Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-07-2009

Amrica Latina: profundizacin del antineoliberalismo o restauracin conservadora

Emir Sader
La Jornada


Amrica Latina se ha caracterizado en esta dcada por un viraje espectacular que la ha trasformado de territorio privilegiado de polticas neoliberales en el eslabn ms frgil de la cadena neoliberal. Gobiernos que de distintas formas enfrentan los modelos neoliberales han proliferado, pudiendo llegar a 10. A pesar de que la revista britnica The Economist anunci que con la crisis esos gobiernos no se extenderan ms en el continente porque la crisis impondra la agenda de la derecha, centrada en el ajuste fiscal y en el combate a la violencia, desde entonces triunf el gobierno de Mauricio Funes y del Frente Farabundo Mart en El Salvador.

A partir de la eleccin de Hugo Chvez, en 1998, la derecha ha intentado, de distintas maneras, recobrar fuerza, tumbar a esos gobiernos y recuperar la apropiacin del Estado en sus manos: el golpe de 2002 en Venezuela, el intento de impeachment de Lula, en 2005, las sucesivas ofensivas de los grandes agricultores en Argentina, del separatismo en Bolivia. Actualmente el golpe en Honduras, la derrota electoral del gobierno en Argentina y la eleccin de Pepe Mujica como candidato del Frente Amplio en Uruguay son otras tantas de las ltimas escaramuzas entre las dos fuerzas que ocupan el campo poltico en Amrica Latina a lo largo de esta dcada.

Amrica Latina se debate entre profundizar las trasformaciones progresistas operadas por esos gobiernos o la restauracin de la derecha. Donde se debilitan esos gobiernos, no gana ningn sector de izquierda, sino que se fortalece la derecha. Las primeras corrientes que fracasaron en la lucha antineoliberal fueron las provenientes de la llamada ultraizquierda, sean grupos polticos de corte doctrinario u organizaciones sociales que no han roto con la visin corporativa de la autonoma de los movimientos sociales. El campo poltico ha quedado polarizado entonces entre esos gobiernos ms moderados o ms radicales y la derecha.

La eleccin de Mujica como candidato del Frente Amplio representa ms claramente el intento de profundizacin de las trasformaciones antineoliberales. Su condicin de favorito en las encuestas apunta en esa direccin. Por el contrario, la derrota del gobierno argentino representa el intento de frenarlas y de construir un recambio de derecha. El golpe de Honduras, conforme a su desenlace, puede terminar con un gobierno que daba pasos en la direccin antineoliberal o permitir que el retorno de Zelaya recobre con ms fuerza esa dinmica. Lo mismo se puede decir de Brasil: las elecciones presidenciales de 2010 pueden hacer que el gobierno de Lula sea un largo parntesis en la dominacin de la derecha o la profundizacin de las transformaciones iniciadas, con la victoria de Dilma Rousseff, que crece rpidamente en las encuestas, apoyada en 80 por ciento del respaldo popular y solamente 6 por ciento de rechazo del gobierno de Lula. Todo apunta hacia una gran victoria de Evo Morales y el MAS en las elecciones de diciembre de este ao, garantizando la continuidad y la profundizacin del proceso de fundacin del nuevo Estado boliviano.

Los efectos de la crisis sobre los pases del continente estrechan los mrgenes de las polticas de conciliacin de clases desarrollada por gobiernos como los de Argentina, Brasil, Uruguay, entre otros, obligndolos a definiciones entre seguir con las concesiones al gran empresariado en particular al capital financiero o la intensificacin de las polticas sociales como eje obligado de un gobierno antineoliberal.

Hay visiones que nunca han considerado a esos gobiernos como diferenciados de sus antecesores neoliberales, pero que en la prctica corren a saludar la posibilidad de su sustitucin por la derecha. En sas que combinan catastrofismo y derrotismo no habra ningn cambio significativo: una derecha sustituira a la otra. Cambalache, ninguno es mejor, todo es igual. Las visiones que se limitan al plano de la crtica estn al margen de los procesos reales de enfrentamiento al neoliberalismo en el continente.

El futuro de Amrica Latina se decide entre la profundizacin de las trasformaciones apenas empezadas o procesos de restauracin conservadora en que sern derrotados el campo popular y las izquierdas en su totalidad. El futuro sigue abierto, la disputa hegemnica frente al agotamiento del neoliberalismo y las alternativas, entre lo viejo que insiste en sobrevivir y lo nuevo que encuentra dificultades para nacer, es lo que marca el presente latinoamericano.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter