Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2009

De Manta a Soto Cano

Ramn Prez Almodvar
Rebelin


 No podemos permitir que un pas se haga marxista por la irresponsabilidad de su pueblo. Henry Kissinger

La ofensiva del imperialismo en alianza con las oligarquas nacionales de pases de Amrica Latina est teniendo su segundo captulo, en dos aos, con el golpe de Estado de Honduras. El primero fue el ataque combinado por fuerzas armadas colombianas y de Estados Unidos contra el Ecuador el 1 de marzo de 2008.

El Gobierno del presidente Rafael Correa cumpli su compromiso de no renovar el mal llamado acuerdo firmado diez aos antes para que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos dispusieran de una base militar en suelo ecuatoriano, en Manta. Una de la legisladoras que puso ms empeo en la recuperacin del territorio de Manta para la soberana ecuatoriana, Mara Augusta Calle, ha sido perseguida y amenazada y un juzgado colombiano le ha abierto un proceso acusndola de rebelin, delito por el que en Colombia se piden de 6 a 9 aos de prisin, adems de una importante multa econmica.

En el caso de Honduras, el presidente Manuel Zelaya anunci hace meses su intencin de que la plataforma aeroportuaria de Soto Cano, que utilizan las Fuerzas Armadas de Estados Unidos como base en Honduras, pasara a uso civil.

El cinismo de las oligarquas venezolanas, ecuatorianas, bolivianas, hondureas o peruanas no tiene lmites. Apoyan a la cadena pro-golpista CNN y denuncian que presidentes como Hugo Chvez, Rafael Correa, Evo Morales y Manuel Zelaya o un candidato presidencial como Ollanta Humala quieren acabar con la libertad de expresin, aunque ellos slo defiendan la suya propia, la que pueden difundir masivamente gracias a su poder econmico. Si no hubiera sido por Telesur, el mundo no se hubiera enterado del golpe de Estado y no hubiera habido una reaccin inmediata como la decidida por los pases del ALBA el mismo domingo 28 de junio.

Este reducido grupo de grandes propietarios de medios de produccin en todos los pases, esta internacional de la ignominia, cuenta con el apoyo de un ejrcito de estmagos agradecidos, desde Mario Vargas Llosa a Jos Mara Aznar, enano mental acusado de crmenes de guerra.

Hay otros, como Felipe Gonzlez, que es invitado a un sanedrn de ricachones, como el mexicano Carlos Slim i , que se rene en Cartagena de Indias para seguir defendiendo sus intereses en un continente que se muere de hambre.

Las oligarquas locales cuentan con apoyo financiero de instituciones , fundaciones y entidades de Estados Unidos y Europa y se suelen reunir cada cierto tiempo para poner en comn sus estrategias. En una de esas reuniones donde se mezclan ricachones con ex presidentes, Juan Manuel Santos, entonces ministro de Defensa colombiano, declar que Colombia es el mejor laboratorio de seguridad y terror. Un laboratorio de terror donde han participado mercenarios israeles y las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Frente a este recudido grupo de dspotas multimillonarios, Gobiernos democrticos de Amrica Latina emprenden reformas constitucionales que tienen como objetivo la justicia social, acabar con el hambre y la desigualdad, redistribuir la riqueza colectiva generada, democratizar realmente la participacin de la poblacin en los asuntos pblicos , algo que no sucede en democracias ejemplares como la espaola, donde no se puede consultar a la poblacin en referndum, persiste el pacto constitucional tardofranquista y se mantienen las bases militares de Estados Unidos para que despeguen aviones que bombardean al pueblo iraqu.

El ataque colombiano-estadounidense a Ecuador de 2008 fue el primer acto militar de este siglo contra un Gobierno que busca profundizar la integracin latinoamericana y la independencia econmica, sin tutelas extranjeras, norteamericanas o europeas, en el marco de los nuevos procesos de cambio y abandono del neoliberalismo que se han iniciado en Amrica Latina.

El golpe de Estado en Honduras es un paso ms contra el ALBA y contra la integracin latinoamericana y una advertencia para cualquier otro pas latinoamericano donde el pueblo organizado promueva un proceso democrtico constituyente o donde se decida votar por un proyecto poltico que pretenda poner fin a los privilegios de un club de ricos. Es una seria advertencia para otros pequeos pases centroamericanos hastiados de violencia y hambre. El primer paso para la paz en Amrica es el abandono de Estados Unidos de todas las bases militares desplegadas, desde Manta hasta Soto Cano, desde la Patagonia a Mxico algo que no ocurrir por decisin de Obama, pues los grandes poderes econmicos transnacionales tienen en el punto de mira los enormes recursos naturales de toda la regin, como petrleo, gas, madera, biodiversidad (farmacuticas) o agua. No hay una gran diferencia entre lo que pensaba Kissinger sobre el Chile de Allende y la posicin actual de la Administracin norteamericana sobre los pases del ALBA. El antiimperialismo debe seguir siendo el norte poltico de los pueblos que luchan por su liberacin.


*Periodista. Autor de la entrevista a Ollanta Humala titulada De Locumba a candidato a la Presidencia en Per, publicada recientemente en la coleccin Contexto Latinoamericano de la editorial peruana Ocean Sur.

i Slim, una de las primeras personas que recibi en el Palacio de Gobierno el presidente peruano, Alan Garca, que lleg al poder tras un gigantesco fraude electoral llevado a cabo en las elecciones de 2006 mientras toda la comunidad internacional haca la vista gorda, como en Mxico. O lo apoyaba directamente, como hizo la entonces el gobierno espaol por medio de la secretaria de Estado para Iberoamrica, la mexicana Trinidad Jimnez, que el viernes antes de las elecciones visit en su casa a Alan Garca, que regres a Per despus de refugiarse en Colombia y Pars a la espera de que prescribieran las denunciasen su contra por corrupcin, un motn que amas durante su primer gobierno (1985-90). Pero Garca no slo ha amasado una fortuna; tambin suma centenares de muertos en su conciencia, desde las vctimas del penal de El Frontn hasta los indgenas masacrados recientemente en Bagua. Con la complicidad de la comunidad internacional.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter