Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-07-2009

Golpe de Estado en Honduras: La informacin como vctima

Rodrigo Crcamo
Rebelin


Periodistas y medios han sufrido mltiples ataques de todo tipo por parte de las fuerzas de seguridad hondureas. Durante las primeras horas del golpe, fue detenido el dibujante Allan Mcdonald, secuestrado a medianoche en su casa, mientras trabajaba. La informacin en la red y la autocensura. El caricaturista en dilogo con SSNN.

Dicen que en tiempos de conflicto armado, la primera vctima es la informacin. Es precisamente esta vctima, con nombre y apellido, la que ha tenido que sufrir la intolerancia, agresin, violencia y censura, a partir del mismo da en que el orden institucional vigente en Honduras se rompi, como consecuencia del golpe de Estado que destituy al presidente constitucional, Manuel Zelaya, elegido por votacin popular.

El golpe a la decisin popular, no solo se llev las conquistas logradas en materia de democracia, sino tambin la libertad de los hondureos y la posibilidad de expresarse, informarse y comunicarse.

La censura y los ataques a la libertad de expresin tiene mltiples formas, algunas muy sutiles, pero en este caso, la coercin a la libertad de prensa en Honduras ha sido violenta y agresiva.

Desde aquel fatdico da, muchos medios de comunicacin eligieron la comodidad sin riesgos de cuadrarse junto al nuevo gobierno y otros especulan hasta el da de hoy; sin embargo, hubo muchos comunicadores que eligieron tal vez el camino ms difcil de transitar en defensa de la institucionalidad. Fueron precisamente estos ltimos quienes han tenido que soportar el cierre de transmisiones, aprietes, silencios forzados, entre otras formas que ha implementado el gobierno de Roberto Micheletti, para acallar las crticas de lo indefendible.

Silencio: golpistas trabajando
Erik Hyde, es un joven periodista de 27 aos, hace un ao que colabora con Radio Progreso que hace algunas semanas estuvo intervenida, y solo poda transmitir va Internet. Hyde estuvo presente en las manifestaciones del pasado 2 de julio en San Pedro Sula. Me golpearon y me quitaron mi cmara fotogrfica, grabadora y mi telfono celular, a pesar de que la marcha era pacfica. Si te ven con un pauelo rojo o una remera del Che, te golpean, relata Erick a SSNN.

Radio Progreso, ha sido una de las emisoras castigadas desde que las Fuerzas Armadas coparon las calles de Honduras. Radio Globo, es otro de los medios obligados a restringir sus transmisiones, producto de la represin y la censura.

Libertad dibujada
Allan Mcdonald es un reconocido dibujante y caricaturista poltico hondureo. Hace algunos meses recibi el premio nacional de caricatura a manos del propio presidente Zelaya. Sus trabajos incluyen publicaciones en el colectivo Rebelin de Espaa y el diario El Heraldo en Honduras.

La noche del 28 de junio, a las 11 de la noche, Allan McDonald se encontraba en su casa junto a su pequea hija Abril, haba dejado la puerta entreabierta para dejar pasar algo de luz, luego de que en Tegucigalpa se cortara la energa elctrica. De pronto, y sin previo aviso, irrumpen militares y le ordenan acompaarlos bajo el cargo de haber violado el estado de sitio, al mantener la puerta abierta.
Allan es trasladado a bordo de un vehculo, y por la oscuridad, no saba adonde lo llevaban.
Haba una oscuridad total, el vehculo se detuvo de repente, bajamos y subimos unas gradas con un foco de mano, la polica me encamino, supongo que era un hotel por la estructura del edificio, relata Allan en comunicacin con SSNN.

En donde me metieron haba ms gente, y entre ellos un diplomtico venezolano, tena una computadora porttil aun con batera, y el estaba tranquilo all, escribiendo, nadie le dijo nada, y le ped el favor de que me ayudara con un mensaje. Y lo hizo, as me pude comunicar.

La comunicacin a la que hace referencia Mcdonald, es un correo electrnico que logro enviarle a su amiga Verenice Bengtsson, una joven abogada que vive hace tiempo fuera de Honduras, y que al recibir noticias de Allan, difundi la informacin a diversos medios internacionales y organizaciones de Derechos Humanos. Verenice fue tambin quien ayudo a SSNN a ponerse en contacto con el dibujante.

En su relato, Allan comenta que en lugar donde se encontraba privado de libertad, haba mucha gente en diferentes habitaciones; en mi habitacin haba unas 12 personas, alguien deca que haban mas de cien personas detenidas, no me consta, pero se escuchaban otras voces.

Todos estbamos ocupados en lo que pasara al da siguiente. Algunos fumaban, otros enviaban mensajes por telfono mvil. Era una especie de patbulo perfecto, sin alteraciones, cuenta Mcdonald.

SSNN: Cul se supone que era el destino de los detenidos?

Allan:
No lo s, nunca lo sabr creo, pero antes de la claridad, fuimos sacados de poco a poco, en un microbs, dimos vuelta a la redonda de Tegucigalpa, a la luz del da, cuando ya se miraban las casas, las calles, nos bajaron en pleno centro de la ciudad sin ms preguntas.

SSNN: Qu pensaste en ese momento?

Allan:
Pues, lo que pensaba era como volver a mi casa, si me seguan, si era una especie de ley fuga, si tena que regresar. Si tena que empezar otro juego, pensaba ms en el futuro inmediato, cosa curiosa que yo nunca pens en el futuro. De repente nos sacaron y nos abandonaron en la ciudad, poco a poco, nos bajaron de 3 en 3 en cada esquina, cada cuadra de la ciudad, nunca mas volv hacia atrs para ver quines eran mis compaeros, solo las voces recuerdo.

La liberacin del dibujante hondureo y del resto de sus compaeros, se produjo 5 horas despus de su detencin. Mcdonald dice vivir tranquilo, al igual que en democracia, a pesar de que reconoce que la censura aprieta; hace ms de 15 das que no publica.

SSNN: Cmo crees que seguir todo esto?

Allan:
El pas es un laberinto de preguntas, no veo salidas posibles, el pas esta complejo, polarizado, los actores arrepentidos y abandonados a la suerte, el azar juega ms veloz que la comunidad internacional. El pas esta a la deriva, la resistencia esta en las calles, las culpas en las iglesias. La vida est en el aire. Los carteles son fantasmas borrados. Los tanques militares no son de plsticos y la lucha sigue de pie.

SSNN: Pensaste en irte del pas?

Allan:
S, lo he pensado siempre, mi mayor represin es no encontrar maneras reales que me permitan una ambiente de trabajo en la soledad y en silencio. En este pas hay mucho ruido de carabinas.

SSNN: Qu opinas de la censura a otros trabajadores de prensa y comunicacin, y de aquellos que de alguna manera legitiman el golpe?

Allan:
En Honduras se escribe y se piensa con una candado, la autocensura es la ms gris de las neuronas, la prensa tiene dos caminos, la lucha o el a arrastre, el arrastre es ms cercano, y la historia no tiene atajosyo decid el ms largo camino, el de la lucha.

SSNN: Has recibido apoyo de tus colegas y otros medios?
Allan: De un par de colegas, claro est que de palabras, los medios no son graciosos en detenerse en lo que un caricaturista opine, pero hay ciertos colegas del mundo entero, que opinan sobre el golpe en Honduras y sus trabajos los han dedicado a m, con el cario que ya sabemos que los caricaturistas tenemos entre nosotros y antes los dems, que apenas nos conocen por nuestra firma.

Honduras y toda su gente, despert de Golpe, finaliza Mcdonald. Fui y ser ese pobre muchacho que hace caricaturas, que no tambalea ni una mosca, que ningn poltico de Honduras se molestar en reprimir, porque Qu dao podran hacer esa rayitas espantosas que dibujo? Si dibuja mas bonito mi sobrino de cuatro aos, deca esta tarde un periodista de radio golpista, y es verdad, porque mi accidente de detencin, fue condenado por miles de personas en el mundo, por centenares de cadenas televisivas y peridicos de decenas de pases en el mundo entero, pero en Honduras, es una carcajada eso que se llama conciencia. Ser respetado en el mundo por tu trabajo te da esa sensacin gris y fatal de que uno ac es innecesario, como la democracia que al final de cuentas, es tambin una carcajada, escribe Allan en su web, donde adems se pueden ver una serie de dibujos en apoyo de Mcdonald.

Rechazo internacional
El pasado 2 y 3 de julio, la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emiti un comunicado donde manifiesta su profunda preocupacin por las medidas adoptadas por las autoridades de facto en Honduras, que suspenden derechos fundamentales tales como la libertad personal, permitiendo la detencin e incomunicacin por ms de 24 horas, la libertad de asociacin y de reunin, y el derecho a circular libremente, salir, entrar y permanecer en el territorio de Honduras.

Asimismo, la CIDH solicit que se adopten las medidas necesarias para asegurar la vida e integridad de las personas, en particular de aquellas detenidas y/o con paradero desconocido. El organismo otorgo medidas cautelares a favor de varios funcionarios y periodistas nacionales y extranjeros, includo Allan Mcdonald, como as tambin de diversos medios de comunicacin tomados por efectivos militares. En total, se enumeran unas 46 personas.

La organizacin Amnista Internacional (AI), tambin ha dado cuenta de abusos y agresiones hacia periodistas y medios de comunicacin en Honduras, como el caso de Radio Amrica, donde se habra encontrado una granada, y otra emisora habra recibido al menos 15 impactos de bala; Canal 36, fue clausurado por fuerzas de seguridad, y vigilado por soldados, segn informa AI.

Periodistas de las cadenas Telesur y VTV de Venezuela que se encontraban trabajando en terreno en Honduras, han sido fustigados constantemente por las fuerzas de seguridad, al punto de expulsar del pas a miembros de sus equipos de prensa. Incluso, la sobria cadena internacional de noticias CNN en espaol, ha sufrido cortes en su seal en Honduras.

Comunicacin Alternativa
La alternativa a la censura y la represin ha encontrado espacio en Internet. Frente al cierre de transmisiones, cortes de energa elctrica y presiones a periodistas, la web ha logrado que la informacin circule libremente, llegando a numerosos cibernautas en todo el mundo. Tal es el caso de Radio Progreso, que inmediatamente despus del golpe, comenz a transmitir por Internet, incorporando un foro de discusin, donde los oyentes compartan informacin al instante de lo que estaba ocurriendo en Honduras.

En el caso de Radio Globo, tambin superaron la presin a travs de Internet, transmitiendo en todo momento para todo el orbe.

Otro es el caso del Blog de Honduras, donde sus creadores y colaboradores publican diariamente fotografas, editoriales, documentos y videos de las coberturas de las manifestaciones populares, en muchos casos, material de produccin propia.

Ms all de los hechos, de lo descrito y de lo ledo, queda siempre una sensacin poco grata, de impotencia, de angustia. Alguna vez fueron las cuerdas y las manos de Vctor Jara, las que representaron el peligro para las autoridades de facto, quienes no soportaron el derecho de vivir en paz. Hoy, es el fino trazo de un lpiz el que incomoda en Honduras, el mismo que escogiera como arma Rodolfo Walsh para escribir su Carta abierta; desde el Pacfico y el Atlntico al centro del continente, las victimas siempre son las mismas, y al final parece que nadie aprendi nada.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter