Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2009

Bariloche: la lucha por la hegemona militar en Amrica del Sur

Heinz Dieterich
Rebelin


1. Doctrina y Bloque Militar Anti-Monroe

La definicin de la Doctrina militar Anti-Monroe y la consiguiente formacin del Bloque Militar de Defensa Sudamericana (BMDS) ---con su centro de gravitacin precisado en la amenaza blica de la poltica de Uribe-Bush-Obama--- esos fueron los dos objetivos estratgicos implcitos en la Cumbre Extraordinaria de los Presidentes de UNASUR (Unin de Naciones Suramericanas), en Bariloche. No se materializ ninguno de los dos, debido a que la batalla diplomtica decisiva entre las dos fuerzas antagnicas (bolivarianas y monroeistas) fue pospuesta por los participantes, para el mes venidero de septiembre.

Para impedir claudicaciones y tibiezas de algunos gobiernos, es necesario que los pueblos, movimientos sociales e intelectuales latinoamericanos crean una gran ola de presin moral y poltica sobre los gobiernos titubeantes en las dos semanas que vienen, para que los gobernantes, con patriotismo y dignidad, como deca un reciente manifiesto de la sociedad civil latinoamericana, pongan un ultimtum definitivo a Uribe. O est con el imperialismo y Santander, o est con Amrica Latina y Bolvar.

2. La estratagema de Hugo Chvez: lograr la ausencia de Uribe

Cuando Uribe y sus diplomtico s declararon pblicamente que las bases militares estadounidenses no eran negociables y que no iban a dar explicaciones a los dems Presidentes en Bariloche, Hugo Chvez asumi una posicin lgicamente impecable y polticamente correcta: que en tal caso no tena sentido que Uribe estuviera en la reunin. Fue entonces, cuando dijo pblicamente, que el Estado colombiano era un narcoestado y que haba una narcoeconoma en el pas. Ambas afirmaciones son enunciados verdicos, es decir, statements of facts, que surtieron el efecto deseado. Uribe cancel su participacin en Bariloche.

3. Cristina Kirchner rescata a Uribe

Sin embargo, e l mircoles, 26 de agosto, el gobierno argentino, necesitado de apoyo financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de una relacin conciliadora con Washington ---ante su creciente debilidad interna--- decidi rescatar la presencia de lvaro Uribe en la Patagonia. Cristina Fernndez de Kirchner misma tom el telfono y le garantiz a Uribe que no iba a haber agresiones ni ofensas contra l, durante el cnclave. Con esas aseveraciones de la anfitriona, Uribe reactiv el viaje.

4. El rescate de Uribe causa un nuevo problema

El rescate de Uribe caus un nuevo problema. Dado que es imposible negociar con alguien, que dice que no hay nada que negociar, la presencia de Uribe en Bariloche se redujo al siguiente dilema. En qu forma podan estar siete horas juntas dos fuerzas antagnicas, que no tenan nada que decirse, sin que ninguna perdiera la cara pblicamente? El modus diplomtico encontrado para resolver ese dilema consisti en permitir la manifestacin de todas las posiciones, posponer el enfrentamiento y reunir en septiembre a cancilleres y ministros de defensa.

5. Los gobiernos desarrollistas ante la Doctrina militar Anti-Monroe

En la escala de posiciones de los gobiernos desarrollistas destacaron tres: 1. la de Evo, quin solicit la prohibicin de toda base militar extranjera en la Patria Grande; la deficiencia de este planteamiento es que bloqueara toda instalacin militar de un aliado estratgico, como Rusia o China, en Amrica Latina; 2. el planteamiento de Lula, de que Washington expida garantas jurdicas que las tropas no sern utilizadas fuera de Colombia; este planteamiento es tan ridculo que solo puede calificarse como una abyecta cobarda poltica del gobierno brasileo que se esconde detrs del vanguardismo de los pases pequeos, Ecuador, Bolivia, Venezuela; 3. la lrica poltica que plantea referendos en los pueblos sudamericanos o una zona de paz latinoamericana, como si esto fuera posible ante un proyecto de expansin fascista.

6. Mister Chamberlain, Herr Hitler y el Mariscal Sucre

De alg n lugar del ms all, Mister Chamberlain, Herr Hitler y el Gran Mariscal Sucre estarn observando el proceso de integracin y liberacin militar de la Patria Grande que en las prximas semanas llegar a su punto culminante. Decisivo en el proceso ser si el gobierno brasileo deja la poltica del appeasement frente al proyecto Uribe-Bush-Obama ---o, para ser menos categrico, si respeta el hecho de que los tiempos del general Fabius Maximus Cunctator han terminado-- o si permitir que el proyecto monroeista-hitleriano se impone.

Desde el punto de vista de la Patria Grande no hay otra estrategia correcta y digna posible que la del vencedor de Ayacucho. Es tarea de los pueblos hacerle entender esta verdad a los gobiernos criollos titubeantes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter