Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2009

Primer "ajuste salvaje" en el Imperio
California en emergencia: El polvorn que puede hacer estallar a EEUU

Manuel Freytas
IAR Noticias

La crisis recesiva con desempleo masivo que ya se expande por la mayora de las regiones de la primera potencia imperial, azota con dureza extrema a California, el mayor Estado de la Unin, equivalente a la sptima economa mundial que ya afronta un cuadro potencial de huelgas y protestas sociales. En este escenario, California (por la importancia estratgica de su economa) conforma un primer mdulo experimental de "ajuste salvaje" que amenaza con extenderse al resto de los Estados colapsados y con los nmeros de sus economas en rojo.



Lo que pareca impensable hasta ahora, ya est sucediendo: Los "ajustes salvajes", que histricamente fueron exportados por el FMI (el gendarme financiero global) a los pases subdesarrollados de Asia, frica y Amrica Latina, llegaron, como una extraa paradoja de la historia, a la primera potencia imperial.

Mientras la administracin de Obama y las usinas financieras USA derraman todo tipo de teoras y de pronsticos "esperanzadores" sobre una hipottica y "pronta recuperacin", los nmeros reales indican que (y mientras florece la especulacin financiera en Wall Street) la primera economa imperial ha ingresado en un colapso generalizado de todas sus variables.

Curiosamente, y forzado por la debacle econmica y un dficit fiscal histrico, el Imperio se ve obligado a aplicar sus propias recetas en casa para afrontar una crisis que ya ha derivado en crisis social de la mano de la desocupacin y de los despidos laborales en masa que se suceden por todo el territorio estadounidense.

Del mismo modo que la crisis financiera oblig a romper con el "libre mercado" (haciendo intervenir al Estado en el salvataje del capital privado), el colapso recesivo y el estallido del dficit fiscal obliga a la primera potencia a aplicar recortes en el gasto social de su propia poblacin, que ya padece en carne propia el costo social del derrumbe de la economa.

El mismo Imperio que puso US$ 4 billones de los fondos del Estado (impuestos pagados por toda la sociedad) al servicio del salvataje de los bancos y empresas privadas quebradas por la crisis, hoy, en California como primer mdulo experimental, se apresta a reducir los gastos destinados a los sectores ms pobres y desprotegidos de la poblacin estadounidense.

Insensible a los resultantes sociales de la crisis, la actual administracin proyecta "reducir" el gasto del Estado en programas y planes vitales para la supervivencia de las mayoras que sufren con mayor crudeza el impacto del colapso econmico.

En este escenario, California, con un nivel de desocupacin rcord para todo el pas, se configura como el primer laboratorio experimental de un "ajuste salvaje" al ms puro estilo de los aplicados en las periferias subdesarrolladas de Asia, frica y Amrica Latina.

El Congreso californiano aprob el viernes, despus de casi 20 horas de votacin, un plan presupuestario que incluye recortes drsticos en programas sociales, diseado para combatir un dficit calculado en ms de US$ 26.000 millones en los prximos dos aos.

Los problemas del rojo fiscal de California, que detenta un desempleo del 11,6% (rcord para EEUU), se profundizaron este ao por los efectos de la recesin que golpea a Estados Unidos, dejando al borde de la quiebra al primer Estado de la Unin que por s solo equivale a la sptima economa del mundo.

La importancia estratgica de California dentro de la primera economa imperial, radica en que es el mayor Estado del pas por poblacin (38 millones de habitantes) y por PBI (1,84 billones de dlares que supone el 13,3% de todo EEUU, segn datos de 2008). Si fuera un pas independiente estara entre las siete primeras potencias del mundo.

California (una regin de Mxico robada y anexada en 1848 por el naciente Imperio USA) cuenta con una poblacin de 38 millones de habitantes y ocupa una superficie de 410.000 km, y se consolida como el estado ms poblado de EEUU y el tercero con mayor extensin (despus de Alaska y Texas).

Del total de la poblacin de California, el 42,8% son blancos no hispanos, 35,9% son hispanos o latinos de cualquier raza, el 12,3% son asiticos, y el 6,2% son negros o afroamericanos.

Este detalle adquiere relevancia especial, a la luz de otro dato: Ms de 4 millones de californianos viven por debajo del nivel de pobreza.

Datos presentados por California Budget Project (CBP), una organizacin no lucrativa especializada en anlisis para formulacin de polticas, muestran que la cifra de californianos cuyos ingresos estn por debajo del nivel de pobreza federal, subi cerca de 4.6 millones en 2007 (12.7 por ciento de la poblacin).

Otros datos oficiales del presente revelan que la tendencia a disminuir ingresos y aumentar los ndices de pobreza continan en 2009, y destacan cmo el nivel de desempleo de los ltimos 20 meses fue aumentando hasta alcanzar un record respecto de los otros Estados federados.

El director del Bakersfield Homeless Center (Centro para Gente sin Hogar) en California seal que se registr un aumento de familias sin techo que llegan a golpear sus puertas debido a la crisis econmico-recesiva. "El ao pasado tuvimos un 34% de incremento en el nmero de familias sin techo y un 24% de alza de nios en la calle", afirm.

El paquete de "ajuste salvaje" aprobado el viernes por el Congreso californiano, como lo califica la prensa norteamericana, consta de 31 leyes que impondrn profundos recortes en los gastos estatales y permitir utilizar dinero de los gobiernos locales para balancear los libros del primer Estado de la Unin.

Un proyeccin anticipada del drstico recorte del gasto social aprobado prev despidos y recortes de salarios a los empleados pblicos, suspensiones laborales, vacaciones sin paga, planes de retiro anticipado, reduccin de fondos para los jubilados, la educacin y la salud pblica, y recortes en los programas para paliar el hambre y la pobreza, que en California registra la tasa ms elevada de EEUU.

Entre los recortes previstos por el "ajuste salvaje" se destacan unos US$ 1.300 millones menos para el programa de salud para las familias pobres, as como unos US$ 124 millones menos para el seguro de salud de ms de 900.000 nios de hogares con bajos ingresos.

Los legisladores argumentaron las medidas extremas debido a que el Estado californiano registra un desempleo de dos dgitos que ha reducido la recaudacin en concepto de impuestos sobre ingresos personales, la principal fuente de dinero en lo que al sistema impositivo se refiere.

La tasa de desempleo en California fue del 11,6% en junio, un alza del 7,1% frente al mismo perodo de 2008.

The New York Times seal el mircoles que en California y otros tantos Estados, "a cada una de cinco personas le gustara trabajar jornadas completas pero no puede".

La tasa oficial de desempleo en todo EEUU es de 9.5%, pero, segn el Times, no incluye a aquellos que se han dado por vencido y han cesado de buscar trabajo y a los que se han visto obligados a reducir sus horas de trabajo.

De acuerdo con este panorama, si a estos desocupados y sub-ocupados se les incluyera en las estadsticas oficiales, la verdadera tasa de desempleo en California, afirma el Times, llegara al 20.3%.

De acuerdo con el influyente diario neoyorquino, en el Estado de Oregon, la tasa rondara el 23.5%, en Michigan y Rhode Island, el 21.5%, y en Carolina del Sur, el 20.5%. La cifra en Tennessee sera un poco menos del 20%, igual que en Nevada y otros Estados que "han dependido enormemente de la manufactura y la industria de la vivienda".

Por su parte, el Centro para los Estudios del Mercado de Mano de Obra (Labor Market Studies) en la Universidad Northeastern en Boston pone la tasa actual de desempleo en 18.2%, por encima de las cifras oficiales.

John Williams, de la organizacin Shadow Government Statistics sita la tasa del "desempleo alternativo" en 20.6%. Otros analistas estadounidenses calculan que la cifra de la desocupacin real se sita en el 18.7%.

De acuerdo con David Rosenberg, ex jefe de economa de EEUU de Merrill Lynch: "Las cifras oficiales relacionadas con los desempleados se han duplicado durante la recesin hasta alcanzar los 14 millones, y si se toma en cuenta toda la flojera que existe en el mercado de mano de obra, las cifras no oficiales llegan a casi 30 millones, lo cual significa otro rcord".

En el estado de Texas, que tiene el mayor porcentaje de personas no aseguradas, aproximadamente 866,000 personas perdern la cobertura de seguro mdico.

En Florida, ms de 3,500 personas a la semana estn perdiendo la cobertura mdica, en Nueva York, 2.500, en Illinois y Georgia, 1.600, en Nueva Jersey 1.200, y en Michigan, algo ms de 1.000 personas a la semana.

En este escenario, California, con un nivel de desocupacin rcord respecto a todo el pas, ya se presenta como un polvorn social a punto de estallar en el escenario global de la crisis recesiva estadounidense.

La organizacin social Families USA estima que en el perodo enero, 2008 y diciembre, 2000, 995,000 personas en el estado de California, perdern su seguro mdico.

California no pudo escapar al estallido de la burbuja inmobiliaria en EEUU que comenz en 2006 y, desde el pico ms alto hasta marzo de 2009, los precios cayeron un 27,4%, segn los informes oficiales, que indican que este descenso es el ms pronunciado de todo el pas. La debacle de la construccin (tanto residencial como terciaria) llev a California a la mayor recesin desde la Gran Depresin.

El malestar social que generan la desocupacin creciente y el deterioro de las condiciones salariales, as como el achicamiento de la capacidad de consumo, alimenta y exacerba el estado de frustracin colectiva, provoca prdida de confianza en los funcionarios y alienta las huelgas y protestas sociales que ya se ciernen como una amenaza en el primer Estado de la Unin.

El nuevo presupuesto aprobado el viernes proyecta menos gastos en educacin, seguridad, prisiones, parques, salud y otros servicios, lo cual genera malestar ciudadano, seala un artculo del diario USA Today.

Segn informaba la prensa estadounidense este fin de semana, ciudades y condados del Estado norteamericano ms poblado ya presentan crecientes protestas por los recortes sociales previstos para paliar el dficit fiscal que azota con dureza extrema su economa.

De acuerdo con el diario USA Today, las expresiones de rechazo al "ajuste salvaje" ya alcanzan a varios alcaldes que tampoco aprueban la supresin de fondos municipales en aras de lidiar con ms de 26 mil millones de dlares de dficit.

Antonio Villaraigosa, alcalde de la Ciudad de los ngeles, advirti que su comunidad va a luchar contra los recortes, mientras acompaaba a cientos de policas movilizados para protestar contra los recortes de recursos a la seguridad pblica.

Por su parte, el alcalde de Santa Ana, Miguel Pulido, calific de robo de alto nivel la componenda entre parlamentarios y el gobernador Arnold Schwarzenegger.

El diario La Opinin seala que, ante la magnitud y el alcance de los recortes sociales, se preparan movilizaciones sindicales y concentraciones de organizaciones frente al Congreso de California, ubicado en Sacramento.

Las seales son claras: La crisis financiera ya devino en recesin y amenaza (por efecto de la desocupacin masiva) en convertirse en una crisis social de difcil pronstico en EEUU.

La crisis social (consecuencia de la cada del consumo y los despidos laborales) se perfila como un emergente de la crisis recesiva- laboral que deton escalonadamente como consecuencia de la crisis financiera en EEUU.

"El mercado laboral de Estados Unidos tiene un desempeo an peor que el de la economa en general, lo que causa temores dentro y fuera del gobierno de que el resultado podra ser el de una recuperacin sin empleos incluso cuando termine la recesin", sealaba la semana pasada The Wall Street Journal.

Salvar a los ricos y hundir a los pobres

Como contrapartida de los "ajustes salvajes" (con partida experimental en California) que se avecinan, el Estado USA (con dinero de los impuestos pagados por toda la sociedad) ya utiliz US$ 4 billones destinados al rescate de las entidades y bancos quebrados por la crisis financiera recesiva.

En abril, la Comisin de Supervisin del Congreso de EEUU, encargada de evaluar los progresos del plan de rescate financiero aprobado en octubre de 2008, consign que el total de las "ayudas", prstamos y garantas proporcionadas hasta la fecha a los bancos y empresas quebradas superaban los US$ 4 billones (unos tres billones de euros).

La Unin Europea (el complemento del Imperio USA) por su parte difundi en abril un informe segn el cual desde septiembre de 2008 concret ms de 50 medidas nacionales para estabilizar el sistema financiero por un valor total de US$ 4 billones (unos 3 billones de euros).

A esta suma sideral combinada de US$ 8 billones (aproximadamente un 30% del PBI juntos de EEUU y la Unin Europea) habra que agregar otros US$ 3 billones que -segn los especialistas de Wall Street- tendrn que desembolsar en el corto plazo para reforzar la compra de "activos txicos" (papeles financieros quebrados) cuya cifra final a precio de mercado podra superar los PBI juntos de EEUU y la Unin Europea.

Algunos especialistas estiman que la restitucin de los fondos faltantes para restituir la "normalidad" al sistema financiero privado imperial USA-UE, y la suma a ser empleada para salvar de la quiebra a las empresas del sector industrial y comercial podran superar los US$ 45 billones.

Para tener una idea de esta cifra, hay que puntualizar que todo el PBI mundial es de aproximadamente US$ 65 billones.

No obstante, y a pesar de que se trata de un desembolso sin precedentes en la historia moderna de fondos pblicos para salvar al sistema capitalista privado de la quiebra, los "rescates" USA-UE no han tenido hasta ahora ningn resultado para solucionar la crisis financiera que, como efecto ms inmediato, contrae el crdito, desacelera la economa y el consumo, e impacta en la economa real con quiebras generalizadas de empresas y despidos masivos de trabajadores.

Se trata, en suma, de una "socializacin de las prdidas" para subsidiar un "nuevo ciclo de ganancias privadas" con el Estado como herramienta de ejecucin, mediante el cual los megaconsorcios ms fuertes (los ganadores de la crisis) se degluten a los ms dbiles generando un nuevo proceso de reestructuracin y concentracin del sistema capitalista.

Pero este empleo de fondos pblicos para salvar al capitalismo privado provenientes de los impuestos pagados por toda la sociedad, hasta ahora slo ha conseguido agravar la crisis paralela que desat en la economa real tanto de EEUU como de Europa, y que ya se expande como un virus por la periferia del mundo emergente o subdesarrollado.

Y la crisis, como ya es histrico en el sistema capitalista, va a caer sobre los hombros de los sectores ms vulnerables de la sociedad, tanto de los pases centrales como de las naciones emergentes o subdesarrolladas que la van a subsidiar a travs de las cargas impositivas de sus salarios y de los productos que consumen.

Mientras los Estados imperiales USA-UE financian con dinero pblico el rescate de sus sistema de explotacin capitalista privado, la crisis impacta fundamentalmente en el eslabn ms dbil de la sociedad mundial: Los 3 mil millones de pobres (incluidos 963 millones de hambrientos) y 190 millones de desempleados, registrados en situacin precaria antes del colapso financiero en las metrpolis imperialistas.

Sin techo en Sacramento

Como ya est sucediendo en California, en los pases centrales, y mientras sus Estados "salvan" al capitalismo privado, las grandes vctimas son los sectores ms vulnerables de la sociedad, que pagan impuestos a travs de sus salarios, y la masa de trabajadores despedidos que van a alimentar la base de la crisis social que se vislumbra en los pases ms pobres de la periferia europea.

De acuerdo a la OIT, en 2009 unas 50 millones de personas en todo el mundo podran perder sus trabajos debido a la crisis econmica.

Segn informaba el organismo internacional en abril, la crisis ya dej solamente en EEUU a 3.600.000 trabajadores en la calle, mientras se estima que para fines de 2009 se habrn perdido 50 millones de empleos en el mundo a causa del colapso recesivo global.

Pero este panorama con los resultantes sociales de la crisis, no parece influir en la voluntad de los lderes y gobernantes de las potencias imperiales USA-UE que -en vez de reactivar la produccin y el empleo- ya llevan utilizados US$ 8 billones para salvar al sistema financiero sionista que depred y quebr a la economa mundial con la "burbuja financiera".

Insensibles a los resultantes sociales de la crisis (ms pobreza y desempleo a escala masiva que afecta a los sectores ms vulnerables de la sociedad mundial), el sistema capitalista sionista que hegemoniza el control de la dupla imperial USA-UE solo est interesado en "salvarse a s mismo" indiferente a los estallidos sociales que se avecinan.

Y en este escenario, California ya conforma un primer mdulo experimental de lo que le espera a las mayoras desposedas, tanto de los pases centrales como de la periferia subdesarrollada y emergente de Asia, frica y Amrica Latina.



*****

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicacin estratgica. Es uno de los autores ms difundidos y referenciados en la Web.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter