Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-07-2009

Afganistn, la garra de la pantera

Enrico Piovesana
Peace Reporter

Traducido para Rebelin por Juan Vivanco


Los talibanes que huyen de la ofensiva USA en el sur de la provincia de Helmand se han desplazado a Lashkargah y a los distritos del norte; pagan las consecuencias los soldados britnicos, pero sobre todo los civiles afganos.

Bajo un sol de justicia, una columna militar britnica de Mastiff los gigantescos blindados 6 x 6 protegidos con rejas por todos los lados cruza lentamente el bazar de Lashkargah. Desde las torretas de estos bastiones de color arena, los soldados de Su Majestad apuntan las ametralladoras a los peatones, los coches, los ciclomotores, los tractores y los carritos tirados por mulas. Todos se detienen y, si pueden, se apartan, alejndose espantados del convoy que desfila, para no ser vctimas de la explosin de una bomba detonada a distancia por los talibanes.

Los talibanes que huyen de los soldados estadounidenses ―explica Nabi, un mecnico― han llegado a la ciudad, de modo que se puede esperar cualquier cosa. Los ltimos das han disparado cohetes desde las afueras hacia el centro. El jueves por la maana contra un mitin electoral pro Karzai que se haba convocado delante del palacio del gobernador, y el viernes por la tarde contra el PRT [Equipo de Reconstruccin Provincial, por sus siglas en ingls]. Los omos silbar sobre nuestras cabezas, y luego estallar. Ninguno dio en el blanco. Cayeron en patios y lugares deshabitados, sin causar vctimas. Pero el peligro es ese, justamente: no se sabe dnde pueden caer. Los llaman cohetes ciegos porque golpean al azar. Pero los talibanes ―prosigue Nabi― tambin han entrado en la ciudad. La madrugada del sbado, sobre la una, dispararon con lanzagranadas contra una patrulla de soldados del gobierno, que respondieron al fuego e hirieron a varias personas que dorman al aire libre por el calor.

La operacin militar estadounidense Janyar ―que en pashto significa pual, no estocada― ha empujado a cientos de talibanes, que antes controlaban los distritos meridionales de Janishin, Garmsir y Nawa, hacia Lashkargah y ms al oeste; y hacia el norte, a Nadali, Grishk y Sanguin, para desesperacin de las tropas britnicas, en plena operacin Panchai Palang, Garra de Pantera, lanzada al mismo tiempo que la ofensiva USA en el sur. Los talibanes expulsados por los usamericanos se han congregado en estas zonas, que ya eran bastiones suyos, donde operan los britnicos ―explica Safataul, un periodista local―, que ahora estn en verdaderos apuros, como lo demuestran las graves prdidas que estn sufriendo estos das.

Pero los que ms estn sufriendo las consecuencias son los civiles afganos que viven en los distritos donde combaten talibanes y britnicos. Estaba trabajando en el campo con otros campesinos ―cuenta Abdul, tendido en una cama del hospital de Emergency de Lashkargah con las dos piernas escayoladas― cuando un cohete, o una bomba, no s, cay cerca de nosotros. La explosin nos hiri a dos amigos y a m. Poco antes habamos visto a lo lejos unos blindados britnicos, pero no sabra decir quin dispar. En mi distrito, Nadali, siempre ha habido guerra, pero desde hace una semana se ha convertido en un infierno: los combates no han cesado ni un solo da. Y no sirve de nada, los talibanes siguen ah.

Tambin eran de Nadali Habibul y Abdul, ambos de 12 aos, Ziah, de 14 aos, Mohammad de 25 y Bora, una mujer de 55 aos que llegaron muertos la semana pasada al centro quirrgico de la ONG italiana, vctimas de bombardeos areos. Lo mismo que, por lo menos, otros diez civiles, tambin de Nadali, ingresados en estos das con graves heridas de metralla de bomba.

En la noche del mircoles al jueves cuenta Safataul― 60 personas resultaron heridas en Babayi, distrito de Nadali, mientras trataban de huir de los combates cruzando a pie el ro Helmand. Los britnicos les confundieron con talibanes y les bombardearon.

Luego est el problema de las minas. Los pasillos del hospital de Emergency de Lashkargah se estn llenando de heridos de mina a un ritmo desenfrenado. En los ltimos das ―explica un mdico― nos han llegado diez heridos de mina, de Nadali, pero tambin de Garmsir, donde se desarrolla la operacin de los marines. Muchos de ellos son nios y algunos estn gravsimos. Normalmente llegan diez en un mes! Al parecer son artefactos colocados por los talibanes para volar los vehculos militares extranjeros.

La operacin militar britnica Garra de Pantera tambin est provocando una grave desbandada de civiles. En los ltimos das por lo menos 20.000 desplazados han llegado aqu a Lashkargah, tras huir de los distritos donde se combate, sobre todo de la zona de Babayi, en el distrito de Nadali. A los ms afortunados les acogen parientes y amigos; pero la mayora, unos 15.000 hasta ahora, van a parar al campamento de refugiados de Mojtar: una desolada extensin de tiendas, barracones y chozas de adobe en la periferia norte de la ciudad, donde desde 2002 ya viven por lo menos 20.000 desplazados en condiciones lamentables, sin ninguna asistencia del gobierno afgano. Ahora, por lo tanto, el campamento acoge a 35.000 personas, y no paran de llegar ms.

Mientras escribimos, dos explosiones hacen temblar el suelo. Otros dos cohetes ciegos han cado en la ciudad, a pocos cientos de metros del hospital de Emergency, uno delante de las oficinas de Ariana Airlines y el otro junto a la sucursal del Afghan Bank. Afortunadamente slo hay un herido leve y ligeros daos en los jardines.

El sol se pone en Lashkargah, pero el bochorno sigue siendo sofocante. El almudano entona la llamada a la oracin de la tarde, pero su canto es acallado por el estruendo de los helicpteros Apache, que avanzan lentamente por el cielo rosa sobre docenas de pequeas cometas, voladas por nios que disfrutan de las ltimas horas de juego antes del toque de queda.

Fuente: http://it.peacereporter.net/articolo/16665/Afghanistan%2C+l%27artiglio+della+pantera

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter