Portada :: frica :: Congo, una guerra por el derecho a la explotacin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2009

Varias compaas belgas y una britnica, acusadas de avivar la violencia en Congo R.D. con su comercio de minerales

Mail & Guardian


La continuada violencia en la Repblica Democrtica del Congo, est siendo avivada por las compaas occidentales que compran los minerales del pas, sin comprobar oficialmente su origen, segn insiste un nuevo informe publicado el da 22 de julio.

Global Witness asegura que el ejrcito congoleo y otros grupos armados en el este del pas controlan la mayora de la actividad minera y la comercializacin de casiterita, coltan, volframita, a menudo haciendo uso de personas obligadas a realizar trabajos forzados.

El informe argumenta que este comercio est prolongando el conflicto que ya dura 12 aos, en la zona, en el que se han producido asesinatos en masa y violaciones. Cerca de 100.000 personas se han visto forzadas a huir de sus casas slo en los ltimos meses.

Mientras que las partes que se enfrentan con las armas puedan financiarse mediante el comercio internacional, seguirn pudiendo infligir violencia generalizada a la poblacin.

El informe pide sanciones de la ONU contra las firmas extranjeras que compran minerales de intermediarios sin investigar quin se est beneficiando de su adquisicin. Muchas de las firmas acusadas son belgas, pero Global Witness tambin pide sanciones de la ONU contra una compaa britnica, Amalgamated Metal Corporation, AMC, con sede en Londres, cuya subsidiaria, Thaisarco, compra casiterita en el este del Congo R.D.

Global Witness reconoce que Thaisarco adquiere minerales a agentes legales, autorizados por el gobierno, pero argumenta que la compaa debera hacer algo ms por averiguar quin est abasteciendo a esos agentes. La organizacin apunta a una resolucin de la ONU que imponga sanciones, como congelar los activos de individuos o compaas que ayudan a los grupos armados congoleos, a travs del comercio de recursos naturales.

El informe afirma que el principal proveedor de Thaisarco en la regin del Kivu Sur, el centro del conflicto, obtiene su casiterita de minas controladas por el Frente Democrtico para la Liberacin de Ruanda, FDLR, una de las principales facciones enfrentadas en el conflicto. Entre sus lderes hay hutus que estuvieron involucrados en el genocidio de 1994.

La AMC ha negado cualquier incorreccin, declarando que siempre ha seguido los consejos de la ONU en su comercio en la regin y que est en proceso de implementar medidas ms rigurosas, para aumentar la transparencia en el comercio de la casiterita.

Tanto AMC como Thaisarco siempre han pretendido cumplir los requisitos y recomendaciones de la ONU con respecto a los minerales de origen congoleo. De acuerdo con esto, Thaisarco adquiere los minerales en el Congo R.D. sujetos a un programa implantado recientemente, formal y detallado, que pretende infundir transparencia a toda la cadena de abastecimiento, seala la empresa en un comunicado.

Las nuevas medidas para toda la industria, conocida como Iniciativa de la cadena de abastecimiento de estao, fueron lanzadas en pasado 1 de julio, despus de que el informe de Global Witness estuviera terminado.

La Iniciativa de la Cadena de Abastecimiento tiene como objetivo principal la facilidad de seguimiento, para asegurar que el comercio no beneficia a grupos rebeldes o renegados, seala AMC.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter