Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-07-2009

Dublin convoca un nuevo referndum el 2 de octubre sobre el Tratado de Lisboa

Soledad Galiana
Gara

Hace poco ms de un ao los irlandeses, los nicos ciudadanos europeos llamados a votar el Tratado de Lisboa, rechazaron ese texto. Ahora Dubln anuncia una nueva consulta sobre el mismo documento para el prximo 2 de octubre y para celebrarla el Gobierno ha conseguido un protocolo en el que simplemente se afirma que el contenido del Tratado no interfiere con la legalidad irlandesa, pero no se ofrece ninguna garanta de que eso no vaya a ocurrir.


La historia se vuelve a repetir. Lo mismo que sucedi con el Tratado de Niza -rechazado en primera instancia por el electorado irlands y aprobado a la segunda intentona- ocurrir ahora con el de Lisboa. El primer ministro irlands, Brian Cowen, anunci ante los parlamentarios irlandeses que la nueva sobre el mismo texto se realizar el prximo 2 de octubre.

Cowen asegur que las garantas legales otorgadas a los irlandeses en la cumbre del Consejo de Europa del pasado mes de junio son suficientes para acallar las preocupaciones que llevaron a los votantes a rechazar el Tratado de Lismo en el referndum que tuvo lugar el 12 de junio del 2008. Sobre esas bases, recomiendo al Gobierno que volvamos a convocar al electorado para buscar su aprobacin de cara a la ratificacin del Tratado, seal el premier irlands.

Sin embargo, grupos de presin y partidos polticos contrarios al Tratado no aceptan los argumentos gubernamentales para este segundo referendo. Roger Cole, que representa al grupo Alianza por al Paz y la Neutralidad, acusa al Ejecutivo de sacrificar los intereses y decisiones de los irlandeses ante la burocracia europea, ya que el protocolo negociado en Bruselas el mes pasado no cambia absolutamente nada. Segn Cole, la decisin de convocar una nueva consulta atenta contra la Constitucin irlandesa que, en su artculo 6, establece que todos los poderes del Estado, legislativo, ejecutivo y judicial, derivan del pueblo, que ostenta el derecho de designar a los gobernantes del estado y, en ltima instancia, decidir sobre todas las cuestiones de poltica nacional, porque el Gobierno ha decidido obligar a la gente a votar de nuevo en exactamente el mismo Tratado sobre el que ya haban ofrecido una decisin final.

Profundamente triste

La vicepresidenta de Sinn Fin, Mary Lou McDonald, ya denunci el 19 de junio, el da en que concluy la negociacin del Gobierno con el Consejo Europeo el hecho de que no se haba producido ninguna alteracin en el texto del Tratado de Lisboa en respuesta a las preocupaciones de los irlandeses. Parece que a los irlandeses se les va a pedir que voten por el mismo Tratado que rechazaron el ao pasado, afirm la lder republicana, que critic la postura del Rjecutivo irlands, al que acus de no buscar o asegurar cambios en el texto del Tratado.

Es profundamente triste que el Gobierno no haya conseguido responder a las preocupaciones reales del pueblo irlands en relacin a los derechos de los trabajadores y los servicios pblicos. Incluso aquellos que apo- yan el Tratado de Lisboa han descrito la declaracin como un intento fallido de `tratar adecuadamente las necesidades de los trabajadores en Irlanda y Europa', agreg McDonald.

El lder del partido mayoritario en la oposicin, Enda Kenny, del conservador Fine Gael, que junto con los partidos de la coalicin de Gobierno apoya el Tratado de Lisboa, augur una campaa difcil, ya que, segn l, no se puede desestimar la fuerza del sentimiento de confusin que existe en la opinin pblica, al tiempo que se neg a confiar en las encuestas de opinin que, como ya hicieron el ao pasado, en estos momentos vaticinan que los irlandeses apoyarn la ratificacin del Tratado.

Y para garantizar un voto positivo, el Gobierno, junto con la Confederacin de Empresarios Irlandeses (IBEC), ha desempolvado algunas estrategias de la campaa del 2008, como la presentacin por parte del ministro de Asuntos Exteriores de una gua sobre el Tratado -mientras el Ejecutivo sigue sin publicar el documento en s- o la idea de que el Tratado puede resolver la profunda crisis de la economa irlandesa, sobre la que los empresarios irlandeses rechazan tener cualquier responsabilidad a pesar de los numerosos escndalos de corrupcin y financieros que se han descubierto en la industria irlandesa y, particularmente, en el sector de la construccin.

El ltimo ao nos ha enseado que nuestro futuro est intrnsecamente ligado a las ambiciones e intereses de nuestros asociados en Europa y al papel de Europa en el mundo, argument Brendan Butler, director de IBEC en cuestiones europeas, para quien el Tratado de Lisboa facilita la toma de decisiones, otorga a Europa una voz ms fuerte a nivel mundial y les da a los ciudadanos europeos mayor poder de decisin. Es un buen trato para Irlanda y un buen trato para Europa, aadi.

La repeticin del referndum ya les ha costado a los irlandeses 50.000 euros por la publicacin de la nueva gua, a lo que habr que aadir los ms de cuatro millones de euros que costar llevar a cabo la consulta.

http://www.gara.net/paperezkoa/20090709/146440/es/Dublin-convoca-nuevo-referendum-2-octubre-sobre-Tratado-Lisboa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter