Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2009

Es imposible leer el recin publicado informe de la CIA sobre la tortura de prisioneros musulmanes sin pensar en el Tercer Reich
La revelacin de atrocidades de la CIA es recibida con un encogimiento de hombros

Ted Rall
Rebelin

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Al diablo con la Ley de Godwin Es imposible leer el recin publicado informe de la CIA sobre la tortura de prisioneros musulmanes sin pensar en el Tercer Reich.

El sadismo existe en toda cultura. Hace un siglo, por ejemplo, aventureros occidentales que visitaron Tibet informaron que las autoridades en Lhasa, esa supuesta capital del pacifismo, sacaban en pblicos los ojos de criminales y arrancaban sus lenguas. Pero las atrocidades nazis fueron estilsticamente distintas de, digamos, el genocidio turco de los armenios o las masacres en Ruanda de comienzos de los aos noventa. Los crmenes de guerra alemanes se caracterizaron por su metdica precisin, la aplicacin de tecnologa racional para aumentar la eficiencia, la capa de legalidad y la perversin de la ciencia mdica.

Los crmenes nazis tambin se distinguieron por la indiferencia pblica, que equivala a un apoyo tcito. Ahora mismo, slo un 25% de los estadounidenses dijeron al ltimo Sondeo Pew que crean que la tortura era mala en todos los casos.

El programa secreto de interrogatorio de la CIA operaba bajo ciertas reglas, y las reglas eran dictadas desde Washington en el detalle concienzudo y escalofriante adorado por todas las burocracias, observ The New York Times. Tenemos mucho en comn con los alemanes.

En julio de 2002, revela el informe desclasificado, un agente de la CIA supuestamente utiliz una tcnica de puntos de presin: con ambas manos sobre el cuello del detenido, manipulaba sus dedos para restringir la arteria cartida del detenido. Otro agente observaba sus ojos hasta el punto en el cual el detenido cabeceaba y comenzaba a desmayarse; entonces sacuda al detenido para despertarlo. El proceso era repetido hasta un total de tres aplicaciones por detenido.

La metodologa de enjuague-enjabona-repeticin en la tortura recuerda los experimentos del Dr. Sigmund Rascher en Dachau y un proyecto paralelo realizado por la infame Unidad 731 del ejrcito imperial japons en Manchuria ocupada en 1942-32. Rascher, quien fue juzgado por crmenes de guerra despus de la Segunda Guerra Mundial, congelaba o azotaba a los detenidos casi hasta la muerte, luego los reanimaba una y otra vez. Doctores alemanes y japoneses desarrollaron protocolos detallados que regan la severidad de la exposicin a la que se someta a los reclusos protocolos capturados por las fuerzas de ocupacin de EE.UU. y que fueron entregados a la OSS, predecesor de la CIA.

As fue en las prisiones de la CIA en Guantnamo, Bagram, Diego Garcia, Europa oriental, Tailandia y otros sitios.

(O, para ser ms exactos, as sigue siendo. Bush prohibi pblicamente la tortura en 2006, pero sabemos que todava continuaba en 2007. Obama supuestamente volvi a prohibirla este ao, pero entonces su director de la CIA Leon Panetta dijo al Congreso que la agencia se reserva el derecho de seguirla aplicando. Hasta que se desmantele toda la red secreta de prisiones y se libere a cada uno de los detenidos, sera absurdo suponer que la tortura no contine.)

Entre los tesoros verbales en los papeles de la CIA est la seccin de Empapamiento con Agua de la seccin de Lneas directivas sobre apoyo mdico y psicolgico para la entrega, el interrogatorio y la detencin de detenidos que permite que agua sea aplicada utilizando una manguera conectada al grifo del agua, o una botella o contenedor similar como fuente de agua. Ah, la gloriosa guerra contra el terror. Los detenidos pueden ser empapados en agua fra de hasta 5 grados C durante hasta 20 minutos no ms tiempo, no ms fra.

Para que conste, la pericia mdica de la CIA es casi tan fiable como su sentido legal y moral. Cinco grados centgrados es terriblemente fro; 5 grados era la temperatura del Ro Hudson cuando el Vuelo 1549 de US Airways se estrell este ao. (Recordis las capas de hielo?) Generalmente, una persona puede sobrevivir al agua a 5 grados durante 10, 15 o 20 minutos, dijo el doctor Christopher McStay, mdico en la sala de emergencias en el Hospital Bellevue de Nueva York a la revista Scientific American.

Como sus antecedentes de la Gestapo y de la SS, la CIA es muy burocrtica. Los empleados de la CIA fueron informados de que Se requiere aprobacin anticipada de la Central para utilizar cualquier tipo de presin fsica [contra prisioneros]. Y esos permisos vinieron de la cumbre de la cadena de comando: la Casa Blanca, que orden a la Oficina del Asesor Legal y a otras ramas legales del gobierno federal que redactaran los memorandos CYA. Los memorandos, escribi Joshua L. Dratel en su introduccin a "The Torture Papers: The Road to Abu Ghraib," [Los papeles de la tortura: El camino a Abu Ghraib] reflejan un sistema enteramente orientado hacia resultados en el que los responsables polticos comienzan con un objetivo y trabajan a partir de ese objetivo.

Tambin recuerda el nazismo la absoluta ausencia de cortafuegos que ha llegado a caracterizar la conducta de altos funcionarios del gobierno. Regmenes totalitarios como Alemania nazi corrompen el aparato judicial al utilizar los tribunales para realizar sus polticas. La independencia judicial ha sido erradicada a comenzar con Bush y siguiendo con Obama.

El 28 de agosto, el New York Times inform: En julio, Leon E. Panetta, el director de la CIA, trat de impedir la investigacin [del programa de torturas de la CIA], dijeron funcionarios del gobierno. Envi al mximo abogado de la CIA, Stephen W. Preston, al Departamento de Justicia para persuadir a asistentes del Procurador General Eric H. Holder Jr. para que abandone todos los planes para una investigacin. Hay un trmino para esto: Obstruccin de la Justicia. Supuestamente no se debe influenciar el resultado de una investigacin. Fue el punto seis del auto de acusacin judicial contra el presidente Nixon.

Dicho sea en honor a Holder, ha nombrado un fiscal especial. En su contra habla que el alcance de la investigacin es limitado: slo se ocupar de funcionarios que fueron ms all de las directivas abusivas del gobierno de Bush (que permiten, como hemos visto, que se congele a gente hasta la muerte). No planifica ir en bsqueda de los peores criminales, que son los abogados y funcionarios del gobierno de Bush, incluyendo a los propios Bush y Cheney, quienes ordenaron los crmenes de guerra y mucho menos de aquellos que como Obama los estn encubriendo.

Debiera cambiar de opinin. Mientras lo hace, debiera encarcelar a Leon Panetta.

La instruccin de Holder incluye actualmente slo 20 casos, que incluyen a detenidos que fueron asesinados por la CIA. Pero incluso ser difcil procesar esos casos, informa The New York Times: La evidencia, los testigos e incluso los cuerpos de las vctimas de presuntos abusos no han sido encontrados en todos los casos.

Porque, sabis, los cuerpos fueron quemados y tirados.

Ellos la CIA son nazis cuando cometen los crmenes.

Y nosotros somos nazis porque no nos importa. Slo un tercio de los estadounidenses dijeron el 27 de abril a un sondeo de CBS News/New York Times que debiera haber una investigacin de los crmenes de guerra de la era de Bush y no les importa lo suficiente como para salir a las calles, menos todava como para romper unos pocos vidrios. Los peridicos o sitios estadounidenses en la web han reproducido tan pocos de mis artculos sobre la tortura, que considero seriamente que no me preocupar de escribir ste.

Hemos encontrado a los nazis, y somos nosotros mismos.

.

Ted Rall, presidente de la Asociacin de Caricaturistas Editoriales Estadounidenses, es autor de los libros

"To Afghanistan and Back" y "Silk Road to Ruin." Visite su sitio en la red www.tedrall.com

http://www.informationclearinghouse.info/article23424.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter