Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2009

El gobierno ha fomentado la aparicin de nuevos sujetos contaminantes
Los planes de asignacin espaoles, criticados por la UE

Sara Plaza
Diagonal


El comercio de emisiones establece en cada sector la cuota de gases que ste puede emitir. Los planes establecidos por el Gobierno han sido insuficientes para los objetivos marcados.

Uno de los mecanismos ms controvertidos que establece el Protocolo de Kioto, y que entr en pleno funcionamiento en el ao 2008, es el comercio de emisiones, que establece una forma de compra-venta de emisiones de gases de efecto invernadero entre pases industrializados (pertenecientes al Anexo I del Protocolo), establecindose unos derechos de emisin para cada pas. As, aquellos pases que reduzcan en mayor medida sus emisiones, podrn vender el excedente de derechos de emisin otorgados a aquellos pases que no hayan conseguido alcanzar los objetivos de reduccin, y, de esta manera, tericamente, se incentivara el ahorro en emisiones.

Sin embargo, y tal y como se recoge en el especial de Greenpeace Qu es el Protocolo de Kioto?, el comercio de derechos de emisin no reduce por s mismo las emisiones, sino que puede suponer una redistribucin de las emisiones entre los pases industrializados.

Para implantar dicho mecanismo en la Unin Europea, se redact una directiva en 2003 que establece un Sistema Europeo de Comercio de Emisiones de gases de efecto invernadero (SECE) en el que se especifica que a cada pas se le asignan una cantidad de emisiones que debe de distribuir en diferentes sectores, especificados en un Plan Nacional de Asignacin (PNA). Este plan incluye la generacin de electricidad con combustibles fsiles, refineras, coqueras e instalaciones de combustin de ms de 20 megavatios (mw) trmicos y el sector del cemento, la cermica (que dejar de formar parte en 2013) y el vidrio, la siderurgia y el sector del papel. Recientemente, la Comisin Europea ha incluido al sector de las aerolneas en el SECE.

En el Estado espaol, hasta la fecha, se han redactado dos PNA, no faltos de polmica. As, el primero, para el ciclo 2005-2007, fue corregido por la Comisin Europea, pues el Ejecutivo olvid incluir una serie de instalaciones de potencia trmica nominal superior a 20 mw. Adems, segn Ecologistas en Accin, Espaa reparta demasiadas toneladas de emisiones para el periodo 2005-2007, siendo el pas de la Unin Europea ms alejado de su objetivo de Kioto, y se dejaba para el 2008-2012 casi toda la reduccin a la que estaba obligado.

A partir de 2008 tendremos que disminuir nuestras emisiones del orden de un 2% anual para cumplir el plan del Gobierno, un desafo muy duro, declara la organizacin ecologista. No obstante, segn este grupo, el Plan fomentaba la creacin de nuevas cementeras, gracias a una asignacin de derechos elevada para este sector, as como una inadecuada asignacin al sector elctrico, que no fomentaba la generacin de alternativas tecnolgicas a la generacin con combustibles fsiles. Este Plan convirti al Estado espaol en uno de los pocos pases europeos cuyas emisiones reales superaron las repartidas por el Gobierno para ciertas industrias, situacin provocada por un gran aumento de las emisiones del sector elctrico.

Segundo plan de asignacin

En noviembre de 2006 se aprobaba el segundo PNA, con un nuevo dictamen negativo de la Comisin Europea. En esta ocasin, la Comisin criticaba el exceso de asignacin a las centrales elctricas de carbn, en consonancia con las alegaciones presentadas por diversas organizaciones ecologistas.

Adems, la Comisin alegaba que, para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, Espaa depende en gran medida de sectores que no participan en el comercio de emisiones (como el sector transportes y el sector residencial). Sin embargo, la Comisin consideraba que estaban insuficientemente detalladas las medidas que se tomaran en estos sectores.

Pero la principal crtica al Plan se deriva de la posibilidad de compensar emisiones de las industrias, especialmente las elctricas, con la compra de derechos de emisin fuera de la Unin Europea, donde Sudamrica se ha convertido en objetivo preferente.

Esta medida, aparte de frenar el cambio tecnolgico necesario en nuestro pas, tal y como expresan desde Ecologistas en Accin, desencadena en un desplazamiento de las industrias hacia pases donde producir es ms barato. El resultado final podra ser incluso ambientalmente daino si la tecnologa que se emplea en la regin barata es menos eficiente que la de la cara: se emitirn ms gases de efecto invernadero por unidad de producto, publicaba en un reciente artculo publicado en Soitu.es, el profesor de la Escuela de Ingenieros de la Universidad Pontificia de Comillas, Julin Barqun.

http://www.diagonalperiodico.net/Los-planes-de-asignacion-espanoles.html

Artculos relacionados:

Hacia Copenhague echando humo

Opacos mecanismos de desarrollo limpio

Entrevista a Joanna Cabello, de Carbon Watch, sobre las expectativas en torno a la cumbre Si se firma un tratado puede suponer un retroceso

[Anlisis: A la bsqueda de brotes entre el asfalto], por R. Lago e I. Barcena, profesores e investigadores de la Univ. del Pas Vasco y activistas de Ekologistak Martxan

Respuestas y reivindicaciones de los grupos ecologistas



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter