Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2009

Per, un TLC agresivo

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Mucho antes de que el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Per y Estados Unidos entrara en vigor, el presidente Alan Garca saba que para cumplir con los acpites establecidos en ese convenio, los enfrentamientos con el pueblo ocurriran en calles, campos y selvas peruanas.

Garca desde que lleg al poder en 2006 visit Estados Unidos para convencer a congresistas que se oponan al convenio y le pidi al ex presidente estadounidense, George W. Bush que lo firmara antes de salir de la Casa Blanca. Esos esfuerzos fueron recompensados y el Tratado entr en vigor el pasado primero de febrero.

En Washington Alan dijo en una de sus visitas a los representantes y senadores que un eventual veto sera una mala noticia para el pueblo peruano porque las corporaciones norteamericanas llevarn prosperidad a los pobres de la sierra, convirtindola en la Sierra Exportadora.

Las protestas obreras y campesinas se convirtieron en hechos consuetudinarios en el pas desde que los gobiernos de turno comenzaron a aplicar las recetas neoliberales y de privatizaciones impuestas por Estados Unidos mediante el Fondo Monetario Internacional (FMI y el Banco Mundial (BM).

En el 2008, el gobierno debi enfrentar numerosos bloqueos de carreteras, marchas y paros nacionales contra el alto costo de la vida, por una mejor distribucin de la riqueza en el pas y en oposicin a la poltica econmica presidencial.

Mario Huamn, uno de los principales lderes sindicales ha puntualizado en varias ocasiones que las protestas se realizan debido a que durante los ltimos siete aos el Producto Interno Bruto (PIB) del pas ha crecido, pero las ganancias van solo a las manos de los ricos y de las transnacionales.

Las tensiones alcanzaron su clmax el pasado 5 de junio cuando la polica nacional arremeti contra indgenas awajn y wampi en la ciudad nororiental de Bagua, que haban bloqueado carreteras en rechazo a una serie de decretos gubernamentales que entregaban vastos sectores de la Amazona a corporaciones extranjeras, en correspondencia con los acuerdos del TLC.

Los excesos policiales dejaron un saldo de alrededor de 40 indgenas muertos y decenas de desaparecidos. Ante la magnitud de los hechos, el gobierno se vio obligado a revocar la impopular medida

Asimismo, en las ltimas semanas estuvieron paralizadas las ciudades de Andahuaylas, en Apurmac, y Sicuani, en Cusco (a 950 y 1,100 kilmetros al sudeste de Lima respectivamente), y los departamentos de Junin en los Andes Centrales. Sus pobladores exigen al gobierno atencin a sus demandas econmicas y sociales.

Para contrarrestar los paros y cortes de carreteras, el gobierno orden al ejrcito controlar la situacin por cualquier medio, pues hasta la mina estadounidense Doe Run, en La Oroya, Junin, se ha visto afectada al detener sus 3 500 obreros las tareas, situacin completamente prohibida en los acpites del TLC.

Tras la firma del Tratado el 20 de diciembre de 2007, el Congreso del pas andino otorg facultades legislativas al Ejecutivo para modificar 60 normas (exigidas por Washington) que deban ser corregidas para implementarlo.

Uno de los requerimientos era ratificar sin enmiendas el captulo 10 del TLC que posibilita a las compaas estadounidenses proceder legalmente contra el gobierno peruano y exigir compensaciones extraordinarias, en caso de que se promulguen leyes que atenten contra sus intereses econmicos. De esa forma, ni obreros ni autoridades peruanas tienen potestad para reclamar ante cualquier exceso o arbitrariedades cometidas por compaas transnacionales.

Alan Garca en sus comparecencias afirma que los inversionistas extranjeros han contribuido a que la economa haya tenido altos crecimientos en los ltimos aos.

Los datos reales contradicen ese discordante empuje econmico pues el nivel de pobreza sobrepasa el 70 % de los 28 millones de habitantes. En las regiones sureas de Huancavelica, Ayacucho, Puno y Apurimac, las cifras alcanzan entre 88,7 % a 74,8 %, segn el Instituto Nacional de Estadstica e Informtica. Asimismo, el 60 % de la poblacin est desempleada o subempleada y no cuenta con ningn tipo de seguro social, por tanto no tiene derecho a retiro, atencin sanitaria o educacin.

El TLC conlleva mayores perjuicios para Lima que la Ley de Promocin Comercial y Erradicacin de la Droga en los Andes (ATPDEA, por sus siglas en ingls) impuesta por Washington y que ya ofreca amplias garantas a los inversores extranjeros. Ese mecanismo permite a los pases andinos exportar sus mercancas (principalmente materias primas) al mercado norteamericano.

Segn la economista peruana Ariela Ruiz, los beneficiarios del ATPDEA deben cumplir estrictos requerimientos como son que el pas receptor no tenga un sistema comunista y que no haya nacionalizado o expropiado bienes de inversionistas o de ciudadanos norteamericanos.

Adems, no puede haber desconocido decisiones de arbitraje a favor de ciudadanos de Estados Unidos; respetar los derechos de propiedad intelectual de las naciones desarrolladas; cumplir los lineamientos de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC); cooperar en el desarrollo de acuerdos de libre comercio, tener certificado un plan antinarcticos y apoyar a Washington en la lucha contra el terrorismo, entre otros.

El TLC refuerza las restricciones del ATPDEA al no poder Per acudir a tribunales nacionales cuando se presenten diferencias, mientras que en las cortes internacionales las disputas son inapelables, las audiencias casi siempre son secretas y Estados Unidos puede ser demandado pero sin reclamos a los inversionistas.

Pese a que Washington otorga millonarios subsidios a sus agricultores con el consecuente abaratamiento de los productos, el primero de febrero de 2009 se eliminaron los aranceles a dos tercios de las exportaciones agrcolas (y mercantiles) de Estados Unidos a Per y en 15 aos no existirn barreras arancelarias.

Las medidas ponen en crisis a la agricultura peruana que se dedica principalmente a monocultivos manuales, sin recursos financieros para comprar fertilizantes o implementos agrcolas que le permitan competir con los productores estadounidenses. La mayora de las fbricas nacionales tampoco sobrevivirn.

El 22 % de la poblacin peruana vive de la agricultura, en especial los productores de maz, sorgo, mijo, arroz, trigo, algodn y azcar y por tanto se condena a la quiebra segura al 97 % del sector agrario nacional".

Al abrirse todos los sectores al capital extranjero, escenarios similares ocurrirn en los servicios de salud, electricidad, telfono, agua, educacin, medio ambiente y otros.

El ex presidente Alejandro Toledo y su actual sucesor siempre se negaron a que el TLC se llevara a consulta nacional. Al conocer la peyorativa magnitud del Tratado, el pueblo sale a las calles para reclamar sus derechos, cosa que conoca de antemano Alan Garca.

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter