Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2009

Matando la esperanza, sembrando el terror
El club de asesinos

Manuel Garca, Jr.
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


En junio de 2009, Leon Panetta, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) la Guardia Pretoriana de EE.UU. que gua el curso del Imperio del rea del Dlar anul un programa para asesinar a dirigentes de al-Qaeda, que haba sido iniciado por el vicepresidente Richard (Dick) Cheney en 2001 despus de los ataques del 11-S, un programa que Cheney haba ordenado fuera mantenido en secreto ante el Congreso de EE.UU. (1)

Por qu dar a conocer esa cancelacin, y ahora? Porque la ventilacin de un poco de ropa interior sucia podra distraer a algunas mentes simples con sndrome de dficit de atencin del inevitable hedor de cosas mucho peores que se pudren despus de haber sido apresuradamente enterradas. Sufri una metstasis ese programa hacia una enfermedad mucho ms amplia que consumi a Benazir Bhutto, y a otros dirigentes polticos extranjeros? (2)

El concepto de un Programa Phoenix contra dirigentes de al-Qaeda refleja la inelegancia banal y la grandiosa ambicin de las mentes pequeas que inventan los proyectos nacionales de inteligencia de EE.UU. Como los bombardeos areos y los ataques con misiles desde aviones teledirigidos mataban a demasiados inocentes (causa de preocupacin, pero insuficiente para detener la prctica), se necesitaba un instrumento ms quirrgico, un club de asesinos.

El club de asesinos es una idea popular perenne en la poltica. En la novela de Alejandro Dumas Los Tres Mosqueteros, el cardenal Richelieu enva a la femme fatale Milady de Winter para asegurar que el duque de Buckingham permanezca en Inglaterra en lugar de llevar a las fuerzas inglesas a socorrer a los rebeldes hugonotes en La Rochelle en el sitio de esa ciudad en 1627-1628 por las fuerzas catlicas de Luis XIII, Rey de Francia. El histrico duque de Buckingham fue asesinado el 23 de agosto de 1628, apualado.

Entre 1968 y 1972, durante la Guerra de Vietnam, el Programa Phoenix de EE.UU., contra el Partido Comunista en Vietnam del Sur, neutraliz a 81.740 miembros del Frente de Liberacin Nacional, de los cuales 26.369 fueron asesinados. El problema fue que la mala inteligencia, la dependencia de mentirosos y de alcahuetes con conflictos, y de burcratas corruptos que repletaban sus cuotas de asesinatos y encubran sus desfalcos, llevaron a que mucha gente sin importancia poltica fue victimizada, abusada, torturada y asesinada. La red de resistencia al rgimen ttere en Vietnam del Sur haba crecido como reaccin a, y fue mantenida por, la continua presencia del imperialismo francs y estadounidense en Vietnam, y esto comenz mucho antes y lleg mucho ms lejos que el esfuerzo de eliminacin del Programa Phoenix.

Una pelcula muy original sobre dicho concepto: El club de asesinos (1969), se basa en una novela incompleta de Jack London, y tiene lugar en Europa durante la Primera Guerra Mundial. El encanto de esta pelcula reside enteramente en el decoro de sus personajes principales, y en el grado de honor que muestran al ajustarse a las reglas de su juego. El contemporneo Programa Phoenix mostr que la poltica real era mucho ms sucia que esta comedia. La pelcula de 1972 de la novela de 1969 El Padrino se acercaba ms a la suciedad y malevolencia de programas como Phoenix, pero aunque fue presentada con una grandeza homrica se concentraba en la escala relativamente pequea de la violencia ciudadana de una familia de criminales, en comparacin con las vastas campaas de la guerra oculta internacional. (3) (4)

El club de asesinos de la CIA de Cheney fue concebido como una copia estadounidense del programa israel de asesinato selectivo de dirigentes palestinos y otros enemigos. Este tipo de programa es dirigido por la agencia de espionaje de un pas, que cuando es necesario llama a los militares para suministrar el poder de fuego para un asesinato, sea por unidades de comando, bombardeo areo o ataques con misiles. Aparte de toda consideracin moral (que nunca entra en juego), el aspecto polticamente corrosivo de ese programa encubierto de asesinato es que una camarilla de inteligencia que no tiene que rendir cuentas y que est bien protegida libre de toda restriccin democrtica, poltica o legal conduce una guerra no declarada y no reconocida en el extranjero, convirtiendo as a sus propios ciudadanos en enemigos involuntarios y en objetivos de gran parte del resto del mundo. El que Cheney haya dado rdenes a la CIA para que mantuviera secreto su programa ante el Congreso de EE.UU. - y fue obedecido! muestra que la Guardia Pretoriana estadounidense es tan peligrosamente descontrolada como su modelo romano. (5)

La CIA no sirve los intereses del pueblo estadounidense, sino lo esquilma a travs del subsidio que financia la ambicin profesional de sus burcratas encubiertos, que se involucran en crmenes e intrigas internacionales que degradan la paz, la justicia y el honor en general, y avivan resentimientos bien justificados en el extranjero, que degradan la base psicolgica de una seguridad efectiva a largo plazo: la buena voluntad. Ser necesaria una increble revolucin de democracia popular en EE.UU. para recuperar el control de la CIA y abolirla por completo (como Constantino el Grande hizo con la Guardia Pretoriana en el ao 312, hasta el punto de arrasar su fortaleza en Roma y destruir las lpidas sepulcrales de sus muertos). Un evento semejante parece ser tan imposible desde el punto de vista lgico y poltico como gloriosamente edificante.

Irnicamente, aunque la muerte es permanente, el asesinato no termina las ideas que motivan a los enemigos designados circunstancialmente por el Estado. Matar gente no mata las ideas. Las campaas de asesinato pueden eliminar la intelectualidad y a los seguidores de la direccin de un movimiento por los derechos de una minora y la justicia social, pero ya que esas campaas slo pueden atascar y frustrar los movimientos de liberacin y no satisfacerlos, los asesinatos slo prolongan y endurecen la resistencia al imperialismo y a la dominacin. Al eliminar a los primeros dirigentes, ms educados, moderados y polticamente orientados, los asesinatos abren el camino a militantes impacientes, cuyo recurso a la brutalidad despiadada es a menudo justificada y apoyada con demasiada facilidad por sus partidarios a falta de un compromiso honesto de los poderes dominantes (sean imperialistas extranjeros o regmenes autoritarios internos). Al degenerar las luchas por la liberacin desde el punto de vista intelectual, militar y humanista, disminuyen las perspectivas para una solucin estable negociada porque han sido asesinados los dirigentes populares con aptitudes polticas demostradas aquellos que personifican las ideas de la lucha; los militantes ambiciosos toman el control de la guerra, sean rebeldes, insurgentes o agentes del gobierno; y atrocidades son cometidas por desesperacin por movimientos de liberacin frustrados y radicalizados (o ahora fundamentalistas) , debidas a la soberbia desmedida de las fuerzas imperialistas o autoritarias, una razn ciega para la venganza.

Victoria Brittain explica esas consecuencias en su desgarradora y detallada obra erudita sobre los asesinatos cometidos por Estados occidentales, cometidos en frica y Palestina sobre todo durante las dcadas de los sesenta, los setenta, y los ochenta, pero que se extiende hasta aos recientes, intitulada "They Had To Die: Assassination Against Liberation" [Tenan que morir: asesinato contra liberacin](2006). (6)

EE.UU. apoy al rgimen del apartheid en Sudfrica durante su guerra fronteriza de 1966 a 1989 contra Angola, Namibia y Zambia (y Zimbabue), y permiti que ex oficiales militares de EE.UU. actuaran como asesinos mercenarios independientes para la Fuerza de Defensa Sudafricana (SADF) [El ejrcito sudafricano]. Aunque es tcnicamente ilegal que ciudadanos estadounidenses acten como mercenarios y trabajen como asesinos para gobiernos extranjeros, ese tecnicismo fue convenientemente ignorado en los casos en los que el xito de un acuerdo de negocios privado serva el inters poltico del Departamento de Estado y de la CIA (que primero guiaban un ojo y luego pedan informes). Ex miembros de las fuerzas armadas de EE.UU. con experiencia en el combate o entrenamiento superior como miembros de unidades de elite de comandos (por ejemplo, Fuerzas Especiales, Rangers del Ejrcito) podan ganar lo suficiente para financiar un retiro muy confortable e inmediato, mucho ms de lo que hubiera sido probable durante cualquier perodo en las fuerzas armadas de EE.UU., con slo una o dos operaciones clandestinas para la SADF. Los agentes estadounidenses y europeos que liquidaban a los objetivos descritos por Victoria Brittain eran simplemente mano de obra polticamente desechable (algunos fueron capturados y ejecutados), aunque bien entrenados gracias a las inversiones previas de dineros pblicos. (7)

Sudfrica perdi su guerra fronteriza de modo que las tropas extranjeras (los cubanos que ayudaron a Angola, y los sudafricanos que la invadieron) abandonaron Angola en 1988, Namibia logr su independencia en 1989, y la agitacin en Sudfrica contra el Estado del apartheid aument desde 1990 hasta que el apartheid fue eliminado en 1994.

El mercado ad hoc para fuerzas mercenarias fue sistematizado despus de la Guerra Fronteriza sudafricana, y en la actualidad el pblico est familiarizado con compaas militares privadas (PMC) como Blackwater USA (ahora Xe) y DynCorp International, gracias a sus hazaas en Iraq, Afganistn y Colombia. Hoy en da las PMC pueden suministrar una serie de servicios de no-combate que apoyan a las fuerzas militares tradicionales, tecnologa especializada para ataques armados (por ejemplo, helicpteros artillados); as como labores clsicas de mercenarios como ser proteccin personal, y el suministro de unidades de infantera de tamao pequeo hasta moderado. El negocio de las PMC llega a ahora a unos 100.000 millones de dlares por ao, extrayendo personal de las filas de numerosas fuerzas especiales nacionales (el dinero habla y la mierda camina) y alentando el crecimiento de las PMC en numerosos pases. Siempre hay demanda para servicios blicos, y el milagro del libre mercado asegura una reaccin corporativa competitiva a esa demanda del mercado.

Actualmente, las PMC son las Pinkerton de la globalizacin. Y, sin duda se puede asumir que los asesinatos siguen siendo un negocio lucrativo. No solucionan nada; es el equivalente de tirar basura txica histrica a media noche sobre nuestro futuro colectivo.

--------

Manuel Garcia, Jr., ex fsico en Lawrence Livermore Nuclear Laboratory. Para contactos, escriba a [email protected]

Notas.

[1] CIA Had Plan To Assassinate Qaeda Leaders

http://www.nytimes.com/2009/07/14/us/14intel.html?hp

[2] CIA Linked To Bhutto's Murder?

http://www.youtube.com/watch?v=zgeq1CuJb0w

[3] The Assassination Bureau

http://www.imdb.com/title/tt0064045/

[4] John Stockwell, "The Third World War"

http://www.youtube.com/watch?v=Z9VxnCBD9W4

[5] John Stockwell, from "The Praetorian Guard"

http://www.thirdworldtraveler.com/Stockwell/JStockwell_quotations.html

[6] Victoria Brittain, "They Had To Die: Assassination Against Liberation"

http://rac.sagepub.com/cgi/content/abstract/48/1/60

[7] John Stockwell,

[Chief of the CIA's Angola Task Force during its 1975 covert operations]

http://www.thirdworldtraveler.com/Stockwell/John_Stockwell.html

http://www.counterpunch.org/garcia07152009.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter