Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2009

Cuidado, peligran las tierras del Sur

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


La desigual globalizacin de la economa mundial que impulsa las privatizaciones en todos los sectores, est provocando que millones de hectreas de tierras de las naciones del Tercer Mundo sean compradas por las compaas transnacionales y los pases ricos.

Polticas que favorecen esa nueva forma de neocolonialismo han sido impuestas por naciones desarrolladas mediante organismos financieros como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial con el fin de acaparar grandes extensiones de terrenos para garantizar negocios y la alimentacin de sus poblaciones en detrimento de los pueblos en desarrollo.

Estas silenciosas transacciones, incrementadas en los ltimos aos, salieron a la palestra pblica tras la publicacin de un informe que elaboraron expertos internacionales, por encargo de la Organizacin de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin (FAO).

Un violento suceso acaecido en la Amazona peruana en junio ltimo alert al mundo sobre lo que ocurre con las tierras del Sur.

Mediante la implementacin del Tratado de Libre Comercio entre Lima y Washington, el gobierno de Alan Garca entreg grandes extensiones a varias corporaciones extranjeras para la prospeccin y explotacin de petrleo y minerales en la Amazona.

Las protestas estallaron en diferentes ciudades del Cusco y Junin que se saldaron con el asesinato, por la represin policial de ms de 40 indgenas awajn y wampi.

En la Amazona occidental, con una de las diversidades culturales y biolgicas ms ricas del universo, sobreviven numerosos grupos tnicos, los cuales tratan de impedir la privatizacin de sus hbitats, aguas y bosques.

Las compaas comienzan con los desalojos masivos de los habitantes y tras descubrir minerales o crudo, inician grandes movimientos de tierra, construcciones de caminos, perforaciones e instalaciones de redes de tuberas con los consecuentes desastres naturales.

Momentneamente, el presidente peruano Aln Garca, se vio obligado a detener las entregas de tierras vrgenes a las transnacionales pero las amenazas de privatizaciones an subsisten.

El informe de la FAO denuncia que el incremento de las compras masivas de terrenos en los diferentes continentes, aumenta el riesgo de que ms pobres sean desposedos o se les impida el acceso a la tierra, al agua y por ltimo, a la vida.

Las compra-ventas se realizan entre compaas y gobiernos sin tener en cuenta a las comunidades afectadas y en la mayora de los casos van acompaadas de expropiaciones pues las legislaciones locales no protegen el derecho de los pueblos originarios.

En los ltimos tiempos, alrededor de 30 millones de hectreas cultivables y de reservas boscosas ubicadas en naciones pobres, equivalente a la mitad de Europa, han sido adquiridas por pases ricos y compaas transnacionales.

Uno de los ejemplos ms desafortunados es el de la empresa sudcoreana Daewoo Logistic que firm un contrato con el gobierno de la isla de Madagascar para la obtencin por 99 aos, de 1,3 millones de hectreas que utilizara en la produccin de maz y aceite de palma destinados a biocombustibles, a cambio de infraestructura y empleos.
Debido a que dicho gobierno sucumbi ante protestas populares Daewoo se vio obligada a cancelar el acuerdo, pero segn se ha conocido, su sucesor intenta reajustarlo a otras zonas de la isla.

Sudcorea tambin ha adquirido 700 000 hectreas en Sudn con los mismos fines y se prepara para incursionar en pases del continente africano. Otras de sus compaas, la Hyundai, realiza transacciones por 6,5 millones de dlares en terrenos en Siberia oriental.

vido de alimentos y de tierras cultivables debido a la aridez del pas, una de las naciones ms interesadas en esas negociaciones es el rico estado de Arabia Saudita y, segn Grain, Organizacin No Gubernamental (ONG), ha comprado con esos fines grandes extensiones en Etiopa, Sudn, Indonesia y Tanzania.

La transnacional Benetton se ha adueado de 900 000 hectreas en Argentina, mientras que otras empresas norteamericanas, chilenas y europeas han adquirido tambin terrenos en esa nacin sudamericana que se han ofertado a muy bajos precios. La Federacin Agraria Argentina denunci que 10 % del territorio nacional est en poder de extranjeros.

Corporaciones japonesas no quieren quedarse atrs y la Mitsui negoci 100 000 hectreas en Brasil para cosechar soya en los estados de Baha, Minas Gerais y Maranhao detenidos a alimento y biocombustibles.

Las producciones obtenidas servirn para alimentar a las poblaciones de las naciones desarrolladas, mientras en los pases pobres el hambre atacar con ms fuerza a sus habitantes.

Las tierras adquiridas estn ubicadas en zonas muy frtiles, ricas en flora, fauna y agua, adems de contar con puertos navegables cercanos.

Con esta nueva variante de colonizacin en el siglo XXI, la miseria aumentar entre millones de personas de las naciones pobres que vern cmo por la intensa explotacin de sus ancestrales tierras los acuferos se secarn, la ecologa se arruinar y la contaminacin proliferar.

Son los efectos de la globalizacin salvaje y neoliberal.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter