Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2009

Quienes ganan y quienes pagan
Cmo el capitalismo se salva a s mismo durante las crisis

Manuel Freytas
IAR Noticias

De una forma brutal (y todava sin resistencia social) el sistema capitalista (Estado y empresas privadas) descarga el costo del colapso recesivo econmico (la crisis) sobre el sector asalariado (fuerza laboral masiva) y la masa ms desprotegida y mayoritaria de la sociedad (poblacin pobre con limitados recursos de supervivencia), por medio de los despidos laborales y la reduccin del gasto social ("ajustes"), que incrementan los niveles sociales de precariedad econmica y de exclusin masiva del mercado laboral.



En este proceso de "sobreexplotacin capitalista" (que retrocede las conquistas sociales y sindicales a estadios inferiores) se explica el mantenimiento de la rentabilidad empresarial (ganancias capitalistas) mientras la economa mundial se desploma por efectos de la crisis recesiva global.

La crisis hipotecaria en EEUU, primero, la irradiacin de la crisis a los mercados financieros globales, despus, la baja de exportaciones e importaciones con cada del consumo y despidos laborales, luego, terminaron de configurar un proceso econmico-recesivo que amenaza con arrasar los cimientos del modelo de explotacin capitalista vigente a escala global.

Desde que estallara el colapso bancario y burstil en septiembre de 2008, el sistema nunca pudo recuperarse, y finalmente la crisis de la "economa de papel" termin impactando en la "economa real", primero en las metrpolis imperiales de EEUU y Europa, extendindose luego por toda la periferia "subdesarrollada" y "emergente" de Asia, frica y Amrica Latina.

No obstante las "seales optimistas" que lanzan Obama y las autoridades europeas, los propios datos oficiales prevn que, con los mercados de crdito paralizados, en los prximos meses ms empresas ingresen en un proceso de bancarrota y anuncien nuevos despidos (sumados a los ya existentes), y los consumidores se ajusten an ms el cinturn, a medida que la ausencia de crdito afecta su capacidad de endeudamiento.

Pero la llamada "crisis" tiene claramente dos lecturas paralelas: Por un lado, los pulpos financieros de Wall Street y las bolsas mundiales, reciclan una nueva "burbuja" ganancial, no ya con dinero especulativo proveniente del sector privado, sino con fondos pblicos (de los impuestos pagados por toda la sociedad), puestos compulsivamente al servicio de un nuevo ciclo de rentabilidad capitalista con la crisis.

Mientras el proceso inflacionario-recesivo desatado desde las economas centrales (EEUU y Europa) ya genera hambre, pobreza y devaluacin acentuada del poder adquisitivo de las mayoras a escala planetaria, un selecto grupo de mega-empresas y multimillonarios multiplican a escala sideral sus activos empresariales y sus fortunas personales.

Simultneamente, la economa real del Imperio y de las potencias centrales colapsa en todas sus variables, y los sectores ms desprotegidos ya sufren los "ajustes" mientras una crisis social, todava de efectos imprevisibles, asoma de la mano de los despidos masivos en Europa y EEUU.

Est claro entonces que lo que es "crisis" para unos (los despedidos y los sectores ms desprotegidos de la sociedad), resulta "burbuja ganancial" para otros (el capitalismo financiero que desat la crisis con la economa del apalancamiento especulativo).

Los que se benefician con la crisis



El actual proceso econmico recesivo prueba nuevamente que durante las crisis los consorcios directrices del sistema capitalista descargan ( y trasladan) sus "prdidas" al conjunto de la sociedad mientras concentran ganancias privadas dentro de un nuevo ciclo econmico.

Desde el desenlace de la crisis financiera, septiembre de 2008, el sistema capitalista central (EEUU-potencias del euro) ensay tres formas combinadas para "trasladar" la crisis al conjunto de la sociedad:

A) El capitalismo financiero, con el argumento de la "catstrofe econmica" utiliza dinero pblico (de toda la sociedad) para salvar al capitalismo privado y generar un nuevo ciclo financiero de rentabilidad del capital. En este proceso, el peso del costo lo llevan los sectores sociales menos "diversificados" que pagan impuestos a travs de sus ingresos y salarios.

B) El capitalismo industrial o comercial, con el argumento de la "catstrofe econmica" reduce "costo laboral" despidiendo empleados, reduciendo salarios y suprimiendo beneficios sociales, y "sobreexplotacin" de la fuerza que queda ocupada. Achican otros gastos (e inversiones) de la produccin para ganar lo mismo produciendo y vendiendo menos, lo que agudiza la recesin y genera ms baja del consumo y despidos laborales.

C) Los Estados capitalistas bajan "costo social" por medio de la reduccin del gasto pblico (salud, vivienda, educacin, etc) para compensar la merma de la recaudacin durante la crisis.

Se trata, en suma, de una "socializacin de las prdidas" para subsidiar un "nuevo ciclo de ganancias privadas" con el Estado como herramienta de ejecucin, mediante el cual los megaconsorcios ms fuertes (los ganadores de la crisis) se degluten a los ms dbiles generando un nuevo proceso de reestructuracin y concentracin del sistema capitalista".

De esta manera, el sistema capitalista (por medio de los Estados y las empresas) descarga el peso de la crisis sobre el sector ms dbil de la sociedad: Los pobres y los sectores ms desprotegidos (que siguen sumando poblacin sobrante) y los asalariados (la fuerza laboral masiva) que sirven como variable de ajuste para la preservacin de la rentabilidad capitalista durante la crisis recesiva.

Como contrapartida de los "ajustes salvajes" (con mdulo experimental en California) que se avecinan, el Estado USA (con dinero de los impuestos pagados por toda la sociedad) ya utiliz US$ 4 billones destinados al rescate de las entidades y bancos quebrados por la crisis financiera recesiva.

En octubre de 2008, mediante los fondos estatales de "rescate financiero" lanzados por Bush (hoy continuados por Obama), los Estados imperiales USA-UE reciclaron una nueva "burbuja" ganancial no ya con dinero especulativo proveniente del sector privado, sino que ponen compulsivamente los recursos pblicos al servicio de un nuevo ciclo de rentabilidad capitalista al margen de una ascendente crisis de la economa real que marcha por va paralela.

Los gigantescos paquetes de estmulo lanzados por los gobiernos han ido a parar a los mercados financieros creando una "burbuja" especulativa que est haciendo subir las bolsas desde hace tres meses, mientras el resto de la economa, principalmente en EEUU y Europa, se desploma.

Los que pagan la crisis


La primer ley histrica del capitalismo es la preservacin de la rentabilidad (base de la concentracin de riqueza en pocas manos), an durante las crisis.

De manera tal que, cuando estallan las crisis de "sobreproduccin" (por recesin y achicamiento de demanda) el sistema aplica su clsica frmula para preservar la rentabilidad vendiendo y produciendo menos: Achicamiento de costos.

En esa receta de "achicar costos" sobresalen claramente, en primera lnea, los laborales (de las empresas) y los sociales (del Estado) para compensar la falta de ventas y de recaudacin fiscal.

En consecuencia (y como ya est probado histricamente): Las empresas mantienen sus rentabilidades, sube la recesin, sube la desocupacin, cae el consumo, y se expande la pobreza y la exclusin social.

De acuerdo a la OIT, en 2009 unas 50 millones de personas en todo el mundo podran perder sus trabajos debido a la crisis econmica. Multiplicado por una "familia tipo" (cuatro personas por despedido) esto implica que alrededor de 200 millones de personas seran afectadas por la desocupacin en el curso de este ao.

Hay una estimacin -alimentada por nmeros oficiales- que expresa que la presente crisis recesiva global va a arrojar (como consecuencia de los despidos y del achicamiento del consumo) a ms de 1000 millones de personas a la pobreza y a la marginalidad.

Los analistas y periodistas del sistema se preocupan por las prdidas empresariales y por los efectos de la crisis en los pases centrales, obviando que la crisis ms aguda del consumo y de la desocupacin, tanto en EEUU como en Europa, la sufren los empleados y obreros de baja calificacin que estn conformando un peligroso bolsn masivo de protestas y conflictos sociales.

Las masas asalariadas (la fuerza laboral mayoritaria) y los sectores ms desposedos de la sociedad (los pobres estructurales) pagan el grueso de la crisis capitalista por medio de los ajustes sociales, despidos, suspensiones, reduccin de salarios, supresin de beneficios sociales, abolicin de indemnizacin por despidos, reduccin de aportes patronales, etc.

En este escenario, hay un "costo laboral" y un "costo social" de la crisis capitalista que pagan los asalariados y las mayoras ms desposedas.

Refirindose al "costo laboral", seala Jorge Altamira: "La resultante (de la crisis) ha sido una fenomenal intensificacin del trabajo del personal que sigui ocupado. Otro aspecto es la reduccin directa de los salarios, o la reduccin de la jornada laboral acompaada por una reduccin mayor de los sueldos".

"La cifra oficial de desempleo en EEUU -aade Altamira- es de 9,5% de la poblacin activa, unos veinte millones de trabajadores, pero cuando se aade a las personas que han dejado de buscar trabajo, a las que estn obligadas a trabajar menos (6%) y a la poblacin carcelaria -el porcentaje se eleva a los veinte puntos, o sea a cuarenta millones de desempleados".

"Otro elemento fundamental es el recorte en los aportes patronales a la cobertura de salud, que forma parte del llamado "costo laboral", el nmero de personas sin proteccin mdica ha crecido en forma impresionante", concluye.

Pero, al "costo laboral" que seala Altamira, hay que agregar el "costo social" que pagan los asalariados y pobres s.3a travs de las quitas impositivas al salario y a los impuestos que gravan el consumo de alimentos y productos esenciales para la supervivencia.

Las masa ms desprotegida y los asalariados "cautivos" pagan la crisis de dos maneras:

1) A travs de las cargas fiscales a los salarios (que se le descuentan compulsivamente de su sueldo),

2) a travs de los impuestos al consumo (que paga en el momento que compra alimentos o productos gravados para el consumidor).

En este contexto, la masa asalariada (mayoritaria y peor paga) y los pobres, son los mayores perjudicados por la utilizacin fraudulenta (estafa con el Estado capitalista) de fondos de impuestos pblicos para salvar a empresas privadas, ya que no cuentan con los recursos (ahorros y medios capitalistas de supervivencia) de las clases altas o medias altas.

En este cuadro, los ocupados pagan la crisis con su salario y con lo que consumen, mientras que los desocupados y marginados sociales lo hacen a travs de los pocos productos que puedan puedan adquirir para su supervivencia inmediata.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter