualmente monopolizadas por los pases de la regin. Igualmente por lo que haca a la literatura, comunicacin impresa, libros y peridicos.

En trminos de poder econmico, la globalizacin reforz la situacin original del norte industrializado y su desarrollo capitalista, el cual tambin multiplic la distancia entre la riqueza per cpita de estos pases con los del resto del mundo, dando a sus habitantes un elevado nivel de vida, seguridad social y, en general, mejores oportunidades de vida. En trminos de lo que podra llamarse capital intelectual, el monopolio sobre la ciencia y la tecnologa se mantuvo, aunque el centro de gravedad de estos campos se movi de Europa a los Estados Unidos despus de concluida la Segunda Guerra Mundial. En el campo de las ideas y hasta la Revolucin Iran de 1979, las ideologas de origen europeo/norteamericano nacidas de las Revoluciones Estadounidense, Francesa y Rusa as como las de los Estados nacionales independientes y aun las del fascismo, fueron ideas casi universales e inspiraron tanto a los propios gobiernos como a los que quisieron deponerlos.

Esta fue la situacin que empez rpidamente a cambiar hacia finales del siglo XX, afectando desigualmente a diferentes partes del mundo. Las regiones importantes en el mundo del siglo XXI son hoy muy distintas en sus estructuras demogrficas. En el ao 2006 se estimaba que, en pases con poblaciones enormes, los nios menores de quince aos de edad constituan entre el treinta y el cincuenta por ciento de la poblacin. Para ser ms preciso, son cuatro las regiones de jvenes actualmente: Amrica Latina y el Caribe, al norte del Cono Sur; la subsahariana de frica; la importante regin musulmana de Oriente Medio y el Norte de frica; y el sur y sudeste asitico. Es preciso distinguir claramente entre el subcontinente Indio y sudeste asitico. Dejo fuera los archipilagos del Pacfico por no ser de gran importancia cuantitativa. Tres regiones desarrolladas o en rpido desarrollo representan a la poblacin en proceso de envejecimiento en el mundo. Europa en el ms amplio sentido, incluyendo Rusia y los otros pases ex comunistas (no los musulmanes de Asia central) y Norteamrica y Australasia, todas stas son regiones originalmente colonizadas o pobladas por blancos europeos. Existen, desde luego, diferencias significativas entre Norteamrica, la Unin Europea , los pases que integraban la URSS y la Europa del este y el lejano oriente asitico: China, Corea del Sur, Japn, Hong Kong, Taiwn y Singapur.

Para efectos de este trabajo, no me interesa ahora discutir los problemas globales de la transicin demogrfica que, esperamos, logre estabilizarse en una poblacin mundial de ms de seis mil millones.

Es evidente que la humanidad del siglo XXI contendr una proporcin mucho menor de blancos europeos o sus descendientes, una menor proporcin de asiticos del este y una mucho ms alta proporcin de latinoamericanos, de subsaharianos de frica, de musulmanes mediorientales y asiticos del sur y sureste. Esto tiene una relevancia inmediata sobre la distribucin de la pobreza en el globo, que claramente se concentra en las regiones de rpido crecimiento demogrfico, a excepcin del sureste asitico, donde el desarrollo econmico ha reducido la expansin poblacional; y desde luego tambin, los antiguos pases soviticos. De otra parte, mientras no existan implicaciones inmediatas en la distribucin de la riqueza y el poder econmico, esto es irrelevante. As, de las unidades polticas ms importantes y que son centros de poder econmico, slo dos India y Brasil estn presentes en las regiones de crecimiento demogrfico; cuatro, los Estados Unidos, la Unin Europea , Rusia y China estn en los regiones de estancamiento o disminucin poblacional. El frica subsahariana, el Medio Oriente musulmn y el sureste asitico estn fuera de consideracin.

La globalizacin y el desarrollo econmico han afectado a los pases de manera asimtrica. De hecho, hoy tenemos un mundo en desarrollo dividido en tres partes: los pases de desarrollo rpido; los pases cuya funcin principal es la de abastecer materias primas y combustibles fsiles y los pases con poco inters en la economa globalizada. En el presente, el este asitico es el ms exitoso ejemplo de los primeros, los de rpido desarrollo; los pases del antiguo bloque sovitico y la mayora de los musulmanes de Medio Oriente pertenecen a la segunda categora y la mayora de los subsaharianos de frica, a la tercera.

El cambio ms importante que se da a partir de 1970 es la transferencia del centro de gravedad de la economa mundial, de Norteamrica y la Unin Europea hacia el Oriente extendindose por el sur y sureste asiticos. A menudo se olvida que el ascenso hacia la prominencia global de la economa japonesa tambin ocurri a finales del siglo XX, as pues, al trmino de 1968 la produccin industrial de Japn alcanzaba no ms de cuatro por ciento de la mundial total, por debajo de la del Reino Unido. Desde luego, es verdad que el equilibrio del poder mundial de los negocios contina, en gran medida, en manos de los viejos pases industriales. Sin embargo, la tendencia es clara por el destacado y sorprendente papel de los asiticos.

Qu tan lejos llegarn los cambios en el equilibrio del poder econmico no est claro todava. Norteamrica y la Unin Europea , los ms importantes contribuyentes al PIB mundial, perdern terreno Estados Unidos tal vez ms que la ue. Por su parte, los pases del Mar de China avanzarn, pero todava les falta mucho. A la India , todava no se le puede juzgar, pero hay que considerarla como claro y futuro jugador importante. A Amrica Latina, con su cercana al ocho por ciento del PIB mundial, no se le ven trazas de algo importante; los resultados de dcadas pasadas han sido ms bien decepcionantes y sus prospecciones dependern del progreso que obtengan los pases del Mercosur y Mxico mientras no sean absorbidos an ms por la economa estadounidense. El mundo musulmn del Oriente Medio, con todo y los ingresos por el petrleo y gas, contribuye poco a los cambios y a excepcin de Turqua e Irn sus prospecciones dependen mucho de la venta de energticos. Por su parte, los sucesores de los pases comunistas, que ahora contribuyen con alrededor del cinco por ciento del PIB posiblemente mejoren algo sus resultados cuando se recuperen de los infaustos sucesos de los noventa. Adems de las materias primas y el petrleo, el poder econmico de la Rusia desindustrializada tiene hoy un poco ms en don- de apoyarse que en los tiempos de la era sovitica con todo y la poderosa industria de armamentos y la gente con elevada educacin. Por otro lado, a la cada da ms empobrecida frica subsahariana se le ven escasas esperanzas de poder lograr desempear un mejor papel.

De todas las regiones, slo una, Amrica del Norte, se encuentra bajo el predominio de una sola economa nacional: los Estados Unidos. Cuando las reliquias de la Guerra Fra incluyendo a Rusia asumieron que el camino se despejaba, el futuro lgico lo encontraron en combinarse con Europa. En el este y sudeste asiticos, China puede aspirar a la hegemona econmica que por breve tiempo disfrut Japn, pero Japn permanecer como un jugador principal, sin tampoco olvidarnos de la India. Este nuevo y dinmico centro global, por consiguiente, ser el campo en la interaccin de estos tres gigantes. Ni la regin musulmana del Medio Oriente, ni frica, potencialmente poseen fuerza hegemnica en los campos econmico y poltico; pero en Amrica del Sur el solo tamao y potencial de la economa brasilea le asigna a sta un papel central, todava ms si la economa mexicana se permite seguir atada al sistema de los Estados Unidos.

Esto no significa que estas economas hegemnicas nacionales o regionales estn en conflicto con la ya en buena parte interdependiente economa global, que les otorga a todos beneficios reales o potenciales. Y s significa que la globalizacin no puede como el neoliberalismo lo supone ser como el fluir suave de un lquido. Existen tres agregados principales, polticos y sociales, en el lquido. Primero, el siglo XXI tiene poco que ofrecer al rico mundo del norte, excepto la erosin, tal vez la prdida, de su vieja hegemona que fue tambin la base de su poder y del extraordinariamente elevado estndar de vida en su gente. Inevitablemente este mundo del norte se resistir a los cambios, aunque slo los Estados Unidos con sus aspiraciones de supremaca de mano fuerte pueden verse tentados a complementar su resistencia con medios militares. Segundo, la ausencia de autoridades globales efectivas y de un sistema de poder internacional, han creado una situacin de gran inestabilidad poltica y social, turbulencias y gobiernos impotentes en muchas partes del mundo, efectos que durarn todava algn tiempo. Tercero, las tensiones y desigualdades originadas por una globalizacin incontrolada, estn generando una significativa resistencia popular que limita el campo de accin de los gobiernos neoliberales y de regmenes democrticos. Desde luego, se generarn movimientos de disidencia y rebelin populares.

Nos encontramos en el presente ante una fase de transicin, de una economa mundial dominada por el Norte a una de nuevo esquema, probablemente de orientacin asitica. Hasta que estas nuevas pautas queden establecidas, es probable que pasemos por algunas dcadas de violencia, turbulencias econmicas, sociales y polticas, como ha ocurrido en el pasado en similares periodos de transicin. No es imposible que esto nos lleve a guerras entre pases, sin embargo sern menos probables que en el siglo pasado. Quiz podamos esperar una relativa estabilidad global en algunas dcadas, como las posteriores a 1945. Ciertamente la humanidad no se acercar a la solucin de la crisis medioambiental del mundo, crisis que la propia actividad humana continuar fortaleciendo. Cul es la participacin de Latinoamrica en esta prospeccin global? sta es una cuestin que ustedes como expertos pueden encarar mucho mejor que yo, que no lo soy.

Tomado de http://www.ddooss.org/articulos/otros/eric_hobsbawn.htm  

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter