Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2004

Nace la Doctrina Militar de la Revolucin Venezolana

Heinz Dieterich
Rebelin


"Defensa Integral de la Nacin" se llama la nueva doctrina militar desarrollada por la Revolucin Venezolana que se va a implementar rpidamente en el pas de Bolvar. Muchos aspectos de la nueva concepcin son secretos, como es lgico, pero es posible trazar una idea general del nuevo paradigma que sustituye el de la postguerra y del pentagonismo estadounidense.

La nueva doctrina nace como respuesta a la amenaza militar estadounidense y, como tal, refleja los rasgos estructurales de toda doctrina de guerra de defensa, diseada para disuadir o derrotar a un agresor numricamente y tecnolgicamente muy superior. La concepcin de la “Defensa Integral de la Nacin” es, por lo tanto, hija sui generis de la misma partera de la historia que engendr las teoras militares sobre la “guerra popular prolongada” de Mao Tse Tung y Ho Chi Minh/Vo Nguyen Giap en Asia, y “la guerra de todo el pueblo” en Cuba.

La tarea de “profundizar y acelerar la conformacin de la nueva estrategia militar nacional” ha sido definida por el Presidente Hugo Chvez como uno de los diez objetivos estratgicos para lo que el mandatario denomina la “Nueva Etapa” de la Revolucin, que se inici a partir del referendo revocatorio del 15 de agosto del 2004 y de las elecciones regionales de noviembre. Los diez objetivos estratgicos tienen la funcin de dejar atrs a una etapa, en la cual “fuimos bastante lentos e ineficientes” (Hugo Chvez), para avanzar en la construccin “del nuevo modelo democrtico de participacin popular”; crear un “nuevo sistema econmico”; conformar una nueva “estructura social”; acelerar la creacin de una “nueva institucionalidad del aparato del Estado” y seguir impulsando el “nuevo sistema multipolar internacional”.

La nueva doctrina militar, basada en el Artculo No. 326 de la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela ---que estipula que “la seguridad de la Nacin se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil”--- tiene por supuesto axiomtico que la revolucin ha entrado en “una fase antiimperialista” que requiere ser profundizada y consolidada mediante tres lneas estratgicas de accin.

La primera se refiere al fortalecimiento del componente militar de la nacin, que prev el incremento de los contingentes militares de tropas en todo el pas; la optimizacin de la capacitacin de las tropas regulares y de los batallones de reservistas; el anlisis de la posibilidad de un teatro de operaciones militares en algunas regiones de la nacin, sobre todo, si la amenaza paramilitar aumenta; la recuperacin y actualizacin de materiales y equipos de las Fuerzas Armadas y, en la medida de lo necesario, la adquisicin de nuevo material de guerra adecuado a las condiciones de defensa nacional en tierra, agua y aire.

En el rea doctrinal se prev el establecimiento de nuevas normas y directrices que reestructuren la actividad militar en funcin de un esquema fundamentalmente “defensivo” dentro de una guerra asimtrica, planteamiento que incluye la determinacin de centros de gravedad en todos los mbitos. Tambin se procura identificar mercados alternativos de tecnologa blica y desarrollar la propia industria militar en consonancia con el modelo de desarrollo endgeno.

La lnea de intercambio militar de Venezuela se orienta hacia los pases de Suramrica, afirma el Comandante General de la Aviacin, general Roger Cordero Lara, cuyo Estado Mayor estudia conjuntamente con altos oficiales de la aviacin brasilea la adquisicin de nuevos aviones brasileos AMX Tucanos y de radares; mientras que se espera el suministro de los mejores helicpteros de ataque y asalto disponibles en el mercado mundial, los rusos MI-35 y el suministro del fusil de asalto Kalashnikov Ak-47, junto con lanzacohetes RPG-47 y lanzagranadas, cuyo enorme valor militar ha quedado demostrado en Irak. Todo esto no slo para mejorar el parque militar, sino tambin con la finalidad de establecer un proceso de permanente transferencia tecnolgica que incluir aspectos del parque aeronutico de China, India y Rusia, entre otras naciones.

La segunda lnea estratgica de trabajo consiste en la consolidacin y profundizacin de la unin cvico-militar y la tercera se refiere a la necesidad de lograr la participacin popular masiva en la Defensa Integral de la Nacin. A tal fin se duplicarn las fuerzas de reserva organizada a alrededor de cien mil hombres y mujeres y se procurar, entre otras medidas, la incorporacin de militares profesionales en retiro en tareas de organizacin popular para la defensa en cada barrio, en cada fbrica, en cada lugar donde haya “un grupo de patriotas, ah deben estar organizndose para la defensa territorial”.

Entre los objetivos especficos de la nueva doctrina se plantea la constitucin de consejos regionales y locales de seguridad como vehculos de control de la reserva y de coordinacin con los organismos civiles, mejorar el stock de reservas alimenticias y de otra ndole para situaciones de emergencia y el desarrollo de la industria militar venezolana, tal como arriba ejemplificamos.

Los escenarios posibles de conflicto para las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN) de Venezuela han sido definidos en una leccin magistral del Comandante General del Ejrcito, General Ral Baduel, con motivo del 51 aniversario de la Escuela de Infantera, en junio del 2004. En la exposicin que se nutre de textos tan variados como los de Sun Tzu, Simn Bolvar, Peter Drucker, Noam Chomsky y Raymond Aaron, el general esboza los siguientes escenarios:

1. Una guerra de IV Generacin, con el propsito de desestabilizar al pas como paso previo a la conduccin de operaciones destinadas a desorganizar y finalmente destruir el Estado-Nacin; 2. el golpe de Estado, subversin y acciones de grupos separatistas, promovidos por organizaciones polticas transnacionales llamados predadores corporativos; 3. un conflicto regional y, 4. una intervencin militar al estilo de la coalicin que interviene en Irak, desarrollando operaciones combinadas bajo el mandato de la OEA-ONU o con prescindencia de el.

Los objetivos transnacionales de un conflicto seran: 1. escarmentar las tesis nacionalistas; 2. garantizarse el acceso irrestricto, seguro y barato a tan importante fuente de energa; 3. consolidar la tesis del globalismo y, 4. extender el dominio anglosajn del planeta al menos por la prxima centuria.

Es necesario “romper el paradigma de lo estrictamente convencional de la guerra” y definir nuestra propia concepcin en funcin del concepto de la defensa integral, afirma el general, que se perfila como uno de los pensadores ms importantes de la nueva vanguardia militar latinoamericanista que desde Brasil, Venezuela, Cuba y Ecuador apoya crecientemente la integracin real de la Comunidad Suramericana de Naciones (CSN).

La adopcin en Venezuela de la sabidura militar milenaria de lo que el libertador vietnamita Vo Nguyen Giap, arquitecto militar del triunfo sobre el imperialismo francs y estadounidense, llamaba “Guerra del pueblo, ejrcito del pueblo”, es un extraordinario paso en la reconquista de las soberanas de la Patria Grande. Porque, al privarle al agresor del centro de gravedad de su ataque ---la destruccin fsica del ejrcito convencional--- se le quita la posibilidad de la batalla decisiva y de la victoria rpida y se le obliga a la guerra popular prolongada, en la cual no podr prevalecer.

La adopcin de la doctrina militar milenaria de la unin ejrcito-pueblo en la guerra de defensa integral, por otras naciones de la Patria Grande, ser vital para la integracin latinoamericana, porque volver imposible el uso de la fuerza militar de Washington contra ellas.

En voz de la sabidura militar del General Giap: “Si el enemigo se concentra, pierde terreno, si se diluye, pierde fuerza.” Esta antinomia fue imposible de resolver para el Pentagonsmo estadounidense en Vietnam. Lo ser tambin ante una Patria Grande unida.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter