Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2009

Ms siete de Colombia?
Las 865 bases militares de EEUU en 40 pases

Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada


En el contexto del neo-pinochetismo hipcritamente tolerado por Washington en Honduras, ahora resulta que la proyectada instalacin de siete bases militares de Estados Unidos en Colombia, que provoc masivo repudio en Latinoamrica, constituye la actualizacin de un nuevo acuerdo de seguridad mediante el arrendamiento de las bases existentes con el fin filantrpico de combatir a la narco-guerrilla fronteriza, segn una ingeniosa interpretacin de Obama expuesta a un grupo de reporteros hispanos (Reuters; 07/08/09), en vsperas de la desarticulada cumbre del ASPAN en Guadalajara, donde Mxico no tiene nada que hacer ni debi participar desde su calamitosa gnesis.

Nadie aprende en cabeza ajena y EU repite los mismos errores de la URSS, con una trada de consecuencias devastadoras: sobrextensin imperial, guerra perpetua e insolvencia, que llevan a un probable colapso similar al de la anterior Unin Sovitica, a juicio de Chalmers Johnson (Diez medidas para liquidar las bases militares de EU; Asia Times; 04/08/09).

Chalmers Johnson, profesor emrito de la Universidad de California (San Diego) y prolfico autor de libros notables, coloca en relieve el imperio global potencialmente ruinoso de bases militares que acompasa la larga dependencia en el imperialismo y el militarismo de EU en sus relaciones con otros pases, adems de su hinchado establishment militar.

En paralelo, Floyd Norris, analista financiero y econmico de The New York Times (01/08/09), devela que el embarque de bienes duraderos civiles de EU se derrumb mas de 20 por ciento durante la recesin, lo cual hubiera sido peor de no ser por la creciente produccin de armas, que se dispar 123 por ciento (sper-sic!) por encima del promedio del ao 2000 (inicio del militarismo bushiano que ha incrementado Obama con su mscara de cordero secuestrado por los lobos del Pentgono).

Norris comenta que todava EU es primariamente una economa civil, cuando el rubro militar representa alrededor de 8 por ciento de todos los bienes duraderos (en el ao 2000 fue 3 por ciento), pero, a nuestro humilde entender, va que vuela a una economa preponderantemente militar, ya que muchos segmentos de su actividad civil se entrelazan con su consubstancial belicismo, como ha demostrado SIPRI, el excelso instituto pacifista sueco.

Segn el inventario del Pentgono en 2008, citado por Johnson, el imperio de EU consiste de 865 instalaciones en ms de 40 pases, con un despliegue de ms de 190 mil soldados en ms de 46 pases y territorios.

Johnson expone el caso singular de Japn y la base de Okinawa (por cierto, plagada de escndalos sexuales de los disolutos militares estadunidenses que llevan 64 aos ininterrumpidos de ocupacin).

Las siete bases militares adicionales de EU en Colombia elevarn su total planetario a 872, lo cual no tiene equivalente con ninguna potencia pasada y presente: EU invadi literalmente al mundo!

Lo ms relevante radica, a juicio de Johnson, en que tal despliegue es innecesario para la genuina defensa de EU, amn de provocar fricciones con otros pases y su dispendioso mantenimiento global (250 mil millones de dlares por ao, segn Anita Dancs Foreign Policy in Focus): su nico propsito es brindar a EU hegemona, es decir, control o dominio sobre el mayor nmero posible de pases en el planeta.

A juicio de Johnson, Obama no se ha percatado de que EU no tiene ms la capacidad de ejercer su hegemona global, mientras exhibe su lastimoso poder econmico lisiado, cuando EU se encuentra en una decadencia sin precedente.

Expresa tres razones bsicas para liquidar el imperio estadunidense: 1. Carece de los medios para un expansionismo de posguerra; 2. Va a perder la guerra en Afganistn, lo cual abultar ms su quiebra, y 3. acabar el vergonzoso secreto del imperio de nuestras bases militares.

Propone diez medidas:

1. Poner fin al severo dao ambiental causado por las bases y el cese del Acuerdo sobre el Estatuto de los Ejrcitos (SOFA, por sus siglas en ingls) que de antemano impide a los pases anfitriones ejercer su jurisdiccin sobre los crmenes perpetrados por soldados estadunidenses, exentos de toda culpabilidad (en particular, la epidemia de violaciones sexuales en los parasos militares).

2. Liquidacin del imperio y aprovechar el costo de oportunidad para invertir en campos ms creativos.

3. Lo anterior, indirectamente frenara el abuso a los derechos humanos, ya que el imperialismo engendra el uso de la tortura, tan pletrico en Irak, Afganistn y la base de Guantnamo.

4. Recortar el inacabable listado de empleados civiles y dependientes del Departamento de Defensa, dotado de su lujoso hbitat (albercas, cursos de golf, clubes, etctera).

5. Desmontar el mito, promovido por el complejo militar-industrial, de su vala en la creacin de empleos y en la investigacin cientfica, lo cual ha sido desacreditado por una investigacin econmica seria.

6. Como pas democrtico que se respeta a s mismo, EU debe cesar de ser el mayor exportador de armas y municiones del mundo y dejar de educar a los militares del Tercer Mundo (v.gr. militares de Latinoamrica en la Escuela de las Amricas de Fort Benning, Georgia) en las tcnicas de tortura, golpes militares y servicio como instrumentos de nuestro imperialismo.

7. Debido a las limitaciones crecientes del presupuesto federal se deben abolir programas que promueven el militarismo en las escuelas, como el entrenamiento del Cuerpo de Oficiales de Reserva.

8. Restablecer la disciplina y la rendicin de cuentas en las fuerzas armadas de EU, disminuyendo radicalmente la dependencia de los contratistas civiles, empresas militares privadas, y agentes que trabajan para el ejrcito fuera de la cadena de mando y el Cdigo de Uniforme de la Justicia Militar. Cita al respecto el libro de Jeremy Scahill Blackwater: El ascenso del ejrcito mercenario ms poderoso (sic) del mundo (Nation Books, 2007). A propsito, el holands-estadunidense Eric Prince, fundador dimisionario de Blackwater y neo-cruzado de la extrema derecha cristiana del Partido Republicano (muy cercano al bushismo), acaba de ser implicado en un asesinato (The Nation; 04/08/09).

9. Reducir el tamao del ejrcito de EU.

10. Cesar la dependencia inapropiada en la fuerza militar como medio principal para intentar conseguir metas de poltica exterior.

Su conclusin es realista: desafortunadamente, pocos imperios en el pasado abandonaron voluntariamente sus dominios para permanecer como entidades polticas independientes y autogobernables. Los dos importantes y recientes ejemplos son los imperios britnico y sovitico. Si no aprendemos de ellos, nuestra decadencia y cada estarn predeterminadas.

Tendr curacin la adiccin de EU al militarismo por ms de un siglo?

http://www.jornada.unam.mx/2009/08/09/index.php?section=opinion&article=014o1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter