Portada :: Ecologa social :: Crisis de gripe porcina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2009

Racismo y gripe A

Carlos Martnez
Rebelin


Son muchos los bulos xenfobos que se escuchan y se leen en correos en cadena entre la poblacin espaola. Dos de los ms extendidos son los que relacionan inmigrantes con epidemias y que los extranjeros colapsan las urgencias. Los recientes hechos desmontan estos mitos.

El virus de la gripe A o porcina lleg al Reino de Espaa en los cuerpos de turistas que pasaron sus vacaciones en Mxico. Realmente esta gripe se extender por todo el planeta y todos seremos receptores y transmisores de esta enfermedad, por lo que poco importa quien ser el primero y el ltimo, pero podemos hacer un ejercicio imaginando como habra sido la reaccin racista que se hubiera producido si la enfermedad hubiera llegado con un inmigrante desembarcado en una patera.

La enfermedad, en general, se est comportando benignamente y afecta bsicamente a personas jvenes, seguramente por que los ms mayores ya sufrieron otra gripe similar hace ms de cuarenta aos y estn inmunizados contra ella. Adems, y lgicamente en una economa de mercado capitalista, la enfermedad est afectando ms gravemente a los ms pobres, que en los pases del primer mundo suelen ser los inmigrantes, algo que se puede comprobar de las informes de fallecimientos en EE.UU y Espaa. Que haya ms fallecidos entre los humildes en EEUU no es ninguna noticia, pues todos conocemos que en aqul estado no hay sanidad pblica con lo que los que no pueden pagarse un seguro mdico estn desatendidos cuando sufren enfermedades o accidentes. En Espaa, que tiene un sistema universal de sanidad pblica, las dos fallecidas eran mujeres e inmigrantes.

El caso de Dalila Mimun es realmente sangrante, segn denunci su marido no le hicieron las pruebas suficientes a su mujer cuando acudi al centro hasta en tres ocasiones, a ms inri su hijo prematuro falleci por un error en la administracin del alimento. La pregunta sin respuesta es Si Dalila no llega a ser una trabajadora marroqu se la habra atendido correctamente en las puertas de urgencias? Yo me atrevo a conjeturar que si tienes el pasaporte espaol y no te atienden debidamente en un centro sanitario cualquiera de nosotros montaramos en clera hasta que fuera atendido correctamente nuestro familiar. En el caso de un inmigrante en las colas de urgencias tienen que soportar, en muchas ocasiones, las miradas desaprobatorias del resto de pacientes, que por razn de su origen se creen tener derecho a ser atendidos primeros con independencia de la gravedad. Tambin existen profesionales sanitarios que consideran que su sobrecarga de trabajo es por causa de la inmigracin con lo cual pueden no estar tan motivados que cuando prestan atencin al usuario nacional, europeo o norteamericano.

La gran mayora de inmigrantes se dedican a hacer los trabajos que por razn de su penosidad o bajos salarios no quieren hacer los trabajadores del primer mundo. Todos ellos (excepto cuando los estados no les conceden papeles) cotizan a la Seguridad Social, razn por la cual tienen tanto derecho como cualquier otro a ser atendidos de sus dolencias. La mayora de los inmigrantes son jvenes y sanos por lo que, estadsticamente, causan menos gastos al sistema sanitario que los nacionales o los turistas, entre los que hay mucha poblacin anciana.

Lo que muchos de los profesionales sanitarios y usuarios de la sanidad pblica no quieren ver es que a mayor poblacin trabajadora ms ingresos del sistema de seguridad social y en consecuencia debera haber ms inversin en sanidad pblica. Cuando esto no ocurre as, como son los casos de las CCAA Valenciana y Madrilea, los gobiernos son los realmente responsables de las colas en urgencias o tiempos de espera para actos mdicos. Evidencia negada por el principio de que nadie puede ir contra sus propios actos, es contradictorio que los votantes de la derecha reconozcan su propia responsabilidad al apoyar a gobiernos neoliberales, es mucho ms sencillo culpar a quienes tienen un estatus social inferior.

Tambin causa perplejidad como aqul ciudadano quejoso de la presencia de pacientes extranjeros en la sala de espera, no protesta cuando es atendido por un mdico inmigrante. Joan Benach y Carles Muntaner, autores del libro "Aprender a mirar la salud. Cmo la desigualdad social daa nuestra salud" cuentan como hay ms mdicos en la ciudad de Londres originarios de Malawi que en todo su pas de origen. As que la contratacin de mdicos extranjeros no hace ms que favorecer la inmigracin ilegal de aquellos que no pueden acceder a la sanidad en sus territorios.

Los fallecimientos de Dalila Mimun, su hijo prematura o de la joven nigeriana de Mallorca nos debe alertar sobre el hecho de que la sanidad pblica no atienda igual a todos sus pacientes. Que el derecho a la salud viene ntimamente relacionado con la clase social que ocupamos. Y, por ltimo, estas desgracias deberan servirnos de revulsivo para atajar de una vez por toda los brotes racistas, que tambin tienen su parte de responsabilidad, al menos indirecta, en estos fallecimientos.

------------------------------

Puedes comentar la noticia en:

http://carlosmartinez.info/content/view/197/1/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter