Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2009

Presentacin de la exposicin de pintura de Antonio Guerrero, uno de los cinco antiterroristas cubanos prisioneros en EEUU
Seor Obama, su responsabilidad es rectificar la injusticia contra los Cinco

Jos Pertierra
Rebelin

Palabras del abogado Jos Pertierra en la presentacin este jueves 9 de julio, en Washington, de la exposicin de pinturas de Antonio Guerrero Rodrguez, prisionero en los Estados Unidos por luchar contra el terrorismo organizado contra Cuba desde Miami. Tony cumple una sentencia de cadena perpetua ms 10 aos por crmenes que no cometi, y un jurado prejuiciado imput sin prueba alguna.


El da que el tribunal lo sentenci a cadena perpetua, ms 10 aos, en una celda de mxima seguridad, Antonio Guerrero le explic a la Jueza Lenard por qu Cuba lo envi a los Estados Unidos.

Cuba, mi pequeo pas, ha sido atacado, agredido y calumniado, dcada tras dcada, por una poltica cruel, inhumana y absurda. Una guerra verdadera, voraz y abierta de terrorismo, precursor del horror; de sabotaje, generador de ruinas; de asesinato, causante del dolor, del dolor ms profundo, la muerte Dnde se han fraguado y financiado tan incesantes y despiadados actos? En su gran mayora, en el propio territorio de los Estados Unidos de Amrica.

Con la tarea de infiltrar a los grupos terroristas responsables por el asesinato de ms de 3 400 cubanos durante las ltimas cuatro dcadas, Tony formaba parte del equipo de agentes que Cuba envi a Miami para acumular informacin. El equipo no trat de infiltrar a las agencias gubernamentales de Estados Unidos, y tampoco obtuvo ningn documento clasificado. Su nico propsito era acumular las evidencias necesarias para que el FBI arrestara a los terroristas.

En junio de 1998, el FBI realiz varias reuniones secretas con oficiales del gobierno cubano en La Habana. Sin revelar como haba obtenido las pruebas, Cuba comparti con el FBI 175 pginas de documentos relacionados con 31 ataques y planes terroristas que ocurrieron entre 1990 y 1998, ms la ruta de los dlares (de New Jersey y Miami) que financiaron esos ataques.

Cuba tambin le entreg al FBI audio-cintas de 14 conversaciones comprometedoras del autor intelectual de la campaa de terror, Luis Posada Carriles, ms 13 videos y audio-cintas de cmplices de Posada con detalles de los crmenes. Gracias a Tony y a su equipo en Miami, Cuba pudo compartir con el FBI los nombres, direcciones, nmeros de telfonos y hasta los nmeros de chapas de los automviles de los terroristas.

El FBI le agradeci a Cuba la evidencia y prometi investigar los crmenes. La investigacin ocurri, pero el resultado fue sorprendente. En vez de arrestar a los terroristas, el FBI utiliz la evidencia que Cuba le dio para arrestar a los Cinco.

Por qu?

Los Estados Unidos haban entrenado y dirigido a los terroristas de Miami, quienes eran una parte importante de la guerra encubierta contra Cuba durante la Guerra Fra. Por cincuenta aos, el gobierno de los Estados Unidos los ha protegido y mimado, en vez de encarcelarlos y enjuiciarlos.

Miami es su ciudad preferida, colmada de hostilidad y prejuicios contra Cuba . No es casualidad que los terroristas gravitan hacia sus playas. Miami los ampara y los festeja, como si fuesen patriotas o hroes. Solamente en Miami poda el gobierno ganar un caso contra los Cinco.

La raison detr e para la presencia de los Cinco en los Estados Unidos era conseguir evidencia para arrestar y procesar a Posada Carriles y su red terrorista. l es el autor intelectual de gran parte del terrorismo contra Cuba. Despus de la cada del bloque socialista, la economa cubana se iba a pique, y se abri al turismo en bsqueda de dinero en efectivo.

Para espantar el turismo hacia Cuba, los inescrupulosos fanticos de Miami lanzaron una campaa de terror contra la Isla. Hicieron explotar bombas en los ms lujosos hoteles y restaurantes de La Habana: en el Hotel Nacional, el Meli Cohba, La Bodeguita del Medio, el Chateau Miramar, el Tropicana, y otros.

El 4 de septiembre de 1997, una de esas bombas mat a un joven italiano llamado Fabio Di Celmo en el Hotel Copacabana, en La Habana. Una esquirla de un cenicero de vidrio le cort la arteria yugular. La sangre brot rpidamente de la parte izquierda de su cuello, y muri en pocos minutos.

Un ao despus, Luis Posada Carriles admiti al New York Times que haba sido el autor intelectual de las bombas que explotaron en La Habana. Ese italiano, le dijo a la corresponsal del peridico Anna Louisa Bardach, estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado, pero yo duermo como un beb.

Cuando mat a Fabio a sangre fra, Posada ya era un fugitivo de la justicia . Tena 73 cargos de homicidio pendiente en Venezuela debido al derribo de un avin de pasajeros en 1976. El siniestro acto terrorista result en el asesinato de los miembros del equipo cubano de esgrima, entre otros pasajeros. Iba tambin una niita guyanesa de 9 aos llamada Sabrina Paul.

Sin embargo, en vez de extraditarlo a Venezuela, los Estados Unidos an protegen a Posada y desatienden la solicitud de Venezuela.

Fabiucho, como lo llamaban sus padres, era el hijo menor de Giustino y Ora. Tena solamente 22 aos cuando fue cruelmente asesinado. Le encantaba leer y jugar ftbol. Estaba locamente enamorado de Cuba y de su pueblo. Hace dos meses convers con Giustino Di Celmo en La Habana. El pap de Fabio tiene 90 aos. En el restaurante de la capital cubana que lleva el nombre de su hijo, l me coment que le haba escrito una carta a Antonio Guerrero, a Tony, de la cual copi estas lneas:

El primer rayo de sol de los prximos das debera caer sobre la oscuridad tendida a la injusticia monstruosa del encarcelamiento de ustedes.

Giustino, estos dibujos de Antonio Guerrero son rayitos de sol que caen sobre la oscuridad tendida a la indiferencia monstruosa del gobierno de los Estados Unidos ante el sufrimiento de los Cinco. Nos toca a nosotros convertirlos en relmpagos de accin.

La vida es vida, solo si hay valor, dijo Tony en uno de sus preciosos poemas. Encontremos el valor para tomar las riendas de la lucha para liberar a los Cinco de la injusticia monstruosa de su encarcelamiento.

Recordemos hoy aqu, y repitamos sin descansar, que Tony vino a los Estados Unidos para impedir el crimen, no para cometerlo. Recordemos que el gobierno de los Estados Unidos ha virado la justicia al revs y confina a prisin a los hroes. Recordemos que protege a los criminales, permitindoles que continen su campaa terrorista contra Cuba.

El 16 de junio, la Corte Suprema rechaz sin comentarios la solicitud de revisar las condenas de los Cinco. El caso est ahora en las manos del Presidente de los Estados Unidos. Con un plumazo, el Presidente puede resolverlo. Puede reducirles las sentencias a tiempo-cumplido, para que ellos regresen a su patria, junto a sus familias. El Artculo 2 de la Constitucin de los Estados Unidos le otorga al Presidente el poder de Clemencia Ejecutiva. Ese poder no tiene limitantes.

La normalizacin de relaciones entre Estados Unidos y Cuba no es posible, mientras los Cinco permanezcan injustamente encarcelados y los terroristas vivan libres. Los terroristas tienen que estar presos y los antiterroristas, libres.

Desde su celda en Colorado, Tony escribi:

Como el agua, pura y clara, Corre en su arroyo serena, ha de correr la ternura, Cuando aparece una Pena... No hay dolor que no sea tuyo. No hay sufrir sin compartir. Se ha de tener un orgullo, Saber dar sin recibir.

Presidente Obama, nos dice que no le gusta mirar hacia el pasado, pero, Sr. Presidente, tiene usted que comprender que Posada y los otros cubanos de Miami fueron las herramientas de terror que us su gobierno contra Cuba. Por eso, el FBI no los arrest, y por eso arrest a los Cinco.

Su responsabilidad es ahora rectificar esa injusticia. Su responsabilidad es poner fin a un bloqueo cuya premisa es causar la hambruna para que los cubanos se rindan, y una campaa de terror para tratar de doblegar a un pueblo honorable: esa es la srdida historia que usted hered de sus predecesores en la Casa Blanca.

Sr. Presidente, tiene que sanar estas heridas abiertas. Estados Unidos es la nacin ms poderosa en la historia de la civilizacin. En vez de ser la ms cruel, no debiese ser la ms generosa, la ms humana?

Sr. Presidente Obama, la Guerra Fra se acab. Por las vctimas del terrorismo, por el sufrimiento que este ilegal e inmoral bloqueo ha causado en Cuba, por el bien de su pas, por el bien del futuro, sane las heridas: acabe con el bloqueo, extradite a Posada y libere a los Cinco.

Jos Pertierra es abogado. Representa a la Repblica Bolivariana de Venezuela en el caso relacionado con la solicitud de extradicin de Luis Posada Carriles.





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter