Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2009

Entrevista a George Steiner, escritor, filsofo y profesor
"Cuando estudiaba fsica con Enrico Fermi"

Piergiorgio Odifreddi
La repblica


"En los bolsillos de los que se suicidan se encuentran los libros de filsofos como Hegel o Nietzsche, o Marx,
no los de Carnap, Hempel o Kripke..."

George Steiner es la encarnacin del estereotipo del judo errante, polglota y ciudadano del mundo. Personaje controvertido, considerado por algunos el hombre ms culto del mundo y por otros un compendio de vaca erudicin, ha escrito innumerables libros que entremezclan literatura, crtica literaria y filosofa en una singular mixtura, ejemplificada por obras como La muerte de la tragedia (1961), Despus de Babel (1975), Presencias reales (1989) y Gramticas de la creacin (2001). En la presente entrevista George Steiner nos habla sobre las problemticas que plantea la ciencia, hacia la cual, en sus obras, se trasluce un profundo inters.

Es verdad que Usted comenz sus estudios universitarios en ciencias naturales?

S, es verdad, en la universidad de Chicago. En 1948, cuando llegu all, a los grandes cientficos les gustaba impartir los cursos introductorios; de tal suerte que tuve a dos premios Nobel, Enrico Fermi y Harold Clayton Urey, como profesores de fsica y qumica. Me hubiera gustado continuar pero, desgraciadamente, careca del suficiente background matemtico.

Y entonces qu hizo?

Filosofa y literatura, pero ya saba que las mayores energas mentales de la posguerra se prodigaran en la ciencia: no slo por los descubrimientos que habra, sino por el sentido para prever los problemas del futuro. Y as como hubiese querido conocer a pintores si me hubiese tocado vivir en la Florencia o en la Bolonia del siglo XV o XVI, tambin quise conocer a los cientficos cuando me fui a Princeton.

A quines en particular?

A Oppenheimer, Godel, Bohr Y naturalmente a C.N. Yang y T.D. Lee, que precisamente tenan su cubculo junto al mo. Yo era muy joven, y todo lo que poda hacer era observarlos, tratando de entender un poco de su personalidad: fue una experiencia fantstica, era como estar en contacto con los grandes prncipes.

Los prncipes de las ciencias no son, a veces, un poco estresantes?

El ms difcil de todos era Andr Weil. Recuerdo que cuando llegu al instituto me presentaron a los miembros permanentes de acuerdo con la usanza. La mayor parte de ellos se limit a estrecharme la mano, y algunos llegaron a decirme: Mucho gusto o Le deseo buen trabajo. l, por el contrario, me increp framente: Seor, no creo que tengamos mucho que decirnos, pero me gustara que usted supiese una cosa. Los que son muy inteligentes se dedican a la teora de los nmeros. Los que son bastante inteligentes trabajan la geometra algebraica. El resto no existe. Y nunca me volvi a dirigir la palabra. l habr sido un gran gemetra algebraico, pero seguro no era un ser humano con el que se poda tener mucho contacto.

Y los otros cmo eran?

Todos muy diferentes entre s. Von Neumann, por ejemplo, era muy afectuoso con un pequeo insulso como yo. Bohr era increblemente gentil. La primera vez que convers con l me mostr una fotografa de sus 12 nietos, vanaglorindose de conocerlos a todos por su nombre! Luego estaba Gdel, al que muchos crean el ms grande de todos: incluso ms que Einstein, porque su teorema haba cambiado el pensamiento humano.

Intent estudiarlo?

Naturalmente, es necesario hacerlo, por su importancia intelectual! Hasta un outsider como yo puede entender, en parte, su significado; es decir, que lo fragmentario es inevitable y es estructural. Lo que,
entre otras cosas, es una excelente metfora de muchas cosas, incluida la vida misma.

Nunca ha usado metforas cientficas en su trabajo?

A veces. Por ejemplo, ya que me siento fascinado por expresiones como antimateria y materia oscura, tom prestadas estas cosas para escribir mi novela The Portage to San Cristobal of A. H. ("El traslado de A. H. a San Cristbal", Barcelona, Mondadori, 1994); "ya que la antimateria destruye la materia, imagin que Hitler era su encarnacin. En la tradicin juda, Dios cre el universo pronunciando una palabra secreta: ahora bien, si existe una palabra que pueda destruirlo, sa es antimateria o antivida y, ciertamente, Hitler la conoca.

A parte de la ciencia ficcin, cules son, en literatura, las metforas cientficas ms utilizadas?

Naturalmente, hay una enorme influencia del darwinismo, a travs de los conceptos de seleccin natural y de sobrevivencia de los ms fuertes; no slo en literatura, sino tambin en la filosofa poltica. Luego est la gran imagen de la termodinmica, y de la degradacin a travs del aumento de la entropa: no slo en la naturaleza, sino tambin en el hombre y en la civilizacin. Por ejemplo, se podra decir que hoy Europa est cansada, en el sentido exacto que la palabra tiene en neurofisiologa: de cansancio muscular, con la consecuente secrecin de peligrosos venenos.

Heidegger, sobre el cual usted escribi un libro, podra ser un producto de este cansancio?

Heidegger es un arrogante terrible, como cuando dice la ciencia no piensa, o la ciencia es insustancial porque nicamente ofrece respuestas. Son afirmaciones estpidas e interesantes al mismo tiempo; porque tanto para l como para la metafsica, las que importan son las preguntas. Sobre todo las preguntas sin respuesta.

Pero acaso hoy no es precisamente la ciencia la que se est enfrentando a los problemas metafsicos que atormentaban a Heidegger?

No, porque no tiene nada que decirnos acerca del significado de la vida y de la muerte; stas no son preguntas cientficas, sino mitolgicas. Yo me irrito mucho con esos cientficos que, cuando les pregunto qu es lo que va a suceder un nanosegundo antes del Big Bang, me dicen que es una pregunta sin sentido.

Esto ya lo deca Agustn.

Y a quin le importa? Si yo puedo plantear la pregunta, es porque tiene un sentido hacerla!

Realmente usted cree que toda pregunta es sensata?

No. Pero en Princeton me reuna a menudo con Wolfgang Pauli, un hombre maravilloso, que un da dijo una frase fantstica: "En matemticas y en fsica existen teoremas tan estpidos que ni siquiera estn equivocados!" Si alguien me dice que no tengo el derecho de plantear una pregunta, no lo acepto: lo veo como una gran debilidad.

La filosofa analtica a menudo ha demostrado que muchas preguntas carecen de sentido.

Pero yo no le tengo una gran consideracin: se asemeja demasiado al ajedrez.

A propsito del cual, usted dijo una vez: el ajedrez podr ser un inagotable pasatiempo, pero no s nada ms.

Naturalmente. Aunque lo mismo se puede decir de las fugas de la msica barroca, o de los teoremas de matemticas puras: son las grandes inutilidades que produce el homo ludens, el hombre que juega. Los animales no pueden hacerlo, pero los hombres juegan con los conceptos ms elevados, y la filosofa analtica es una forma muy sofisticada de juego. Pero a ningn ser humano, que se haya encontrado en un momento de angustia, de necesidad, de alegra, de enfermedad o de xtasis le importa un bledo la filosofa analtica. En los bolsillos de los que se suicidan se encuentran los libros de filsofos como Hegel o Nietzsche, o Marx, no los de Carnap, Hempel o Kripke!

A propsito de diferencias, qu piensa de los estilos en matemticas un especialista como usted en literatura comparada?

Quiz hoy la computadora est cambiando las cosas, pero las matemticas clsicas poseen, no cabe duda, una potica, y existen estilos en matemticas al igual que en la msica o en la literatura. Recuerdo que un da un matemtico me dijo que si yo le mostraba un manuscrito, tena la capacidad para poder atriburselo a Gauss, Dedekind o Poincar, basndose nicamente en el estilo.

Quiz se podra abrir un curso de matemticas comparadas. Pero cmo comienzan los estudios en literatura comparada?

La primera ctedra de literatura general fue creada en Ginebra por el italiano Sismondi, en el periodo en el que Cavour y los otros exiliados del Risorgimento se haban refugiado en Suiza: no es sorprendente, pues, que el nacimiento oficial se haya realizado en un pas que es polglota. Pero la idea de la comparacin de las literaturas es tpicamente juda: se la inventaron los estudiosos judos que, de otra manera, no hubieran encontrado trabajo en los tradicionales y conservadores departamentos de literatura de los pases que los acogan.

Es un buen ejemplo de adaptacin.

No se puede sobrevivir si no se aprende a ser huspedes. Somos huspedes de la vida, sin saber por qu hemos nacido. Somos huspedes del planeta, al que le hacemos cosas horribles. Y ser huspedes requiere dar lo mejor de s en el lugar en el que nos encontremos, aunque uno siempre est listo para moverse, para recomenzar, si es necesario. Creo que vivir la hospitalidad de manera ejemplar es la misin, la funcin, el privilegio y el arte de los judos.

..........................

*Pier Giorgio Odifreddi (1950), matemtico, ensayista y divulgador cientfico, ha escrito obras sobre filosofa, teologa, poltica e historia de la ciencia. (Traduccin de MTM, revisin de NGV)


http://ricerca.repubblica.it/repubblica/archivio/repubblica/2009/07/22/quando-studiavo-con-enrico-fermi.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter